CEPRID

Estado Palestino 194, como una Ofrenda al Mito de la Tora, la Dominación de los Medios y la Degradación de la Historia.

Martes 9 de abril de 2013 por CEPRID

Adel Samara

Kanaan

Traducido del inglés al castellano por: Dr.Nureddin Awwad

No hay duda de que si cualquiera hubiera rechazado, criticado o dicho que el Estado palestino 194, no es más que un simple Estado virtual, hubiera sido eliminado a manos de las eufóricas masas en la plaza de Ramalah. O hubiera sido arrastrado sigilosamente por la policía secreta, y torturado en la prisión de la Autoridad Palestina, cuyos costos fueron donados por el régimen democrático de Su Majestad, la Reina de Holanda! O hubiera corrido la misma suerte del poeta qatarí, (sentenciado a cadena perpetua) quien criticó al muy democrático Emir (de ese mini Estado del Golfo).

En el primer día del reconocimiento al “Estado Palestino Virtual” 194, las patrullas israelíes deambularon lentamente en mi pueblo, como es usual, mientras el gobierno israelí decidió construir 3000 nuevas viviendas colonialistas en la tierra del Estado 194.

¿Produccion o Autodestruccion del Estado/ espacio?

Para entender por qué y cómo el liderazgo palestino y los gobernantes árabes llegaron a ese nivel de degradación, y cómo las masas lo recibieron, sería importante y beneficioso invocar la historia. Años después de Gramsci, Henri Lefebvre, reprodujo su teoría de la hegemonía a nivel nacional y escribió: “Soberanía implica espacio y, más aun, implica espacio dirigido, hacia el cual la violencia es latente o explícita; es un espacio que se construye y se configura con la violencia¨ (Lefebvre 280:1974).

Este es siempre el caso del Estado Nacional en Europa capitalista, donde el Estado burgués controla el excedente local, generado bajo la dominación del modo de producción capitalista. El caso de la Patria Arabe es diferente, como un área que fue sometida a una destrucción colonialista foránea del espacio y la sociedad, o a la autodestrucción de ambos.

Palestina, como parte de la Patria árabe, ha estado sometida a la destrucción colonialista del espacio árabe en tres olas:

• Cuatro siglos de gobierno otomano acabaron con el espacio árabe, que estaba subyugado e incluso disuelto en el espacio imperial, del imperio otomano por un lado, y a la erradicación de los sectores productivos y el bloqueo al desarrollo en la Patria Arabe ocupada, por el otro lado. Esa ocupación otomana bloqueó la autoreproducción económica de la región y la preparó para la fácil colonización por las potencias económicas occidentales.

• La colonización capitalista occidental profundizó la desconstrucción geográfica, económica, política y cultural, mediante la fragmentación geográfica, bloqueando el desarrollo, imponiendo regímenes clientelares y reclutando muchos intelectuales como agentes de occidente, tanto mediante su adopción del liberalismo como siendo agentes como tales. Esa experiencia creó una cultura deforme en el seno de las elites políticas y culturales árabes, que son más cosmopolitas, no creen en el patriotismo local y el nacionalismo árabe. Un hecho que les estimuló a contribuir a una autodesconstrucción interna del Estado político y su espacio.

• La colonización occidental que impuso la fragmentación geográfica y política en la Patria Arabe (Pacto Syxe- Picot, 1916) como un desafío al nacionalismo árabe, decidió en un plan secreto implantar un Estado Judío en Palestina (Declaración Balfour, 1917). La mayoría de los gobernantes árabes que habían sido impuestos por el colonialismo, aceptaron el plan en secreto y algunos de ellos reconocen públicamente al Régimen Askenazi Sionista (RAS) en Palestina. En 1993 (Acuerdo de Oslo) la clase compradora (clientelar) palestina reconoció al RAS sobre el 78% de su propio país (Palestina Histórica).

Durante esas prolongadas y variadas formas de colonialismo, la mayoría de las economías árabes experimentaron políticas que eliminaron sus sectores productivos, por ejemplo, en este punto, el modo productivo no era el motor principal del desarrollo en la Patria Arabe, sino, en su lugar, dominó un modo rentista.

En breves palabras, hasta el día de hoy, inclusive el momento actual de la “primavera” árabe, la Patria Arabe sigue bajo destrucción foránea de su espacio, liderada por su motor (modo de producción) y reproducida acorde a los intereses de las potencias colonialistas. Quizás sea esa la razón interna y profunda, que nos posibilita entender el porque los árabes reconocieron a RAS, y los palestinos consideran el Estado Virtual como una victoria. Mientras la mayoría de los regímenes en el mundo rechazan la falsa teorización sobre un mundo sin soberanía, especialmente en comparación con y mediante la virtud de la multipolaridad (emanando de nuevos polos), las clases gobernantes árabes, inclusive la burguesía palestina, siguen traicionando su propia nación. Esto ya es obvio, si miramos como la Autoridad Palestina “mendigó” un Estado Virtual, pocos días después del cese al fuego que siguió la masacre en Gazza.

