CEPRID

El Dominó Árabe

Lunes 7 de febrero de 2011 por CEPRID

PHYLLIS BENNIS

ZNET

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

¿Es así como finalizan los imperios, con la gente inundando las calles, exigiendo la dimisión de sus líderes y obligando a los dictadores locales a largarse? Tal vez no del todo, pero la amplitud y profundidad de las protestas, la difusión, la impotencia de los gobiernos apoyados por Estados Unidos para detenerlos, y la rápida disminución de la capacidad de los Estados Unidos para proteger a sus clientes desde hace mucho tiempo son sin duda la muestra de un nivel de fervor revolucionario no era visible en el Oriente Medio desde hace una generación. El legado de los gobiernos dominados por Estados Unidos en la región no será el mismo. El imperio de EE.UU. sobre los países ricos en recursos y estratégicamente vitales de Oriente Medio ha sido sacudido hasta sus cimientos.

Hay en marcha un efecto dominó en el mundo árabe. Túnez fue la chispa, no sólo porque su levantamiento fue primero, sino porque el pueblo de Túnez ha ganado y huyó del dictador. Egipto sigue siendo para los Estados Unidos el más importante aliado árabe estratégico.

La caída del dictador respaldado por EE.UU., Hosni Mubarak, quien ha estado en el poder durante más de tres décadas, podría significar el fin de la capacidad de Washington de apoyarse en El Cairo para evitar el nacionalismo árabe y la independencia. También marca el fin del papel de Egipto como colaborador en la ocupación israelí de Palestina. Pase lo que pase, lo más probable, aunque no inevitable, es que nunca más volverá Túnez a ser utilizado como punto de tránsito o Egipto como un "lugar negro" de las prisiones secretas de las agencias de EE.UU. dedicadas a la "rendición extraordinaria" de los detenidos para su interrogatorio y la tortura.

Indicios del rechazo popular ya están en marcha en el Yemen y Jordania. Las otras monarquías respaldadas por EE.UU. y pseudo-democracias de la región están sintiendo el calor. El imperio de EE.UU. en la región se está desmoronando.

Puntos de inflexión

Las alianzas de los últimos cincuenta años se rompieron, el viejo orden está terminando. ¿Qué será lo próximo? Como siempre ocurre cuando los procesos revolucionarios entran en erupción, es todavía demasiado pronto para decirlo. Las cosas se mueven lentamente hasta un punto de inflexión súbita, y entonces es demasiado rápida, demasiado brusca para mantenerse al día.

La amplitud de la participación del pueblo es clave para entender las implicaciones de estos levantamientos.

En Túnez, participan en las protestas los trabajadores y profesionales de clase media, pero fueron iniciadas por los desempleados privados de sus derechos, sin poder, y con educación. Mohammed Bouazizi, un hombre joven en la empobrecida ciudad de Sidi Bouzid, se prendió fuego en protesta no sólo por el desempleo sino la pobreza, la humillación y la degradación que enfrentó.

Entre los cientos de miles a través de tunecinos, que marcharon, cantaron, exigieron y obtuvieron la abdicación de su dictador, miles son los jóvenes, hombres y mujeres cuyos títulos universitarios no han proporcionado seguridad, cuyas vidas se vieron limitadas por la falta de puestos de trabajo, la falta de oportunidades y la falta de esperanza.

En Egipto, la participación fue aún más amplia. Los miles y cientos de miles de personas que llenan las calles, la más famosa la Plaza ocupada de Tahrir (Liberación), incluyen no sólo los más pobres de los tugurios urbanos de Egipto, labradores y campesinos. También se incluyen las clases medias, incluso muchos de los ricos, todos finalmente diciendo que no a la falta de dignidad y libertad en que viven. Su demanda era clara: no sólo la reforma, no sólo nuevas elecciones sino el fin del régimen de Mubarak.

