CEPRID

Los árabes chapotean en la sangre palestina de Gaza

Miércoles 6 de agosto de 2014 por CEPRID

Nota preliminar del CEPRID: estos dos artículos, aunque escritos desde la víscera, tienen el suficiente relieve para que hayamos decidido incluirlos en nuestra página. Aunque el bloguero es anónimo, maneja la suficiente información como para que hayamos estimado oportuno hacernos eco de ellos, Hay que reseñar que el primero fue publicado el día 27 de julio, cuando nadie hablaba de la responsabilidad árabe en la matanza de Gaza. El segundo artículo fue publicado el día 2 de agosto y va seguido de las fotografías de algunos de los muertos causados por la agresión israelí.

El Lince CEPRID

EEUU, la Unión Europea y los árabes son los apoyos de Israel. La nueva matanza de Gaza no se habría producido sin ellos, especialmente, los últimos: los árabes. Los tres están de acuerdo en una cosa: “sólo las fuerzas moderadas tienen que gobernara Gaza”. Os voy a traducir esto: la famosa Autoridad Palestina. Luego lo que hay detrás de toda la matanza no es más que una autopista roja de sangre por la que tiene que acudir la AP.

Debéis ir viendo cómo se han desarrollado las cosas:

1-     El príncipe saudita Turki al-Faisal escribía un artículo en el diario Haaretz, una semana antes del comienzo de la matanza en el que decía que Arabia Saudita e Israel tienen que ser amigos porque son muchos los intereses que tienen en común. La cuestión de Irán es la primera, pero la segunda es Palestina. Este periódico viene a ser algo así como El País, o sea, el diario de quienes se llaman a sí mismos progres pero que no son más que unos deleznables derechistas barnizados de un aparente progresismo inocuo como los derechos de los homosexuales o una mayor participación de las mujeres pero que no cuestionan el orden socio-económico explotador vigente.

2-     Dos días más tarde de que apareciese este artículo, otro se publicaba en un periódico que se edita en Londres y que, también, va de progre, Al-Hayat, en el que se dice ni más ni menos que las consignas de la resistencia (o sea, Hamás) están vacías y que lo único que hay que hacer es la paz con Israel.

3-     Al hilo de estos artículos, se desató una campaña en toda la prensa árabe en la que se decían cosas como que “Hamás ha causado más daño a los palestinos que Israel” (un periódico egipcio), “Hamás comercia con la sangre de su pueblo” (el periódico Al-Sharq Al-Awsat, que se edita en Londres).

Hay más, muchos más ejemplos pero creo que con éstos basta.

La matanza de Gaza, otra más, no hubiese sido posible sin el apoyo y colaboración de los árabes. Ya que tenéis el mal gusto de leer la prensa española, por muchos que luego se hable de “Falsimedia”, debéis molestaros en hacer lo mismo con la extranjera, con la israelí en este caso, y ver que el ex ministro israelí de Defensa, Shaul Mofaz, ha dicho que Israel debe asignar una función a Arabia Saudita y a los Emiratos Árabes Unidos en la desmilitarización de Hamás, y que los fondos árabes se deben utilizar en la reconstrucción de Gaza después de que Hamás sea destruido. Hamás, en menor medida, y Hizbulá traen de cabeza a los regímenes árabes y hay que destruirlos. Por eso es más que probable que haya una coordinación militar, de los servicios secretos es seguro, de Israel y las monarquías del Golfo, especialmente Arabia Saudita.

Pero lo que está claro es que Palestina se ha convertido en una molestia para los árabes y la colaboracionista Autoridad Palestina es su principal punta de lanza. Que quien se hace pasar por presidente de la AP, Abbas, califique públicamente a Hamás como “mercader de la muerte” o “belicista” y que hay que aceptar la tregua y luego negociar es sólo una muestra de lo que está pasando. ¿Luego negociar? ¿Puede la llamada AP ofrecer siquiera una, una sola concesión israelí en las negociaciones? Han pasado más de veinte años desde la Conferencia de Madrid de 1991 y Palestina está como está por la inoperancia de los “moderados” y la farsa negociadora, puesta de manifiesto una y otra vez. Por eso la actitud de Hamás es la correcta aunque habría que hablar de su división interna, de su errática política de alianzas y de cómo todo esto ha afectado a la organización.

