CEPRID

Palestina en el Oriente Medio: Oposición al Neoliberalismo y al Poder de US (Parte I)

Martes 2 de septiembre de 2008 por CEPRID

Adam Hanieh

MRzine/CEPRID

Traducido por María Valdés

En los últimos seis meses, la economía Palestina ha sido radicalmente transformada bajo un Nuevo plan trazado por la Autoridad Palestina (AP) llamado ‘Reforma Palestina y Plan de Desarrollo’ (RPPD). Desarrollado en estrecha colaboración con instituciones como el Banco del Mundo y el Departamento Británico para el Desarrollo Internacional (DBDI), el RPPD actualmente esta siendo implementado en Cisjordania donde ejerce control la administración de Abu Mazen (AP).

Entendiendo la lógica del marco de la economía es crítico valorar la coyuntura actual de la forcejeo o lucha palestina. La visión Neoliberal que apoya estas políticas es un eje central para la dirección política promovida por el Gobierno de Israel, la Autoridad Palestina (AP), y sus seguidores Estados Unidos (EU) y la Unión Europea (UE). El objetivo, como explica la primera parte de este articulo, es formalizar una estrecha red de control Palestino y las zonas industriales asociadas, dependientes de la ocupación israelí, y a través de la cual se garantice un fondo de mano de obra barata Palestina explotada por los grupos capitalistas regionales israelíes, Palestinos y otros. La evolución del marco institucional para la economía Palestina no solo incorpora a la ocupación israelí en el camino ‘desarrollo’ sino que también actúa para fomentar la culpabilidad en las elites políticas y económicas palestinas en cuanto a como operan estas estructuras.

Como un análisis, sea como sea, es solo parte de la historia. La segunda parte de este artículo argumenta que estos cambios en la Franja de Gaza y Cisjordania no pueden ser completamente comprensibles sin una evaluación al marco regional del Oriente Medio. En las ultimas dos décadas, y particularmente acelerada bajo la Administración de Bush, los EU ha ejercido una política de integración de sus bases de ayuda en la región dentro de una única zona económica neoliberal unida a los EU a través de una serie de acuerdos bilaterales de comercio. Esta visión esta enfocada a la promoción de un libre flujo de capital y bienes (pero no necesariamente trabajo) a lo largo de la región del Oriente Medio. Los mercados de la región serán dominados por la importación EU, con trabajo barato, concentrados en zonas de economía ‘libre’ de propietarios de capital regional e internacional, elaborando bajos costos de exportación destinados a los mercados de EU, la UE, Israel y el Golfo.

Un componente central de esta visión es la normalización e integración de Israel dentro del Oriente Medio. Los EU incitan al Medio Oriente a una tregua anteponiendo el capital Israelí al capital Occidental y del Golfo, apoyando la zona neoliberal a lo largo de la región. Lo que significa que la histórica destrucción israelí de los derechos nacionales Palestinos deberá ser aceptada y bendecida por todos los estados en la región. En lugar de una autodeterminación real Palestina (primera y principalmente a lo largo el derecho al retorno de los refugiados), un simbólico estado artificial será formado en lo territorios dependientes a los largo de la Franja de Gaza y Cisjordania. Esta meta es un pre-requisito esencial de la estrategia de EU en la región. Nuestras actividades políticas deben informar sobre esta interpretación si deseamos construir, exitosamente, movimientos de solidaridad efectivos para confrontar y detener este proyecto.

Neoliberalismo en Palestina: La reforma y el Plan de Desarrollo

El 17 de Diciembre del 2007, a un día de la conferencia de Paris, más de 90 representantes internacionales de varios países y organizaciones donantes se reunieron para garantizar su apoyo al Gobierno de la Autoridad Palestina encabezado por el presidente Mahmoud Abbas (Abu Mazen) y el Primer Ministro Salam Fayyad. La conferencia fue la más larga en su tipo desde 1996, y fue presidida por los Gobiernos de Francia y Noruega, Toni Blair (como representante del Cuarteto del Oriente Medio), y la Comisión Europea. Siguiendo los discursos de varios miembros de los estados de la UE, la Autoridad Palestina, el Fondo Monetario Internacional, y el Gobierno de Israel, se prometen a la Autoridad Palestina mas de 7.7 billones de US dólares.