También es importante reconocer que las demandas en Túnez y más fundamentalmente en Egipto no se ven cerca de cumplirse. No manifiestan una oposición a los Estados Unidos, no hemos visto la quema de la bandera de EE.UU. o las multitudes atacar la embajada de EEUU. Ni siquiera critican los cerca de treinta años que Egipto viene colaborando con la ocupación de [Palestina] por Israel, especialmente su papel en el mantenimiento del sitio de Gaza. Su posición, tal vez el mejor punto, es la unidad política del país. La gente ha sido muy clara - y muy pública en los medios - sobre su conciencia y su indignación hacia el hecho de que los EEUU arme a Mubarak con las mismas armas con las que matan a manifestantes en las calles, esos botes de gas lacrimógeno “Made in USA” de Jonestown (Pensilvania). Pero las demandas de esta movilización se dirigen a cuestiones internas, encaminadas a cambiar la naturaleza de las estructuras de poder del país y su impacto en los ciudadanos. La política exterior va a venir un poco más tarde.

El alcance del apoyo a la protesta también es crucial. En Túnez, la policía se dividió y muchos se negaron a disparar contra los manifestantes. El ejército en Túnez. A diferencia de Egipto y otros países, ha sido tradicionalmente apolítico, incluso en los niveles superiores, se negó a apoyar a la dictadura y de hecho fue un oficial de alto rango quien se hico eco de la demanda de los manifestantes para la renuncia de Zine el- Abidine Ben Ali.

En Egipto, los organismos de seguridad y la odiada policía, con el respaldo de Mubarak y el Ministerio del Interior, intentaron reprimir con dureza las protestas pero a pesar de infligir numerosas víctimas, en muchas partes fueron simplemente dominados. Los miliares, por el contrario, en su gran mayoría se negaron a hacer frente al movimiento popular. Si bien el Ejército en su estrato superior es una cohorte privilegiada y estrechamente vinculada con el régimen de Mubarak, está compuesto de reclutas pobres que no estaban dispuestos a usar las armas contra sus conciudadanos. Apenas unos días después de la revuelta, los soldados, conductores de tanques, oficiales proclamaban con orgullo su unidad con el pueblo en las calles y eran recibidos con flores y dulces.

A pesar de los1.500 millones de dólares o más en la ayuda militar que Washington ha proporcionado a Egipto cada año desde 1979, el gobierno de Mubarak no ha sido capaz de utilizar a los militares en contra de la revuelta popular.

Los manifestantes en Túnez y Egipto están llamando a profundos cambios elementales en sus sociedades. No se trata de demandas económicas por sí solas, a pesar de terminar con la corrupción y la petición de puestos de trabajo, la educación y la salud. Estos no son sólo cuestiones de los derechos humanos, aunque la liberación de los presos políticos, así como los derechos de reunión y protesta están en el orden del día. Los manifestantes no son principalmente islamistas, aunque poderosos, pero siempre cautelosos los Hermanos Musulmanes de Egipto se unieron a las protestas callejeras el 28 de enero. (No es explícitamente secular tampoco). En Egipto, en especial los jóvenes, expertos en medios sociales y activistas con experiencia en la red, están jugando un papel de liderazgo inusual en la región, aunque recuerda a los jóvenes activistas del primer levantamiento palestino o intifada en 1987. Ellos se han ganado el respeto y la autoridad significativa de los antiguos líderes más experimentados con los que se han unido en una coalición amplia de oposición.

Estas son movilizaciones para pedir el fin de no sólo décadas sino de generaciones de la dictadura y de una nueva era de la democracia y el poder popular. Están llamando a la democracia participativa y no sólo a nuevas elecciones, lo que hace a la región un conjunto mucho más difícil de controlar para los Estados Unidos.

Paralelismos con América Latina

Las protestas de Egipto hasta el momento parecen más cerca de la destitución de las personas, como ocurrió con el dictador filipino Ferdinand Marcos en 1986, que ningún precedente internacional. Existen grandes diferencias entre las movilizaciones de Egipto y la movilización de Irán contra el sha de 1978-1979. Allí, las protestas masivas se compusieron principalmente de numerosos competidores, contendientes y movimientos sociales a veces antagónicas divididos en líneas políticas, sectarias y de organización.

