CEPRID

Palestina.- La culpa de aquellos que odian y la inocencia de aquellos que tienen miedo

Jueves 30 de noviembre de 2017 por CEPRID

Samah Jabr

Palestine Chronicle

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

En las muchas discusiones públicas que he tenido con los occidentales sobre la violación de los derechos de los palestinos, siempre se formula una pregunta: "¿Qué pasa con el temor de los israelíes?"

Del mismo modo, ¿cuántas veces hemos escuchado a los medios occidentales, e incluso al presidente de EEUU, hablar de "odio palestino"? Estas palabras dan por sentada la culpa de aquellos que están en odio y la inocencia de aquellos que tienen miedo. Pero, en realidad, no podemos entender estas preocupaciones sobre los temores de los israelíes sin un análisis previo de las acusaciones de odio palestino.

Uno de los problemas con esta dicotomía es la presunción de un fijo y estático, como si los temores de los israelíes y el odio de los palestinos fuesen rasgos permanentes, innatos y no varíen de acuerdo a los miembros de ambos grupos. Presuponer características eternas y unánimes hace posible mantener la relación opresiva entre el ocupante y el ocupado, y obstaculizar cualquier cambio político. Para encontrar una salida a esta presuposición, este esencialismo debe ser contextualizado y deconstruido.

Comencemos aclarando los temores desproporcionados de Israel sobre el daño real que los palestinos les infligen. Israel siempre tuvo uno de los ejércitos más poderosos del mundo. También brinda "lecciones de seguridad" a otros países y les proporciona armas para oprimir a los demás. Y al promover su ocupación violenta y suprimir la nativa resistencia natural e instintiva de Palestina, Israel coloca a los palestinos desarmados ante la pared y delega en el papel de algunos palestinos para imponer el orden y la tranquilidad en estas jaulas. Mediante estrategias sofisticadas y duraderas para destruir la identidad colectiva palestina, Israel se ha infiltrado en todos los barrios palestinos con espías y colaboradores. En cada enfrentamiento, el número de víctimas palestinas es cien veces más alto que el número de víctimas israelíes. Miles de palestinos están en cárceles israelíes, y no al revés. Miles de casas palestinas, no israelíes, fueron demolidas por excavadoras. Y sin embargo, son los palestinos desarmados y apátridas quienes son invitados a ser considerados con los temores israelíes.

A la luz de estos hechos, es injusto e insultante que la cuestión del "temor israelí" pueda plantearse a un palestino, ya que la pregunta en sí misma revela una profunda negación de la larga historia de violencia israelí. La defensa de la empatía y la comprensión, cuando se dirige a la propia víctima de la ocupación israelí, es simplemente absurda. Sin embargo, se espera que los palestinos demuestren comprensión y consuelen estos temores. Rechazarlo se considera una prueba más del odio palestino, lo que confirmaría que los israelíes tienen razón en temerles.

Entiendo muy bien los temores de origen traumático causados por la historia de los judíos europeos durante el siglo pasado. Pero, ¿por qué debería yo, el palestino, ser convocado para apaciguar estos temores pasados al enfrentar el traumático presente de la Palestina ocupada a diario? ¿Cómo puedo sentir una gran empatía por esta tragedia histórica europea cuando las amenazas israelíes a mi existencia y mi seguridad solicitan continuamente mi atención más urgente?

El miedo a los israelíes no es solo el legado inocente de un pasado traumático; es un instrumento político sospechoso, una manipulación abyecta que justifica el trato cruel de los palestinos. La invocación de los temores israelíes silenció las protestas, que insistían en que todos los israelíes estaban involucrados en la ocupación, independientemente de cualquier duda individual sobre el tema. Y lo que es peor, huelga decir que ese miedo instrumental no se puede aliviar hasta que los palestinos hayan desaparecido por completo.

