CEPRID

La Evolución de la "Doctrina Monroe" y la Estrategia de Estados Unidos hacia América Latina

Lunes 3 de abril de 2023 por CEPRID

El Shuangrong

Academia China de Ciencias Sociales

[Introducción] El 26 de marzo de 2023, China y Honduras establecieron formalmente relaciones diplomáticas. Este movimiento ha despertado una preocupación generalizada en el mundo exterior. Algunos comentaristas señalaron que, como un país pequeño en América Central, Honduras está dentro de la "esfera de influencia" altamente sensible de los Estados Unidos, y su establecimiento independiente de relaciones diplomáticas con China parece significar que el control de los Estados Unidos en esta región se ha debilitado. Entonces, ¿cuál es exactamente la tendencia? Para entender este tema, primero debemos analizar la política de la "Doctrina Monroe" y sus últimos cambios detrás de la estrategia estadounidense hacia América Latina.

Este artículo hace un análisis en profundidad de la evolución de la "Doctrina Monroe" y la estrategia de Estados Unidos hacia América Latina. El autor señaló que al comienzo de la fundación de los Estados Unidos, trató de evitar que los poderes externos influyeran en sus áreas circundantes, y luego desarrolló gradualmente el principio llamado "Doctrina Monroe". Con la expansión de los Estados Unidos, el núcleo de la Doctrina Monroe ha cambiado de "América estadounidense" a un imperio global. Sin embargo, la inversión de EEUU en los recursos de América Latina siempre ha sido limitada, y a EEUU no le importa el desarrollo de América Latina, sino que solo excluye políticamente a otros países de influir en América Latina. Después de la crisis financiera de 2008, la hegemonía de EEUU se aflojó y se redujo su estrategia hacia América Latina. Para revivir su hegemonía en América Latina, las administraciones de Obama, Trump y Biden adoptaron diferentes estrategias en un intento por restaurar la influencia política y económica en América Latina. Pero es muy difícil lograr este objetivo: Primero, hay una falta de ánimo excepto por México; el papel de América Latina en la economía política de los Estados Unidos está decayendo. La segunda es que a Estados Unidos le resulta difícil mantener un equilibrio entre metas globales y metas regionales, lo que a su vez afecta su inversión en América Latina; por ejemplo, aunque la administración Biden prometió invertir en Centroamérica, aún no lo ha hecho.

Esto puede explicar en parte por qué los países latinoamericanos, incluido Honduras, necesitan urgentemente buscar nuevas salidas de desarrollo. El autor recuerda que China, como el mayor factor extraterritorial que afecta la economía del Hemisferio Occidental, es el blanco principal de la nueva Doctrina Monroe de los Estados Unidos, y debe evitar que la cooperación chino-latinoamericana caiga en la trampa geopolítica de la Doctrina Monroe.

La Evolución de la "Doctrina Monroe" y la Estrategia de Estados Unidos hacia América Latina

La "Doctrina Monroe" se considera la piedra angular de la política estadounidense hacia América Latina y el Caribe (en adelante, "América Latina"). "Una doctrina de política exterior que lleva el nombre de un presidente estadounidense ha disfrutado de un apoyo popular más profundo, una aclamación pública más amplia y una vida más larga que cualquier otra doctrina de política exterior que lleve el nombre de un presidente estadounidense. También ha brindado una mayor utilidad política a los estadounidenses".

Con motivo del nacimiento de la "Declaración de Monroe" hace casi 200 años, exploro por qué la Doctrina Monroe ha tenido tanta longevidad. La evolución de su connotación. La efectividad de la Doctrina Monroe, el auge y la caída de la hegemonía estadounidense y la relación entre la estrategia estadounidense hacia América Latina. Nos dará una idea de cómo las grandes potencias manejan sus relaciones con los países vecinos en el proceso de su ascenso, cómo equilibrar la relación entre la hegemonía regional y la hegemonía global, y cómo China, como la fuerza externa más grande de América Latina además del Estados Unidos, puede evitar los riesgos geopolíticos de la Doctrina Monroe. Este artículo partirá de la perspectiva de la hegemonía regional. Revisar y discutir la relación entre la Doctrina Monroe y la evolución de la hegemonía estadounidense, así como la estrategia de los EEUU y las ganancias y pérdidas en diferentes períodos de hegemonía.

Evolución de la "Doctrina Monroe"

La Declaración de Monroe es el punto de partida para que Estados Unidos construya su hegemonía. Posteriormente, Estados Unidos continuó dándole nuevas connotaciones de acuerdo con las necesidades de expansión de la hegemonía, y planteó una serie de inferencias de la Doctrina Monroe, convirtiéndose en una herramienta para la expansión de la hegemonía estadounidense. Una política defensiva basada en el aislacionismo se transformó en una política ofensiva que busca la hegemonía regional y global en las Américas. Con el crecimiento de la hegemonía estadounidense, el espíritu de la Doctrina Monroe cambió gradualmente de "América estadounidense" y pasó de las limitaciones espaciales del hemisferio occidental a "Mundo estadounidense". Estados Unidos también ha pasado de ser un "gran país en el continente americano" a una potencia hegemónica en el hemisferio occidental, una superpotencia mundial y un imperio global. Sin embargo, con el declive de la hegemonía estadounidense, la Doctrina Monroe tradicional tiende a regresar.

(1) Connotación de la "Doctrina Monroe"

En 1823, el canciller británico George Canning propuso trabajar con los Estados Unidos para detener la expansión colonial de la "Santa Alianza" en las Américas. Pero por sugerencia del Secretario de Estado John Quincy Adams en su discurso del Estado de la Unión ante el Congreso el 2 de diciembre de 1823, el presidente de los Estados Unidos, James Monroe, publicó la Declaración de Monroe sobre la política de los Estados Unidos en las Américas, advirtiendo a los países europeos que no consideren las Américas como un lugar para una futura colonización, afirmando que no permanecería indiferente ante cualquier forma de intervención europea.

El principio de exclusión está en el corazón del Manifiesto de Monroe. En ese momento, el presidente Monroe dejó de lado al Reino Unido y emitió una política dirigida solo a Europa; su verdadera intención no era solo oponerse a la Santa Alianza, sino también oponerse a la colonización y expansión británica en las Américas. El principio luego evolucionó para excluir todos los poderes extraterritoriales. El principio de exclusión en la Declaración de Monroe se refiere no sólo a la exclusión geográfica, sino también a la exclusión del sistema político. El presidente Monroe declaró claramente: "Es imposible que las naciones de los Aliados extiendan sus instituciones políticas a cualquier parte de América sin poner en peligro nuestra paz y felicidad. La Doctrina Monroe es establecer barreras ideológicas y diplomáticas entre el viejo mundo y el nuevo mundo". Esto significa que la Doctrina Monroe no solo excluye a los países fuera de la región de la geografía del Hemisferio Occidental, sino que también excluye del Hemisferio Occidental a las ideologías que no son reconocidas por los Estados Unidos, es decir, "Países dentro de la jurisdicción de los Estados Unidos que deben adoptar un sistema político y económico en el que los intereses estratégicos no representen una amenaza", proporcionando así una justificación ideológica para los Estados Unidos más adelante. Esto sentó las bases para la injerencia en los asuntos latinoamericanos.

La Declaración de Monroe es el primer principio de estrategia diplomática presentado por los Estados Unidos después de la independencia, y es una declaración de política exterior emitida unilateralmente para establecer una esfera de influencia en las Américas. Su propósito es establecer un sistema del Hemisferio Occidental independiente de Europa y completamente dominado por los Estados Unidos. Este sistema es una concepción estratégica de los Estados Unidos como un país importante desde su independencia. Thomas Jefferson, el padre de la independencia estadounidense, le confió una vez al famoso geógrafo alemán Alexander von Humboldt: "Estados Unidos tiene un hemisferio propio, y debe tener su propio sistema de intereses independiente, y no puede someterse al sistema de intereses europeo”. Sin embargo, cuando se presentó la Declaración de Monroe, Estados Unidos aún no tenía poder para evitar que los países europeos colonizaran las Américas. La Doctrina Monroe no significaba que Estados Unidos estuviera legalmente comprometido a defender la Doctrina Monroe, como el Secretario de Estado Henry Clay en la administración sucesora del Presidente Monroe le había dicho claramente al presidente mexicano. Por lo tanto, el enfoque del anuncio del presidente Monroe de la Declaración no fue si Estados Unidos era capaz de implementarla, sino "el sabio descubrimiento de la tendencia de los tiempos", es decir, Estados Unidos se había convertido en "una gran potencia en el continente americano" e hizo un juramento estratégico de incluir a las Américas en su propia esfera de influencia. Resolvió una pregunta fundamental en la estrategia exterior estadounidense a principios del siglo XIX, "si Estados Unidos quiere ser un imperio dentro del sistema político europeo o el sol de un sistema completamente independiente". Puede decirse que la Declaración de Monroe estableció el objetivo de los Estados Unidos de construir una hegemonía regional monopólica en el Hemisferio Occidental, y este objetivo ha estado presente en toda la diplomacia de los Estados Unidos con América Latina.

