UN NUEVO ORDEN INFORMATIVO MUNDIAL

LA IDEA-FUERZA

El nuevo Orden Mundial es una idea-fuerza, preconizada desde los media estadounidenses que implica una concepción del mundo unitaria y occidentalizada.

Se puede definir idea-Fuerza como la manifestación más simple y fácil con la que se introduce, en la cultura cotidiana de una sociedad, una determinada concepción política.

Occidente es el centro del poder y para ello cuenta con tres factores clave:

El Poder económico que acrecienta frente a la miseria del resto, el poder militar sustentado en el aparato estadounidense, y la capacidad de control de los Mass Media.

Los medios de comunicación de masas constituyen hoy una fuente de legitimidad subyacente ya carente de control democrático.

La circulación de las ideas-fuerza a través de los medios de comunicación es un hecho grave si tenemos en cuenta que el acceso a éstos se realiza desde el poder y este tiende a perpetuarse.

LA GUERRA DEL GOLFO

El más clamoroso ejemplo de dominación mediática de los últimos años se produjo durante la guerra del Golfo. Los aliados (Occidente), invocando la seguridad y en el convencimiento de que las guerras se pierden o ganan por la opinión pública, (véase Vietnam), ejercieron una férrea censura y nos sumieron en la obscuridad informativa.

Los métodos empleados por los militares contra los periodistas son muy importantes porque representan las formas de dominación habituales del poder económico sobre los mass media. Michel Collon define esencialmente estos tres métodos: seleccionar, castigar y alimentar.

Seleccionar los Pools

El pool no es sólo un reagrupamiento técnico motivado por razones de seguridad, es más bien un medio de control basado en la selección ideológica.

Entre los 1.400 periodistas enviados al Golfo durante la guerra sólo 800 fueron acreditados, es decir, oficialmente reconocidos para trabajar en Arabia Saudita y el 80% eran estadounidenses.

Destacan es este sentido las ventajas que obtuvo la cadena CNN, que se situó en un lugar de privilegio y que aprovechó la coyuntura para convertirse en el primer medio global. Por unos meses la CNN se convirtió en el gran foco del mundo y lo que iluminaba se convertía automáticamente en noticia de la máxima importancia. Comercialmente la CNN aprovechó para realizar una implantación en Europa.

Castigar

El segundo método que se utilizó en el Golfo fueron las sanciones. Los enviados especiales que se aventuraban a trabajar fuera de los Pools fueron frecuentemente amenazados con perder su acreditación e incluso fueron expulsados de la zona.

Alimentar

El tercer método consiste en alimentar a los media, cebarlos para que no busquen su alimento fuera. El ejército americano fabricó su propio material informativo y difundió todo tipo de propaganda a través de imágenes de alta calidad e informes técnicos previamente concebidos que los media utilizaron sin cuestionarse la veracidad de los contenidos y los intereses a que respondían.

LOS MÉTODOS DE CONTROL DE LAS IDEAS
Estos tres métodos se han perfeccionado y se emplean habitualmente en la información diaria. De esta manera se concretan tres formas fundamentales de dominación de información:

Gabinetes de Prensa

Formados por las empresas públicas y privadas y por las instituciones. Se componen de una plantilla de periodistas cuya misión es recopilar las informaciones aparecidas en prensa y que atañen a su organización. Otra de sus funciones es constituirse en agente de su organización introduciendo en prensa las informaciones que sean beneficiosas y ocultando al resto de los periodistas lo que la organización no quiere que salga a la luz pública.

Los partidos políticos tienen sus propios gabinetes de prensa que conciertan entrevistas para sus líderes y tratan de potenciar su imagen personal a la vez que introducen las idea- fuerza del partido en los media de cara a su extensión entre la opinión pública.

Los Gabinetes de prensa cuentan con su propia agenda de medios afines en los que introducen sus noticias. Por ejemplo el PSOE introduce las ideas-fuerza que quiere que la sociedad conozca en el periódico EL PAÍS y otros medios del grupo PRISA, un grupo empresarial que tuvo intereses similares al gobierno del PSOE.

