CEPRID

El mito del modelo de China en África

Martes 27 de septiembre de 2011 por CEPRID

Jian Junbo 

Asia Times

La creciente influencia de China en África a partir de su actividad económica cada vez más activa ha sido blanco de críticas por parte de Occidente, especialmente Estados Unidos. Recientemente, esa crítica parece centrarse en si el llamado "modelo chino" es aplicable a África. Esto sucede en un momento en que más y más chinos están argumentando que no hay tal cosa llamada el "modelo chino", una mezcla del autoritarismo y la economía socialista de mercado, que contrasta con el Consenso de Washington. Desde esta perspectiva, las últimas críticas de Occidente pueden ser desviadas.

Durante una visita a Zambia, en junio, la secretaria de Estado de EEU, Hillary Clinton, indirectamente se refirió a la presencia de China en África como "nuevo colonialismo": "Hemos visto durante la época colonial que era fácil entrar, sacar los recursos naturales, sus frutos y cuando te vas no dejas mucho detrás para la gente de allí. No queremos ver un nuevo colonialismo en África", dijo cuando se le preguntó si China era un modelo para África (1).

Algunos funcionarios de EEUU dicen que un número cada vez mayor de gobiernos de África otorgan tratos de favor a las empresas chinas, lo que les da una ventaja sobre sus competidores de EEUU, y refleja las ambiciones estratégicas de Pekín para el continente. "Es bastante claro que el modelo de Estado dirigido por el capitalismo se está utilizando como un instrumento de poder blando de China", dijo Robert D. Hormats, Subsecretario para Asuntos Económicos del Departamento de Estado de los EEUU. "Es parte de una imagen extendida que el modelo económico de China tiene éxito y se puede utilizar en otros lugares." [2]

Todo esto demuestra la creciente preocupación de Washington con la creciente competitividad de China con los EEUU en África. La acusación a China de neo-colonialismo en África no es nada nuevo. Ya en 2006, el Foreign Office británico comparó las actividades de China en África a lo que Occidente había hecho unos 150 años antes. Pero la crítica de que China está tratando de promover su propio modelo de sistema político-económico es algo nuevo. Pekín ha negado categóricamente las acusaciones de que un "modelo chino" está previsto para África, pero aún así es probable que se convierta en una etiqueta para la participación de China en el continente y sea considerado una amenaza por Occidente. Algunos líderes africanos han expresado una preferencia por el estilo chino de desarrollo. "El modelo de China nos está diciendo que usted puede tener éxito sin seguir el ejemplo de Occidente", dijo Arthur Mutambara, el viceprimer ministro de Zimbabwe. "China es mi país favorito", agregó. [3]

El debate gira en torno a un modelo que los investigadores y funcionarios, entre ellos el chino Wen Jiabao, consideran en sí como un error. En una conferencia de prensa después de la conclusión del período anual de sesiones de la Asamblea Popular Nacional a mediados de marzo, dijo Wen: "Todavía estamos investigando en nuestras reformas y construcción [de modelo de país] y no vemos nuestro desarrollo como un modelo”.

Un reciente simposio organizado por la Escuela Central del Partido -el centro de formación superior del Partido Comunista de China para los cuadros superiores, funcionarios e investigadores de diversas las instituciones de China- discutieron el llamado modelo de China. Sus comentarios fueron publicados en un diario financiero con sede en Beijing, La reforma de China, el 1 de septiembre. [4] Algunos de los participantes estaban de acuerdo que había un modelo de China. Sun Liping, un profesor de la Universidad de Tsinghua, dijo: "Creo que hay un modelo de China. No sólo existe sino que también está en el proceso final de mejora". Wu Si, vicepresidente y editor ejecutivo de Yanhuang Chunqiu, una revista mensual dirigida por algunos veteranos reformistas del partido reformista, sostuvo la misma línea.

Sin embargo, la mayoría de los participantes rechazaron el concepto. Zhu Lijia, un profesor de la Institución Administrativa Nacional, sostuvo que el modelo de China fue un error, ya que las instituciones sociales modernas de China y los valores en que se sustentan aún están en desarrollo e, incluso, en una etapa primitiva. Cai Xia, profesora de la Escuela Central del Partido, dijo que si el modelo de China significa una economía de mercado dominado e impulsado por el gobierno, entonces China había repetido simplemente lo que los países desarrollados habían hecho. Desde esta perspectiva, para Cai realmente no hay nada nuevo. Xia Yeliang, un profesor de la Universidad de Pekín, sostuvo que el llamado modelo de China, de hecho, no va más allá del "modelo de Asia oriental" de los llamados cuatro tigres asiáticos - Corea del Sur, Singapur, Taiwán y Hong Kong. Li Junru, ex vicepresidente de la Escuela Central del Partido, había escrito en 2009 en Xuexi Shibao, un semanario dirigido por la escuela, que era peligroso definir el desarrollo de China como el modelo de China. Esto podría conducir a un exceso de confianza y optimismo ciego en el desarrollo del país, poniendo en peligro las futuras reformas.