Sin embargo, en la agresión, otra más, a Gaza, hay que estar con Hamás. Ahora hasta la llamada AP tiene que reconocer que las demandas de Hamás son aceptables. Se han tenido que superar los 1.000 muertos y los 4.000 heridos para que aparente tener un rasgo de dignidad. Ningún periódico, alternativo o no, las ha publicado. Aquí las tenéis:

1-     Cese mutuo de la guerra y retirada de los tanques a las ubicaciones anteriores y el regreso de los agricultores a trabajar sus tierras en las zonas agrícolas de la frontera.

2-     Liberación de todos los palestinos detenidos desde el 23 de junio de 2014 y la mejora de las condiciones de los presos palestinos, especialmente prisioneros de Jerusalén, Gaza y palestinos del interior (esta es una referencia de Hamás a Israel puesto que no reconoce a Israel como Estado).

3-     Levantamiento total del bloqueo a Gaza y la apertura de los pasos fronterizos a los bienes y personas y permitir entrada de todos los alimentos y suministros industriales y de construcción de una planta de energía suficiente para abastecer a toda Gaza.

4-     La construcción de un puerto marítimo internacional y un aeropuerto internacional supervisado por la ONU y países no sesgados.

5-     Ampliación de la zona de pesca marítima a 10 km y que los pescadores se puedan abastecer en grandes buques pesqueros y de carga.

6-     Convertir el cruce de Rafah en un cruce internacional bajo supervisión de la ONU y los países árabes amigos.

7-     La firma de un acuerdo de tregua de 10 años y el despliegue de observadores internacionales a las fronteras.

8-     Un compromiso por parte del gobierno de ocupación de no violar el espacio aéreo y la flexibilización de las condiciones para los fieles en la mezquita de Al-Aqsa palestina.

9-     La ocupación no debe interferir en los asuntos del gobierno palestino y no obstaculizará la reconciliación nacional.

10- Restauración de las zonas industriales fronterizas, su protección y desarrollo.

Como se ve, unas demandas descabelladas, radicales y absolutamente irrealizables. El pueblo palestino sólo será libre realmente cuando comience por liberarse de estos sátrapas árabes que chapotean en su sangre. Una tarea difícil, sí, pero no imposible.

La solución para Palestina: derrocar al gobierno colaboracionista

La matanza de Gaza sigue con el apoyo de los regímenes árabes, EEUU y la Unión Europea. Pero también de la llamada Autoridad Palestina. Hace una semana EEUU movió sus hilos para, con el apoyo de la Unión Europea y Egipto, lograr "un alto el fuego" -es decir, que Israel deje de matar durante unas horas o algunos días- para discutir una agenda en la que estarían "el cese de las operaciones militares, levantar el estado de sitio; la apertura de los pasos fronterizos, la supresión de la zona de seguridad en la frontera entre Israel y Gaza, la creación de un puerto y un aeropuerto en Gaza, y la ampliación de la zona de pesca frente a las costas de Gaza.

Curiosamente, varias de estas propuestas son las que planteó Hamás desde el principio, como podéis ver aquí. Israel se opuso argumentando que no se decía nada de los túneles que está utilizando Hamás para resistir la agresión, otra más, israelí. Pero también se opuso la llamada Autoridad Palestina. El colaboracionista Mahmoud Abbas se encolerizó porque no había sido consultado y se consideró ignorado en todo el proceso. Toda la prensa palestina afín al gobierno colaboracionista comenzó una campaña unánime criticando con dureza la llamada Cofenrencia de París y afirmando que lo que se había pretendido era fortalecer a Hamás en detrimento de la OLP.

A ver si adivináis dónde tuvieron más eco estas críticas. Pues si os habéis molestado en leer el artículo mencionado aquí lo habréis adivinado con facilidad. Exacto, en los periódicos de Arabia Saudita o financiados con capital saudita como Al-Sharq Al-Awsat, que se edita en Londres. Estos periódicos, y los egipcios, publicaron decenas de comentarios de funcionarios, anónimos y no anónimos, de funcionarios de la llamada AP en los que se expresa siempre la misma consigna: Hamás es una parte de los Hermanos Musulmanes (la bicha para los sauditas, ilegalizada en Egipto) y el asumir aunque sea una parte de sus demandas significa reforzar no ya a Hamás, sino a todos los Hermanos Musulmanes.