(2) La "Doctrina Monroe" y la expansión territorial de los Estados Unidos

La Declaración de Monroe rara vez se mencionó durante muchos años después de su publicación en 1823. En apoyo de la expansión territorial a partir de la década de 1840, el presidente James Knox Polk (1845–1849) y otros expansionistas revivieron los principios de la Declaración Monroe, acuñando el término "Doctrina Monroe" y desarrollando la "Inferencia Polk" de la Doctrina Monroe. En 1845, el presidente Polk invocó por primera vez los principios de la Declaración de Monroe en su Discurso sobre el Estado de la Unión para defender los derechos de los Estados Unidos sobre el Territorio de Oregón, afirmando que el concepto estadounidense de "equilibrio de poder" propuesto por Gran Bretaña y Francia (un fuerte México, un Texas independiente, una América del Norte británica fuerte que incluía una gran parte de la costa de Oregón e incluso una California independiente), especialmente el reclamo británico del Territorio de Oregón era incompatible con los principios de la Declaración de Monroe. Esto proporcionó la justificación para que Estados Unidos anexara Texas, ocupara "todo Oregón", extendiera la frontera de Texas hasta el Río Grande y adquiriera California y la península de Yucatán. El corolario Polk de la Doctrina Monroe no solo justifica la intervención de Estados Unidos contra las amenazas existentes, sino que también racionaliza la acción contra posibles amenazas. La Doctrina Monroe abrió así los Estados Unidos a América. Sobre todo la política agresiva hacia América Latina.

En el siglo XIX, Estados Unidos siguió invocando la Doctrina Monroe para la expansión territorial. En 1870, el presidente Ulysses S. Grant, quien intentó anexar la República Dominicana, propuso al Senado la "Grant Inference" de la Doctrina Monroe para promover este objetivo, declarando que "ningún territorio en este continente puede ser transferido a un país europeo". En 1895, durante el proceso de resolución de la disputa fronteriza entre la Guayana Británica y Venezuela, el entonces Secretario de Estado de los EEUU, Richard Olney, propuso la "Inferencia Olney" de la Doctrina Monroe, declarando que "hoy, los Estados Unidos están en este continente, Dios esrealmente soberano, y sus mandamientos son leyes". Este movimiento marcó el reconocimiento de Gran Bretaña de la Doctrina Monroe y la hegemonía de los Estados Unidos en el Hemisferio Occidental.

Por la Guerra Hispanoamericana en 1898, los Estados Unidos expulsaron a los españoles de las Américas, y los Estados Unidos básicamente completaron su expansión territorial en América Latina. A principios del siglo XX continuaba la práctica de oponerse a la adquisición de territorios por parte de potencias extranjeras en América Latina, y el objeto de aplicación incluía también países extranjeros fuera de Europa, y las condiciones de aplicación eran más amplias. En 1912, la Logia del Secretario de Estado de los Estados Unidos (Henry Cabot Lodge) propuso prohibir a las potencias y fuerzas extranjeras adquirir tierras en el Hemisferio Occidental para obtener un "control real" (Poder Práctico de Control).

(3) La "Doctrina Monroe" y la intervención estadounidense en América Latina

Desde finales del siglo XIX hasta principios del siglo XX, con el crecimiento de su fuerza y ​​la exclusión de las principales potencias del Hemisferio Occidental, Estados Unidos básicamente estableció su hegemonía en América Latina. La intervención de Estados Unidos en América Latina se ha convertido desde entonces en el rasgo o sinónimo más importante de la Doctrina Monroe.

Ante el cobro armado de la deuda de los países latinoamericanos por parte de las potencias europeas, mientras se oponía a la intervención de las potencias europeas, el presidente Theodore Roosevelt Jr. propuso la "Inferencia Roosevelt" de la Doctrina Monroe, expresando que ante el "comportamiento imprudente" de los países en el Hemisferio Occidental, Estados Unidos, como país civilizado, quiere intervenir y ejercer el poder de "policía internacional". La Declaración de Monroe inicialmente solo mencionaba indirectamente que los sistemas de los países americanos eran diferentes a los de Europa. Theodore Roosevelt afirmaba claramente que Estados Unidos podía interferir en los países latinoamericanos de acuerdo con sus asuntos internos, lo que se consideraba un derecho de Estados Unidos. Siguiendo este corolario, pudo intervenir proactivamente en otros países americanos mientras no estaban siendo interferidos por las potencias europeas. Roosevelt incluso planteó la idea de una intervención colectiva, cuando sugirió que EEUU, si fuera necesario, "ponga fin a la interferencia sin ayuda en los asuntos internos de otras naciones. Con la cooperación de otras naciones, tendremos más orden en este hemisferio y menos hostilidad". En 2001, Estados Unidos impulsó a la Organización de los Estados Americanos a aprobar la Carta Democrática Americana, en la que podemos ver la sombra del razonamiento de Roosevelt, poniendo así el manto de "acción colectiva" a la intervención estadounidense en América Latina.

La deducción de Roosevelt marcó el comienzo de una nueva era de interferencia estadounidense en los asuntos internos de América Latina. Desde 1898 hasta 1934, Estados Unidos realizó más de 30 intervenciones militares en países de América Central y el Caribe. Después de la Guerra Fría, la Doctrina Monroe se asoció con las políticas antisoviéticas y anticomunistas. En este momento tenía tanto la intención de excluir a los poderes externos como el contenido de interferir en los asuntos internos de América Latina. George Kennan, el inventor de la "política de contención", presentó el "Corolario Kennan" de la Doctrina Monroe después de viajar por América Latina en 1950, argumentando que los países latinoamericanos eran vulnerables a la "infiltración comunista", por lo que debía utilizarse para hacer frente a la amenaza del comunismo emergente en América Latina incluso el uso de las dictaduras. En el contexto de la agitación interna en los países centroamericanos en la década de 1980, una presentación de 1984 al Director William Joseph Casey por parte del Subdirector de Inteligencia de la CIA Rovert Gates durante la Administración Reagan de un memorando establecía que se debía apoyar a la oposición nicaragüense, de lo contrario la Doctrina Monroe sería abandonada.

La intervención de Estados Unidos en América Latina es producto de estructuras de poder desiguales entre Estados Unidos y América Latina, y su trasfondo está arraigado en el racismo de la cultura estadounidense. El erudito estadounidense Lars Schultz enumeró en detalle los prejuicios racistas de los Estados Unidos hacia América Latina en su libro "Under America: A History of American Policy on Latin America". En el siglo XIX, la teoría de la jerarquía civilizatoria prevaleció en Europa y EEUU. John Quincy Adams y sus contemporáneos creían que los católicos eran inferiores a los protestantes, los hispanos a los anglosajones y la piel negra a la blanca. En el proceso de anexión del territorio mexicano, Estados Unidos utilizó el lema de "mejorar la civilización" ​​para encubrir su comportamiento codicioso. Theodore Roosevelt escribió años después: "Es inevitable, y en interés de toda la humanidad, que el pueblo estadounidense por fin expulse a los mexicanos de sus escasamente pobladas provincias del norte" y abogó por la intervención preventiva en los países latinoamericanos para evitar que América Latina “se convierta en presa de revolucionarios, gobiernos corruptos y extranjeros depredadores". El presidente Woodrow Wilson incluso consideró la intervención de Estados Unidos en América Latina como "la misión civilizada del país", "extender los beneficios del gobierno republicano a los países incivilizados y mal gobernados del mundo tiene como objetivo crear estabilidad y eliminar la base para la intervención europea".