El pretexto del miedo ofrece una excusa para el crimen y absuelve a los delincuentes "asustados" de su responsabilidad al atribuir falsamente la responsabilidad del crimen a las víctimas "atemorizantes". ¿No es esto lo que implica la mal llamada "islamofobia"? ¿Por qué los prejuicios y los crímenes contra los judíos son etiquetados de antisemitismo, mientras que los prejuicios y crímenes contra los musulmanes, muchos de los cuales también son semíticos, no son caracterizados como crímenes y odio antimusulmanes? Prefiere el término que minimiza la "islamofobia", lo que implica que el odio, el racismo y el acto criminal del delincuente están justificados porque sufriría ansiedad y temores irracionales.

Para ser justos, un cierto grado de temor por parte de los israelíes no es sin razón: el temor de que una pequeña parte de su violencia pueda volverse contra ellos los atormenta. Este miedo rara vez toma la forma de cohetes o bombardeos, sino el de un joven palestino que trata de castigar a Israel arrojando una piedra o persiguiendo a un soldado israelí con un destornillador. Y tales eventos ocurren porque las Naciones Unidas y los líderes palestinos no pueden responsabilizar a los israelíes por sus crímenes.

Atribuir una sensación de temor a los israelíes promueve la identificación y la empatía hacia ellos, mientras que atribuir el carácter degradante del odio a los palestinos genera repulsión y aversión.

Hay un odio del Estado de Israel entre los palestinos, pero este odio no excede el odio inevitable que cualquier grupo oprimido y colonizado siente hacia el colectivo que perpetra contra él crímenes interminables. Los palestinos no odian a los israelíes como judíos, sino como participantes en el sistema responsable de su opresión política. Los palestinos no nacen con odio; el odio se desarrolla como una respuesta apropiada a todas las experiencias odiosas que caracterizan la vida bajo la ocupación. El pueblo de Palestina no es conocido por su antisemitismo; dio la bienvenida a los peregrinos africanos como refugiados de Armenia. Antes de la ocupación, muchos palestinos musulmanes y cristianos estaban casados con judíos que vivían en Palestina. Pero, como todas las naciones, los palestinos odian el robo de su tierra, el sufrimiento y la humillación que la ocupación les inflige. Es un odio legítimo, que distingue lo que duele de lo que protege, y alienta la resistencia a la opresión en lugar de la sumisión a la desesperación.

Esperar que los palestinos estén libres de odio o sentimientos negativos sobre Israel es como esperar que una mujer violada tenga empatía por su violador. Este sería un ejemplo del síndrome de Estocolmo, en el mejor de los casos, una disociación del ego, psicológicamente más peligroso que el odio mismo. Este síndrome finalmente conduciría a una internalización de este odio, que luego se expresaría destructivamente dentro de la comunidad oprimida.

Lo que Israel realmente teme es su propia "sombra" oscura, su inmensa violencia y odio, incumplida y proyectada sobre los palestinos.

No fue el miedo sino el odio lo que permitió a Israel cometer masacres para evacuar brutalmente las ciudades y aldeas de Palestina, y para motivar a los soldados a matar prisioneros esposados o heridos e inconscientes. Es el odio lo que incita a los colonos a quemar vivos a los palestinos y arrancar los viejos árboles de Palestina. Es un discurso de odio de los soldados israelíes que tratan a los palestinos como "bestias de dos patas", "cucarachas adictas" y "cocodrilos que piden más carne". Es un discurso de odio que no solo fomenta los actos de odio cometidos en nombre de la ocupación, sino que también legitima la limpieza étnica. ¿No es este el tratamiento que debemos reservar para las cucarachas? En lugar de criticar a los palestinos por su odio y excusar a los israelíes por su miedo, lo más constructivo sería ayudar a Israel a distinguir la realidad de la fantasía. Esto implicaría admitir el odio y la codicia de Israel, y reconocer que el fin de su atroz ocupación es el único recurso contra sus temores.

Samah Jabr es psiquiatra y psicoterapeuta en Jerusalén. Ella aboga por el bienestar de su comunidad, yendo más allá de los problemas de salud mental. Escribe regularmente sobre la salud mental en la Palestina ocupada.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 2171544

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License