CEPRID

LA CELAC DEBE SUSTITUIR A LA OEA

Miércoles 15 de septiembre de 2021 por CEPRID

Rodrigo Santillán Peralbo

Revista Siempre

“No debe descartarse la sustitución de la OEA por un organismo verdaderamente autónomo, no lacayo de nadie, sino mediador, a petición y aceptación de las partes en conflicto”, sostuvo Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México. Por su parte, Alberto Fernández, Presidente de Argentina, afirmó, rotundamente, que los años del gobierno de Donald Trump (2017-2021) en Estados Unidos "hicieron que la OEA no fuera un lugar de encuentro para América Latina”, sino "una suerte de escuadrón de gendarmería para avanzar sobre los gobiernos populares". Cuánta razón tienen los dos presidentes que, han interpretado con fidelidad, el pensamiento de millones de latinoamericanos conscientes de que la OEA es un instrumento de dominación imperial impuesto por de Estados Unidos.

La Organización de Estados Americanos (OEA) fue un proyecto que, después de la II Guerra Mundial, en 1948, implementó Estados Unidos y provocó una reunión de cancilleres que se realizó en Bogotá, capital de Colombia. Allí se subscribió, la Carta de la OEA que entró en vigencia en diciembre de 1951, con el objetivo de lograr en sus “Estados miembros, como lo estipula el Artículo 1 de la Carta, un orden de paz y de justicia, fomentar su solidaridad, robustecer su colaboración y defender su soberanía, su integridad territorial y su independencia”.

La declaración de la organización dice que trabaja para fortalecer la paz y seguridad, consolidar la democracia, promover los derechos humanos, apoyar el desarrollo social y económico y promover el desarrollo sostenible en América, pero la OEA devino en un espacio para la dominación estadounidense en el continente, tal como era el propósito del imperio.

Los idiomas oficiales de la organización son el castellano, el portugués, el inglés y el francés. Sus siglas en castellano son OEA y en inglés OAS (Organization of American States). La OEA tiene su sede en Washington DC, Estados Unidos de América. La OEA, es el organismo regional más antiguo y extenso del mundo pero ha ido perdiendo terreno en América frente a propuestas como la UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas), el ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América) y la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños).

La OEA se ha convertido en una organización obsoleta tanto que, inútilmente, por insistencia de Estados Unidos, trató de reunir, en conferencia extraordinaria, a los cancilleres de América para “debatir” sobre Cuba y condenarla por “violar los derechos humanos” de unos cuantos cubanos que, por órdenes y dólares de Estados Unidos, se manifestaron en La Habana para gritar “libertad” y alterar el grito histórico de “Patria o muerte, venceremos” por el de “patria o vida”.

El lacayo secretario de la OEA, Luís Almagro en su fallida convocatoria, se olvidó que Cuba no pertenece a la OEA, pero como “ordenes son órdenes” se olvidó también que, América Latina si tiene gobiernos dignos, salvo unos cuantos provenientes de la extrema derecha, que traicionaron a sus pueblos y obedecen ciegamente los dictados de la Casa Blanca. La historia no perdonará a los serviles del imperio yanqui que, desmemoriados por conveniencia o ignorancia, no sabían que Cuba es una patria libre y soberana que está fuera de la OEA.

En agosto de 1960, a solicitud del gobierno de Perú, la OEA convocó la VII Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores para los días del 22 al 29 de agosto, en la ciudad de San José de Costa Rica. La petición del gobierno peruano, en realidad correspondía a la servil postura del presidente Manuel Prado, ante las presiones ejercidas por el gobierno de Dwight Eisenhower que pretendía crear en este cónclave, un contexto político y diplomático favorable para condenar y aislar a Cuba. Así podría enmascarar los planes de agresión militar que preparaba la CIA, según el Programa de acción encubierta contra el régimen revolucionario, contenido en la directiva secreta aprobada el 17 de marzo de 1960.

AMLO respaldó a Cuba, criticó a Estados Unidos y propuso crear “algo semejante” a la UE en América Latina al “encabezar el evento para conmemorar el 238 Aniversario del Natalicio de Simón Bolívar “El Libertador de América” en el Castillo de Chapultepec, López Obrador aseguró que la Organización de Estados Americanos (OEA) debe desaparecer y ser sustituido por un organismo “verdaderamente autónomo” El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, participó en la celebración del natalicio 238 de Simón Bolívar, en el Castillo de Chapultepec, en la Ciudad de México.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, aseguró que México debe dejar de ser visto como “un protectorado, una colonia o el patio trasero” de Estados Unidos, al tiempo que respaldó al pueblo cubano que lleva 62 años defendiendo su soberanía enfrentando políticamente a los EEUU “aunque mis palabras provoquen enojo en algunos o en muchos”.