(4) El fuerte retorno de la “Nueva Doctrina Monroe” y la “Vieja Doctrina Monroe”

A principios del siglo XX, EEUU se había convertido en una potencia mundial económica y militarmente. El 16 de diciembre de 1907, la Gran Flota Blanca de la Marina de los EEUU partió del fondeadero de Hampton en Virginia para navegar alrededor del mundo, y los EEUU aparecieron en el escenario mundial como un país poderoso. Con el crecimiento de la hegemonía de los EEUU, la política exterior de los EEUU comenzó a deshacerse del aislacionismo y, en cambio, participó activamente en los asuntos internacionales. La Doctrina Monroe también se ha convertido en una herramienta para que la hegemonía de los EEUU se expanda en el mundo.

A medida que EEUU avanza hacia el escenario mundial, ya no está satisfecho con ejercer el poder policial internacional en América Latina, sino que quiere ejercer el poder policial en el mundo. Theodore Roosevelt, hablando ante el Congreso en 1902, declaró que "la creciente complejidad e interdependencia de las relaciones políticas y económicas internacionales ha impuesto a todas las grandes naciones en la órbita de la civilización una obligación cada vez mayor de insistir en una conducta policial adecuada para las tareas mundiales". Durante la Primera Guerra Mundial, el presidente Wilson interpretó la Doctrina Monroe como "un principio político global sin restricciones de espacio regional, proporcionando así una justificación para la influencia global de los Estados Unidos". La Doctrina Monroe comenzó a evolucionar hacia el "Mundo Americano".

En 1991 terminó la Guerra Fría, la Unión Soviética se desintegró y Estados Unidos se convirtió en la única superpotencia del mundo. La hegemonía global de Estados Unidos hizo de la Doctrina Monroe un verdadero "mundo americano". El nuevo intervencionismo promovido por Estados Unidos y los países occidentales en la posguerra fría bajo el pretexto del humanitarismo y la defensa de los valores universales es esencialmente una versión ampliada de la Doctrina Monroe. Después del "Incidente del 11 de septiembre", la administración de George W. Bush, que perseguía la teoría del nuevo imperialismo, gritó directamente por boca de los periodistas estadounidenses que "el destino de Estados Unidos es convertirse en el policía del mundo". Condoleezza Rice, entonces Secretaria de Estado de EEUU, expresó la misma opinión que el razonamiento de Roosevelt: “La globalización, si bien aumenta la fortaleza de algunos países, también ha expuesto y exacerbado las fallas de muchos otros países: estos países son demasiado débiles o están mal gobernados para lidiar con desafíos domésticos y no puede evitar que esos desafíos se propaguen y desestabilicen el orden internacional. En este entorno estratégico, la voluntad y la capacidad de los países para cumplir con sus responsabilidades soberanas en el hogar y en el extranjero es de suma importancia para nuestra seguridad nacional". La base real de la Doctrina Monroe ha cambiado debido a la hegemonía global de los Estados Unidos, las esferas de influencia, que son el concepto central de la Doctrina Monroe, han perdido su significado, porque "el mundo entero se ha convertido en la esfera de influencia de Estados Unidos. Muchas esferas de influencia han dado paso a Una esfera de influencia: los fuertes aún imponen su voluntad sobre los débiles. El resto del mundo se ve obligado a jugar en gran medida según las reglas de los Estados Unidos o enfrentar altos costos que van desde duras sanciones al cambio total de régimen”. América Latina parece haber entrado en un período de "post-Doctrina Monroe".

Ya al ​​final de la Guerra Fría, Gadis Smith, profesor de historia en la Universidad de Yale en los EEUU, señaló: "La desintegración de la Unión Soviética eliminó todas las amenazas externas en el Hemisferio Occidental, y la Doctrina Monroe ya no es útil". Muchos años después, la Doctrina Monroe es inútil. O la teoría de la obsolescencia se ha convertido en una política abierta de la administración Obama. En noviembre de 2013, el entonces secretario de Estado de los Estados Unidos, John Kerry, declaró el fin de la Doctrina Monroe en un discurso en la Organización de los Estados Americanos. El presidente Obama también declaró en 2014 que "la era de los imperios y las esferas de influencia ha terminado".

Sin embargo, mientras declaraba obsoleta la Doctrina Monroe, la administración Obama lanzó una política de reequilibrio en Asia para contener la estrategia de China y propuso remodelar el liderazgo estadounidense en América Latina. Este enfoque contradictorio no solo refleja la ansiedad estratégica provocada por la crisis de globalización liderada por EEUU y el rápido ascenso de China, sino que también refleja el dilema estratégico que debe buscar para cooperar con las principales potencias bajo la crisis financiera internacional de 2008. Por otro lado, frente al ascenso colectivo de gobiernos de izquierda en América Latina, Estados Unidos es impotente para enfrentarse a la mayoría de los países latinoamericanos. Por lo tanto, la tentación de frenar la Doctrina Monroe es una prueba de la determinación estratégica de la administración Obama. En cuanto a la presencia de China y otros países fuera de la región en América Latina, la administración Obama no adoptó la política de exclusión de la Doctrina Monroe, sino que implementó una política de monitoreo y compromiso. En 2015, aunque la administración Obama normalizó las relaciones con Cuba, emitió la Orden Ejecutiva 13692 el 8 de marzo de 2015, que inició sanciones contra Venezuela. Se puede decir que EEUU nunca ha renunciado realmente a la Doctrina Monroe, sino que implementó la "Doctrina Monroe sin el nombre de Doctrina Monroe". En cierto sentido, esta es una "Nueva Doctrina Monroe", que es un producto deformado de la "Vieja Doctrina Monroe" basada en la hegemonía del imperio estadounidense en la era de la globalización.

Si llegará la era de la "doctrina post-Munroe" no es una proposición real. Como afirmó el presidente de los Estados Unidos, Grover Cleveland, ya en 1895, "Los principios de la Doctrina Monroe se aplican a todas las etapas de nuestra vida nacional y no quedarán obsoletos mientras exista nuestra República". El retorno de la vieja Doctrina Monroe se ha convertido en una necesidad histórica. Ya en las elecciones generales de EEUU de 2000, Patrick Buchanan, como candidato del Partido Reformista, el tercero en la arena política, criticó el fundamento político de la Doctrina posterior a Monroe. La estrategia de globalización dominada durante la Guerra Fría erosionó la fundación hegemónica de los Estados Unidos. "La vigilancia global trabaja para descentralizar Estados Unidos y abrir las fronteras al comercio desequilibrado, la inmigración ilegal y el terrorismo". Estados Unidos quiere volver a la Doctrina Monroe, porque “la Doctrina Monroe es un aislacionismo que no interviene en conflictos lejanos”. Al mismo tiempo, su Doctrina Monroe mejorada empujó a Estados Unidos aún más al aislacionismo. En opinión de Buchanan, "el problema más inmediato y grave que enfrenta EEUU en el hemisferio occidental es la inmigración masiva". Más importante aún, para "mantener un país, una nación", se deben adoptar nuevas restricciones de inmigración para acabar con la inmigración ilegal, especialmente de México. Su propuesta política es "desplegar militares en la frontera mexicana" para frenar a "terribles refugiados, inmigrantes, terroristas" y promover el traspaso del poder en Cuba. Incluso abogó por la separación de Estados Unidos de América Latina, argumentando que mientras "ningún régimen hostil construya una fortaleza en este hemisferio", EEUU no debería preocuparse por los gobiernos de América Central y del Sur.