El principal propulsor para esta conferencia era el intento de adquirir soporte financiero para la nueva estrategia económica de la Administración Palestina llamada la Reforma Palestina y el Plan de Desarrollo para 2008-2010 (RPPD). Basada en una detallada serie de propuestas escritas por el Banco del Mundo y otras instituciones financieras internacionales, el ancho perfil de la RPPD fue primeramente presentado en Noviembre del 2007. Desde este momento esta se ha convertido en el marco guía para la política económica, particularmente en las áreas de Cisjordania donde la presidencia de Abu Mazen ejerce control.

La primera cosa a notar sobre la RPPD es que la mano pesada del banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, y otras instituciones neoliberales como el Departamento Británico para el Desarrollo Internacional (DBDI) puede ser claramente reconocida en sus perspectivas y política de recomendaciones. El argumento detrás de la RPPD es explícitamente neoliberal, haciendo un llamado a la AP a emprender una serie de reformas fiscales a manera de fomentar un ‘ambiente apropiado para el sector privado’ como la ‘maquina para sostener el crecimiento económico’. Las organizaciones proletarias palestinas han ido mas allá de cómo lo definen las instituciones financieras neoliberales “a de facto ‘gobierno fantasma’ en Cisjordania dictando el plan de desarrollo del Gobierno de Salam Fayyad”. ¿Que significa la RPPD para los Palestinos actualmente? Como su nombre sugiere4, hay dos componentes principales en la política de la RPPD: ‘reforma’ y ‘desarrollo’. El componente ‘reforma’ compromete a la AP con un programa de endurecimiento fiscal que excede las medidas impuestas por IMF y el Banco Mundial en cualquier otro estado en la región. Existen tres elementos claves en este programa.

Primero, es probablemente el más severo ataque a cualquier sector público en el Medio Oriente en la historia reciente, la AP se comprometió a detener el 21% de los trabajadores del sector público para el 2010. Cerca de 40,000 personas perderán sus empleos con esta suspensión masiva.

Segundo, la AP ha prometido no elevar ningún salario en el sector público durante los siguientes tres años. En un ambiente de muy altos niveles de inflación (11% hasta Marzo del 2008) y elevando rápidamente los precios de los alimentos y la energía, este congelamiento salarial es una receta desastrosa para la mitad de las personas en la Franja de Gaza y Cisjordania.

Finalmente, un componente clave adicional para la RPPD es la necesidad de que los ciudadanos presenten un ‘certificado de pago’ de los impuestos para recibir cualquier servicio municipal o gubernamental. Esta medida tendrá un impacto dramático en los pobres, cuando los servicios de subvención de electricidad y agua (Ex. Permitiendo que estos servicios continúen a pesar de no pagar los impuestos) era un medio central de subsistencia para millones de personas en un ambiente de vertiginosa subida de los niveles de pobreza. Esta nueva medida significa que a los individuos que soliciten varios servicios – incluyendo tarjetas de Identificación, licencias de automóviles, permisos de construcción, etc.- se les serán negados si tienen impuestos pendientes. Los empleados del sector público tendrán impuestos acorde a sus salarios.

Las Instituciones Financieras Internacionales posicionan como alta prioridad en la RPPD que virtualmente todo donativo en apoyo a la Autoridad Palestina – incluyendo los 7.7 billones de US dólares destinados en la Conferencia de Paris– es condicional a su implementación. Para garantizar su cumplimiento, se establecerá una nueva cuenta bancaria llamada Fondo Confiable de la RPPD a través de la cual fluirá el apoyo internacional a la AP. Esta cuenta tiene cabecera en Washington D.C. y será administrada por la Banca Mundial. El Banco esta explícitamente condicionado a que los pagos a realizar a través de esta cuenta están basados en “evaluación del progreso de implementación de la RPPD”.

¿Una “Cultura de Derecho”?

Para comprender completamente el impacto de las medidas de la RPPD, necesitan posicionarse en el contexto de la situación económica existente en la Franja de Gaza y Cisjordania (WB/GS). Durante el periodo 1999-2007, el GPD palestino per capita se redujo aproximadamente a dos-tercios y los ahorros privados fueron borrados como consecuencia de los ataques israelís a las aéreas Palestinas. Esto son los peores niveles de pobreza nunca atestiguados: cerca de tres-cuartos de los hogares en Gaza, y mucho mas de la mitad en Cisjordania, viven hoy en pobreza.

