RADIOS LIBRES A DEBATE

IROLA IRRATIA (Bilbo)

1. Haced un breve repaso del proyecto: cuando surge, con qué objetivo y cómo ha ido evolucionando. Cómo se da la transición de radio de barrio a radio libre. ¿Cuál es vuestra relación con el barrio?

La historia de Irola Irratia comienza en 1987 cuando un grupo de personas, influenciadas por las radios de otros barrios y pueblos, decide hacer realidad el proyecto de una radio libre en Irala. El primer paso fue presentar la idea a la Asociación de Vecinas del barrio que donó 15 mil pelas, con las que entre otras cosas, se pagaron los carteles en los que se animaba a las personas de Irala a participar en la primera asamblea de la que posteriormente surgiría la Irola. Se okuparon los váteres públicos de la plaza Jaro de Arane, se tiraron tabiques y se levantaron otros, se insonorizó… El nombre original de la radio Irola Irala Irratia proviene de de su propia ubicación Irola (váter) Irala (por el barrio) Irratia (radio), con el paso de los años y no con pocas dificultades (problemas de tipo económicos y con telecomunicaciones) el proyecto se consolida y personas de diferentes partes de Bilbo se incorporan a la asamblea. Es por 1997 cuando la radio pasa a llamarse Irola Irratia puesto que la cobertura y las individualidades que forman el colectivo abarcan mucho más que al barrio de Irala.

Aunque el contexto social y político en el que surgió la radio ha cambiado, el sistema al que combatimos sigue siendo el mismo y nuestros objetivos van en esa linea. Por una parte está la idea de dinamizar y organizar el barrio y el pueblo con un proyecto atractivo que mueva a muchas personas, el ser participe y crear nuestros propios medios sin limitarnos en ser unas meras consumidoras de información. Por otra parte está el objetivo de dar voz a las sin voz y hacer uso real de la libertad de expresión sin mediadoras, y por qué no, formarnos como personas, trabajar de forma colectiva, practicar el apoyo mutuo y la solidaridad son situaciones que nos ayudan a crecer a conocernos y a cambiar el mundo.

Nuestra relación con el barrio es buena. Trabajamos temas comunes, participamos en la asamblea de colectivos de Irala y en la comisión de fiestas, incluso varios colectivos hacen programa en la Irola. De todas maneras, debemos reconocer que desde el momento en el que la radio dejó de ser una radio de barrio, los contenidos de los programas no visibilizan especialmente la realidad del mismo. Esta temporada la Asociación de Vecinas del barrio ha comenzado a hacer un programa quincenal y ayuda mucho a ese acercamiento, pero durante años hemos carecido de esa participación directa del barrio en la radio. Por otro lado durante muchos años la gazte asanblada del barrio hizo un programa semanal en la radio, pero por varias razones hace unos años ya que dejaron de hacer el programa. Nos toca reflexionar a cerca de los motivos por los que esto ocurre y trabajar para ser también la voz del barrio. Como es normal la convivencia tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, pero eso es convivir… Uno de los peores momentos recientes fue el desalojo y txape del Gazte Lokala después de 14 años compartiendo el espacio. Está claro que la radio sin el barrio no existiría.

2. Cuáles son las bases organizativas del proyecto: cómo os organizáis, cómo tomáis las decisiones y cómo es la participación de la gente que hace programas, cómo os financiáis y cómo valoráis la financiación mediante publicidad.

Irola Irratia es una radio asamblearia, autogestionada y antiautoritaria; principios que consideramos que tienen que definir a las radios libres, también hay que mencionar la participación y comunicación directa sin intermediarixs, el carácter no profesional y la horizontalidad. Nos enmarcamos dentro del manifiesto de Villaverde de 1983 .
La organización del colectivo ha variado desde su creación aunque siempre se ha trabajado en comisiones (programación, financiación y propaganda, técnica, relación con colectivos, fonoteca, limpieza, economía…). Al principio todas las personas que participaban en Irola Irratia tenían que integrarse en alguna comisión a parte de pagar la cuota establecida y es alrededor de 1997, que es cuando Irola Irala Irratia pasa a llamarse Irola Irratia, cuando se crean los conceptos de usuarias y participantes en el colectivo. Se llega a la conclusión de que muchas de las personas que participan en los programas no son lo suficientemente responsables con sus comisiones y el grueso de todo el trabajo de la emisora recaía en unas pocas personas. En estos debates se reescriben las bases organizativas de la radio y se crea el concepto de usuarias y participantes en el colectivo. Las personas del colectivo pagan una cuota anual de 25 euros y son las responsables de la toma de decisiones y el funcionamiento de la radio, participando activamente en las asambleas semanales, las personas usuarias son aquellas que por tiempo o por otros motivos solo aportan el programa semanal y pagan una cuota mensual de 7 euros por persona, compensando así la falta de implicación en el colectivo. Este tema es un debate actual, se considera que esta distinción puede distanciar a unas personas de otras e incluso impedir que se involucren en la asamblea, pero también, es importante ser conscientes de la realidad de los movimientos sociales, de falta de implicación y compromiso y como esta decisión de discriminar también puede ser válida puesto que somos más conscientes de nuestras capacidades y limitaciones y nos podemos marcar metas alcanzables…