Las ideas antiglobalización, antilibre comercio, antiinmigración y el regreso a la Doctrina Monroe del presidente Trump son exactamente las mismas que las de Buchanan. En septiembre de 2018, en la ceremonia de apertura del debate general de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, Trump declaró que la Doctrina Monroe era una vez más una política exterior formal de los Estados Unidos, rechazando la injerencia de otros países en los asuntos del Hemisferio Occidental y los propios Estados Unidos. En 2018, Tillerson, entonces Secretario de Estado de EEUU, pronunció un discurso sobre temas del Hemisferio Occidental en la Universidad de Texas. Durante la sesión de preguntas y respuestas, dijo que "la Doctrina Monroe es un logro", y consideró que la doctrina ha mantenido los valores democráticos del Hemisferio Occidental. “La Doctrina Monroe está viva y coleando”, dijo Bolton, exasesor de seguridad nacional de Trump, en un discurso ante grupos del exilio cubano. La política latinoamericana caracterizada por la tradicional Doctrina Monroe, primero, adopta una política de exclusión y contención dirigida principalmente en China, y considera a China como la mayor amenaza para el liderazgo de los Estados Unidos en América Latina y sus intereses. El segundo es volver a fortalecer su política de intervención en América Latina. En el tema cubano, la administración Trump anuló la política de compromiso con Cuba implementada durante la administración Obama y aumentó las sanciones económicas. Y en enero de 2021, el gobierno cubano será incluido nuevamente en la lista de países que apoyan el terrorismo internacional. En el tema venezolano, la administración Trump ha reconocido al gobierno de oposición y ha ejercido una presión extrema sobre el gobierno de Maduro. La tercera es adoptar medidas más extremas que Buchanan en el tema migratorio, como construir un muro fronterizo y repatriar refugiados a gran escala. Muchos académicos chinos y extranjeros han llamado a la política latinoamericana de Trump la “Nueva Doctrina Monroe”, pero en realidad sus políticas son más como un regreso a la Doctrina Monroe tradicional.

La administración Biden, que es muy crítica con la Doctrina Trump, rara vez menciona directamente la Doctrina Monroe, pero aún considera a América Latina como la esfera de influencia de los Estados Unidos. A diferencia de Trump, quien comparó a América Latina con el patio trasero de Estados Unidos, dijo que "todo lo que está al sur de la frontera mexicana es el patio delantero de Estados Unidos". En su política hacia América Latina, la administración Biden básicamente ha mantenido la política de Trump, rechazó la influencia de China y otras potencias extranjeras y básicamente continuó con su política hacia Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Evolución de la hegemonía estadounidense y rasgos de esta estrategia hacia América Latina

Muchos eruditos famosos que discuten la "estrategia" o la "gran estrategia" tienden a comenzar desde la perspectiva de los objetivos y los medios, y la definen como un arte científico que utiliza de manera integral varios medios para lograr un determinado gran objetivo, centrándose en los medios estratégicos. El núcleo de la estrategia de EEUU hacia América Latina es utilizar diferentes medios políticos para lograr la hegemonía regional, pero, en esencia, la definición de objetivos y el uso de medios y recursos estratégicos están sujetos a la fuerza y ​​el estatus nacional real. Por lo tanto, la estrategia de EEUU hacia América Latina ha evolucionado con cambios en su hegemonía.

(1) Las características de la estrategia estadounidense hacia América Latina en la era de la hegemonía

Durante mucho tiempo después de que se propusiera la Declaración de Monroe, el objetivo de la expansión de la hegemonía y la defensa de los Estados Unidos en el hemisferio occidental estuvo dirigido principalmente a las potencias europeas, no a América Latina. En 1889, la intención original de los EEUU de construir el Sistema Panamericano era "prevenir la guerra entre los países americanos" para no "inducir la invasión europea y poner en peligro la Declaración de Monroe". En 1930, J. Reuben Clark, entonces subsecretario del Departamento de Estado de los EEUU, se quejó en el "Memorándum de Clark" escrito por su organización de que la Doctrina Monroe era una política de los EEUU dirigida a Europa y no a América Latina.

Después de la Primera Guerra Mundial, el Hemisferio Occidental entró en una era dominada por la hegemonía de los EEUU. Como no había retadores hegemónicos y amenazas internas obvias, los EEUU intervinieron sin escrúpulos en América Latina, especialmente en algunos países vecinos, mientras ignoraban las demandas de desarrollo de los países latinoamericanos. . Debido a que los países latinoamericanos en general estaban insatisfechos con la política de intervención de la Doctrina Monroe, y considerando la tensión internacional antes de la Segunda Guerra Mundial, la administración de Franklin Delano Roosevelt propuso la política del "buen vecino" en 1933. Esta es la primera estrategia de Estados Unidos y América Latina que intenta ir más allá de la Doctrina Monroe de política de intervención.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos consolidó aún más su hegemonía en América Latina y el mundo, y el estatus de América Latina en la diplomacia estadounidense decayó. EEUU no tiene una estrategia general y de largo plazo para América Latina para liderar el desarrollo de América Latina. Solo cuando se desafía la hegemonía de los EEUU, los EEUU responderán de manera preventiva. La política de respuesta de EEUU hacia América Latina es pasiva y unidireccional. Hay dos medios políticos principales: uno es aumentar la ayuda o proporcionar más preferencias comerciales para promover el desarrollo, y el otro es sancionar o interferir con los países latinoamericanos. Estas dos prácticas se pueden comparar con el dicho tradicional de "la zanahoria y el palo". Tras la victoria de la Revolución Cubana en 1959, la "Alianza para el Progreso" impulsada por el presidente Kennedy se centró principalmente en ayudar y promover el desarrollo de América Latina. En la década de 1980, el presidente Reagan adoptó una política de "palo y zanahoria" en respuesta a la penetración de la Unión Soviética en América Central y la crisis centroamericana. Mientras aumentaba la intervención en los países centroamericanos, también implementó cierta asistencia para la región y preferencias comerciales como el Proyecto de la Cuenca del Caribe en 1983. Sin embargo, cuando se eliminaron las amenazas externas, la política de Estados Unidos hacia América Latina volvió a la vieja senda de abandono e intervención, cayendo así en un ciclo de abandono y respuesta de tensión. En 1973, un académico estadounidense publicó un artículo en "Foreign Affairs" y señaló que "Estados Unidos no tiene una política latinoamericana, excepto una política de negligencia benigna". Traerá consecuencias negativas para Estados Unidos en los campos de política, economía y seguridad.

En la era del dominio de la hegemonía, la política de Estados Unidos hacia América Latina se basó principalmente en el realismo. La intervención es el principal medio para que implemente el poder coercitivo en América Latina y una de las principales características de la Doctrina Monroe. Estados Unidos implementó un plan de recuperación europeo en los primeros días de la Guerra Fría, brindó una gran ayuda a Europa a través del Plan Marshall y no tenía un plan similar para América Latina, y les dijo a los países latinoamericanos que dependieran del comercio en lugar de la ayuda. Esto "causó un profundo resentimiento en América Latina". Además, la intervención de Estados Unidos en América Latina ha generado tensión en las relaciones y un fuerte sentimiento antiestadounidense en los países latinoamericanos. "Desde la independencia hasta mediados del siglo XX, el sentimiento antiestadounidense afectó a todos los grupos sociales importantes de América Latina. Los campesinos, los trabajadores, los miembros de la clase media y las élites se resintieron en algún momento por ser explotados o despreciados por Estados Unidos". La intervención e invasión de Estados Unidos a Guatemala, Nicaragua, Cuba, Panamá, Haití y otros países pequeños de América Central y el Caribe a menudo han llevado a Estados Unidos a "peligrosos vórtices". La crisis de los misiles en Cuba en 1962 y la lucha de la administración Reagan con la Unión Soviética en América Central en la década de 1980 casi arrastraron a Estados Unidos al torbellino de la guerra.

La política de Estados Unidos hacia América Latina a menudo está atrapada en contradicciones, como se quejó una vez el ex embajador de Estados Unidos, John Bartello Martin: "Si seguimos manteniendo relaciones con ellos, nos acusarán de entrometernos; si los ignoramos, nos acusarán de preocuparnos por Bangladesh, en lugar de sus vecinos". Debido a la enorme desigualdad de las estructuras de poder entre los Estados Unidos y América Latina, aunque los países latinoamericanos a menudo expresaron su descontento durante gran parte del tiempo, "la relación general entre los Estados Unidos y la mayor parte de América Latina fue fuerte. Y amable". Debido a que los países latinoamericanos dependen de Estados Unidos y carecen de autonomía estratégica, Estados Unidos es tanto un problema como una solución para ellos. Esto también confirma el dicho clásico del teórico realista Tucídides: "Los fuertes pueden hacer todo lo que tienen el poder de hacer, y los débiles solo pueden aceptar lo que deben aceptar".