Sin que se les cayera la cara de vergüenza afirmaban que "Abbas está muy enojado por esta especulación en sangre palestina y su uso en las luchas de poder regionales’". También, sin sonrojo alguno, otros afirmaban que "el tema de la agresión al pueblo palestino debe ser manejado a nivel regional, con la iniciativa de Egipto y las aclaraciones palestinas a ésta que esencialmente la complementen". Los primeros dicen hablar en nombre de la AP, los segundos, también así que ¿en qué quedamos, en que la sangre palestina no tiene nada que ver con las luchas de poder regionales o que sí, siempre que sea Egipto quien esté en el meollo? Lo más sorprendente, si es que algo de lo que haga o diga la llamada AP es sorprendente, es que se diga que cualquier acuerdo de paz tiene que llegar de la iniciativa de Egipto y que los palestinos tienen que limitarse a jacer "aclaraciones que la complementen". Toda una lección de patriotismo, sin duda. Y de reconocimiento de impotencia propia.

La AP es un engendro alentado y financiado por Occidente y las satrapías árabes. En los más de veinte años que lleva fingiendo que sirve para algo apenas ha tomado un par de medidas realmente "nacionales", como adquirir el estatuto de "Estado observador" en la ONU o lograr que palestina sea admitida en la UNESCO y alguna otra instancia de la ONU como miembro de pleno derecho. Las matanzas de Gaza (2008, 2012 y la esta de 2014) no han significado nada para la putrefacta AP, que sigue siendo incapaz de invocar el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional y poner a Israel y sus valedores ante la justicia a través del derecho internacional. Amenazó con hacerlo en 2012 al término de la ofensiva de entonces, ahora van más muertos y está, como siempre, callada.

Los palestinos siguen muriendo y es patético ver que sólo en algunas ciudades de Europa o de América Latina hay algún tipo de solidaridad, no muy masiva, por cierto. Porque hay que hacerse una pregunta clave: ¿dónde está la solidaridad con Palestina en el mundo árabe? Si millones de personas salieron a la calle en las tan alabadas por algunos progres "revoluciones primaverales" en Túnez o en Egipto, ¿por qué no están haciendo lo mismo ahora?. Y eso nos lleva a otra pregunta ¿de veras eran revoluciones o simples adornos florales?

Da la impresión que los árabes, como la gran mayoría de occidentales, se contentan con ver las matanzas por televisión o en sus ordenadores y se sienten muy compungidos, por lo que darán a algún botoncito en su ordenador como gran muestra de solidaridad.

¿Dónde están los famosos blogueros egipcios, o tunecinos, o...? Sobre todo esos por los que algún intelectual progre de retintín ha hecho campaña como "faro de la revolución árabe", sobre todo en Túnez.

En realidad, no sé por qué me quejo: están en los mismos sitios que nosotros aquí, pensando en las posibilidades electorales de tal o cual partido, nuevo o viejo, y en si tienen o no alguna posibilidad de tocar poder para demostrar que se pueden hacer las cosas de otra manera, como les gusta decir. De momento, lo único que están haciendo es quedarse en sus casas -como con Ucrania- viendo pasar las hileras interminables de cadáveres.

A lo mejor la única manera que tienen los palestinos, como cualquier otro pueblo, es deshacerse de quien le gobierna. En este caso, de una corrompida AP que mancha la memoria de los muertos. Pero habrá elecciones y los estómagos agradecidos, y los siervos de los caciques de turno, volverán a votar. Salvo que se les eche por las malas. En 2006 los palestinos optaron por Hamás en unas limpísimas elecciones patrocinadas por Occidente pero que no gustaron porque ganó quien no se deseaba. Aquí está el origen de toda la situación actual. Ya que no sirvió de nada el proceso pacífico, habrá que hacerlo de otra forma. Porque la fuerza es el único lenguaje que entiende Israel. Lo demostró Hizbulá en el año 2000, lo volvió a demostrar en el año 2006 y, en menor medida, lo están demostrando ahora tanto Hamás como el resto de organizaciones palestinas que se niegan a doblar la cabeza y la rodilla.

http://elterritoriodellince.blogspot.com.es/


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 2720669

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License