Al encabezar el evento para conmemorar el 238 Aniversario del Natalicio de Simón Bolívar “El Libertador de América”, en cuya ceremonia que se realizó en el alcázar del Castillo de Chapultepec se le nombró “Ciudadano solemne de México”, López Obrador destacó que la influencia de la política exterior de Estados Unidos es predominante en América, por lo que resaltó el caso de Cuba “país que durante más de medio siglo ha hecho valer su independencia, enfrentando políticamente a los EEUU”, señaló.

“Podemos estar de acuerdo o no con la Revolución cubana y con su gobierno, pero el haber resistido 62 años sin sometimiento es toda una hazaña. Puede que mis palabras provoquen enojo en algunos o en muchos, pero como dice la canción de Calle 13 ‘yo siempre digo lo que pienso’. En consecuencia, creo que, por su lucha en defensa de la soberanía de su país, el pueblo de Cuba merece el premio de la dignidad y esa isla debe ser considerada como la nueva Numancia por su ejemplo de resistencia y pienso que por esa misma razón debiera ser declarada Patrimonio de la Humanidad”, aseguró.

“Pero también sostengo que ya es momento de una nueva convivencia entre todos los países de América porque el modelo impuesto hace más de dos siglos está agotado, no tiene futuro ni salida, ya no beneficia a nadie. Hay que hacer a un lado la disyuntiva de integrarnos a Estados Unidos o de oponernos en forma defensiva. Es tiempo de expresar y de explorar otra opción: la de dialogar con los gobernantes estadounidenses y convencerlos y persuadirlos de que una nueva relación entre los países de América es posible”, dijo. el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. En el evento que también marcó el inicio de la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), el mandatario mexicano resaltó que en la actualidad hay condiciones inmejorables para lograr una integración económica con respeto a la soberanía de las naciones.

“Considero que en la actualidad hay condiciones inmejorables para alcanzar este propósito de respetarnos y caminar juntos sin que nadie se quede atrás. López Obrador planteó que los países americanos deben formar una comunidad para salir avantes en la economía.

“Podría suponerse de manera simplista que corresponde a cada nación asumir su responsabilidad, pero tratándose de un asunto tan delicado y entrañable, con respeto al derecho ajeno y a la independencia de cada país, pensamos que lo mejor sería fortalecernos económica y comercialmente en América del Norte y en todo el continente. Además, no veo otra salida, no podemos cerrar nuestras economías y apostar a la aplicación de aranceles a países exportadores del mundo y mucho menos debemos declarar la guerra comercial a nadie”, dijo.

Es por eso que el mandatario mexicano planteó la creación de una comunidad en América Latina similar a la Unión Europea.

“La propuesta es ni más ni menos que construir algo semejante a la Unión Europea, pero apegado a nuestra historia, a nuestra realidad y a nuestras identidades”, manifestó el mandatario a los representantes de 33 países de la región.

El presidente de México aprovechó para pedir el reemplazo de la Organización de Estados Americanos (OEA) y proponer un nuevo modelo de integración para la región.

“En ese espíritu no debe descartarse la sustitución de la OEA por un organismo verdaderamente autónomo, no lacayo de nadie, sino mediador, a petición y aceptación de las partes en conflicto”, manifestó.

Admitió “que se trata de un asunto complejo, que requiere de una nueva visión política y económica”, pero dijo que “es una gran tarea para buenos diplomáticos y políticos, como los que afortunadamente existen en todos los países del continente”.

“Lo aquí planteado puede parecer una utopía, sin embargo, debe considerarse que sin el horizonte de los ideales no se llega a ningún lado, mantengamos vivo el sueño de Bolívar”, concluyó. “Iniciemos en nuestro continente una relación bajo la premisa de George Washington, según la cual, las naciones no deben aprovecharse del infortunio de otros pueblos”, manifestó.

“De un modo u otro, todos hemos cooperado y la gran lección es que, si nosotros no actuamos en conjunto y no hablamos con una sola voz, nadie se va a ocupar de nosotros, nadie va a preguntarse si América Latina y el Caribe ya tendrá vacunas, América Latina tendrá los recursos suficientes para salir adelante, tiene los equipos, no, sólo nosotros, es una obligación, no solo es un anhelo, es una resolución política”, afirmó.