(2) Cambios en la estrategia de Estados Unidos hacia América Latina en la era poshegemónica

En el siglo XXI se han producido nuevos cambios en las relaciones internacionales del mundo y del hemisferio occidental, uno de ellos es que se ha desafiado y debilitado la hegemonía de Estados Unidos, lo que también ha traído nuevos rasgos a la política estadounidense hacia América Latina.

(1) El declive de la hegemonía estadounidense y la era poshegemónica

La eficacia de la Doctrina Monroe y el benigno abandono de América Latina por parte de Estados Unidos se basan en la hegemonía monopólica de EEUU sobre América Latina. Sin embargo, con el fortalecimiento de la autonomía estratégica de los países latinoamericanos y la creciente presencia de potencias extranjeras en América Latina, la hegemonía de EEUU en América Latina está siendo cuestionada. En 2006, el académico estadounidense Peter Hakim publicó un artículo en la revista Foreign Affairs advirtiendo que "Washington está perdiendo América Latina". En mayo de 2008, el Consejo de Relaciones Exteriores de los EEUU publicó un informe liderado por más de 20 académicos y políticos estadounidenses famosos, declarando que "la era de la hegemonía estadounidense en América Latina ha terminado". Desde entonces, la crisis financiera internacional de 2008, el ascenso acelerado de China, la nueva epidemia del coronavirus y la ruptura política interna han afectado aún más la hegemonía global de los EEUU. El presidente boliviano Morales declaró una vez que "América Latina ya no es una colonia de los Estados Unidos". El presidente mexicano López también hizo la última afirmación: "En lo que respecta a los Estados Unidos, es imposible continuar con la Doctrina Monroe o el lema ’América es estadounidense’". Tanto a nivel nacional como regional ha disminuido significativamente. En este sentido, también se puede decir que la estrategia estadounidense hacia América Latina ha entrado en una “era post-hegemónica”.

(2) En la era posterior a la hegemonía, EEUU ha ajustado su enfoque estratégico en América Latina

La era posterior a la hegemonía fue inaugurada por la administración Obama. En este momento, el enfoque de la estrategia diplomática de EEUU pasó de la cooperación entre grandes potencias y la lucha contra el terrorismo a la competencia entre grandes potencias, y China se ha convertido en el objetivo principal de la estrategia de competencia entre grandes potencias de EEUU. En respuesta al rápido ascenso de China, la administración Obama implementó una estrategia de reequilibrio asiático contra China después de asumir el cargo en 2009. Pero en el contexto de la crisis financiera internacional de 2008, EEUU necesitaba la ayuda de China. Por lo tanto, la administración Obama adoptó una estrategia híbrida contra China: por un lado, una política de compromiso, integración e inclusión; por otro, una estrategia implícita de contención, equilibrio o disuasión. En América Latina, aunque "EEUU considera que el creciente papel de China es un nuevo desafío que enfrenta en el hemisferio occidental", debido a la limitada influencia de China en América Latina en ese momento, se concentró principalmente en el campo de comercio. La administración Obama no consideró que la cooperación entre China y América Latina fuese una gran amenaza, y adoptó una actitud de espera y vigilancia sobre si China podía transformar su influencia económica en América Latina en influencia política en el futuro. A través de consultas estratégicas chino-estadounidenses sobre asuntos latinoamericanos, la administración Obama esperaba mejorar la transparencia del comercio y la inversión de China en América Latina. William Burns, el subsecretario de Estado de la administración Obama, dijo en 2011: "No debemos preocuparnos por los intereses económicos asiáticos (chinos) en nuestro hemisferio occidental. La relación existente es transparente y se siguen las reglas".

Con la intensificación de la competencia estratégica entre China y Estados Unidos, EEUU considera cada vez más a China como su mayor competidor y amenaza, y las dos partes en Estados Unidos básicamente han llegado a un consenso sobre esto. El 18 de diciembre de 2017, el primer Informe de estrategia de seguridad nacional publicado por la administración Trump declaró que "la competencia estratégica entre naciones, no el terrorismo, es el tema principal de la seguridad nacional de EEUU”. China es el principal "competidor estratégico". Al mismo tiempo, Estados Unidos considera que el desarrollo de las relaciones chino-latinoamericanas es una amenaza para Estados Unidos. En 2018, el entonces secretario de Estado, Rex Tillerson, acusó abiertamente a China de "buscar ganancias a corto plazo y dependencia a largo plazo de América Latina", calificando a China como un "actor depredador en nuestro hemisferio". La administración Biden ha continuado con la estrategia de Trump de competencia entre grandes potencias, considerando a China como "un competidor que plantea un serio desafío para la prosperidad, la seguridad y los valores democráticos estadounidenses".

Además, Estados Unidos siempre ha considerado el ascenso colectivo de las fuerzas de izquierda en América Latina, especialmente la política antiestadounidense seguida por la izquierda radical en, la estrategia de diversificación de las relaciones exteriores y la política de equilibrio suave contra Estados Unidos como una amenaza a su hegemonía y sus intereses. Con el fortalecimiento de la autonomía estratégica de los países latinoamericanos, el control de los Estados Unidos sobre los asuntos internos y externos de América Latina se está debilitando y es cada vez más difícil para los EEUU obtener la plena cooperación de los países latinoamericanos en su estrategia global. Tomemos como ejemplo el conflicto Rusia-Ucrania. Aunque la mayoría de los países latinoamericanos criticaron las acciones militares de Rusia contra Ucrania, no siguieron a Estados Unidos en temas delicados como las sanciones a Rusia y la ayuda militar a Ucrania, y mantuvieron una posición relativamente independiente. Por lo tanto, en la era post-hegemónica, es un desafío importante para los Estados Unidos fortalecer su influencia y control sobre América Latina y reintroducir a América Latina en el camino estratégico de los Estados Unidos.

Los problemas de seguridad no tradicionales como la inmigración y el contrabando de drogas traídos a los EEUU por la globalización también son desafíos importantes para su seguridad. Entre ellos, los problemas de inmigración no solo causan problemas de seguridad, sino también conflictos políticos y culturales. A algunos conservadores les preocupa que el rápido crecimiento de la población latina desafíe la cultura dominante y la identidad nacional de los EEUU. Esto también hace que Buchanan, Trump y otros políticos conservadores aboguen por la Doctrina Monroe, que es más aislacionista. Desde 2013, debido a la continua recesión económica en América Latina, la intensificación de la pandemia de coronavirus de 2019 y la consecuente recesión económica, y el impacto de la política estadounidense de máxima presión sobre Venezuela, el flujo de inmigrantes irregulares hacia Estados Unidos ha alcanzado niveles sin precedentes y se ha convertido en un factor influyente en un tema importante de la seguridad nacional de los Estados Unidos.

(3) La tendencia a la contracción de la estrategia estadounidense hacia América Latina en la era poshegemónica

El erudito Graham Alison, quien propuso la "trampa de Tucídides", cree que "la esencia de la estrategia es usar recursos para enfrentar desafíos abrumadores". Con el declive de la hegemonía estadounidense y los recursos limitados, la estrategia hacia América Latina se está reduciendo, mostrando una tendencia a volverse cada vez más norteamericana. Sus políticas se reflejan principalmente en dos aspectos: Primero, la posición de México en la estrategia de Estados Unidos hacia América Latina es cada vez más importante. Estados Unidos ha logrado que la economía de América del Norte esté cada vez más integrada a través del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y el T-MEC revisado. Esto no sólo satisface básicamente las importantes preocupaciones de Estados Unidos sobre seguridad industrial y seguridad energética, sino que también hace que el comercio y la inversión entre EEUU y América Latina se concentren cada vez más en América del Norte. En 2021, México representará el 76% de las importaciones estadounidenses y el 61% de las exportaciones estadounidenses de la región. En la competencia económica entre China y Estados Unidos, la estrategia de Estados Unidos de reconfigurar la cadena industrial global hará de México, América Central y el Caribe los destinos cercanos a la costa, lo que promoverá aún más la integración económica de América del Norte. La segunda es que la región del Gran Caribe ha atraído la atención de la seguridad y la mayor parte de la ayuda de los Estados Unidos. Después de que Obama asumiera el cargo, Estados Unidos firmó varios acuerdos para promover el desarrollo y la seguridad con países de la región y proporcionó una gran cantidad de fondos. Entre ellos, proporcionó 12 mil millones dedólares en ayuda a Colombia en el año fiscal 2000-2021, y un total de 3,3 mil millones en la Iniciativa Mérida dirigida a México y Centroamérica en el año fiscal 2008-2021. Tras la expiración del plan Mérida, Estados Unidos y México renovaron el acuerdo "Marco Bicentenario México-Estados Unidos para la Seguridad, Salud Pública y Comunidades Seguras" en octubre de 2021. En 2010, Estados Unidos separó a Centroamérica del Plan Mérida e implementó la "Iniciativa de Seguridad Regional Centroamericana" y la "Iniciativa de Seguridad de la Cuenca del Caribe".Cuando Biden asumió, prometió aportar al menos 4 mil millones en ayuda, para el desarrollo de Centroamérica y el sur de México.