La financiación de la radio la llevamos adelante por distintos medios, por un lado están las cuotas que las usuarias y las personas del colectivo pagamos y que son un aporte fundamental y por otro está la venta de material de la radio y las distintas actividades que se realizan a lo largo del año. Estas actividades (conciertos, comedores, emisiones…) son importante no solo para financiar la emisora sino que consideramos que la presencia de Irola Irratia tiene que extenderse a muchos mas ámbitos que a la FM puesto que la radio es un medio y no un fin en sí misma. Consideramos importante recalcar que siempre intentamos hacer uso de los espacios que tienen un fin común a la radio como son los gaztetxes y los lugares autogestionados (la experiencia nos lo impone) y damos más prioridad a la forma de funcionar de cada lugar que al hecho de sacar dinero. Además, desde la asamblea de Irola Irratia, se intenta fomentar que el dinero de las cuotas se obtenga a través de actividades de financiación y socialización de la radio, de sus integrantes y del pueblo, ya que encaja a la perfección con la filosofía del colectivo, aunque la decisión la toma cada persona y cada programa.

Respecto a la financiación mediante publicidad pensamos que el ser dependientes de terceras personas puede condicionar nuestro funcionamiento, además, emitir publicidad comercial es colaborar en la perpetuación de un sistema que intentamos combatir. El mercado se basa en crearnos necesidades y dependencias absurdas e innecesarias y la publicidad toma un papel relevante en todo esto.

3. ¿Qué es y cómo afecta la Ley de telecomunicaciones? ¿Habéis discutido la cuestión de la legalización y la obtención de licencias? ¿Habéis tomado alguna postura común? ¿Qué otros ataques están sufriendo las radios libres?

La ley de telecomunicaciones es un ordenamiento radioeléctrico de las instituciones, se supone que por ley se reconocen tres sectores el público (instituciones), el privado (empresas), y el comunitario o sin ánimo de lucro. El estado siempre quiere controlar lo que pasa a su alrededor y con las emisiones en FM no hacen ninguna excepción, el 90 por ciento de las emisoras que emiten, si no es más, no tiene licencia ninguna, aunque existe permisividad o reconocimiento hacia algunas de ellas. Esto supone que la pelea por tener un dial se gane a base de potencia de emisión/dinero lo que deja a las radios libres en un lugar muy complicado. Por eso y por otras cuestiones algunas radios “libres” buscan su continuidad y reconocimiento mediante la obtención de licencias en el tercer sector. Respetamos esta decisión por parte de otras radios ya que se trata de proyectos diferentes al nuestro. Proyectos afines pero diferentes.

En las asambleas de la Irola se ha debatido muchas veces el tema de participar en el concurso de las licencias o no y nuestra decisión final fue la de no hacerlo. Tomamos esta decisión porque creemos que nuestro proyecto lo legitiman la gente que hace uso de la radio, desde las personas mas implicadas en el colectivo hasta los oyentes, y no las instituciones. Aparte de eso, en el supuesto de conseguir una licencia, no creemos que sea un seguro de nada, es mas, creemos que en lo único que repercutiría la legalización de la radio seria en un control mas estricto por parte de las instituciones. Ya que la historia nos demuestra que si el sistema quiere cargarse algo se lo carga por muy “legal” que sea (ejem. Egin, Egunkaria). De todas maneras esto es solo una opinión, hay radios libres que si que han tomado ese camino y nos parece totalmente legitimo, cada uno sabrá que es lo mas conveniente para con su proyecto. Nosotras empezamos hace mas de 25 años con esta idea y seguimos en ella porque creemos que es la mejor para llevar acabo nuestros objetivos: ser un medio de comunicación libre al alcance de todo el que lo necesite. Para terminar decir que recientemente se ha hecho público el resultado del concurso del Gobierno Vasco respecto a la ordenación del dial en la FM en el que muchas de las radios libres históricas de Euskal Herria participaban. La mayoría de las solicitudes han sido denegadas. Esta ordenación además de confirmar nuestras sospechas supondrá que muchas radios comerciales con gran potencia se tengan que mover de sus diales actuales y seguramente muchas radios con menos potencia, como son las libres, se verán amenazadas. Este será un problema que tarde o temprano tengamos que afrontar.

Otro de los frentes que tenemos abierto es la presión por parte de las entidades gestoras de derechos de autor, como SGAE, AGEDI, etc. Y aunque en los últimos años este tipo de entidades estén muy desacreditadas por los abusos que han cometido, esa crítica se focaliza más en las organizaciones que en la idea de propiedad intelectual, un concepto que sólo tiene sentido en una sociedad en la que todo es mercancía. En ese sentido siempre hemos apostado por impulsar a la gente que trabaja y comparte sus creaciones al margen de esta lógica.

4. ¿Cómo valoráis la irrupción de las nuevas tecnologías y redes virtuales en el campo de la comunicación? ¿Cómo veis el futuro de las radios libres como herramienta comunicativa? ¿Qué limitaciones creéis que tenéis que superar?