En adición, en los últimos 15 años ha habido un cambio significativo en la estructura de las fuerzas de trabajo Palestinas como resultado de estas políticas. Israel ha reducido su dependencia en la mano de obra Palestina en áreas colmo la construcción y la agricultura, sustituyendo a estos trabajadores con mano de obra inmigrante de regiones como Asia y el Oriente Europeo. Como resultado, el empleo de la AP se ha convertido en el principal medio de subsistencia para los palestinos en WB/GS. Cerca de un-quinto de los trabajadores palestinos en la Franja de Gaza y Cisjordania son empleados de la AP en sectores como la educación, la salud, la seguridad, y asuntos municipales. En un ambiente de creciente radio de dependencia (un promedio de 5.3 personas eran dependientes de cada empleado en el 2007), cerca de 1 millón de personas dependen de los empleos del sector publico. El 5 de Febrero del 2008, un poco después del anuncio de las medidas fiscales de la RPPD, los trabajadores del sector público iniciaron una huelga. Además de protestar por las reducciones de sueldos y el "Certificado del pago", los trabajadores exigieron un aumento en el componente del sueldo llamado "Costos de viaje” debido al aumento de los costos de transporte (resultado de puestos de control militares israelíes y aumentos del precio del combustible).

La huelga fue un gran fracaso en el intento de retener la puesta en marcha de la RPPD. Una de las razones principales fue el hecho de que los trabajadores en el sector público en Cisjordania (y sus representantes del sindicato) están tradicionalmente relacionados con el Al-Fatah, el partido gobernante que domina la Autoridad Palestina y es responsable de la RPPD. Debido a esta relación, las huelgas y las otras acciones de trabajo tienden a ser reducidas en favor de la conveniencia política.

Sin embargo, la huelga demostró el gran abismo existente entre la trayectoria neoliberal de la Autoridad Palestina y su débil reclamo a la liberación nacional. Un de los indicadores más contrastantes fue el lenguaje utilizado por la presidencia de la AP en la referencia al "Certificado del pago” propuesto en la RPPD. Repetidamente durante toda la huelga, ilustres representantes de la AP condenaron a los trabajadores del sector público y a los pobres por su supuesta "Cultura de anti-pago" y "Sentido del derecho".

Tiene que ser claramente comprendido que la población palestina en el WB/GS no tiene control sobre servicios básicos como el agua, la electricidad, y el acceso telefónico. Como consecuencia del sistema del control establecido por Israel en estas áreas, todos estos servicios son proporcionados por compañías israelíes a través de interlocutores palestinos. La factura que un cliente recibe por electricidad puede estar escrita en árabe, pero el servicio es atribuido a una fuente de una compañía israelí (con excepción de una pequeña cantidad de energía eléctrica que es generada en la Franja de Gaza).

Debido a esta relación, el “Certificado de Pago” de la RPPD significa esencialmente que la AP juega el papel de colector de impuestos para las compañías israelíes, eligiendo como objetivo las capas mas pobres de la comunidad en busca de sostener la estructura de la ocupación. Peor aun, el lenguaje neoliberal adoptado por la AP culpa a millones de personas que condiciones de pobreza nunca antes vistas por el intento de encontrar una vía de subsistencia.

El activista sudafricano, Salim Vally, ha notado recientemente que los gobiernos municipales neoliberales en Sudáfrica utilizan el mismo lenguaje de "Cultura del derecho" para justificar el fracaso de pago de impuestos de los residentes de las aldeas pobres. Ciertamente, en una confirmación sorprendente del uso de tendencias similares en ambos países, Vally revela que hace algunos años, funcionarios del gobierno municipal sudafricano de Cape Town premiaron a una delegación Palestina visitante (incluyendo negociador principal de la AP, Saeb Erekat), un suministro de medidores de pre-pago de agua como parte de la campaña incitar la imposición de las tarifas de uso. La AP ha prometido instalar estos medidores como parte de la RPPD.

