CEPRID

China allana el camino para un nuevo orden mundial

Miércoles 31 de mayo de 2023 por CEPRID

Radhika Desai

Al Akhbar

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por Cristina P.

¿Cuál es el concepto de “economía geopolítica” y por qué es importante? ¿Y cuál es, desde su punto de vista, el papel de los factores geopolíticos y el equilibrio de poder en la configuración del sistema capitalista global? ¿Qué quieren los países imperialistas? Quieren que el resto del mundo abra sus economías en lugar de cerrarlas, para que las inunden con las mercancías de los centros capitalistas, y que estos países se conviertan en reservorio de mano de obra barata y fuente de materias primas, productos de bajo costo y así sucesivamente. En consecuencia, la importancia de la economía geopolítica radica en dos cuestiones.

Primera, que sitúa la relación dialéctica entre imperialismo y antiimperialismo en el centro de la comprensión de las relaciones internacionales del mundo capitalista. En segundo lugar, es el único método de análisis de asuntos internacionales que puede explicar, comprender, anticipar y estimar el potencial progresivo involucrado en el surgimiento de la multipolaridad. Todos los demás enfoques, incluido el cosmopolitismo, han fracasado.

Estamos presenciando una expansión gradual de la multipolaridad, donde cada país resiste al imperialismo y busca crear su propia economía y orden sin convertirse en una potencia imperial y saquear a los demás. Con el tiempo, a medida que estos países comiencen a cooperar entre sí, gradualmente se volverán más similares y eventualmente avanzarán hacia el modelo socialista. La economía geopolítica también sitúa el desarrollo económico en el centro de la comprensión de los asuntos internacionales, en lugar de las guerras y los conflictos. Se basa en la economía política y las teorías clásicas del imperialismo presentadas por Hilferding, Lenin y otros.

El conflicto de Ucrania muestra un declive en la capacidad de Estados Unidos para imponer su agenda a los países del sur. Muchos de ellos se han negado a participar en guerras de poder con Rusia, y países como Brasil y los estados del Golfo rechazaron la agenda estadounidense e incluso concluyeron acuerdos comerciales con China y Rusia en los que se usaron monedas como el yuan y el rublo en lugar del dólar.

¿Cuáles son las razones de este cambio, que indica el declive de la hegemonía estadounidense y el crecimiento de la independencia en los países del sur? En mi libro "Capitalismo, coronavirus y guerra", analicé el curso de la guerra de Ucrania y noté que la participación global en las sanciones de EE. UU. contra Rusia está redibujando el mapa mundial y las fronteras del sistema imperialista como lo fue en 1914. Después de revisar las ideas de Marx, llegué a dos conclusiones. Primero, el apogeo del imperialismo y el capitalismo se alcanzó a principios del siglo XX y su declive fue inevitable a partir de entonces. Ese período fue testigo de la crisis imperialista y el surgimiento de revoluciones comunistas y movimientos de liberación nacional. A pesar de los desafíos, los países en desarrollo buscaron una independencia egocéntrica y se acercaron a China y Rusia. Con el inicio del nuevo siglo, y coincidiendo el creciente protagonismo de China con el declive del sistema imperialista liderado por Estados Unidos, éste se volvió hacia el primero como su principal competidor.

La segunda conclusión, que está relacionada con lo anterior, es que esto sucede de manera crucial porque el capitalismo alcanzó su apogeo a principios del siglo XX.

¿Qué quiero decir con eso? Bueno, volvamos a lo básico de Marx. La teoría de Marx indica que la tarea del capitalismo es desarrollar las fuerzas productivas transformando el proceso de producción en una relación social. Al principio, la competencia generaliza el proceso de producción social entre empresas, luego sigue el surgimiento de monopolios que confinan la producción y el trabajo a las grandes empresas. Marx cree que en esta etapa, el capitalismo pierde sus virtudes y el socialismo se vuelve necesario y necesario para un mayor desarrollo.

