CEPRID

"La barbarie neoliberal": No hay nada que celebrar después de las elecciones griegas

Domingo 27 de septiembre de 2015 por CEPRID

Theodoros Karyotis

Global Research

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

Abstención por las nubes, la desmovilización social y una onda inminente de duras medidas de austeridad exigen una reflexión crítica tras la victoria de Syriza. No hay nada que celebrar, de verdad. Los izquierdistas europeos que llegaron a Atenas para apoyar Tsipras tienen una visión de Syriza que es externa y las más de las veces idealizada. En lo que a los griegos les preocupa, nadie puede dudar de que hay gente de izquierda honesta y bien intencionada que ha votado por Syriza o son aún (todavía) miembros de Syriza. Pero después de los acontecimientos de los últimos meses, el triunfo es lo último que tienen que celebrar.

¿Cómo van a celebrar, cuando el nuevo gobierno liderado por Syriza tiene que aplicar y supervisar la aplicación de un duro ataque contra la naturaleza y las clases populares, después de haber renunciado a su capacidad para legislar sin la tutela de Bruselas y Berlín, y estar bajo constante chantaje financiero por los acreedores?

El pragmatismo de izquierda y la desmovilización social

Nuevo argumento que "vende" Tsipras es su lucha contra la corrupción y la oligarquía, ya que su recién adoptado "pragmatismo" dicta que no puede luchar más contra la austeridad y la reestructuración neoliberal. Por lo tanto, el horizonte de la política de izquierda en Grecia se ha convertido en una "austeridad con rostro humano", un "menos corruptos" y una "más justa" aplicación de la barbarie neoliberal.

Por desgracia, en los próximos meses vamos a presenciar la "madurez política" Tsipras" y su "pragmatismo" que se extiende a siempre nuevas áreas: el pragmatismo de que no se puede luchar contra aquellos que son dueños de toda la riqueza y los medios de comunicación en Grecia; de que no se puede cerrar la mina en Skouries; de que hay que privatizar las empresas de agua, después de todo; de que no se puede permitir que las ocupaciones de los trabajadores como VIOME desafíen la propiedad privada; de que tiene que hacer frente a la protesta y la disidencia con el despliegue de las fuerzas de orden público.

En resumen, la izquierda pragmática va a lograr todo lo que la arrogancia de la derecha no podía, es decir, someter a una población que ha estado luchando contra la barbarie neoliberal durante 5 años.

Al mismo tiempo, los movimientos sociales han sido engañados -y autoengañados- esperando que Syriza cumpliese el papel que se asignó a sí misma: el de mediador entre las resistencias sociales y el poder político. El gobierno está ganando tiempo político, mientras que la desmovilización del movimiento significa que las luchas son derrotadas una a una. Los trabajadores autogestionados de ERT han sido desterrados por la nueva dirección; el movimiento contra la minería en Halkidiki ha visto la destrucción de su tierra ... ¿Quién es el siguiente? ¿Quizás VIOME auto gestionado, luchando para legitimar su actividad en condiciones adversas? ¿Tal vez el movimiento del agua de Tesalónica, que luchó ferozmente y se detuvo la privatización, sólo para ver de nuevo en la mesa de acuerdo un memorando con los mismos términos que antes?

El fracaso de la escisión de SYRIZA, "Unidad Popular", para movilizar a los votantes no es ninguna sorpresa: a pesar de la retórica anti-memorándum, el nuevo partido repitió algunas de las prácticas más objetables de SYRIZA: se constituyó en un proceso de arriba hacia abajo, únicamente en la parte de cuadros, construidos en torno a personalidades extravagantes y egocéntricas, proyectando un hegemonismo hacia los movimientos y otras fuerzas políticas, en busca de seguidores en vez de aliados, proyectando su programa de reconstrucción capitalista nacional centrado en el Estado fuera del euro como el santo grial de la política transformadora. No logró movilizar a los ex votantes de SYRIZA, la mayoría de los cuales prefirieron quedarse en casa en lugar de salir a votar por la Unidad Popular; tampoco logró convencer a las desencantados bases del partido-movimiento SYRIZA, que hasta el momento sigue estando huérfano políticamente. Por lo tanto, se ha permitido a Tsipras emerger como el ganador absoluto del juego electoral.

La abstención electoral y el "mal menor"

Alguien podría argumentar que Syriza, al retener su porcentaje electoral, es una señal de que el grueso de la población consiente el "pragmatismo" del partido. Dos puntos hay que destacar aquí.