Las nuevas tecnologías facilitan pero también complican las relaciones entre las personas. Por un lado pueden acercarte a lugares que de otra manera jamás llegarías (emisión por internet, podcast y servidores de descargas automáticas) también facilitan las emisiones 24 horas, la comunicación entre las personas de la radio y la búsqueda de información. Por contrario se pueden situar factores importantes como la deshumanización de las relaciones personales y el mayor control social. Esto entre otras cosas ha influido en que no participemos en ninguna red social, a pesar de que en los debates que se han dado en la asamblea existen voces a favor de utilizar estas redes siempre que se enmarquen dentro de la comunicación, divulgación y convocatoria de actividades.

El futuro de las radios libres está directamente relacionado con el futuro de los movimientos sociales de base. Mientras existan desigualdades y temas que denunciar existirán personas dispuestas a hacerlo, en este contexto la comunicación toma un papel muy relevante. Un ejemplo de esto es que lejos de desaparecer, las radios libres, toman fuerza en situaciones de desigualdad y hoy en día siguen surgiendo proyectos de radios libres en algunas ciudades. Otro ejemplo puede ser la represión que están sufriendo algunas radios libres como Radio Pica (Barcelona), Radio Contrabanda (Barcelona), Radio QK (Oviedo) o Radio Pimienta (Canarias). Además hoy en día con las nuevas tecnologías es mucho más fácil acceder a los equipos y materiales necesarios para poder emitir.

Las limitaciones más importantes a las que se tienen que afrontar las radios libres es por un lado la falta de implicación y desmovilización generalizada y las dificultades que supone estar organizadas en colectivos asamblearios (compromiso, responsabilidad…). Y por otro lado están las trabas institucionales (ley de telecomunicaciones, interferencias con la radios comerciales…) que traen grandes quebraderos de cabeza. A todo esto hay que sumarle el esfuerzo que supone mantener unos medios de comunicación como estos que solamente dependen del trabajo desinteresado de muchas personas.

5. ¿Tenéis algún tipo de coordinación con otras radios, ya sea a nivel local, nacional o estatal?

Existen redes a nivel de Euskal Herria y del estado Español pero no participamos activamente en ninguna de ellas. En Euskal Herria funciona desde hace años la red Arrosa que básicamente fomenta el intercambio de programas entre radios, la decisión de no participar se basa en que algunas radios de esa red ponen publicidad y no estamos dispuestas a compartir nuestros programas con radios que luego te pongan una cuña comercial en medio del programa. A nivel del estado Español existe la red denominada Tercer Sector pero por razones parecidas tampoco colaboramos con ella. Con esto no queremos decir que estemos en contra de este tipo de organización sino que simplemente no nos identificamos con ellas.
Sí que es verdad que a nivel personal o de radio tenemos comunicación con bastantes radios y nos intercambiamos programas e información. En los últimos años, en un esfuerzo por acortar distancias con proyectos afines, hemos organizado visitas a otras radios y colaboramos con Tas-Tas Irrati Librea en la emisión de un programa conjunto (Al Abordaje) y en algunas emisiones en la calle en ocasiones especiales. En este tema de coordinación es otro en el que nos tendríamos que aplicar mejor.

TAS-TAS IRRATIA (Bilbo)

1. Haced un breve repaso del proyecto: cuando surge, con qué objetivo y cómo ha ido evolucionando. ¿Os consideráis una radio libre? ¿Qué diferencia hay entre una radio libre y una radio comunitaria?

Tas-Tas irrati librea es un proyecto radiofónico del movimiento popular que surgió en 1992 tras el cierre de la mayor parte de las radios libres del área metropolitana de Bilbao. Su propósito era aprender de la experiencia de la primera generación de radios libres y poner en marcha una radio con los mismos objetivos, básicamente ser una radio del y para el movimiento asociativo y cultural en el sentido más amplio y desde una perspectiva de liberación social y nacional.

Previamente se había creado la agencia de noticias Tas Tas o Tas Tas agentzia, que se montó en 1986, después de unos encuentros que se celebraron en Euba (creo que fueron los IV Encuentros de RR.LL. de Euskadi) Primero se abrió la oficina de Gasteiz y la de Bilbao se abrió después (1987). De ahí el nombre.

Radio libre y radio comunitaria en nuestro caso significa lo mismo. Es una radio sin ánimo de lucro en la que el trabajo y la financiación voluntarios son fundamentales, las formas organizativas son anti-autoritarias y que tiene como objetivo potenciar la libre expresión de las personas y los colectivos que dinamizan y transforman la sociedad en un sentido liberador y solidario.

Entre unas radios libres o comunitarias y otras hay grandes diferencias pero ello no depende del nombre sino de las motivaciones de las personas que las conforman.

2. Cuáles son las bases organizativas del proyecto: cómo os organizáis, cómo tomáis las decisiones y cómo es la participación de la gente que hace programas, cómo os financiáis y cómo valoráis la financiación mediante publicidad.