Destruyendo un-quinto de la fuerza laboral, imponiendo un congelamiento salarial cuando los precios se disparan, y obligando a los pobres a que paguen millones de dólares de impuestos, la RPPD tendrá un impacto despiadado y sin paralelo sobre la población. Estas medidas neoliberales, indudablemente, abrirán fisuras significantes dentro de las diferentes fuerzas políticas y los movimientos sociales durante el período próximo. Pero clave para una respuesta efectiva es el entendimiento de que la RPPD no es únicamente un intento deliberado de empobrecer a la población. Preferiblemente, tiene por objetivo complementar el segundo componente de la RPPD: su modelo especial del "Desarrollo."

“Desarrollo” y el Modelo de Zona Industrial

Junto a las medidas fiscales antes mensionadas, la RPPD promueve una serie de proyectos de desarrollo que han sido enormemente apoyados por los EE.UU., la UE y el gobierno israelí. Una condición previa esencial para este modelo de desarrollo es el estanque de desespero y pobreza de trabajadores palestinos, que están dispuestos a aceptar los trabajos previstos bajo este tipo de desarrollo. Esto es la intersección entre los componentes "Reforma" y "Desarrollo" de la RPPD.

El modelo de desarrollo de la RPPD tiene como objetivo utilizar la mano de obra barata palestina en zonas industriales y estacionamientos, ubicados en los bordes de los retazos laborales de los territorios palestinos en Cisjordania. Bajo esta visión, el capital israelí, palestino y regional cooperará (bajo el estandarte de la "Paz") dentro de estas zonas industriales para aprovechar los bajos costos para sueldo palestino. Mientras alguna de esta producción involucrará en adición a sectores tradicionales de bajo valor como textiles, algunas zonas se concentrarán en complementar sectores de alta tecnología de la economía israelí donde la fuerza laboral palestina de buena educación puede ofrecer alternativas de bajo-sueldo. Los artículos producidos serán exportados a los EE.UU., a la UE y a los estados federales de golfo. La Autoridad Palestina tendrá el papel de supervisar la millonaria potente reserva armada de trabajo encerrada detrás de las paredes y puntos de control de los territorios palestinos. A cambio, la dirigencia de la AP ejercerá la parafernalia de un estado, obtendrán los privilegios de viajar y moverse libremente, y ganarán un interés en las ganancias que fluyen de las zonas.

El primer escenario para este plan se concentra en Cisjordania donde el gobierno de Abu Mazen y Salam Fayyad ejerce el poder y puede implementar esta visión con la ayuda de Israel. Una serie de zonas industriales están planificadas en las áreas cercanas a Jenin, Nablus, y Tarqumiya (cerca de Hebrón). Aunque los detalles exactos de estas zonas han sido guardados en secreto, las instituciones involucradas afirman que se espera que la fase inicial garantice trabajo a cerca de 40,000 trabajadores directamente con un número similar de trabajos creados "Indirectamente" fuera de las zonas. Si estos planes llegan a realizarse tendrán un impacto muy importante sobre la estructura del trabajo palestino en Cisjordania: justo bajo el 20% de los trabajos en Banco Occidental serán relacionados en alguna manera con estas zonas industriales.

Dentro de estas zonas, las leyes de trabajo palestinas e israelíes, los niveles de sueldo, las reglamentaciones sobre el medio ambiente, u otras condiciones del lugar de trabajo no serán aplicables. El movimiento dentro y fuera de las áreas será controlado por los militares israelíes y las fuerzas de la seguridad palestina. Presumiblemente, si se aplica el típico control de movimiento Israelí, los trabajadores necesitarán pasar severos controles de seguridad para obtener los permisos de trabajo necesarios. De este modo, la habilidad de trabajar se limita a obedecer órdenes militares israelíes (más de 11,000 palestinos han sido condenados como prisioneros políticos actualmente por infringir estas órdenes militares). El principal sindicato de comercio en Cisjordania y la Franja de Gaza, la Federación General Palestina de sindicatos de Comercio (PGFTU), no obtendrá el derecho de representar a trabajadores en las zonas industriales.