La contracción de la estrategia estadounidense hacia América Latina es un reflejo realista del declive de su hegemonía. Cuando se presentó la Declaración de Monroe en 1823, el objetivo hegemónico de Estados Unidos era "no contra todo el continente, sino sólo contra América del Norte y el Caribe". Alfred Thayer Mahan, un conocido estratega y teórico geopolítico estadounidense, propuso una vez que "las preocupaciones de seguridad de los EEUU terminan en el río Amazonas, y no hay necesidad de implementar la Doctrina Monroe al sur del río". La proximidad geográfica siempre ha sido valorada por Estados Unidos. Durante la crisis centroamericana de la década de 1980, el entonces secretario de Estado, Schultz, llamó a esta región la "tercera frontera" de los Estados Unidos (tercera frontera), diciendo que "si esta región (Centroamérica) es hostil a nuestro régimen gobernado, o si se convierte en un sitio de disturbios sociales a largo plazo, las implicaciones para nuestra propia economía y sociedad serían de hecho sustanciales". En 1997, el presidente Bill Clinton incluso declaró a los EEUU un "país caribeño". Después del incidente del "9-11", Bush Jr. extendió la "tercera frontera" de los Estados Unidos hasta el Caribe. Con el desarrollo de la globalización, la proximidad geográfica de esta región ha aumentado la influencia mutua de los factores de seguridad. La inestabilidad política y económica, el clima extremo causado por el cambio climático y la propagación de la epidemia han ampliado la influencia mutua entre los países de esta región y han afectado cada vez más la vida cotidiana de los Estados Unidos. Se han vuelto "internacionales y problemas domésticos" para los Estados Unidos. Por ello, fortalecer el foco en esta región se ha convertido en el área prioritaria de la estrategia de EEUU hacia América Latina.

Estrategia de Estados Unidos hacia América Latina en la era poshegemónica

En la era de la poshegemonía, cómo impulsar la hegemonía de Estados Unidos en América Latina es una tarea común que enfrentan los dos partidos. El objetivo planteado por el presidente Obama durante las elecciones de 2008 fue "remodelar el liderazgo de los EEUU en América Latina". El objetivo de la administración Trump de "hacer que EEUU vuelva a ser grande" también se proyecta a América Latina, con el objetivo de devolver la Doctrina Monroe. La administración Biden enfatizó la importancia de la región latinoamericana para EEUU "Debido a los fuertes lazos comerciales, las tradiciones democráticas comunes y los lazos familiares, ninguna región tiene más influencia en EEUU que el hemisferio occidental", y propuso revivir la alianza con América Latina.

En la era poshegemónica, EEUU no ha cambiado fundamentalmente su marco estratégico para la democracia, la prosperidad y la seguridad en América Latina desde el final de la Guerra Fría. Aunque Trump persiguió el realismo de principios y el aislacionismo, buscando acabar con el orden liberal liderado por Estados Unidos y la diplomacia unilateralista teñida de poder, la inercia de la política exterior estadounidense le dificultó subvertir este marco estratégico. El informe de la administración Trump sobre el Marco Estratégico del Hemisferio Occidental publicado en 2020 dejó en claro que "el objetivo principal del compromiso de EEUU con el Hemisferio Occidental es apoyar una región próspera, segura y democrática". Las administraciones de Trump y Biden han adoptado diferentes políticas y tácticas.

(1) Estrategias de Promoción de la Democracia

Promover la democracia no solo está en línea con las características ideológicas de la Doctrina Monroe, sino también una de las estrategias para promover el orden liberal internacional global en el período posterior a la Guerra Fría. Bajo esta estrategia, Estados Unidos se compromete a evitar "retrocesos democráticos potenciales". E implementar una serie de acciones para promover la democracia a través de la Organización de los Estados Americanos. Entre ellos, la Carta Democrática Americana adoptada en septiembre de 2001 creó una garantía institucional colectiva para la democratización del Hemisferio Occidental. A través de este mecanismo, Estados Unidos desempeñó un papel rol en la promoción de la democracia en las Américas.

Sin embargo, la estrategia de promover la democracia también trae ciertos desafíos a la estrategia de EEUU hacia América Latina. Desde la elección del presidente venezolano Chávez en 1998, un grupo de gobiernos latinoamericanos de izquierda llegó al poder a través de elecciones democráticas, lo que trajo algunos desafíos políticos a los Estados Unidos. Aunque el presidente Trump expresó dudas sobre los beneficios de promover la democracia en los Estados Unidos, los conservadores todavía creen que promover la democracia en América Latina es de interés para los Estados Unidos. En 2022, Colombia, el principal aliado de Estados Unidos en Sudamérica, ha logrado un histórico giro a la izquierda, que ha causado un fuerte malestar en Estados Unidos, pero el senador conservador estadounidense Marco Rubio cree que "mientras haya democracia, Colombia estará bien. Pueden elegir a una persona con la que no estamos de acuerdo, puede que no nos gusten todas las decisiones que toman, pero al final tendrán que gobernarse a sí mismos mediante la moderación de los votantes, los votantes los castigarán a ellos y a su partido. Sin democracia, pueden hacer lo que quieran, eso suele ser lo que desencadena guerras y crisis".

Además, los conservadores también creen que promover la democracia en América Latina es una elección estratégica que Estados Unidos tiene que hacer en la era poshegemónica. En la era de la globalización, es una opción inevitable para los países latinoamericanos fortalecer los lazos económicos con las potencias externas. Cuando Estados Unidos no puede proporcionar a América Latina opciones alternativas para el comercio, la inversión y los préstamos financieros, es imposible pedir a los países latinoamericanos que renuncien a la cooperación con China y otras grandes potencias fuera de la región. Por otro lado, cuando los países latinoamericanos interactúan con China, Estados Unidos supervisa a través de iniciativas anticorrupción, cooperación en seguridad y asistencia en seguridad para asegurarse de que no planteen grandes desafíos de seguridad para Estados Unidos. De hecho, está utilizando la promoción de la democracia como herramienta de hegemonía. Las narrativas de "democracia" y "autoritarismo", o "democracia" y "autoritarismo", diriguiéndose a China y Rusia, fortalecen la unidad de sus aliados e imponen restricciones extremas a Cuba, Venezuela y Nicaragua, lo que Trump llamó el "triángulo de la tiranía". La presión proporciona una excusa. El entonces Secretario de Estado, Pompeo, declaró en su discurso del 2 de diciembre de 2019: "Tratamos de dejar en claro moral y estratégicamente que el autoritarismo es una amenaza en nuestro hemisferio. Es una amenaza para nosotros en los Estados Unidos. No podemos tolerar estos regímenes que invitan a los malos actores y tratan de convertir las democracias aliadas en dictaduras". En su estrategia para promover la democracia, Estados Unidos necesita especialmente ganarse a los países latinoamericanos para expandir el campo de los países "democráticos". En la Cumbre de la Democracia Global convocada por la administración Biden en diciembre de 2021, se invitó a participar a 25 gobiernos y activistas de la sociedad civil de países de América Latina. Estados Unidos apoya a Costa Rica, Panamá y República Dominicana en 2021 para formar la Alianza para el Desarrollo Democrático. En julio de 2022, Estados Unidos tomó la delantera en la firma de un acuerdo para promover la cadena de suministro con los países de la Alianza Democrática, como "la forma más práctica de estimular el crecimiento de la Alianza para el Desarrollo Democrático mientras se promueven los intereses de Estados Unidos".