La organización de Tas-Tas es asamblearia en el sentido de que son las personas activas de la radio quienes toman las decisiones. El órgano supremo es la asamblea pero ésta se reúne anualmente o cuando las circunstancias –normalmente problemas extraordinarios- lo exigen. Durante años ha sido una coordinadora formada por personas que voluntariamente aceptan ocuparse de las tareas generales de la radio la que ha llevado el peso de las decisiones del día a día.
Desde hace unos 10 años en Tas-Tas ha habido alguna persona liberada lo que permitió dar un gran salto en materia de programación pero que a la vez supuso un gran esfuerzo económico para la Asociación y, con el tiempo, una disminución del interés por las tareas comunes de las personas que hacen programas.

En la última época se ha tratado de funcionar de una forma más convencional con la Asamblea Ordinaria, un Comité Permanente de 4 personas y un órgano asesor (Comité de Gestión) formado por personas que voluntariamente colaboran en las tareas generales de la radio.

La fórmula pareció funcionar posibilitando además un relevo generacional pero los problemas económicos han puesto de nuevo a la radio en crisis por la dimisión de la dirección y la ausencia de personas voluntarias para hacer el relevo de la misma.
Actualmente seguimos tratando de resolver esta problemática -que en realidad es el nudo gordiano que queremos deshacer desde el principio- y que pasa por aumentar el nivel de conciencia de las personas que formamos el colectivo sobre la necesidad de participar en las tareas de dirección, organización y financiación de la radio. (En realidad debemos reconocer que éste mismo fue el principal motivo por el que desaparecieron las RRLL de los años 80).

En cuanto a la financiación de Tas-Tas tenemos dos fuentes fundamentales: las cuotas de bazkides y languntzailes, y la txosna Zaratas que participa en la Aste Nagusia de Bilbao. Son ingresos que hay que trabajárselos pero que dependen del propio colectivo y le permiten trabajar con independencia.

También hemos experimentado con otras fuentes. Una ha sido los proyectos subvencionados por instituciones que han permitido mejorar la infraestructura de la radio, nuestra formación y nuestra presencia social pero que económicamente aportan poco a la financiación del colectivo.

Otra más, la oferta de productos radiofónicos que van desde el alquiler de nuestros estudios, a grabaciones y emisiones de cuñas, a colectivos sociales o culturales, instituciones o pequeños establecimientos.

La utilización de la publicidad como medio de financiación está aprobada por la Asamblea de la radio pero somos conscientes de que los ingresos no serán muy significativos por el tipo de emisora que somos, por el tipo de publicidad que haríamos y porque exigiría un nivel de gestión al que no llegamos ni de lejos.

3. ¿Qué es y cómo afecta la Ley de telecomunicaciones? ¿Habéis discutido la cuestión de la legalización y la obtención de licencias? ¿Habéis tomado alguna postura común? ¿Qué otros ataques están sufriendo las radios libres?

La Ley de telecomunicaciones que antes nos ignoraba ahora reconoce nuestro teórico derecho a la existencia pero como no va acompañada por la concesión automática de licencias a las radios libres históricas, ni por concursos para conseguirlas, pues eso…es algo como el derecho al trabajo, a la libertad de expresión y a tantas otras cosas que brillan por su ausencia.

Esto nos ha obligado a presentarnos al concurso de licencias del Gobierno Vasco a pesar de que ni era un concurso específico para radios de Tercer Sector, ni tenía en cuenta la discriminación que sufrimos las RRLL que no tenemos ni una sola radio legalizada en el dial.

En este tema seguimos la línea de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias y de la ReMC

4. ¿Cómo valoráis la irrupción de las nuevas tecnologías y redes virtuales en el campo de la comunicación? ¿Cómo veis el futuro de las radios libres como herramienta comunicativa? ¿Qué limitaciones creéis que tenéis que superar?

La radio como tal creo que va perdiendo protagonismo frente a otros medios de comunicación pero las nuevas tecnologías permiten una comunicación más global. La radio, a través de su web, puede parecer un periódico con sus artículos, o una tv con sus videos. No pierde su carácter local pues se puede sintonizar, o consultar o descargarse audios… en todo el mundo. El nivel de colaboración posible con otros medios libres y comunitarios es enorme.

El campo que se abre es enorme, las posibilidades casi infinitas… el problema somos nosotros y nosotras. ¿Seremos capaces de utilizar estas herramientas para hacer un mundo mejor?

5. ¿Tenéis algún tipo de coordinación con otras radios, ya sea a nivel local, nacional o estatal?

Son varias las colaboraciones y a diversos niveles. Somos miembros de la Red de Medios Comunitarios (ReMC) y a nivel internacional también de AMARC. Organizaciones ambas al servicio del movimiento de los medios comunitarios y que aglutinan, coordinan y defiende los fines de una diversidad de estos medios, iniciativas y prácticas de comunicación ciudadanas englobadas dentro del denominado Tercer Sector de la Comunicación, y en nuestro caso la radio.

De igual modo formamos parte de Arrosa Sarea, la plataforma de trabajo en común de las radios de Euskal Herria. En estos espacios también compartimos contenidos, programas o espacios radiofónicos que permiten enriquecer la oferta de cada medio.
Así mismo se llevan a cabo actividades, proyectos o campañas de manera conjunta que en ocasiones se articulan en programas especiales debido a fechas, iniciativas eventos puntuales.