Los planes para la zona de Tarqumiya parecerían confirmar esta prognosis. Turquía será el socio fundamental y financiador de las fábricas en la zona y controlará la seguridad interna. La AP e Israel controlarán la seguridad externa desde sus respectivas zonas. Las fuentes turcas esperan establecer alrededor de 200 en la zona, dando trabajo a unos 10,000 palestinos. Los representantes de negocios turcos notan que en un ambiente global de artículos baratos chinos, las zonas como Tarqumiya ayudarán a la relocalización de la industria turca al otro lado de la región para aprovechar las ventajas de la mano de obra barata. También esperan que los artículos producidos en la zona sean exportados a los EE.UU., a UE, y a los estados federales de golfo. Además de la explotación de la mano de obra barata, estas zonas sirven para normalizar y legitimar las estructuras existentes de la ocupación. Un ejemplo claro de esto lo muestra el Estado Industrial Jenin (JIE). La región para el JIE ha sido confiscada de los agricultores palestinos dos veces: en 1998 cuando la AP propuso la primera idea para la zona industrial, y luego en 2003, cuando los ejércitos israelíes confiscaron la región como parte de la construcción del muro del apartheid "Zona de seguridad". Efectivamente, en un ejemplo sorprendente de cómo este modelo del desarrollo es integrado con las estructuras de la ocupación, el muro moldeará la frontera del norte del JIE.

La centralización de la zona industrial “Desarrollo” modelo para los EU, Israel, y la AP fue confirmada a finales de Marzo del 2008 durante una visita del Secretario de Estado Norteamericano Condoleezza Rice a la región. El 30 de Marzo, en una reunión convocada entre Rice y el Ministro de Defensa Israelí Ehud Barak, y el prime ministro de la AP Salam Fayyad en Jerusalén, el establecimiento de zonas industriales fue el tema mas importante de la discusión. En la reunión, Israel aceptó facilitar el establecimiento de Tarqumiya y lo presentó como un indicador de "Construcción de confianza". El proyecto de Tarqumiya también ha sido extremadamente promovido por Tony Blair como uno de los cuatro proyectos llamados "De rápido impacto" unidos a la puesta en práctica de la RPPD.

Mayo “Conferencia de inversión Palestina”

Como demostró la reunión de marzo realizada entre Rice, Barak, y Fayyad, la construcción de zonas como Tarqumiya y el JIE es una gran prioridad para las negociaciones políticas en curso. Otro componente de la reunión triple fue la discusión de cómo Israel ayudaría a facilitar una "Conferencia de inversión Palestina", convocada en Belén del 21 al 23 de Mayo. Incuestionablemente, esta conferencia confirmó la trayectoria neoliberal de la Autoridad Palestina y la integración de la ocupación militar israelí en su modelo de desarrollo.

Más de 1,000 delegados asistieron a la conferencia, incluyendo todas las figuras importantes de la Autoridad Palestina (Abu Mazen, Salam Fayyad, y otros Ministros claves estaban presentes). Reunió a los capitalistas palestinos más adinerados desde afuera el país (particularmente de Norte América y Europa) así como grupos regionales de capital árabe de Jordania, el golfo, y en otros lugares. La conferencia fue patrocinada por los principales grupos empresariales palestinos activos en Cisjordania y Gaza (incluyendo el Banco Árabe, el Banco de Palestina, Paltel, la Compañía de Contratistas Consolidados, la Compañía de Inversión Palestina Árabe); el gran capital extranjero (Cisco, Intel, Coca Cola, hoteles de Marriott, Booz Allen Hamilton); y organizaciones gubernamentales de los EE.UU. y europeas (USAID, DFID, y la agencia de desarrollo francesa).

El objetivo fundamental de la conferencia era exhibir los ataques de neoliberal sobre el sector público implementados por la AP bajo la RPPD, sujetándolo como "Bueno para el Negocio" y una razón atractiva de invertir en áreas palestinas. Además de las zonas industriales antes mencionadas, algunos proyectos fueron promovidos durante toda la conferencia que tuvo por objetivo unir el capital árabe e israelí en inversiones conjuntas. Empresarios israelíes fueron insitados a asistir, aunque este hecho no fue divulgado extensamente debido a la oposición del público palestino con este tipo de proyectos conjuntos. Uno de los proyectos iluminados durante la conferencia fue "Corredor para la Paz y la Prosperidad" (CPP), que aspiraba a crear una zona agro-industrial en las áreas fértiles del Valle del Jordán. Por siglos Valle del Jordán ha sido un área agrícola fundamental para agricultores palestinos en Cisjordania. Pero después de la ocupación de la zona en 1967, los militares israelíes desalojaron a muchos de estos agricultores, confiscaron las tierras, y establecieron asentamientos israelíes (Primero como asentamientos militares-agrícolas y luego como agroindustria israelí y asentamientos civiles). Controlando el agua, las rutas de acceso, y otros recursos, la región se hizo esencialmente una zona militar israelí aunque los pueblos palestinos se quedaron dispersos en la zona.