A principios del siglo XX, el capitalismo ya no era progresista, como se puede ver durante la crisis de 30 años después de la Segunda Guerra Mundial. A pesar de las predicciones iniciales de una transición hacia el socialismo, el capitalismo se revitalizó después de la guerra. Sin embargo, lo que se ha llamado la "Edad de Oro del Crecimiento" estuvo influenciada por tendencias hacia la izquierda en todo el mundo. Las sociedades comunistas y los países en desarrollo rechazaron el imperialismo y abrazaron el desarrollo dirigido por el estado. El crecimiento explosivo fue apoyado por el capitalismo monopolista vinculado a medidas socialistas. Sin embargo, surgió una nueva crisis en la década de 1970 y los países occidentales optaron por abandonar las medidas socialistas en lugar de apegarse a ellas y endurecerlas. Como resultado, los niveles de crecimiento capitalista se han deteriorado a lo largo de las décadas, mientras que China y todos los BRICS han aumentado, ampliando la brecha con el occidente en declive.

Entonces, hay que constatar que Occidente está cayendo y el resto del mundo está subiendo. Incluso países que no están a la vanguardia, como países de América Latina, África y Medio Oriente, ahora ven que hay alternativas al camino capitalista que no ha logrado ningún desarrollo durante las últimas décadas.

Hay que tener presente que hay que criticar no sólo a la globalización, sino también la teoría de la hegemonía, que no es más que una tapadera ideológica para las perniciosas políticas de Estados Unidos. El debate sobre la hegemonía estadounidense surgió en relación con la crisis de esta supuesta hegemonía en la década de 1970, y los estadounidenses directamente vinculados a las políticas de Washington contribuyeron a ello. Por lo tanto, muchas teorías carecen de una base científica sólida. Sin embargo, muchas de ellas han señalado los esfuerzos de los políticos estadounidenses a principios del siglo XX para tratar de reemplazar a Gran Bretaña como "gestor de la economía mundial". El objetivo principal de sus esquemas era hacer del dólar la moneda mundial, y esto es lo que hay que usar como criterio para determinar su éxito o fracaso. Dado que la economía geopolítica se ocupa en gran medida del sistema del dólar, es de gran importancia comprender el proceso actual de sustitución del dólar como moneda mundial. Si el sistema se está derrumbando hoy, es necesario comprender las razones y las contradicciones de este sistema desde el principio.

Aunque es inusual que los imperios renuncien a su poder y dominación global sin recurrir a la guerra y hay quien piensa que la guerra de poder que tiene lugar hoy en Ucrania puede ser un precedente para un posible conflicto entre Estados Unidos y China, estando en lo que se llama “la trampa de Tucídides?”.  Pero hay que ser escépticos sobre eso. Es un ejemplo más del uso de las narrativas literarias en las relaciones internacionales para tratar de justificar las acciones de Estados Unidos. La noción de que la guerra es inevitable cuando una potencia en ascenso desafía a la potencia dominante sirve como justificación para las acciones estadounidenses. Además, el intento de comparar y proyectar lo que estaba pasando en las antiguas relaciones internacionales con lo que está pasando en el mundo moderno es altamente problemático, porque supone que es posible comparar estas dos épocas a pesar de la ausencia del capitalismo en ese tiempo. Sin embargo, es importante señalar que al invocar la trampa de Tucídides, los defensores de esta teoría intentan ignorar la naturaleza imperial de los Estados Unidos. Además, Atenas era, según los estándares de la época, una potencia imperial emergente. En cuanto a China, su ascenso es fundamentalmente antiimperialista.

Si ocurriera una guerra nuclear, lo más probable es que se deba a la postura agresiva de los Estados Unidos, junto con otros países imperialistas que tienen posturas similares. Mientras que todos los demás países que poseen armas nucleares son esencialmente defensivos. En cuanto al caso de que estalle la guerra, es probable que sea el resultado de la frustración estadounidense por preservar lo que queda de su hegemonía y poder. Aunque Estados Unidos tiene un gran poder, no ha podido lograr un dominio completo. Asistimos a un declive en el poder del bloque imperial, y la economía estadounidense ya no es la más productiva y dinámica, y su capacidad militar que le permite controlar los acontecimientos globales está en declive, y las guerras que libró en el siglo XXI, que culminó con la retirada de Afganistán y su incapacidad para controlar los acontecimientos en Ucrania, son un evidente fracaso. A pesar de todo este declive, las élites estadounidenses siguen decididas a lograr su propia versión de "hegemonía", aunque su capacidad para lograrlo es más débil que nunca. Dado que estas élites no tienen un plan B, pueden tomar medidas peligrosas. Y si bien no hay duda de que todos los países, incluidos China y Rusia, actuarán de manera conservadora y tratarán de minimizar el daño al planeta en caso de que los Estados Unidos de América recurran a las armas nucleares, vale la pena señalar que los Estados Unidos son el único país que usó armas nucleares sin razón justificada, ya que no lo hizo para ganar la guerra contra Japón sino para intimidar a la Unión Soviética.

