CEPRID

La “libanización” de Irak

Viernes 3 de diciembre de 2010 por CEPRID

Lamis Andoni

Al Jazeera

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

El marco de reparto de poder acordado en Irak ha fracasado hasta ahora y no ha sido capaz, durante ocho meses, de poner fin al punto muerto sobre la estructura de un nuevo gabinete. El punto muerto, debido al regateo sobre los puestos clave, es un reflejo de cómo después de la invasión de Irak el país ha sucumbido a la rivalidad étnica y sectaria, que, a su vez, también ha obstaculizado su recuperación económica y política.También es indicativo de cómo el país se ha convertido en un parque infantil para los diferentes poderes regionales e internacionales que compiten por la influencia y los recursos de petróleo de Irak.

El acuerdo alcanzado a principios de este mes permitiría a Nuri al-Maliki, el primer ministro en funciones, formar un nuevo gobierno a pesar de que la coalición Iraqiya consiguió dos escaños más que la Alianza del Estado de Derecho en las elecciones parlamentarias.

El acuerdo establecía una fórmula sectaria y étnica al “estilo libanés” que podría ser más una receta para la inestabilidad constante que un garante de la reconciliación nacional. Es irónico que estemos asistiendo a la ’libanización” de Irak en el momento exacto en que este tipo de fórmula para compartir el poder puede ser la causa de la "iraquización" del Líbano, como muchos temen ahora que el Líbano está al borde de la lucha inter sectaria.

La distribución sectaria del poder en Líbano no lo ha salvado de la rivalidad sectaria, sino más bien en varias ocasiones ha sumergido al país en la violencia civil e incluso la guerra. En consecuencia, el Líbano se ha convertido en rehén de su sistema sectario, con todas las partes, en abierta competencia, buscando constantemente el poder por miedo a ser marginados.

El sistema emergente en Irak de compartir el poder da el cargo de presidente a los kurdos, el puesto de primer ministro a los chiítas, mientras que los sunitas o se quedan con (dependiendo de su punto de vista) la portavocía de la posición del Parlamento y probablemente también la vicepresidencia.

No está claro cómo otros grupos étnicos y sectas del país reaccionarán a esto, y si bien no son lo suficientemente potentes como para impactar el sistema político, su marginación podría aumentar las tensiones que se padecen en Irak.

Los vecinos

Al igual que en el Líbano, los vecinos de Irak quieren que en Irak se adopte un sistema para compartir el poder a condición, por supuesto, que sirva a sus intereses.

El emergente sistema político de Irak es un producto directo de la invasión de EE.UU. y la complicidad de Irán tanto en la invasión y la subsiguiente ocupación. E Irán, hasta el momento, sale de ella con la mano más fuerte, como el primer ministro que es la principal autoridad del poder.

Los países árabes vecinos, suníes, también han desempeñado un papel en la consolidación de las divisiones dentro de Irak, ya sea por ayudar directamente a las fuerzas de EE.UU. o al no ayudar a Irak a mantener su unidad. En las deliberaciones que condujeron al acuerdo marco, los países árabes apoyaron inicialmente el bloque sunita Iraqiya, en parte para aumentar la representación sunita en el gobierno y para contrarrestar la influencia de Irán.

Los EE.UU. también parecen favorecer el líder del bloque Iraqiya, Iyad Allawi, un político chií que no pudo conseguir apoyo iraní.

Allawi, quien mantiene fuertes lazos con los Estados del Golfo y los vecinos árabes de Irak, regresó a Irak después de la invasión con el apoyo de la CIA y el Departamento de Estado de EEUU. Los despiadados bombardeos de Faluya son recordados como uno de los episodios más sangrientos de la ocupación de EE.UU., durante el cual los grupos de derechos humanos documentaron el uso de municiones prohibidas.

A pesar de ello, para los sunitas iraquíes Allawi representaba la única opción que puede garantizar el apoyo de los EE.UU. y los estados árabes para una coalición que trató de socavar el gobierno de los partidos sectarios chiítas apoyados por Irán. La coalición Iraqiya ganó y un acercamiento entre Estados Unidos y Siria garantizó el apoyo de Damasco a Allawi, que también contó con el apoyo de Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Jordania.

Pero todas las conversaciones y mediaciones finalmente fracasaron, lo que llevó a los estadounidenses a dar su apoyo a al-Maliki, siempre que los sunitas también estuviesen fuertemente representados en el gobierno.

Zona de juegos para la política

Así que lo que comenzó como un posible desafío a un gobierno sectario chií apoyado por Irán dio lugar a un sistema sectario-étnica para compartir el poder que le da supremacía a las divisiones étnicas y sectarias sobre la identidad colectiva.

Tan alarmante como la perpetuación de estas divisiones es el hecho de que la lucha por el poder es esencialmente entre las élites gobernantes que han sido ampliamente promovidas, e incluso creadas, por la ocupación, mientras que los iraquíes siguen estando excluidos.. En su mayor parte, estas élites políticas están vinculadas a las partes externas, en particular Irán, los EE.UU. y Arabia Saudita.

Ahora, incluso los que apoyaban la coalición Iraqiya y vieron los resultados de las elecciones como un triunfo sobre lo que consideraban como un proyecto sectario se sienten excluidos; los países árabes ven principalmente, y a veces como el único, a Allawi como ’su hombre’ y no como quien conduce la coalición.

Tanto los países árabes como Irán (pero con menos éxito) están tratando a Irak como un campo de juegos en los que compiten por la influencia en lugar de apoyar un proyecto alternativo de nación.

En el Líbano, las fuerzas externas han intervenido en repetidas ocasiones para garantizar la estabilidad al mantener el equilibrio de su sistema sectario.En Irak, sin embargo, el acuerdo está fallando desde el principio: no conduce a la formación de un nuevo gobierno, ni a una garantía de estabilidad política temporal.

Además, al impedir a la coalición ganadora la formación de un gobierno los políticos iraquíes no sólo establecen un régimen sectario imperfecto sino que están sentando las bases para un sistema de dominación sectaria.

Lamis Andoni es analista y comentarista sobre asuntos de Oriente Medio y Palestina.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3103504

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License