El Partido Popular hace lo mismo con el diario El Mundo y la Cadena COPE. De esta manera un ciudadano cualquiera se encuentra cada mañana las ideas-fuerza del PSOE y PP en los diferentes medios. El problema es para todos aquellos que no tienen los suficientes recursos económicos para crear gabinetes de prensa con lo que sus ideas-fuerza quedan marginadas frente a los que tienen acceso permanente y que tienden a perpetuarse de la misma manera.

Alimentación

Cuando una organización realiza un evento es el gabinete de prensa el que se ocupa de controlar la información y acreditar a los diferentes periodistas. De esta manera el Gabinete de Prensa tratará de acreditar a los medios afines y de poner trabas a los hostiles. También realizará una labor de saturación con informaciones positivas para la organización y fácilmente utilizables. El periodista tenderá a reproducir dichas informaciones dada la comodidad de tener el trabajo hecho y las ventajas que supone no ir contracorriente. Ejemplo claro de esto son los congresos del PP en España, donde el Gabinete da Prensa sólo permite grabar determinadas imágenes realzando la imagen del partido ante la prensa. Estas imágenes incluso las suministra gratuitamente el propio gabinete de prensa del partido con tal de que sean difundidas. Cualquier medio pequeño y con poca capacidad de elección dará estas imágenes antes que no poner nada. El objetivo estará cumplido y la manipulación habrá surtido efecto. Además se ofrecerá a los periodistas afines todo tipo de facilidades e informes para su publicación, se premiará a los periodistas con cócteles y canapés para «facilitarles su trabajo» lo que finalmente implica que el periodista no salga de la sala de prensa y se dedique únicamente a pasarlo bien mientras le dan el trabajo hecho (y manipulado). Esta es una tónica constante.

Otra forma de alimentar son los regalos, invitaciones y otro tipo de obsequios y prebendas con que se obsequia a los periodistas desde las organizaciones.

Estos constituyen un sobresueldo difícilmente desdeñable para una profesión en la que hay bajos salarios y en las que sólo unos cuantos destacan. Estas prebendas mantendrán alejado al periodista de determinados temas.

La mayoría de los gabinetes de prensa son institucionales y de grandes empresas internacionales. Si son ellos los que pagan, ¿a qué responde la información que estamos consumiendo?

Las grandes agencias

Las grandes agencias tienen un papel similar a los gabinetes de prensa pero operan a nivel global. El poder que tienen es absoluto, ya que son estas organizaciones las que nutren a los grandes medios de comunicación. De esta manera, una guerra será noticia si la agencia que opera en el territorio lo considera. Muchos conflictos permanecen ocultos («no existe a los ojos de Occidente» debido a que las agencias no consideran que deban ser noticia).

Además, dado que sólo estas agencias tienen corresponsales, son éstas las que determinan la información hasta sus últimas consecuencias. También son las responsables de la introducción de ideas-fuerza a nivel global (ej. El fin de las ideologías, El nuevo Orden Mundial, etc.) y que suelen responder a los intereses de los EEUU ya que dominan el mundo de las agencias.

El castigo

Es curioso como la abundancia de estudiantes de periodismo, dispuestos a realizar prácticas a cualquier precio, ha degradado la profesión hasta convertirla en propaganda. La autocensura es constante por temor a perder el puesto y la manipulación está a la orden del día.

Normalmente los medios suelen marginar a los periodistas que no siguen la línea de la empresa relegándoles a cubrir informaciones poco atractivas. Por otra parte se está acabando con la tradicional figura del reportero de calle que está siendo sustituido por un periodista que está pegado al ordenador y que consulta únicamente las bases de datos oficiales, concediendo poca importancia a lo que sucede realmente y mucha a lo que se maneja en los despachos. Se ha creado un círculo de iniciados diferenciado de la información para la masa.

EL ÉXTASIS DE LA COMUNICACIÓN

A través de los medios de Comunicación se forma la Cultura de Masas. Se potencian unos valores comunes que son fácilmente asumidos y difícilmente cuestionables.