Fruto de la coordinación son también los programas producidos, realizados y emitidos de manera conjunta: Con Hala bedi de Gasteiz, Eguzki de Iruña realizamos de lunes a viernes el magazín Suelta la Olla. Y por las tarde con: Antxeta de Hendaya, Info7 en Urruña y la propia Hala bedi realizamos Zebrabidea, magazín diario en euskara. Además con Irola Irratia hacemos un programa semanal que resume los contenidos de estas dos radios libres de Bilbo.

HALA BEDI IRRATIA (Gasteiz)

1. Haced un breve repaso del proyecto: cuando surge, con qué objetivo y cómo ha ido evolucionando.

Hala Bedi irratia nació en 1983. Una década, los ochenta, de nuevos aires de libertad, de creación de movimientos alternativos y populares entre los jóvenes, en una ciudad como Gasteiz, que había sido hasta entonces de militares y curas. Los primeros años estuvieron marcados por la represión policial, con continuos desalojos y cierres, pero la radio siguió adelante. Hala Bedi irratia nació, no sólo como un medio de comunicación, sino que pretendía ser un movimiento social más, un factor de agitación en la ciudad, el revulsivo que posibilitara la acción crítica. En 1987 llegó la estabilidad con la nueva sede, que lo sería los próximos 17 años. Esto, sumado al cese de desalojos, trajo un nuevo debate: el de los contenidos del mensaje radiofónico.

Además, se empiezan a explorar nuevas fórmulas de financiación que superen las tradicionales. Descartadas las ayudas institucionales, se empezaron a idear otras formas como la de abrir un bar perteneciente a la radio, lo que ahora es Hala Bedi Taberna, o la existencia de los socios como un factor positivo para la economía de la radio. La existencia de estos haría que los presupuestos, enormes para hacer funcionar una radio libre, fuesen más constantes. La estabilidad de local y de programación y una mayor calidad, supuso un salto cualitativo para la radio que abrió las puertas a mayor cantidad de oyentes. Para mantener la calidad técnica y de contenidos se organizaron e impartieron cursillos de aprendizaje: se desarrollaron cursos de periodismo y de técnicos. Así, los nuevos programas debían cumplir un mínimo de calidad y la franja horaria asignada.

En el año 2000 se celebró la asamblea de Barria: miembros de la radio se dieron cita en unas jornadas que buscaban fijar el carácter de la radio, así como los mínimos comunes que abarcasen todas las sensibilidades existentes dentro de la radio. Además se fijan parámetros que antes, aun teniéndolos en cuenta, no se definían. Así en el tema del euskara se fijan aspectos cuantitativos como cualitativos y se profundiza en el aspecto de la financiación. Se necesita más dinero para más material y tecnología y se pone en marcha la campaña 666 para la captación de nuevos socios, que para 2004 habría conseguido 630 halabelarris. Además se consolida la apuesta de la radio por el formato propio del magazine: Suelta la olla y Bagazina. Este trabajo es imprescindible para poder desarrollar un verdadero proyecto comunicativo independiente y alternativo.

En el 2005 se inaugura nueva sede, mucho más grande. El próximo 6 de agosto de 2013 Hala Bedi irratia cumple 30 años. Esta última década ha sido, sin duda, la de la expansión y el crecimiento. Desde que la radio se estableció en los nuevos locales, con dos pisos, una amplia redacción y nueva infraestructura técnica, repartida en 4 estudios diferentes; la radio ha crecido en cuanto a oyentes, calidad y también retos. Ahora Hala Bedi es un colectivo, que pretende abrir una nueva radio, una monolingüe, en euskera (Hala Bedi bi). Mientras, Hala Bedi, la bilingüe, que nació hace 30 años, emite más de 30 programas propios, que suman 100 participantes; además emite programas de la red de radios ARROSA y sus dos magazines fundamentales (SLO y ZEBRABIDEA), se hacen en colaboración con otras radios libres como TAS TAS, Eguzki y Antxeta.

En esta década Hala Bedi se ha consolidado como referente entre los medios de comunicación alternativos. Es también un lugar de encuentro de los movimiento sociales de Gasteiz; pero además tiene identidad propia como colectivo. Ha puesto en marcha nuevos proyectos como la página web o Halabideoak. Este último año, y tras un debate ideológico que lo avaló, se ha presentado al concurso de licencias radiofónicas, que el Gobierno vasco ha abierto después de 25 años. Ha conseguido licencia para la radio en euskera, que comenzará a emitir antes de un año; pero le ha sido rechazada la licencia para la Hala Bedi histórica. Para Hala Bedi esto es el reflejo de que las instituciones no tienen en cuenta la existencia de las radios comunitarias, y una lucha, la de la reivindicación de esta identidad, que seguirá adelante.

2. Cuáles son las bases organizativas del proyecto: cómo os organizáis, cómo tomáis las decisiones y cómo es la participación de la gente que hace programas, cómo os financiáis y cómo valoráis la financiación mediante publicidad.