FERNÁNDEZ DICE QUE LA OEA ES "UN ESCUADRÓN" CONTRA GOBIERNOS POPULARES

El presidente argentino también criticó las sanciones aplicadas a gobiernos como los de Cuba y Venezuela, acusados de violar los derechos humanos.

El presidente argentino, Alberto Fernández, dijo que la Organización de Estados Americanos (OEA) "tal como está no sirve” y que "es un escuadrón" que avanza sobre los "gobiernos populares" de América Latina.

Durante un encuentro virtual por el segundo aniversario del foro Grupo de Puebla, Fernández señaló que los años del gobierno de Donald Trump (2017-2021) en Estados Unidos "hicieron que la OEA no fuera un lugar de encuentro para América Latina”, sino "una suerte de escuadrón de gendarmería para avanzar sobre los gobiernos populares".

"La OEA tal como está no sirve. El primero que tiene que hacer mea culpa es el señor (Luis) Almagro por la cantidad de cosas que ha hecho”, señaló Fernández y agregó que "también la institucionalidad de EE.UU. por haber propuesto y sostenido a un hombre como Almagro”. Añadió que el accionar de la OEA en Bolivia "necesariamente tiene que ser investigado y tiene que ser juzgado”, respecto de irregularidades denunciadas en las elecciones presidenciales celebradas en 2019, cuando había triunfado Evo Morales.

"Solo nos desencontramos en ese ámbito”, insistió y recordó que trabaja para que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) "sea el lugar de reemplazo”.

Fernández también señaló que "hay sociedades en América latina que padecen bloqueos económicos en medio de una pandemia”, para luego resaltar que "no se bloquea a un gobierno, se bloquea a una sociedad”.

El Presidente argentino señaló que "Los bloqueos deberían avergonzar a quienes los promueven”, señaló.

Así mismo, cabe destacar que el gobierno de Argentina junto México, Nicaragua y 13 miembros del CARICOM bloquearon una iniciativa de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y obedecida pro Almagro, para que se tratara el tema de Cuba en la OEA.

El Presidente Fernández consideró que la Organización de Estados Americanos funcionó como "una suerte de escuadrón de gendarmería para avanzar sobre los gobiernos populares" de la región. También alzó la voz en contra de los bloqueos económicos que pesan en pandemia sobre Cuba y Venezuela.

El presidente Alberto Fernández llamó a profundizar la institucionalidad del progresismo en América latina y a alzar la voz en contra de los bloqueos económicos en tiempos de coronavirus, a partir del convencimiento de que el continente está "signado por la desunión" promovida por el expresidente estadounidense Donald Trump y el accionar de la OEA como "una suerte de escuadrón de gendarmería" sobre los gobiernos populares.

El Presidente hizo un repaso sobre la situación del progresismo en Latinoamérica en los años en los que fue perdiendo lugares en los gobiernos de la región, donde -en paralelo- fue ganando terreno el "conservadurismo", a instancias de la influencia de Trump en el continente.

"Trump imponía su política sobre América Latina y eso explica muchas cosas que pasaron; eso explica la OEA que tenemos, explica el BID que tenemos, la división que tenemos, el nacimiento del Grupo de Lima, del Foro Prosur; todos mecanismos que servían a la política de Trump y no servían a la unidad de América Latina ni al desarrollo ni al progreso de los latinoamericanos", reflexionó Fernández.

Ante este retroceso, el mandatario argentino convocó a los integrantes del Grupo de Puebla a profundizar e institucionalizar la unidad regional, a través de instrumentos como la Celac, porque -advirtió- "la OEA tal como está no sirve".

"El primero que tiene que hacer su mea culpa es su secretario general Luis Almagro por la cantidad de cosas que ha hecho y también la institucionalidad de los Estados Unidos por haber propuesto y sostenido a un hombre como Almagro". En definitiva, dijo que “la OEA tal como está no sirve. El primero que tiene que hacer mea culpa es el señor (Luis) Almagro por la cantidad de cosas que ha hecho”, señaló Fernández.

“CON OEA O SIN OEA GANAREMOS LA PELEA”

Las Organización de Estados Americanos, OEA, al servicio del imperio yanqui, tenía la misión de autorizar una invasión armada de Estados Unidos hacia Cuba que debía comenzar con su aislamiento total, tanto así que, si la OEA decidía, de inmediato debía comenzar agresión militar que preparaba la CIA, según el Programa de acción encubierta contra el régimen de Castro contenido en la directiva secreta aprobada el 17 de marzo de 1960.