El debate en curso hace hincapié en que el modelo de China es un concepto no aceptado por el gobierno chino y muchos eruditos chinos. Una inspección más detallada del concepto pone de manifiesto sus similitudes con la idea de un "Consenso de Beijing", ampliamente usado por los occidentales para oponerlo al “Consenso de Washington”. Es decir, rápido desarrollo económico en un sistema controlado por el Estado, mientras que el Consenso de Washington son medios liberales de mercado y la democracia política. Desde esta perspectiva, el modelo de China es sólo otro nombre para el "Consenso de Beijing", una etiqueta que también es rechazada por China. Si Beijing no reconoce el modelo de China internamente, sin duda, niega la existencia de un modelo de China a nivel internacional. Liu Guijin, representante especial de China para asuntos africanos, había dicho en una entrevista en mayo que China no es la promoción de un determinado modelo de desarrollo para hacer frente a una alternativa occidental. [5]

Es difícil, si no imposible, para otros países copiar la experiencia de China en el desarrollo, sobre todo si se tiene en cuenta la cultura única del país, que sin duda influye en su modernización. Un aspecto muy importante de la cultura china que ha jugado un papel importante en apoyar y mantener el actual sistema político chino y económico es la "gran unificación". Esta idea se originó a partir de la unificación del Imperio Medio por la dinastía Qin en el 221 AC. A partir de entonces, la unificación quedó arraigada en la cultura china. A lo largo de la historia, China fue reunificada siempre después de un periodo de división. En un país tan grande, esta "gran unificación" llama a la centralización. Esto significa que China necesita un sistema especial político y económico.

En África, de acuerdo con su historia y la realidad, muchos países han experimentado la democratización desde 1990, pero un alto grado de centralización no es una idea profundamente arraigada. Mientras los gobernantes de algunos países africanos pueden envidiar el altamente centralizado poder político de Beijing, las revoluciones "Jazmín" han demostrado que muchas naciones lo rechazan.  China se ha convertido en la segunda mayor economía del mundo en los últimos 30 años. Es natural que algunos países africanos estén ansiosos por descubrir el “secreto” de China e impulsar su propio desarrollo. Sin embargo, las naciones africanas no pueden simplemente copiar el modelo chino. Tienen que darse cuenta de su propio camino de desarrollo. ¿Por qué los EEUU están tan de repente tan preocupados por el llamado modelo de China, cada vez más popular en África? Esto es probablemente debido a los sentimientos de impotencia EEUU al ver cómo China expande sus intereses comerciales y su influencia en el continente.

La lucha por la recuperación económica, enredado en dos de las llamadas "guerras contra el terror" en Afganistán e Irak, le lleva a cambiar su enfoque estratégico en un "regreso a Asia". Washington en este momento realmente no puede hacer mucho en África. Este sigue siendo un "continente fracasado" para los EEUU, que, sin embargo, todavía guarda rencor sobre China. En un reportaje de la CNN el 9 de septiembre [6], David Shinn, el ex embajador de EE.UU. en Burkina Faso y Etiopía, dijo: “Mientras que los países occidentales siguen siendo actores importantes en el sector energético de África, el compromiso profundización de China en la infraestructura de África, el sector de minerales y de las telecomunicaciones ha creado un "nerviosismo profundo" en Occidente”. La competencia en estas áreas, explica, por lo general enfrenta grandes empresas chinas que son financieramente respaldadas por Pekín contra las compañías occidentales que a menudo tienen que considerar a los accionistas y que actúan independientemente de los deseos de sus gobiernos. De acuerdo con Shinn, este sistema de gobierno "crea ansiedad" porque "los Estados Unidos y Occidente ven a China llenado de todo tipo de huecos que no pensaron que finalmente podría llenar."

China superó a Estados Unidos como el mayor socio comercial de África en 2009, de acuerdo con la OCDE [Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico]. Shinn dijo que a los ojos de muchos líderes africanos la capacidad de China para moverse rápido, junto con su política de no injerencia en los asuntos internos de otros países, a menudo hace de Pekín un socio más atractivo que Occidente, cuya política en el continente está por lo general vinculada a las condiciones sobre el buen gobierno y las reformas de los derechos humanos.

¿Qué puede hacer China para satisfacer a Washington y Occidente? Cabe señalar que los sectores y áreas a que China se dedica a África en su mayoría consecuencia de la decisión de Occidente de renunciar a ellos debido a su bajo rendimiento económico. Sin embargo, Occidente se queja de la competencia de China.¿China va a dejar todos sus negocios en África?  Es interesante señalar que Occidente, los EE.UU. y la Unión Europea, están buscando una mayor inversión china. En un mundo cada vez más interdependiente, los EEUU -aunque sigue siendo la única superpotencia - debe ser "generoso" para dar la bienvenida a las actividades de negocios de China en África. Después de todo, la competencia pacífica es un valor fundamental del capitalismo occidental.

Notas:

1. Clinton Chastises China on Internet, African ‘New Colonialism’, Bloomberg, Jun 12, 2011.

2. In Africa, U.S. Watches China’s Rise, Ayyaantoo Online News, Sep 2, 2011.

3. Ibid.

4. Click here for the Chinese text.

5. In Africa, U.S. Watches China’s Rise, Ayyaantoo Online News, Sep 2, 2011.

6. Is the West losing out to China in Africa? CNN, Sep 9, 2011.

Jian Junbo es profesor asistente del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Fudan, Sanghai.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3103990

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio África   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License