La radio tiene un funcionamiento asambleario que se basa en la autogestión. Existe una asamblea semanal que se encarga de las decisiones que incumben al funcionamiento diario de la radio y las que marcan el camino a seguir a medio largo plazo, donde puede participar cualquier persona que forme parte, de una u otra manera, de Hala Bedi o incluso cualquier movimiento social o asociación que quiera proponer cualquier cosa a dicha asamblea. Contamos con ocho comisiones o grupos de trabajo: comisión técnica, comisión de fonoteca, comisión de cuñas, comisión de economía, comisión de programación, comisión de comunicación interna, comisión de comunicación externa y comisión de internet. Cada comisión asegura su participación semanal en la asamblea mediante una persona, por lo menos. Las comisiones y la asamblea se nutren de gente que está haciendo programas o simplemente participa en una labor concreta de alguna de esas comisiones. Calculamos que la cantidad de gente que participa haciendo programas se acerca a la centena, la participación en las asambleas y comisiones no es proporcional, por eso, una de las labores más importantes de los últimos años ha sido la coordinación interna y fomentar la participación de la gente en diferentes espacios de trabajo. Cada comisión cuenta, como mínimo, con tres personas, en alguna llegan hasta seis. En los últimos años hemos tenido un liberado que se encargaba de la coordinación diaria de la radio, los últimos dos años estamos funcionando sin liberad@, lo cual supone mayor esfuerzo por parte de todos quienes formamos este colectivo.
El órgano de decisión mayor es la asamblea general, donde participa toda la radio o incluso los socios/socias de la radio que quieran. Se suelen hacer cada dos meses.
Nuestra principal fuente de financiación son l@s Halabelarris (soci@s). Hoy en día, tenemos cerca de 600 soci@s pero siempre seguimos esforzándonos, mediante campañas llamativas, para conseguir mayor cantidad de gente que aporte cada mes la cantidad de dinero que pueda, según sus posibilidades. Por otra parte, celebramos conciertos o fiestas para autogestionar cosas concretas, ponemos txosna en fiestas de Gasteiz y vendemos material de Hala Bedi, que también aportan lo suyo a la economía de la radio.

Nunca hemos apostado por la publicidad de cualquier cosa que se realice con ánimo de lucro. Creemos que nuestra función es publicitar eventos de movimientos populares o asociaciones que trabajan a favor de la transformación social.

3. ¿Qué es y cómo afecta la Ley de telecomunicaciones? ¿Habéis discutido la cuestión de la legalización y la obtención de licencias? ¿Habéis tomado alguna postura común? ¿Qué otros ataques están sufriendo las radios libres?

La ley de telecomunicaciones regula lo relativo a las emisiones de televisión y de radio. La ley afecta a todo colectivo que pueda trabajar en estos campos. Según la ley el espectro radiofónico en un mercado –el término “mercado audiovisual” se repite una y otra vez en la ley- y no un espacio público donde tod@s tenemos el derecho de participar. Toda la ley está hecha a la medida de las radios comerciales.
Lo único positivo de la ley es que por primera vez, se reconoce “el tercer sector”, el sector de las radios comunitarias (conocidas como radios libres en EH). Aun así no se articulan medidas para garantizar la protección sobre estas radios.

El Gobierno de Navarra y País Vasco cogieron como base la ley estatal y prácticamente hicieron un “corta y pega”. Habría que subrayar que el estado dice que licencias se deben repartir, pero son las Comunidades Autónomas las que dicen “cómo” se tiene que hacer. En este sentido ambos gobiernos no han reservado ninguna licencia para radios comunitarias y la promoción del idioma nativo ha quedado en un segundo plano.

La asamblea da la radio habló y discutió en varias ocasiones sobre la cuestión de la legalización y las licencias. En los años 80-90 nuestra filosofía era esta: “nosotros tenemos todo el derecho a emitir y no hace falta pedir permiso a nadie.” Ahora el pensamiento sería este: “Tenemos todo el derecho para emitir, lo hacemos, pero el estado debe garantizar el derecho a la comunicación y la libertad de expresión, y por lo tanto debe garantizar la existencia de radios comunitarias que son las que con sus estructuras participativas permiten la participación ciudadana”.

Hemos visto que la actual situación “desregularizada”, el que no haya control beneficia a las grandes cadenas comerciales. El dial es un espacio finito, donde sólo pueden entrar una cantidad concreta de radios. En las ciudades el dial está saturado, hay muchas radios y las radios con más dinero, tienen antenas más grandes y desplazan o echan a las más pequeñas (normalmente las comunitarias). Es “la ley de la selva”, el más fuerte gana.

Desde Hala Bedi se decidió participar en el concurso de licencias de radio, siempre teniendo en cuenta que la supuesta obtención de la licencia no podría cambiar nuestra forma de trabajar u organizarnos.

4. ¿Cómo valoráis la irrupción de las nuevas tecnologías y redes virtuales en el campo de la comunicación? ¿Cómo veis el futuro de las radios libres como herramienta comunicativa? ¿Qué limitaciones creéis que tenéis que superar?