Por eso la nueva estructura que se está gestando en las relaciones internacionales, y que tiene como uno de sus rasgos más destacados las alianzas entre China y los países del Sur, representa una posible alternativa al sistema de dominación imperante. Estas alternativas no solo son realizables, sino urgentemente necesarias, porque todo el sistema imperialista está en declive. Gran parte de lo que sucede en las relaciones de los países productores y en las relaciones internacionales del mundo capitalista, incluidas la destrucción y las guerras, se debe a que los países imperialistas no reconocen su relativa pérdida de poder e influencia. Si bien no se convertirán en países pobres, su poder relativo disminuirá y no lo aceptarán. Los Estados Unidos de América, en particular, tienen la mayor responsabilidad por estas graves acciones. Este sistema debe ser rechazado porque no ofreció al mundo nada más que la sumisión al imperialismo, ya sea durante el período precolonial o después de él. Un orden diferente es urgentemente necesario y China, al igual que lo hizo la Unión Soviética en el pasado, está liderando el proceso de crearlo. Y, al no ser un país capitalista, no tiene necesidad de tratar con el resto del mundo de la misma manera que lo ha hecho Occidente.

China es un socio importante en el comercio y la inversión, pero también debería ser un modelo del que podamos aprender. Otros países deberían aprender a controlar a las clases ricas, dirigir la economía de manera productiva y distribuir los beneficios del desarrollo de manera amplia y justa. En resumen, China será un socio y un ejemplo en este nuevo paradigma de economía política interna y economía geopolítica que debe surgir para que la humanidad sobreviva. Con el declive del capitalismo, los países pueden comenzar a pensar en cómo construir su propia economía socialista no capitalista a su manera, que está bajo el control consciente de la sociedad.

Muchos se preguntan si existe la posibilidad de que los países del sur formen un frente unido contra Occidente, que estos países, a través de asociaciones y alianzas estratégicas, pueden transformarse en un grupo poderoso capaz de desafiar la hegemonía occidental y construir un orden mundial más justo. Es poco probable que los países no occidentales formen un frente unido contra Occidente, pero ciertamente habrá alianzas y acuerdos bilaterales y multilaterales entre ellos. Los rusos se refieren a esta coalición como la "mayoría global", un nuevo nombre para el grupo al que se unen, ya que estos países ya no se consideran países en desarrollo o del tercer mundo. Esta “mayoría global” probablemente estará a la vanguardia de la creación de nuevas formas de gobernanza internacional, especialmente porque instituciones como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial ya no son relevantes. Si Occidente no está dispuesto a cooperar para reemplazar estas instituciones, la "mayoría global" tendrá que crear su propio reemplazo. Y los aliados de EEUU como Japón, Australia y Singapur, así como Europa Occidental, están cada vez más cansados ​​del alto costo de esta alianza. Además, hay países europeos que cooperan en secreto con Rusia, y sus presidentes visitan China y muestran su disposición a hacer negocios con ella. Asimismo, Japón no evitó la cooperación con Rusia. Es probable que estos países intenten ampliar su cooperación con China, y en el futuro con Rusia, y Estados Unidos se encuentre aislado en su intento de contener a China.

Radhika Desai, profesora de estudios políticos y directora del grupo de investigación sobre “Economía geopolítica” de la Universidad de Manitoba en Canadá, coordinadora del Grupo de Declaración Internacional y autora de varios libros, entre ellos “Economía geopolítica: después de la hegemonía estadounidense, globalización, e Imperio” y “Capitalismo, coronavirus y guerra: economía geopolítica”.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 4240900

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License