En el plano regional de Oriente Medio, no es algo que tenga un paralelo en los cambios del cono sur de América Latina en la década de 1980, cuando las dictaduras respaldadas por EE.UU. en Brasil, Argentina, Uruguay y otros fueron derribadas. La larga lucha por la democracia fue dirigida por experimentadas coaliciones políticas, coherentes en torno a amplios movimientos sociales progresistas, las federaciones sindicales, y partidos de izquierda que hicieron posible la negociación directa con el poder. A partir de Brasil, con el aumento del Partido de los Trabajadores, estos movimientos sociales lograron por vez primera poner fin a las dictaduras militares, a continuación, tomó la lucha aún más difícil contra los gobiernos civiles que siguen dependiendo de los EE.UU. y siguen apostando por los modelos económicos neoliberales que devastaron las poblaciones pobres e indígenas en todo el continente.

Esas fuerzas sociales no tienen equivalentes exactos en el mundo árabe, donde años de mayor represión de los movimientos sociales (salvo en las mezquitas) las dejó relativamente menos orgánicamente unificadas. La democracia no se levantó de inmediato cuando las dictaduras militares fueron barridas en el patio trasero de Washington. Pero en ese gran bloque latinoamericano, donde las luchas populares continuaron, los Estados Unidos perdieron el control de esa zona estratégica, donde una vez reinó de manera suprema. Con las variedades de los gobiernos de centro-izquierda, progresistas en general sólidamente en el poder en Brasil, Chile, Argentina, Bolivia, Uruguay, Paraguay, y más allá, el imperio de EE.UU. ha sido debilitado, pero no ha sido derrotado. Tal vez sea un modelo que los movimientos sociales del mundo árabe, ahora aglutinador de todos el tunecino / modelo egipcio, buscan emular.

La organización y la oposición: Túnez

Los manifestantes que ocupan las calles de Túnez, y la incapacidad / falta de voluntad de la policía y en especial de los militares a recuperar las calles para la dictadura, obligó a la caída del reinado de 23 años de duración Ben Ali, apoyado en su brutalidad y corrupción por EEUU. La oposición en las calles no surgió como un sistema unificado, con jerarquía disciplinada, organizada, sino más bien un poco anárquica, en parte espontánea y coordinada a menudo brillantemente por Twister e impulsada por fuerzas política y geográficamente dispares. Los líderes islamistas de la oposición tunecina, hace mucho tiempo obligados al exilio, parecen estar dispuestos a regresar a sus hogares para unirse a las protestas, pero al igual que sus homólogos egipcios no están tomando el control. Esta no es una revolución religiosa o sectaria.

Es particularmente interesante que a medida que la oposición saborea su victoria, el único apoyo internacional que pidió no fue financiero o militar o diplomática, si no legal. Le pidieron a la Interpol hacer cumplir una orden de detención internacional para el ex dictador y su familia, así como por delitos contra la nación.

Así Túnez, contra todos los pronósticos y expectativas, comenzó la trayectoria revolucionaria del Oriente Medio de hoy. Sin embargo, Túnez es un país relativamente pequeño, y ocupa un lugar insignificante en la lista de productores mundiales de petróleo (el 69). Ben Ali ha sido útil a los Estados Unidos (como en permitir vuelos de tránsito para ser interrogar detenidos), pero sin ninguna base militar de EE.UU. porque su valor estratégico era secundario. El presidente Barack Obama podría afirmar que "los Estados Unidos de América está con el pueblo de Túnez", en su discurso del Estado de la Unión.

Egipto es otra historia. La siguiente frase en el discurso de Obama, que los Estados Unidos también "apoya las aspiraciones democráticas de todas las personas" de repente se convirtió en mucho más complicado.