En primer lugar, es una postura perfectamente respetable votar por Syriza como el mal menor neoliberal. Votación por definición implica cálculos complejos, chantaje político y una serie de dilemas éticos a los que los griegos se han enfrentado tres veces en menos de 8 meses. Los que se abstienen por razones políticas no pueden reclamar superioridad moral sobre aquellos que usan su voto instrumentalmente en esta situación política fluida y compleja. Pero no vamos a asumir que todas las personas que emitieron un voto decisivo para Syriza con el fin de evitar que el restablecimiento de la odiada Nueva Democracia van a estar de pie con los brazos cruzados cuando el gobierno comience su incursión contra las personas y la naturaleza en los próximos meses.

En segundo lugar, y lo más importante, mientras que el sistema político está diseñado para mantener las apariencias y garantizar la continuidad del poder, nadie puede negar que el aspecto más importante de las elecciones del domingo 27 de septiembre fue la abstención, que subió al 45% desde el 36% en enero y del 29% en 2009. Es fácil calcular lo que esto supone en un país de 10 millones de votantes registrados. Esto se traduce en más de 4 millones de personas que no votan, o alrededor de 1 millón y medio de personas que han perdido su fe en el sistema político desde el inicio de la crisis. Esta última cifra representa un número mayor de personas que las que votan por cualquiera de los dos principales partidos políticos.

No debemos apresurarnos a reclamar todas estas personas como partidarias de la emancipación social y la autodeterminación, como harían algunos anarquistas. Sin duda, una masa crítica de gente se abstiene de votar porque tiene una concepción de la política muy concreta, de ritual -como las elecciones-, porque se han desencantado por una amplia gama de motivos y circunstancias y eso les ha llevado a la apatía, la desesperanza, el individualismo y la resignación.

Al sistema político no podría importarle menos esta enorme masa de ciudadanos desencantados, siempre y cuando se queden en casa y no voten por los partidos de protesta que puedan trastornar el sistema. De hecho, los que deben estar muy preocupados por esta parte de la población deben ser los movimientos sociales y los movimientos ideológicos que se sienten más cerca de la base, es decir, el movimiento libertario y la izquierda extraparlamentaria. ¿Cómo podemos romper el muro de la apatía y el individualismo, conectar con los deseos y aspiraciones de la población desencantada, cultivar el espíritu colectivo, la organización social y la creatividad, la voluntad de cambio y la emancipación?

La insuficiencia de las prácticas políticas

Desafortunadamente una parte muy grande de los movimientos libertarios y de izquierda están más preocupados por preservar su propia identidad que por conectar con las clases desencantadas. Circulamos nuestros manifiestos indescifrables, en gran parte para el consumo interno; nos aferramos a nuestra pureza ideológica y nuestra retórica maximalista; gritamos nuestras consignas enojados y agitamos nuestras banderas; nos cuentan cuando tenemos un puñado de manifestantes más en nuestras marchas o cuando nuestros partidos consiguen unos pocos miles de votos más en las elecciones. Al mismo tiempo, millones de personas por ahí tienen hambre decambio social, pero probablemente están resignados a una existencia individualista, y no tenemos ninguna manera de influir en ellos.

Aunque muchos interpretan el 45% de abstención como un rechazo sano del simulacro que es la democracia representativa, eso también puede ser interpretado como un fracaso, o más bien como una cadena de fracasos. El fracaso de un orden social para incorporar grandes sectores de la población en la corriente principal de la vida social; el fracaso de un sistema político para ofrecer vías eficaces de cambiar dicho orden social; el fracaso de los movimientos sociales y la izquierda para crear un nuevo imaginario de la transformación de este sistema político.

Una oportunidad para reflexionar

La política de "no hay alternativa", promovida por nuestro gobierno de izquierda es seguro que aumente la resignación y la apatía; sin embargo, una sociedad bajo una presión extrema durante tantos años está, sin duda, obligada a explotar tarde o temprano. Los movimientos sociales en Grecia han producido respuestas admirables hacia la auto-emancipación en los últimos años, pero no han logrado articular estas respuestas en una voz coherente, una propuesta para superar el actual orden político y económico. Ellos han idealizado la parcialidad y la fragmentación, no han abordado la cuestión de la organización política, y por lo tanto han sido engañados por el proyecto hegemónico presentado por SYRIZA.

La victoria pírrica de la izquierda en las últimas elecciones del domingo debe iniciar un proceso de reflexión crítica, tanto en Grecia como en toda Europa. Tenemos delante momentos difíciles para la resistencia y los movimientos sociales, que aunque sean pequeños e insignificantes, constituyen en la actualidad la única fuerza antagónica que queda contra la barbarie capitalista.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 2155000

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Unión Europea   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License