HBI es buena conocedora y usuaria de algunas de esas herramientas desde hace años. A mediados de los 90 comenzamos el proceso de digitalización de la emisora, fuimos de los primeros sufridores del Internet vía módem y publicamos nuestra primera página web a finales del siglo pasado. Actualmente son cada vez más los colectivos, movimientos sociales y medios de comunicación alternativos que tienen su espacio en la red, aunque es cierto que para nosotros supone otro esfuerzo añadido, pero es actualmente un altavoz fundamental para extender los resultados de nuestro trabajo y para abrir nuevas vías de participación popular en las radios.
Muchos dicen que los medios “tradicionales” de comunicación, con la llegada de la “revolución en la nube” van a tener que adaptarse o morir. Además, tanto en el caso de los privados como de los públicos la situación actual es muy complicada para ellos. Pierden dinero por valor de millones de euros, se fusionan-absorben para sobrevivir en el mercado, despiden a cientos de trabajadores, invierten en otros sectores para intentar cuadrar sus cuentas…

En este contexto, no son las radios libres las que están agonizando precisamente. Nuestra financiación y participación popular, el cada vez más avanzado trabajo en común de tú a tú (sin fusiones ni absorciones) y las características específicas de la radio como medio de comunicación muy particular, nos hacen ser optimistas sobre su futuro.

Hablamos de colectivos de funcionamiento horizontal y trabajo voluntario. Características positivas en sí y que además son “la marca de la casa”. Pero también queremos hacer y hacemos una labor “profesional” comunicativamente hablando. Los retos y limitaciones son nuestra preocupación en el día a día. Tenemos que coordinar a cientos de personas que dedican fundamentalmente su tiempo libre a participar del colectivo. Cómo exprimir de la mejor manera posible el trabajo de cada uno en coordinación con el de los demás es la pelea de todos los días del año.

5. ¿Tenéis algún tipo de coordinación con otras radios, ya sea a nivel local, nacional o estatal?

En estos momentos nos relacionamos con otras radios a través de ARROSA. ARROSA es una red de radio de EH en el que participan unas 20 radios. En esta red participan sobre todo radios comunitarias, pero también participan radios euskaldunes que emiten a nivel local. Desde ARROSA ponemos cosas en común y nos ayudamos mutuamente en diferentes aspectos. Tenemos intercambio de conocimientos técnicos, procedimentales etc.

Por otro lado, una de las más eficientes tareas que hacemos en ARROSA es el intercambio de programas radiofónicos. Esto ha supuesto una gran ayuda sobre todo a las radios más pequeñas, que ahora pueden tener una programación bastante “digna”. Hala Bedi emite unos 10 programas de otras radios, y unas 6 programas de Hala Bedi se pueden escuchar en diferentes puntos de EH.

Por otra parte señalar que tenemos relación directa y compartimos la producción del magazine mañanero Suelta La Olla con Eguzki y Tas-Tas irratia.

Por último decir que Hala Bedi en miembro de AMARC desde comienzos del año 2012. Esta es la Asociación Mundial de Radios Comunitarias. En ese sentido hemos visto que en muchos países las radios comunitarias tienen un espacio radiofónico reconocido y reservado. En aspectos de recuperación y difusión de lenguas nativas también hemos visto experiencias y legislaciones mucho más avanzadas.

RADIO ELA (Madrid)

Haced un breve repaso del proyecto: cuando surge, con qué objetivo y
cómo ha ido evolucionando.

Radio ELA (Emisora Libre Autogestionada, nada que ver con las siglas de cierto “sindicato” que tenéis que soportar por la Zona Especial Norte…) comenzó a emitir el 1º de mayo de 2008. Lo hizo un grupo de personas que procedían de otros proyectos de contrainformación y radios libres con ganas de crear una nueva emisora desde cero en la que se sintieran a gusto y con libertad para expresarse y hacer radio.
Desde el principio se ha liberado el 100FM de Madrid capital, con muchos problemas técnicos para hacerlo bien y con continuidad, y se ha funcionado por internet con la web www.radioela.org. La evolución ha ido marcada fundamentalmente por la entrada de personas nuevas con distintas procedencias e intereses; y por los cambios de locales desde los que hemos emitido, debido básicamente a desalojos policiales al estar vinculados -por filosofía y necesidad- al movimiento de okupación de la capital del Reino.

Cuáles son las bases organizativas del proyecto: cómo os organizáis, cómo tomáis las decisiones y cómo es la participación de la gente que hace programas, cómo os financiáis y cómo valoráis la financiación mediante publicidad.

Radio ELA no es un colectivo demasiado grande… ¡al menos todavía! Aquí no se viene a simplemente hacer tu programa y olvidarte: hacer un programa en ELA implica ser parte del colectivo radio ELA, para “alquilar” un espacio hay otros proyectos radiofónicos en Madrid.

Nuestra organización es asamblearia, con asambleas cada 15 días/ un mes; y para tareas concretas existen varias comisiones con la gente más interesada, con más tiempo o con más conocimientos para estas: “bienvenida”, “técnica”, “internet”, “propaganda” etc… Siempre hay carencias y cosas que podríamos hacer mejor, pero esta es la manera de organización por la que apostamos y por la que peleamos.
La financiación es por medio de las cuotas mensuales que paga cada persona (que no cada programa), aunque por supuesto las personas que tengan problemas económicos están exentas de estas cuotas… ¡el dinero no debe ser lo que decida si puedes hacer radio o no! También nos financiamos con las típicas fiestas, cafetas, conciertos, eventos, venta de camisetas…

Con respecto a la publicidad, radio ELA la rechazamos para financiar nuestro proyecto: siempre acabará afectando a de qué puedes hablar o de qué no (aunque sea publicidad “alternativa”. ¿Cómo no voy a pinchar al grupo “Patatín” si nos están pagando por cuñas, cómo voy a criticar determinado conflicto que pueda surgir con el bar del rollo “Patatán” si nos están financiando?) Además de que el trabajo de comercial acaba siendo muy quemante y contaminando todo.