La organización y la oposición: Egipto

Si el pueblo de Egipto - con su unidad extraordinaria - logra ganar su llamado para la transformación estructural y no sólo a nuevas elecciones, la democracia participativa real y no sólo la reforma electoral, el más importante aliado de de Washington pronto será un conjunto mucho más difícil de controlar. La jugada de Mubarak, Omar Suleiman como su vice-presidente, provocó aplausos sin duda en la Sala de Situación de Casa Blanca - es un amigo de larga data de los militares de EE.UU. y de los funcionarios israelíes de todos los colores - pero acogido con burla en las calles de El Cairo. Ha sido durante años jefe de inteligencia de Egipto, aunque con un papel internacional principalmente. Él no era conocido por su participación directa en el régimen de los aparatos de represión y tortura, pero es ampliamente despreciado como uno de los más cercanos colaboradores de Mubarak. Su nombramiento no satisfará a nadie para pedir el fin del régimen de Mubarak.

Por el momento, las calles de Egipto pertenecen a su pueblo. Los momentos icónicos poderosos siguen llegando en bruto y de forma rápida. El viernes, en el gran puente de El Cairo, un transporte blindado se trasladó al puente para obligar a los manifestantes a retirarse. Se movía entre la multitud, lentamente, pero la gente se volvió y se reunieron delante de él, obligándolo a detenerse a menos que el conductor estuviese dispuesto a estrellarse contra la multitud. No estaba, se retiró. A pesar de los resultados completamente diferentes, fue un momento que visualmente evocó la confrontación de 1965 entre la policía estatal y los manifestantes no violentos por los derechos civiles en el Puente Edmund Pettus en Selma, Alabama.

Las protestas han sido extraordinariamente no violentas e inclusivas. El viernes,cuando los muecines cantaron la llamada desde los minaretes de las mezquitas de El Cairo, miles de manifestantes se alinearon en la calle para decir sus oraciones. Miles más no, estos no fueron las protestas religiosas, y los islamistas estaban simplemente presentes entre la multitud de personas. No estaban ni en las primeras filas ni controlando. En Suez, la estratégica ciudad contigua al Canal, 4.000 policías adicionales fueron enviados para hacer frente a las manifestaciones del viernes, pero no pudieron, con algunos uniéndose a los manifestantes. Una estación de policía, famosa por haber sido ocupada por Israel durante la guerra de 1967, fue el único objetivo de ese día. En Alejandría, la policía se dividió y no pudo recuperar el control de las calles.

Ha habido saqueos, y la gente en muchos barrios ha respondido mediante la formación de equipos locales de guardia con puestos de control y en algunos casos, tomándose la justicia por la mano. Algunos de los saqueadores han sido capturados con armas, identificados como del gobierno y sin duda hay temor de una posible campaña por el régimen para crear la anarquía, sembrar el temor y el caos como la única. Pero hasta ahora, el valor ha triunfado sobre el miedo.

Una relación incierta: Egipto e Israel

Una de las grandes incertidumbres es cómo el impacto de la transformación actual afectará a los lazos, orquestados por EEUU, entre Egipto e Israel. El tratado de paz de Camp David en 1979, el primero firmado por un estado árabe con Israel, sigue siendo la pieza central de la doctrina de la seguridad de Israel y el núcleo de la relación de EE.UU. y Egipto. Las autoridades israelíes, no es de extrañar, están aterrorizadas ante la perspectiva del colapso del régimen de Mubarak. Como ex embajador de Israel de Egipto señaló: "Las únicas personas en Egipto que están comprometidos con la paz son las personas del círculo íntimo de Mubarak y si el próximo presidente no es uno de ellos, vamos a estar en problemas".

Tácitamente reconociendo que la relación de Israel con el gobierno egipcio es posible sólo porque no hay rendición de cuentas democrática en Egipto, el viceprimer ministro, Silvan Shalom, fue más allá, diciendo que "si los regímenes de vecinos del Estado de Israel son reemplazados por sistemas democráticos, la seguridad nacional de Israel de manera significativa se vería amenazada”.