Se escribe y reescribe la historia en una lógica orweliana aterradora de forma que unos son los buenos y otros siempre fueron los malos. A través de diferentes canales se asientan ideas-fuerza que van creando a su vez vínculos entre sí, en un entramado que ya Marx describiera como Superestructura. El cine, la música, la prensa, los libros, son algunos de los diferentes cauces para insertar en nuestra mente una idea-fuerza, ayer fue la perversión de Irak, hoy el papel del Rey en la transición, mañana la necesidad de vivir peor para conservar el planeta.

La rapidez en todos estos procesos provoca la aceptación de ideas-fuerza sin comprobar su fiabilidad, de manera que la basura intelectual que se genera es difícilmente reciclable. Nuestras construcciones mentales están plagadas de conceptos falaces que asumimos sin el menor problema. De esta manera nos convertimos en multiplicadores de la basura puesto que tendemos a reproducir lo adquirido dándole nuestro peculiar matiz (adquirido en nuestra vivencia cotidiana real). Se produce un éxtasis comunicacional donde son muchas las fuentes que vierten la misma basura (ideas fuerza falaces). Al llegarnos las ideas por diferentes fuentes tendemos a confirmar los conceptos y asumirlos. No tenemos capacidad para cuestionarnos nuestras premisas porque somos un gigante con pies de barro y casi todas nuestras informaciones y conceptos culturales responden al estereotipo social que implantan los que dominan el sistema.

La discrepancia con el discurso social imperante se produce únicamente en el choque de éste con la realidad cotidiana. Pese a que en los anuncios publicitarios aparezca un modo de vida muy superior al nuestro y tendamos a creer que es general, de vez en cuando topamos con la cruda realidad de nuestra propia miseria. Esto tiende a erradicarse y la «realidad» virtual tiende a sustituir a lo real. Pronto desde nuestras madrigueras, podremos disfrutar virtualmente de múltiples placeres sensitivos que confundiremos con lo real. Estaremos comunicados con la red del sistema y podremos elegir entre las múltiples opciones en que se nos presente un mismo mensaje, pero estaremos incomunicados con el mundo real.

Actualmente el proceso es incipiente, de esta manera, existen diferentes cauces para llegar al mismo objetivo. El sistema ofrece productos diferenciados para cada tipo de público.
Tomemos la idea-fuerza de «El fin de las ideologías», potenciada con éxit, por Estados Unidos. Primero es ofrecida a aquellos que se hallan en el círculo de los iniciados, los llamados intelectuales. Para ello un intelectual del poder, Francis Fukuyama, escribe el manifiesto ideológico titulado «El fin de las ideologías» y es difundido a nivel global por las revistas de pensamiento más prestigiosas (en España la revista «CLAVES»).

Posteriormente este intelectual apoyado por otros que respaldan sus teorías inician una gira mundial por todos los círculos de difusión de ideas. De esta forma se organizan foros internacionales donde hacerla suya y difundirla adaptándola a la cultura nacional.
Una vez que este círculo, formado fundamentalmente por profesores universitarios, pensadores e intelectuales representativos ha sido impregnado, se pasa a la etapa posterior donde los medios de comunicación de masas comienzan a realizar su papel.

Así la idea «El fin de las ideologías» dará lugar a novelas que a su vez generan películas, donde ya no hay comunistas malos y donde el problema es la violencia psicológica y aséptica políticamente, donde los protagonistas se diferencian por sus valores personales a la hora de insertarse en la sociedad postcapitalista, tomando el papel positivo los que respetan las reglas y determinándose que los que no siguen los cánones son desadaptados y tienen conductas esquizoides.

La idea de triunfo del capitalismo como única forma de organización social se impondrá acompañada de una ingente campaña periodística en la que los columnistas vulgarizarán la idea, aparecerán reportajes de apoyo a la misma y la televisión y la radio partirán de que la idea está asumida «En estos últimos tiempos, donde las ideologías han quedado superadas…»

Rápidamente todo se irá llenando, de forma que la idea sea asumida. Hasta la música, instrumento de socialización principalmente juvenil, recalcará el mensaje (piensa sólo en disfrutar el presente y no intentes protagonizar el futuro).
Finalmente, en cualquier bar, en una conversación cualquiera un ciudadano más te contestará cuando le plantees la necesidad de cambiar el sistema que «pasa de política porque ha quedado demostrado que las ideologías no sirven para nada».