Ese paso tuvo lugar durante la “primavera” árabe, convertida por la contrarrevolución, de una lucha popular por la democracia, a una autodestrucción en aras de las potencias colonialistas. Los ejemplos de los roles de Qatar, Arabia Saudita, EAU e incluso la Liga Arabe, en la destrucción de Libia y Siria, son obvios como destrucción de espacio (geografía), de sectores productivos y sociales de esos dos países árabes. Mas aun, en Libia y Siria existe ahora una desconstrucción social interna sobre bases tribales y sectarias. Esta situación árabe quizás no produzca una posición mejor que el reconocimiento a Israel (RAS) creado sobre Palestina Arabe.

¿La Tora o la Narrativa Histórica?

Si la Autoridad Palestina ha declarado ante el mundo su reconocimiento al RAS; “donando” el 78% de su propia patria al Estado Sionista, y está lista, más aun, para comprometer lo que queda de Palestina, ¿Por qué el RAS y el imperialismo norteamericano rechazarían el reconocimiento al Virtual Estado Palestino?

La razón real es que ambos, RAS y EEUU, tienen intereses comunes en la Patria Arabe y siguen siendo capaces de resistir y proteger sus intereses, o sea, no han sido derrotados todavía. Pero hay dos razones adicionales:

La primera es que el núcleo de la política y la cultura capitalistas acepta el mito/narrativa de la Tora sobre la promesa que Dios hizo a la tribu hebrea de conquistar Palestina (La Tierra de Kanaan), y acepta el mito/narrativa política sionista sobre la continuidad del pueblo hebreo, desde hace 3000 años hasta hoy. Este no es el espacio para argüir cómo Dios podría caer en el crimen de prometerle a un pueblo masacrar a otro, y conquistar su patria sin compensar al pueblo palestino con otro lugar.

El punto aquí es que el “muy” civilizado occidente con su pensamiento científico, cae, sólo en el caso de Palestina, en la trampa de aceptar el mito/narrativa, el de la Tora, en detrimento de la narrativa histórica. La segunda razón, lo que fortalece la creencia del mito Torático es la dominación de los capitalistas judíos, en conjunto con otros capitalistas, en el corazón de los países capitalistas, sobre los medios mundiales de comunicación (Media).

La ironía aquí radica en que el mito sustituye la historia y los medios de comunicación sustituyen la investigación, la ciencia y las teorías. ¡Qué caída de la humanidad in tan bárbara emboscada!

Pero lo más contradictorio es:

• Las elites políticas e intelectuales palestinas se comportan como si creyeran en esos mitos, mientras en realidad, ellas caen en la internalización de la derrota (Autoderrota).

• Y los nuevos gobernantes árabes del Islam Político (Politización de la Religión) apoyan el compromiso palestino. Esto quiere decir que las fuerzas políticas del Islam Político, coinciden internamente con las clases gobernantes en el centro imperialista por un lado, y revelan su creencia interna y no declarada, en el mito Torático, por el otro.

Quizás, esto explica por qué la tan llamada “primavera” árabe ha culminado con la reconciliación con el RAS que usurpó mediante la fuerza bruta el 78% de Palestina Histórica y sigue buscando usurpar más, en busca de un Estado Judío desde el Nilo hasta el Éufrates. No hay solución… sino una visión de “la solución”.

La adopción de la Tora y la sionización de la historia y los medios de comunicación “Media”, jamás producirán una solución real del conflicto árabe- israelí. La única solución práctica y genuina de ese conflicto, consiste en la autoreconstrucción/reproducción del espacio/geopolítica árabe, la soberanía y la violencia revolucionaria.

Todos los proyectos diseñados y los escenarios de solución de ese conflicto no funcionarán jamás:

• Proyecto burgués (Dos Estados, Estado Democrático Secular, y Estado Binacional).

• Proyecto RAS/Imperialismo Occidental (Un Estado Judío Exclusivo Temporal en Palestina y luego en el área desde el Nilo hasta el Éufrates).

• Y La solución presentada por el Islam Político/ Politización de la Religión (primero Palestina como WAQF Islámico, ]Habiz o Patrimonio de la Nación Islámica [y ahora aceptación secreta del Estado Judío. El proyecto que funciona y funcionará es:

• A nivel palestino, la lucha continua contra el RAS mediante (1) una estrategia político-cultural: consiste en que La Vida es Resistencia hasta la Liberación de Palestina Histórica y el Retorno de los Refugiados Palestinos a su Patria, y (2) Estrategia Económica de Desarrollo: Desarrollo con Protección Popular.

Esta es la única reproducción real del espacio palestino.

• A nivel árabe, es el Movimiento de Liberación Arabe como un Proyecto Socialista para la Patria Arabe, donde los Judíos serian tratados con igualdad en ciudadanía, y derechos humanos y culturales. Esta es una visión para los tiempos actuales, pero es más real y práctica que todas las falsas visiones.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 2741936

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License