Sin embargo, dos cosas sobresalen. En primer lugar, las demandas de los manifestantes están mayoritariamente centradas en los problemas internos de Egipto - libertad, derechos humanos, economía – y aglutinadas en la demanda de poner fin a la dictadura de Mubarak. Aunque es cierto que la inmensa mayoría de la gente en las calles no están contentos con las décadas de de colaboración en la ocupación de Israel de Gaza y más allá, esta no es su prioridad. En segundo lugar, es poco probable que cualquier nuevo gobierno que llegue al poder, ya sea provisional o permanente, se encamine hacia una ruptura a gran escala con los Estados Unidos e Israel, como el "desconocimiento" del acuerdo de paz de Camp David. Aparte de todo lo demás, los 1.500 millones de dólares que los EE.UU. ofrecen de ayuda a Egipto cada año se basan en los términos de Camp David. Ningún gobierno egipcio nuevo es probable que renunciase a eso, al menos de inmediato.

¿Qué es una posibilidad probable para cualquier nuevo gobierno, transitorio o provisional, buscando la credibilidad de su propio pueblo? Sin duda, sería un movimiento inmediato para abrir el paso fronterizo de Rafah entre Egipto y Gaza, lo que permite la libre circulación de personas y mercancías. Que no terminaría, pero neutralizará en gran medida de la ocupación israelí y el asedio de Gaza. Esto permitiría a los estudiantes palestinos llegar a sus escuelas en el extranjero, permitiría a los pacientes buscar tratamiento médico en Egipto o en otros lugares, y permitir que las familias simplemente saliesen del hacinamiento de la diminuta Franja que ha sido una prisión para los 1,5 millones de palestinos que allí por lo menos los últimos cinco años. Sería una gran jugada, que termina el apoyo del Estado árabe y el sustento de las políticas de ocupación de Israel. Hay un peligro, por supuesto, que la respuesta de Israel sería una afirmación de que debido a que Israel está ahora más aislado necesita más ayuda militar y un compromiso de EE.UU. para apoyar una aún más la postura agresiva en la región, tales como un nuevo asalto contra Gaza o Líbano o incluso un ataque contra Irán. Israel probablemente rechazaría cualquier pedido de EEUU de nuevas negociaciones.

Sin embargo, dado el continuo fracaso de las conversaciones, ya que no está basado en los requisitos de los derechos humanos y del derecho internacional, el fin de la ilusión del "proceso de paz" podría ser una buena cosa. Se requerirá una gran cantidad de la educación y la movilización aquí en los Estados Unidos para mantener lejos a nuestro gobierno de un abrazo de un aún más militarizado Israel. Pero un nuevo Oriente Medio sin por lo menos algunas de las dictaduras respaldadas por EE.UU. en todo el mundo árabe, todavía significa nuevas posibilidades de una paz justa basada en el derecho internacional y los derechos humanos.

El que está en juego para Washington

La apuesta de los Estados Unidos en el derrocamiento de Mubarak y el aumento de - lo que todos esperamos que sea - una verdadera democracia, un gobierno basado en las personas de una especie totalmente nueva en Egipto, no podría ser mayor. En el pasado, además de la relación con Israel, Estados Unidos necesitaba Egipto, el mayor país árabe, para asegurar que el resto del mundo árabe siguiese siendo un bastión pro-estadounidense. En 1991 los Estados Unidos estaba desesperado por una "coalición árabe" para unirse a su guerra contra Saddam Hussein, por lo que Egipto fue clave. A pesar de la oposición pública masiva, la aprobación de Mubarak llevó a la coalición árabe contra Irak. (Washington perdonó el 50% de la deuda externa de Egipto como gesto por este apoyo).

La pregunta ahora es ¿qué ha cambiado? ¿Tiene temor Washington todavía a que una verdadera independencia de Egipto sea peligrosa, porque el mantenimiento de los aliados árabes esclavos sigue siendo clave para mantener la hegemonía de EE.UU. en todo el Oriente Medio? Los Estados Unidos tiene bases militares en Egipto, vale la pena Egipto para garantizar su acceso y control efectivo del canal de Suez, y se basa en Egipto para llevar a cabo el interrogatorio por todos los medios necesarios a los detenidos en la llamada "guerra global contra el el terror" ¿Qué podría ser diferente ahora?