¿Qué es y cómo afecta la Ley de telecomunicaciones? ¿Habéis discutido la cuestión de la legalización y la obtención de licencias? ¿Habéis tomado alguna postura común? ¿Qué otros ataques están sufriendo las radios libres?

En radio ELA, salvo algunas individualidades más interesadas en el tema de las radios libres en general, no nos hemos parado a mirar el tema de la Ley de Telecomunicaciones ni cómo nos afectaría en el contexto de Madrid. No nos hemos planteado en ningún momento el tema de legalizarnos para luchar por una licencia: el espectro radiofónico de Madrid ciudad es la absoluta jungla, no existe ni un solo espacio vacío, te pongas donde te pongas, con o sin licencia, luchas contra radios comerciales, radios piratas comerciales…

Sí tenemos constancia de que la URCM (Unión de Radios Comunitarias de Madrid) está trabajando en esta línea, pero a día de hoy no tenemos ninguna coordinación ni trabajo común con ella. La mayoría de ataques a las radios libres por parte de los poderes públicos (y otros medios similares, como el caso de alguna TV comunitaria como “TeleK”) vienen dados por emitir sin licencia, y pisando a alguna emisora que sí lo tiene; o por emisoras piratas comerciales que te pisan la señal porque tienen más potencia de emisión. “La ley de la selva” del libre mercado, vamos. De todos modos, todos estos problemas hoy por hoy a radio ELA nos pillan algo lejanos… porque como decíamos antes no hemos tenido suficiente continuidad “okupando” el FM.

¿Cómo valoráis la irrupción de las nuevas tecnologías y redes virtuales en el campo de la comunicación? ¿Cómo veis el futuro de las radios libres como herramienta comunicativa? ¿Qué limitaciones creéis que tenéis que superar?

A la hora de escribir estas líneas, radio ELA solo emitimos por internet… ¡así que solo podemos valorar estas tecnologías de manera positiva! Como radio, es relativamente barato y sencillo emitir, y además sin problema legales por el mero hecho de emitir sin licencia (al menos por ahora…). Y como usuario, te permiten acceder a una cantidad de información impresionante, casi según ocurre y saltarte a esos intermediarios interesados que son los “mass media”. Tiene los peligros innegables del control social – y ahí entra mucho la responsabilidad personal y el exhibicionismo cibernético que haga cada cual- y la dependencia de determinadas empresas tecnológicas, por mucho que intentemos apostar por la tecnología libre. Y por supuesto, el hecho de creernos que todo el mundo tiene acceso a internet, que es un error tremendo.

Los problemas de las radios libres creemos que no están en la tecnología que se utilice (radiofrecuencia o internet… son modos de llegar a la gente), sino en el discurso y práctica que se hace, en el compromiso y trabajo político que haya detrás. Mientras haya gente que quiera contar lo que pasa de un modo alternativo al que nos impone el poder… las radios libres serán una herramienta comunicativa válida.
¿Limitaciones? Además de los problemas mencionados antes, ser capaces de llegar por internet no solo a la gente del ghetto que te está buscando específicamente, poder lograr algo similar a eso que pasa en la radio tradicional cuando giran la rueda del dial y aparece “algo” que les interesa.

Otra de las limitaciones a las que nos enfrentamos es la colectivización del conocimiento técnico. Entre todas intentamos que la radio tenga una continuidad técnica pero muchas veces es difícil porque sólo algunos de los miembros de la asamblea tienen conocimientos suficientes para hacer funcionar de nuevo el streaming o solucionar cualquier problema con la continuidad o con la mesa de mezclas, por ejemplo. Así que intentamos que esas personas nos den de vez en cuando talleres de formación para intentar superar las dificultades técnicas que entrañan mantener a flote una radio libre.

¿Cómo está el panorama de las radios libres en Madrid y alrededores? ¿Tenéis algún tipo de coordinación con otras radios, ya sea a nivel local o estatal?

Radios libres entendidas del mismo modo que hacemos nosotros – organización asamblearia, no admisión de publicidad ni subvenciones…- podríamos mencionar con más o menos matices a la actual Radio Carcoma, Radio Utopía, la radio del centro social Tabacalera… y seguro que alguna nos dejamos en el tintero.

También existen varias emisoras comunitarias con las hay mayor o menor afinidad, la mayoría agrupadas en la mencionada URCM, pero no tenemos ningún tipo de coordinación. Esperamos en un futuro poder hacer algún tipo de trabajo conjunto. También existen algunos proyectos de gente que graba sus “podcast” y los sube a internet, pero no son radios, son programas sueltos.