Frente a todo esto los medios de comunicación alternativos podrían ser una solución. Sin embargo, las radios realmente libres no tienen medios para ser escuchadas y quedan como algo marginal y las que tienen medios acaban convirtiéndose en un chiringuito para ganar pelas o colocar prestacionistas. Ahora mismo el mejor medio alternativo es el boca a boca.

Eloy Cuéllar (Radio Elo)
Extraído de «La Tira de Papel» (CNT-Madrid)

Algunas reflexiones sobre la contrainformación

– No se trata de informar, sino de profundizar en las causas que generan las injusticias. La gente no necesita que le digan que el mundo es una mierda -pues es de dominio público- sino de crear herramientas que permitan transformar la realidad en su globalidad (y complejidad).
– Facilita una serie de análisis que en un colectivo no surgen debido a la falta de reflexión de las personas que lo componen o a un exceso de militancia (o la acción por la acción).
– Sirve de elemento de autocrítica de los espacios alternativos.
– Incentiva el esfuerzo de pensar. Por desgracia vivimos en un mundo en el que no existe la inquietud de buscar o un esfuerzo crítico de repensar lo que nos ocurre.
– Aunque la contrainformación suele ir dirigida a los movimientos sociales, también puede crear otros espacios de relación y comunicación, promoviendo una cultura de resistencia y de vida comunitaria.
– A veces, la contrainformación cae en un bombardeo de datos o descontextualiza las luchas, por lo que no posibilita o da pie a la creación de espacios de acción.
– En otras ocasiones, puede dar la impresión de que siempre se habla de dos temas y cuatro generalidades, lo que hace que la contrainformación se convierta en un vehículo que sólo sirve para crear la sensación de que algunos grupos (ficticios) realizan la hostia de cosas.
– Se da corrientemente una falta de autocrítica en los medios alternativos, por lo que se termina viviendo en un mundo irreal.
– No se da lugar a la cultura, lo lúdico y festivo o lo personal, quedándonos en el mundo de las ideas o de lo político. Esto conlleva que sigamos priorizando los espacios privados (o unidireccionales) de comunicación, contradiciendo lo que decimos que debe perseguir la contrainformación (como por ejemplo tratar de romper la barrera entre público y privado).
– Existe una visión limitada de las luchas. Siempre se reflejan las que más eco o fuerza tienen, por lo que los mensajes suenan a reiterativos. Deberíamos trabajar temas y aspectos nuevos o sacar a la luz experiencias interesantes.
– No consideramos contrainformación en el sentido estricto a aquellas publicaciones de partidos, sindicatos o grupos libertarios/autónomos (constituidas explícitamente o no como portavoces de los mismos) ya que los contenidos que proporcionan están en buena parte condicionados por el objetivo perseguido, que no es otro que venderse a sí mismos. En el tira y afloja entre autocrítica y marketing suele priorizar este último. A menudo intentan lanzar una imagen de la realidad que sirva para dar legitimidad a los planteamientos o la línea política del grupo editor. La censura (en el sentido de control ideológico de los contenidos) tampoco es algo extraño, ya que en muchas ocasiones no se pueden hacer públicas las críticas o exteriorizar los debates de un grupo.

Para finalizar cabría destacar que una característica de la contrainformación es su intención de reflejar lo que se genera en el espacio de lo social (frente a los medios de comunicación que sólo reflejan lo político). Ya que el medio y las personas que lo componen condicionan las informaciones no podemos ser meros observadores imparciales de lo que ocurre a nuestro alrededor. Los medios alternativos son un lugar idóneo donde se da la práctica teórica de las luchas, por su carácter abierto y plural.

Uno de los rasgos principales de la contrainformación es la pluralidad. Es preciso y necesario recoger todas las aportaciones y experiencias prácticas que surgen en las luchas más allá de si las personas o grupos provienen de tal o cual «ideología». Debemos denunciar la comunicación unidireccional y vertical.

La contrainformación es una forma de lucha más, y al igual (y a la misma altura) que el resto de movimientos sociales persigue la transformación de este mundo tan injusto e insolidario.

E. Z.