Durante la Guerra Fría, Washington temía que la falta de alineación de Egipto [fue uno de los fundadores del Movimiento de Países no Alineados] realmente significaba que estaba en el campo soviético, la estrategia de EE.UU. fue a sacarlo. En 1956 cuando Israel, Gran Bretaña y Francia atacaron Egipto en una campaña para arrebatarle el control del Canal, los Estados Unidos se pusieron del lado de Egipto para detenerlo, dando una nueva influencia EE.UU. en El Cairo. Pero no fue hasta 1970, cuando el presidente Gamal Abdel Nasser murió y llegó al poder Anwar Sadat que Estados Unidos logró sacar a Egipto totalmente del campo de los nacionalistas árabes y los movimientos no alineados y ponerlo en su propia órbita. Cuando el presidente Jimmy Carter negoció el tratado de Camp David en 1979 con Sadat y el primer ministro israelí Menachem Begin, Egipto fue aislado en todo el mundo árabe. Sadat fue asesinado en 1981 como consecuencia de ello. Mubarak ha estado en el poder desde entonces.

Otros gobernantes árabes como el rey saudita Abdullah y el rey jordano Abdullah II están en el lado de Mubarak: Abdullah ha "condenado" las protestas, y Abdullah II fue "tranquilizado" en una llamada con Mubarak. Según al-Jazeera, los medios de comunicación oficiales palestinas informaron de que el presidente palestino, Mahmoud Abbas, llamó por teléfono a Mubarak y "reafirmó su solidaridad con Egipto y su compromiso con su seguridad y estabilidad". Traducción: "Egipto" = su régimen, no su pueblo. De hecho el 29 de enero, según Human Rights Watch, la fuerza de Abbas en Ramallah, la policía disolvió una manifestación palestina en solidaridad con Egipto.

¿La administración de Obama empieza a comprender los límites de la capacidad de Washington para influir, y controlar, en los acontecimientos en el país árabe que durante mucho tiempo ha visto como su aliado más cercano? ¿O se trata, como en 1978, pocos meses antes de que el Shah de Irán fue obligado a salir del poder por un levantamiento popular masivo, cuando Carter brindó por el sha como una "isla de estabilidad" en Oriente Medio?

Los funcionarios de la administración Obama no han sido sordos. Por lo menos retóricamente, hay un cierto reconocimiento de que este es ya un muy nuevo Oriente Medio. El 26 de enero, el presidente Obama expresó su apoyo a un gobierno que responda a las aspiraciones del pueblo egipcio. La secretaria de Estado Hillary Clinton reconoció que el nombramiento de un vice-presidente y nuevo primer ministro no fue suficiente para responder a las preocupaciones de su pueblo. Eso es importante - la defensa del régimen de Mubarak y su versión de "estabilidad" ya no es el único tema sobre la mesa de EEUU. Pero sin embargo no lo están haciendo muy bien todavía. El portavoz de Clinton, PJ Crowley, admitió que el gobierno estaba "viendo" la ayuda militar concedida a Egipto todos los años, pero no dijo que Washington estuviese dispuesto a cortarla. Tanto Obama como Clinton están haciendo hincapié en la necesidad de una "ordenada" transición - y dado que el actual levantamiento popular en las calles no plantea eso lo de ordenada suena muy parecido a este gobierno no está aceptando esta transición en sus propios términos.

Clinton declaró explícitamente que Estados Unidos no ayudaría a reformas que no lleven a la democracia. Y en una clara referencia a la Hermandad Musulmana, dijo que Washington no favorece una transición donde eche raíces una nueva forma de opresión. Una se pregunta, si Obama y Clinton piensan realmente que EEUU todavía tiene el poder, y mucho menos la derecha, para decidir lo que es una transición lo suficientemente "ordenada". ¿Es realmente Washington el que tiene que elegir el tipo específico de democracia o de fuerzas que que pudieran ser admitidas a participar en un gobierno de transición post-Mubarak?