Aun así, promover la democracia como herramienta estratégica de Estados Unidos en el orden liberal global también es un arma de doble filo. Dado que la democracia es la base de la legitimidad política en el continente americano, la posibilidad de una intervención militar directa de Estados Unidos en la región ha disminuido. Frente a los gobiernos de izquierda en América Latina que llegaron al poder a través de elecciones democráticas, tiene que ampliar su tolerancia hacia las diversas democracias de América Latina. Estados Unidos ha estado insatisfecho durante mucho tiempo con las fuerzas radicales de izquierda en Venezuela que han estado en el poder durante más de 20 años, pero la administración de Obama ha moderado relativamente al gobierno de Chávez y solo lanzó sanciones contra el gobierno de Maduro en una etapa posterior.

De hecho, una estrategia de promoción de la democracia no impediría la intervención de EEUU en América Latina y renegaría de su compromiso con la democracia. Desde principios del siglo XXI, muchos gobiernos de izquierda en América Latina se han enfrentado a "golpes de estado" o crisis políticas controvertidas. Estos países incluyen a Venezuela (2002), Honduras (2009), Paraguay (2012), Brasil (2016), Bolivia (2019) y Perú (2022). Estados Unidos muchas veces no profundiza en la legalidad procesal. En cambio, apoya a gobiernos que llegan al poder después de golpes o crisis en diversos grados.

El enfoque de la estrategia de promoción de la democracia de EEUU ha pasado de promover elecciones democráticas a la gobernabilidad democrática, entre ellos, el fortalecimiento de la gobernabilidad judicial y la lucha contra la corrupción se han convertido en el enfoque de la promoción de la gobernabilidad democrática de la administración Biden en América Latina, especialmente en América Central. El propósito de este cambio es mejorar el nivel de gobernabilidad de los países latinoamericanos y crear un ambiente favorable para la inversión de los Estados Unidos y las empresas. Lo más notable es el Engellist lanzado por Estados Unidos en diciembre de 2020, que se ha convertido en un medio importante para que Estados Unidos tome medidas enérgicas contra los funcionarios corruptos en Centroamérica. Aquellos en la lista de Engel no solo tendrán prohibido ingresar a los Estados Unidos, sino que también pueden estar sujetos a sanciones adicionales, como la congelación de activos. EEUU ha impuesto sanciones judiciales sin precedentes contra funcionarios corruptos en América Latina, incluidos altos funcionarios actuales y exjefes de gobierno en América Latina, como el vicepresidente de Paraguay Hugo Adalberto Velázquez Moreno, el expresidente de Honduras Hernández Juan Orlando Hernande (en el cargo de 2014 a 2022), expresidente de Paraguay Horacio Cartes en el cargo de 2013 a 2018, y expresidente de Panamá Ricardo Martinelli. Sin embargo, el compromiso de la administración Biden con el objetivo a largo plazo de la gobernabilidad democrática también ha causado tensión entre EEUU y los aliados tradicionales, como El Salvador y Guatemala, a corto plazo.

(2) Estrategias de Promoción de la Prosperidad

La prosperidad y la estabilidad de los países latinoamericanos están en los intereses de los Estados Unidos, que es el consenso de todas las administraciones. Esto se considera un medio importante para promover la prosperidad de los EEUU y reducir las amenazas a la seguridad, como la inmigración ilegal y el contrabando de drogas de los países latinoamericanos a los EEUU. También es una necesidad para hacer frente a la penetración y expansión de potencias extranjeras en América Latina. A pesar de esto, EEUU todavía no presta atención continua al desarrollo de América Latina, y la estrategia para promover la prosperidad está más al servicio de la estrategia global de Estados Unidos y el desarrollo económico nacional. China es uno de los mayores factores externos además de los Estados Unidos que afectan a América Latina, especialmente el desarrollo económico. El objetivo principal de la estrategia del gobierno de los Estados Unidos para promover la prosperidad de América Latina es enfrentar los desafíos de China.

La administración Obama utilizó el libre comercio como protección contra la competencia estratégica de China. En noviembre de 2009 y junio de 2013, impulsó sucesivamente las negociaciones de la Asociación Transpacífica (TPP) y la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (TTIP), con la esperanza de establecer un acuerdo multilateral transregional que excluya a China. Quiso incorporar a los países latinoamericanos a los pactos transregionales de Estados Unidos, en particular al Acuerdo Transpacífico, que "vincularía los mercados asiáticos de rápido crecimiento con las democracias sólidas de las Américas". Con este fin, el presidente Obama, quien originalmente se oponía al libre comercio, impulsó la ratificación de los tratados de libre comercio bilaterales entre Estados Unidos y Colombia y con Panamá (2012). También apoyó la “Iniciativa del Arco del Pacífico” (2009), que apoya el establecimiento de la Alianza del Pacífico, una organización regional latinoamericana que favorece el libre comercio, y espera que a través de ellos, los países latinoamericanos del Pacífico sean incluidos en el círculo económico dominado por los Estados Unidos.

Hay muchas similitudes en las estrategias de las administraciones de Trump y Biden para promover la prosperidad en América Latina, ambas han pasado del comercio a la inversión y la cooperación en la cadena industrial. Trump, que se opone a la globalización y al libre comercio, se retiró inmediatamente del Acuerdo de Asociación Transpacífico tras asumir el cargo en 2017, lo que provocó el fracaso de la estrategia comercial de Obama y el deseo de Ecuador y Uruguay de negociar tratados de libre comercio con Estados Unidos. En respuesta al desarrollo de la iniciativa "Belt and Road" de China en América Latina, Trump propuso el "Growth in the Americas" (Crecimiento en las Américas) en 2018, que es financiado por la Corporación Financiera de Desarrollo Internacional de los Estados Unidos para promover energía y otras infraestructuras en América Latina. Biden propuso la "Asociación Americana para la Prosperidad Económica". El 27 de enero de 2023, Estados Unidos firmó la Declaración Conjunta sobre la Asociación de las Américas para la Prosperidad Económica con Barbados, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Dominica, Ecuador, México, Panamá, Perú y Uruguay. Se compromete a "mejorar la diversidad, la sostenibilidad y la resiliencia de las cadenas de suministro y promover la infraestructura de calidad mediante la expansión de los vínculos comerciales regionales". Sin embargo, con los recursos limitados invertidos por Estados Unidos, es cuestionable si puede competir con la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China.

Además, con el fin de mejorar la seguridad de la cadena industrial de EEUU, promover el desacoplamiento de la cadena industrial de China y promover el retorno de las industrias manufactureras, ha adoptado a América Latina como sucesora de Nearshoring y Friendshoring en su estrategia para promover la reestructuración de la cadena industrial global. La administración Trump había planeado lanzar un plan para promover el "regreso a las Américas" de la cadena de producción en el período posterior de la administración, con la intención de utilizar incentivos financieros para alentar a las empresas estadounidenses a transferir instalaciones de producción en Asia a los Estados Unidos y países latinoamericanos, pero hasta ahora no se ha realizado. En abril de 2022, los miembros del Congreso propusieron la Ley de Nearshoring del Hemisferio Occidental, que alentaría a las empresas estadounidenses a trasladar los cambios de su cadena de suministro a América Latina. Los países latinoamericanos han mostrado un profundo interés en la estrategia de subcontratación de los Estados Unidos de near-shoring y friendly-shoring, con la esperanza de beneficiarse del proceso de reestructuración de la cadena industrial global, expandir la inversión y promover el desarrollo de sus propias industrias. Sin embargo, el hecho de que la externalización cercana y amigable en tierra pueda beneficiar a los países latinoamericanos depende de muchas condiciones, como el arbitraje laboral, el apoyo industrial, los acuerdos de libre comercio, las condiciones de inversión y el tamaño del mercado. Con excepción de México y algunos países centroamericanos, es difícil para la mayoría de los países latinoamericanos convertirse en un lugar para la transferencia industrial. Según el informe del Banco Interamericano de Desarrollo, la respuesta es, con la quizás excepción de México, que la reestructuración de la cadena de valor global no traerá beneficios significativos a corto plazo para la región.