El CPP aspira a fundar una zona agrícola comercial libre en el área que convertirá a menor escala a los agricultores palestinos en jornaleros y subcontratistas para agrandar la agro-industria controlada por el capital israelí y regional. En otras palabras, no sólo el CPP consiente en la ocupación y la expropiación de la región que ha tenido lugar durante lo pasados 40 años en el Valle del Jordán, sino que aspira a integrar esta ocupación en el proyecto mismo. El crecimiento de la producción agrícola como parte del CPP no hará nada para aliviar el asunto de la garantía de alimentación en la zona: los productos son dirigidos a la exportación a Israel y a los estados federales de golfo.

Una indicación final de la relación entre las estructuras de la ocupación y el modelo de desarrollo neoliberal es el soporte brindado por el Ejercito Israelí a la Conferencia misma. Mientras a los residentes de Belén les impiden moverse sin realizar los complicados procedimientos de seguridad, los documentos de identidad de colores especiales, y los dedicados puntos de control; los participantes a la Conferencia entraron en el país y se les otorgo el derecho a viajar sin el acoso o cualquier tipo revisiones de seguridad en los bordes israelíes. A pesar de que más de 200 palestinos en la Franja de Gaza se murieron el pasado año debido al sitio israelí y la incapacidad de viajar alcanzar tratamiento médico de urgencia; las autoridades israelíes permitieron al negociante de Gaza asistir a la conferencia. El cartel levantado con los logos del Ejército de Ocupación Israelí fue escrito en árabe, hebreo e Ingles. Debemos enfatizar en que la conferencia no pasó sin la fuerte oposición de las fuerzas populares dentro de Cisjordania y la Franja de Gaza. Una declaración sacada por el Boycott, el Despojo, y el Comité Nacional de Sanciones, y aprobada por un amplio grupo de fuerzas políticas, decia: “El desarrollo económico y social en Palestina es crucial, y es imperativo que debemos dar un paso para mejorar la situación económica y política actual. Sin embargo, a pesar de que las conferencias nacionales e internacionales en curso diseñadas para reunir los esfuerzos y recursos nacionales, y a pesar del apoyo de la solidaridad internacional, creemos que la conferencia económica que tendrá lugar en Belén durante los próximos días, con la asistencia de representantes oficiales y no-oficiales israelíes, conlleva a una serias implicaciones políticas que pueden ser omitidas... Los proyectos propuestos toman como su punto de partida la participación israelí en el control de la decisión a tomar, y el control israelí sobre su situación jurídica.... [Ellos] fueron diseñados para cubrir las demandas económicas de la administración israelí, no aquellas del pueblo palestino... Éstos no son los proyectos de desarrollo que queremos o necesitamos. Lo que requerimos es una conferencia palestina nacional con el apoyo árabe e internacional para reforzar la firmeza palestina y como un paso hacia el fin de la dependencia de la ocupación y su economía."

En resumen, las medidas fiscales de la RPPD y sus aliados proyectos de desarrollo no contribuirán, de ninguna manera, a finalizar la ocupación israelí a Cisjordania y la Franja de Gaza. En realidad, estas medidas solo actuaran para reforzar esa ocupación otorgándole la supuesta legitimidad y la bendición del liderazgo de la Autoridad Palestina. La vasta mayoría de la población en estas áreas descubrirá que sus condiciones de vida empeoran como resultado directo de estos planes. Pero mientras la RPPD y eventos como la conferencia de inversión estén en pie como crítica condena a la trayectoria de la Autoridad Palestina, las fuerzas que impulsan este tipo de visión neoliberal no sólo es resultado de la corrupción, las luchas internas, o las opciones estratégicas erróneas. Preferiblemente, están arraigados dentro de una cobertura estadounidense dirigida a la reconfiguración económica del Medio Oriente. La segunda parte de este artículo analiza este crítico proceso regional y el lugar de Palestina dentro del mismo.

Adam Hanieh está haciendo el doctorado en Ciencia Política en la Universidad de York (Toronto, Canadá).


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3103504

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License