“Días antes de iniciarse la reunión de Cancilleres, Fidel Castro había desenmascarado esta maniobra yanqui para hacerle una encerrona a Cuba y destacó que la OEA no había hecho nada mientras Cuba era objeto de numerosas agresiones. Sin embargo, bastó que la Unión Soviética declarara su apoyo a Cuba si se cometiera contra ella el crimen de una agresión, para que Estados Unidos calmara los ánimos de los belicosos.

Por aquellos días, en Cuba solo se escuchaba esta exclamación: “¡Con OEA o sin OEA ganaremos la pelea!” que se extendió por toda la América Latina y el Caribe. Era el grito de libertad que retumbó -no sólo en calles y plazas-, sino en la misma historia de sublevación continental contra la injerencia de Estados Unidos en nuestras patrias. Ese grito se acompañó con aquel que ordenaba: “yanquis go home”.

La VII Reunión de Consulta, para la eterna vergüenza de la OEA, aprobó la resolución, llamada Declaración de San José de Costa Rica, que atentaba contra la soberanía e independencia de Cuba y de todos los pueblos de América.

LOS PUEBLOS DE AMÉRICA NO PERDONARÁN LA TRAICIÓN

El Comandante Fidel Castro se refirió a los acontecimientos ocurridos en la OEA, y precisó que él nunca esperó una rebelión de las cancillerías de América, y proclamó que Cuba sí pudo rebelarse contra el imperio porque no era un gobierno de los privilegiados, ni de los oligarcas, ni de las misiones militares americanas, ni de los explotadores, ni de los monopolios norteamericanos.

Luego de condenar a los cancilleres que se plegaron a las órdenes del imperialismo, Fidel expuso el ejemplo del pueblo venezolano, que estaba en la calle protestando contra la traición de Costa Rica y destacó:

“¡Venezuela, es uno de los pueblos más heroicos y revolucionarios de este continente! ¡Venezuela es un país donde hay una tremenda conciencia revolucionaria! ¡Vene­zuela es un país donde hay una tremenda conciencia antimperialista! ¡Venezuela es un país que ha tenido que sufrir mucho la opresión de las tiranías militares y la explotación de los monopolios yanquis! ¡Venezuela no es un país cruzado de brazos! ¡En Venezuela hay un pueblo que es amigo de Cuba! ¡Venezuela es el pueblo de donde surge Simón Bolívar, y de Venezuela surgieron los soldados que dieron la libertad a la mitad del continente sudamericano!”

Según reflexionó Fidel, la reunión de Costa Rica fue una lección para los pueblos de América, que no perdonarán jamás la traición de los que, en bandeja de plata, le fueron a llevar al imperio los derechos de la nación cubana, y expresó que quienes suscribieron la Declaración “¡pasarán a la historia como los Judas Iscariote de América!”

Por último, Fidel declaró que aún faltaba la respuesta de Cuba a la Declaración de San José de Costa Rica y anunció que esta la daría el pueblo de Cuba, en Asamblea General, frente a la estatua de José Martí, el viernes 2 de septiembre de 1960, en la Plaza Cívica, hoy Plaza de la Re­vo­lución.

El periodista Eugenio Suárez Pérez | internet@granma.cu sostenía: “En la portada del periódico Hoy del 23 de agosto de 1960 se reflejó la voz y apoyo popular de América Latina a Cuba ante las maniobras intervencionistas norteamericanas.

En agosto de 1960, a solicitud del gobierno de Perú, la OEA convocó la VII Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores para los días del 22 al 29 de agosto, en la ciudad de San José de Costa Rica. La petición del gobierno peruano en realidad correspondía a la servil postura del presidente Manuel Prado, ante las presiones ejercidas por el gobierno de Dwight Eisenhower.

CUBA ES EXPULSADA DE LA OEA POR PARTE DE ESTADOS UNIDOS

Cuando hablamos de la Guerra Fría, nos referimos a ese período de la historia en que el mundo estaba dividido en dos bloques, liderados por dos potencias enfrentadas: Estados Unidos y la Unión Soviética. Si nos situamos en 1962 uno de los acontecimientos más importante fue la expulsión de Cuba de la Organización de Estados Americanos.