(3) Estrategia de seguridad

La seguridad es el principal pilar de la política estadounidense hacia América Latina. A partir de la administración de Obama, ya no incluyó el terrorismo como un problema de seguridad prioritario, sino que consideró los problemas de seguridad no tradicionales, como el contrabando de drogas, el crimen organizado y la inmigración ilegal causada por la apertura de fronteras, como amenazas importantes para la seguridad de Estados Unidos.

Al resolver estos problemas de seguridad no tradicionales, especialmente el de combatir la inmigración ilegal, Trump ha tenido grandes conflictos estratégicos con la administración anterior de Obama y la administración posterior de Biden. Cuando la administración Obama llegó al poder, propuso una reforma migratoria para regularizar la inmigración ilegal. La administración Biden se comprometió a establecer un sistema de inmigración justo, ordenado y humano y fortalecer la asistencia a los países de origen de inmigrantes. "Abordar las causas profundas de la inseguridad humana y la migración irregular, incluida la pobreza, la violencia criminal y la corrupción". La administración Biden también firmó la "Declaración de Los Ángeles sobre Inmigración y Protección" con algunos países latinoamericanos en junio de 2022, buscando el apoyo de los países latinoamericanos para resolver los problemas de inmigración y abogando por compartir la responsabilidad. La administración Trump mostró una fuerte tendencia al aislacionismo en el tema migratorio, promoviendo la construcción del muro fronterizo entre Estados Unidos y México, tratando de excluir a los inmigrantes de la frontera estadounidense y adoptando medidas duras. Por ejemplo, en 2019 amenazó con cortar la ayuda a El Salvador, Guatemala y Honduras en el “Triángulo Norte” de Centroamérica, tratando de obligar a los gobiernos de estos países a frenar el flujo de inmigrantes hacia Estados Unidos y firmó un acuerdo de seguridad de terceros que permite a los Estados Unidos enviar solicitantes de refugiados de terceros países transferidos a estos países. Sin embargo, ninguna estrategia puede resolver los problemas de seguridad que aquejan a los Estados Unidos sin abordar el desequilibrio económico entre los Estados Unidos y los países latinoamericanos y el déficit de gobernabilidad en los países latinoamericanos.

Conclusión

Casi 200 años después de su nacimiento, la "Doctrina Monroe" siempre ha sido la pista central de la política de Estados Unidos hacia América Latina. En este sentido, es exitosa como estrategia regional. Sin embargo, el éxito de la Doctrina Monroe es difícil de replicar porque está determinado por condiciones geopolíticas especiales. Estados Unidos está geográficamente lejos del centro político del mundo. Tal como dijo el erudito realista ofensivo estadounidense Mearsheimer: "Es difícil para los competidores extranjeros atacar a Estados Unidos al otro lado del océano". Más importante aún, el trasfondo ideológico de la Doctrina Monroe es la política del poder, y la interferencia y el poder son sus características esenciales. En una era en la que los intereses de todos los países son interdependientes en la globalización y hoy se ha establecido el sistema de gobernanza multilateral mundial, aunque la política de poder no se ha eliminado por completo, la mayoría de los países la han dejado de lado. El concepto de cooperación ganar-ganar defendido por una comunidad de destino de la humanidad es el camino correcto para el ascenso de las grandes potencias. El retorno de la Doctrina Monroe por parte de los Estados Unidos y volver a provocar la competencia entre las grandes potencias también va en contra de la tendencia de los tiempos.

La vitalidad a largo plazo de la Doctrina Monroe se basa en la hegemonía de los Estados Unidos. Con el declive de la hegemonía estadounidense, el ascenso de las potencias emergentes y el fortalecimiento de la autonomía estratégica de los países latinoamericanos, la racionalidad de los objetivos de la Doctrina Monroe y la eficacia de sus medios enfrentarán grandes desafíos. Desde la administración de Obama, Estados Unidos ha querido revivir su hegemonía en América Latina, pero debido a las diferencias en las ideas políticas, los conflictos políticos entre los gobiernos estadounidenses se están expandiendo. Este conflicto refleja el conflicto entre las dos teorías del liberalismo y el realismo tras el declive de la hegemonía estadounidense y el dilema de la estrategia estadounidense hacia América Latina. Hay dos opciones para que EEUU salga de este dilema en su estrategia hacia América Latina: o actualizar su concepto diplomático, o revivir la hegemonía.

En la era posterior a la hegemonía, el gobierno de los EEUU eligió unánimemente el objetivo de revivir la hegemonía en América Latina, tratando de restaurar la influencia política y económica. Sin embargo, es muy difícil para los Estados Unidos lograr este objetivo. Primero, hay una falta de ánimo de lucro. A excepción de México, el estatus político y económico de América Latina en los Estados Unidos ha decaído. Tomando como ejemplo las exportaciones de productos minerales, la participación de Estados Unidos en las exportaciones totales de minerales de América Latina cayó del 14,37% en 1990 al 9,51% en 2000 y al 1,8% en 2020. A medida que Estados Unidos logra la autosuficiencia energética en 2019, la importancia de la energía latinoamericana para Estados Unidos ha disminuido significativamente y su participación en las importaciones de petróleo crudo de Estados Unidos ha disminuido del 27,4 % en 2005 al 22,7 % en 2021. La estrategia de EEUU hacia América Latina carece de fines lucrativos y es difícil mantener una continuidad estratégica. Si bien los problemas de seguridad no tradicionales, como la inmigración ilegal, son importantes para la seguridad geopolítica de los Estados Unidos, estos problemas están entrelazados y arraigados, y es difícil resolverlos en el corto plazo, lo que obliga al retorno del aislacionismo estadounidense. En segundo lugar, es difícil para EEUU mantener un equilibrio entre los objetivos globales y regionales, lo que afectará la inversión de EEUU en recursos latinoamericanos. Estados Unidos participa en una competencia estratégica con China en todo el mundo, y la administración Biden está involucrada en el conflicto Rusia-Ucrania, lo que crea incertidumbre sobre cuántos recursos puede proporcionar a América Latina. Cuando el presidente Biden visitó México en enero de 2023, le informó claramente al presidente mexicano: "Nuestra responsabilidad no se limita al hemisferio occidental. Está en Europa central, Asia, Medio Oriente y África. Tenemos múltiples enfoques". Sin embargo, a mediados de 2022, Estados Unidos no ha realizado ninguna inversión, lo que demuestra que la política de Estados Unidos hacia América Latina está estirada.

El regreso de la Doctrina Monroe significa el renacimiento de la política de poder estadounidense, y China, como el mayor factor externo que afecta la economía del Hemisferio Occidental, es el objetivo principal de la Doctrina Monroe después del regreso. Por lo tanto, China debe evitar que la cooperación China-América Latina caiga en la trampa geopolítica de la Doctrina Monroe. Al mismo tiempo, también debemos ver que, en gran medida, Estados Unidos considera a China como la principal amenaza en el hemisferio occidental debido al miedo y la ansiedad estratégica, en lugar de las acciones reales de China. El principal objetivo de China en América Latina es promover la cooperación económica y comercial, no busca establecer la hegemonía, ni pretende utilizar a los países latinoamericanos para dañar la seguridad de los Estados Unidos. La cooperación entre China y América Latina puede promover la prosperidad y la estabilidad de los países latinoamericanos, y la prosperidad y la estabilidad de América Latina benefician a los intereses de los Estados Unidos. Por lo tanto, es más de interés tanto para China y Estados Unidos como para los países latinoamericanos fortalecer el diálogo estratégico chino-estadounidense y esforzarse por cambiar la percepción de Estados Unidos en lugar de una confrontación directa.

Este artículo fue publicado originalmente en el Número 1, 2023 de "Estudios Latinoamericanos" del Instituto de Estrategia Internacional, Escuela del Partido del Comité Central del Partido Comunista de China


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 4001855

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Latinoamérica   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License