La esperanza

Ciertamente, todas estas consideraciones pueden cambiar rápidamente. La aparición de una oferta específica de negociaciones por el frente amplio de oposición conocido como la Coalición Nacional para el Cambio, liderada por el ex jefe de la Atómica OIEA y premio Nobel, Mohamed ElBaradei, podría significar un cambio en la posición de Washington. Si el gobierno de Obama deja claro que se trata de poner fin al apoyo financiero para Mubarak, y que da la bienvenida a las negociaciones como base para una verdadera solución de la crisis, los debates de urgencia podría tener lugar de inmediato entre el régimen de Mubarak y la oposición que podría llevar rápidamente a Mubarak y sus principales funcionarios a dimitir y una transición a un gobierno interino.

Por supuesto que tal medida podría tener lugar de cualquier manera sin la aprobación de EEUU. Pero en un momento en que parece haber por lo menos un mínimo de reconocimiento en la Casa Blanca acerca de la profundidad de este mar de cambios en Medio Oriente, tal vez no es demasiado esperar que el gobierno de Obama tratará de moverse con la historia, y no en contra. La presión está en marcha. La oposición de Egipto ha llamado a una huelga general el lunes, 31 de enero y el martes, 1 de febrero para una "protesta de los millones".

EE.UU. se enfrenta a un desafío estratégico en el Medio Oriente más allá incluso de lo que muchos estrategas de la Casa Blanca y del Pentágono reconocen. Los años en los que Washington tenía la última palabra en la región basada en las exigencias del petróleo, Israel y una versión de "estabilidad" han quedado definitivamente atrás. Una posibilidad es que los EE.UU. simplemente pierdan, una pieza más del imperio que se desmorona. Al igual que en América Latina, donde las dictaduras militares respaldadas por EE.UU. dieron origen a las versiones civiles con respaldo de Washington mientras continuó apoyando a los militares pero finalmente perdió el poder ante unos movimientos sociales organizados exigiendo mucho cambios más fundamentales, los EE.UU. sólo podría perder influencia en el Oriente Medio.

Hay, sin embargo, otra posibilidad, a través del cual EE.UU. - no Washington, sino el pueblo de los Estados Unidos - en realidad podría ganar una mayor influencia, mayor seguridad real y mayor estatura en el mundo. Para ello sería necesario algo más que una "nueva estrategia en Oriente Medio." Eso significaría cambiar la misma definición de "estrategia" e "intereses estratégicos" que ha dado forma a la política exterior de los EE.UU. durante generaciones. Si la administración Obama adoptase un enfoque totalmente diferente, basado en un compromiso real con la igualdad global y el internacionalismo, un serio compromiso con el derecho internacional y el respeto de otras naciones, una nueva comprensión de los derechos de las personas, no sólo los gobiernos, para determinar su propio futuro, imagínense lo que sería una "nueva estrategia para Oriente Medio". El imperio de EE.UU. se derrumba en el Oriente Medio.

Los verdaderos intereses del pueblo de los Estados Unidos no tienen por qué hacerlo.

Ya Washington ha perdido una gran parte de su poder e influencia en la región. Pero como mi colega y experto regional Joshua Landis, señaló, “mientras Bush habló de democracia y promovió la guerra civil y las dictaduras, tal vez Obama sea recordado como el presidente de los EEUU que dejó caer a los dictadores y apostó por la democracia”. Esa no sería una mala herencia.

Phyllis Bennis es miembro del Instituto de Estudios Políticos de EEUU.

Nota del CEPRID: este artículo fue escrito el día 30 de enero. La rapidez con que se producen los acontecimientos hace que algunas partes se hayan quedado algo desfasadas, pero el análisis global que hace no pierde valor alguno.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3076443

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License