La OEA es un organismo que fue creado en 1948 en el seno de la ONU, en el mundo de la posguerra. En teoría, su propósito era colaborar con la política interamericana y buscaba ser un medio para favorecer el desarrollo económico de los Estados latinoamericanos. Concretamente, su objetivo era fortalecer la paz, la seguridad y consolidar la democracia. Pero en la práctica la OEA era un instrumento que tenía Estados Unidos para evitar el nacimiento de movimientos comunistas o de izquierda en los países del continente americano.

La Unión de Estados Americanos se define a sí misma como una Organización Internacional Panamericanista, pero ¿a qué nos referimos cuando hablamos de Panamericanismo? Su primera referencia nos remonta a la Doctrina Monroe formulada en 1823 reconocida por su frase “América para los americanos” en la cual, Estados Unidos se atribuía el liderazgo en América para evitar la ocupación europea. Posteriormente, el concepto fue asociado a la actitud intervencionista que implementó Washington para controlar a los movimientos contrainsurgentes que: ponían en peligro a la Civilización Occidental. Esta práctica se llevó a cabo en tres oportunidades: en 1954 cuando Washington intervino en Guatemala contra la minoría comunista; en 1960, cuando en Costa Rica condenaron la revolución castrista y en 1962 cuando expulsaron a Cuba del seno de la OEA. Pero ¿a qué se debe la expulsión?

A partir de la finalización de la Segunda Guerra Mundial, las relaciones entre Cuba y Estados Unidos eran estables, el azúcar cubana era fundamental para la exportación hacia Estados Unidos, y ambos eran fundadores de la Asamblea General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT). Sin embargo, la tensión entre ambos países se agravó en 1959, con el triunfo de la Revolución cubana y el ascenso al poder de Fidel Castro. Esta revolución nunca fue aceptada por los Estados Unidos, que había apoyado al gobierno de Batista y, por lo tanto, quería derrocar a Fidel Castro.

Debido a la negativa de Eisenhower a negociar con el líder cubano, comenzó la reducción de las cuotas del azúcar, la suspensión de asistencia técnica y de exportaciones. Cuba nacionalizó las empresas extranjeras y así en 1961, con el fracaso del desembarco a Bahía de Cochinos, un intento de invasión por parte de la CIA (Agencia de Inteligencia de Estados Unidos) hacia Cuba, se rompieron las relaciones bilaterales entre ambos países. Cuba se acercó entonces a la URSS, porque esta le ofrecía importar su petróleo a cambio de azúcar, lo que resultó un alivio económico para la isla.

En enero de 1962 se realizó la Conferencia en Punta del Este de la Organización de Estados Americanos, en la cual Cuba fue expulsada por ser acusada de “dar la espalda al sistema panamericano” y acercarse hacia la comunidad chino-soviética. Los argumentos norteamericanos sostenían que Cuba se había identificado con el comunismo y que estableció un régimen social, político y económico con esa doctrina. Al año siguiente, en octubre de 1962, una nueva crisis consolidó un distanciamiento que dura hasta nuestros días.

LA EXCLUSIÓN DE CUBA DE LA OEA EN 1962

En abril 1961 tuvo lugar el desembarco en la playa Girón, en la Bahía de los Cochinos, Cuba, un intento de invasión organizado por la CÍA en el que participaron 1400 exiliados cubanos. El movimiento fue sofocado en pocos días. A partir de entonces, Fidel Castro se alineó abiertamente con la URSS. En la Conferencia de Punta del Este inaugurada el 22 en enero de 1962 Estados Unidos logró la exclusión de Cuba de la Organización de los Estados Americanos. El artículo trascripto a continuación, aparecido en un diario de la España franquista, describe la situación en los días previos a celebrarse la Conferencia. Fuente: Sevilla Diario de la tarde, jueves 18 de enero de 1962, año XXI, Nº 6.157.

Cuando sus 21 delegados se reunieron en Washington, el 4 de diciembre, para decidir la celebración de la conferencia de Punta del Este, dos países, Cuba y Méjico, votaron en contra y seis se abstuvieron: Argentina, Brasil, Chile, Bolivia, Uruguay y Ecuador.

Así se produjo en la historia de América Latina y el Caribe, el hecho más indigno, vergonzoso y descarado que se convirtió en ejemplo de servilismo lacayo al poder hegemónico del imperio yanqui. A la larga, “con OEA o sin OEA, ganaremos la pelea”.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3311813

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Latinoamérica   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License