CEPRID

Integración continental de la industria de guerra y el imperialismo europeo

Lunes 24 de enero de 2022 por CEPRID

Domenico Moro

Laboratorio 21

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por Marco Bizzanzi

La crisis es siempre un empujón para centralizar capitales, es decir unir diferentes capitales bajo una misma dirección, a través de procesos de fusión y adquisición de empresas. De hecho, reunir varias empresas implica un ahorro de costes, gracias a la creación de mejores economías de escala, y permite a las empresas ampliar y controlar mejor su mercado de salida, creando oligopolios.

De esta forma, el capital combate la caída tendencial de la tasa de ganancia. Dado que hoy, en una era de globalización, las empresas operan a escala global o al menos continental, las fusiones y adquisiciones se realizan sobre todo a través de las llamadas operaciones transfronterizas, es decir, más allá de las fronteras nacionales, con la creación de oligopolios a escala global.

En cuanto al capital italiano, se da un nuevo salto cualitativo en su nivel de internacionalización, que pasa por un proceso de integración con otros capitales, principalmente franceses y alemanes. Esto también es especialmente evidente en el sector de la industria de defensa, que, por su carácter estratégico para el Estado, tiene una especial importancia por las implicaciones políticas, geoestratégicas y para el proceso de integración política europea, así como para definir el papel y las características de la formación socioeconómica italiana a partir de la estructura del capital industrial italiano.

Comencemos con el panorama general. Las actividades de fusiones y adquisiciones (M&A, Merger and Acquisition), que tuvieron como protagonistas a las empresas italianas, alcanzaron un nuevo récord en 2021. De hecho, las M&A pasaron de 340 operaciones por valor de 26.000 millones de euros en 2012 a 1.093 operaciones por valor de 96.000 millones en 2021, superando el récord de 94.000 millones con 991 operaciones realizadas en 2018. (1)

Si enfocamos nuestra mirada en las fusiones y adquisiciones transfronterizas, vemos dos cosas. La primera es que este tipo de operaciones ha experimentado un aumento significativo en comparación con el pasado. La segunda es que las operaciones extranjeras en Italia son superadas, en términos de valor, por las de Italia en países extranjeros.

Esto significa que las fusiones y adquisiciones de empresas italianas en relación con empresas extranjeras son, en términos de valor, superiores a las que han realizado empresas extranjeras en relación con empresas italianas. De hecho, mientras que las operaciones transfronterizas desde el extranjero fueron 329 (+51% respecto a 2020) por valor de 15.400 millones, las de Italia al extranjero fueron 193, pero con un valor de 56.000 millones de euros, lo que representa el 59%del mercado total de M&A.

Los procesos de M&A de Italia en el extranjero están liderados por grandes multinacionales italianas y están muy concentrados. De hecho, las primeras nueve transacciones representan el 85% del valor total. Entre ellas, la fusión entre la ítalo-estadounidense FCA y la francesa Peugeot (20.000 millones), que dio origen a uno de los primeros grupos automovilísticos del mundo, fue adquirida por otra multinacional ítalo-francesa, Essilor-Luxottica, de la holandesa cadena minorista Grand Vision (7.200 millones), la adquisición por parte de Cellnex, perteneciente al Grupo Edizione, de torres de comunicación en Francia y Polonia (12.500 millones) y la adquisición por parte de la multinacional farmacéutica Diasorin de la corporación estadounidense Luminex (1.400 millones).

Las que hemos mencionado son operaciones de capital privado italiano, encabezadas por familias históricas como los Agnelli, los Del Vecchio y los Benetton. Igualmente importante es el activismo de las empresas "públicas" que constituyen el núcleo del sistema militar-industrial italiano.

El complejo industrial militar italiano

Aunque no es comparable en tamaño al de EEUU, también hay un complejo militar-industrial en Italia. Sin embargo, si el complejo militar-industrial estadounidense se considera un sector decisivo de la economía estadounidense y un centro de toma de decisiones para las políticas industriales y la política en general de ese país, el italiano también representa una pieza importante de la economía italiana y, en consecuencia, un centro de poder político no indiferente.

El complejo militar-industrial italiano se basa en dos grandes grupos globales. El primer grupo está representado por Leonardo, liderado por Alessandro Profumo, que en 2021 ocupó el puesto 13 entre las empresas mundiales del sector de la defensa y el 3º en Europa, tras la británica BAE Systems (7º puesto a nivel mundial) y la franco-alemana Airbus (1.º puesto). (2)

La facturación del sector militar de Leonardo es de 11.173 millones de dólares, equivalente al 73% de su facturación total, y está ligeramente por debajo de la de Airbus. Leonardo produce en sectores de alta y muy alta tecnología en ocho áreas de negocio: electrónica, helicópteros, aeronaves, ciberseguridad, espacio, sistemas no tripulados (drones), aeroestructuras, automatización.

El segundo grupo está representado por Fincantieri, liderado por Giuseppe Bono, que en 2021 se situó en el puesto 49 del ranking mundial de empresas del sector de defensa, escalando nueve posiciones respecto a 2020, cuando solo ocupaba el puesto 58. Fincantieri tiene una facturación en 2021 en el sector de la defensa de 2.211 millones, un 31 % más que en 2020 y equivalente al 33 % de su facturación total. Fincantieri construye barcos civiles, como cruceros, de los que es uno de los líderes mundiales, pero recientemente se está moviendo hacia el sector militar también debido a la crisis en el sector de cruceros por la pandemia de Covid-19. En el sector militar, su producción abarca desde portaaviones, como el Cavour, y desde grandes barcos anfibios, como el Trieste, hasta fragatas, destructores y submarinos.

Las dos empresas tienen una estructura de propiedad similar. Leonardo es propiedad en un 30% del Ministerio de Economía y Finanzas, mientras que el 50% es propiedad de inversores institucionales. Fincantieri está participada en un 71,3% por Cassa Depositi e Prestiti, a su vez controlada por el Ministerio de Economía y Finanzas en un 82,77% de su capital social. Por tanto, ambos grupos están controlados por el Estado, pero cotizan en bolsa y tienen que responder a los accionistas, algunos también extranjeros, según criterios de rentabilidad, lo que los hace muy similares a los otros grandes grupos privados.

Otro punto en común es el de ser multinacionales con plantas productivas en el exterior. En concreto, ambas empresas están muy presentes en el mundo anglosajón, con el que no en vano existe un fuerte vínculo político y geoestratégico por parte del estado italiano. Leonardo está presente en Reino Unido, donde reside una parte importante de su producción, especialmente en electrónica y helicópteros, y en Estados Unidos con Drs, adquirida en 2008. Fincantieri está presente, así como en Noruega, Rumanía, Vietnam y Brasil. También en EEUU con los astilleros de Marinette y Sturgeon Bay en Wisconsin.

Tanto Leonardo como Fincantieri son proveedores del Pentágono y operan en consorcios con empresas del complejo militar-industrial estadounidense. Por ejemplo, Fincantieri ganó la licitación para la construcción de 20 fragatas de la clase Constellation para la Marina de los EEUU junto con el Loockheed Martin. Pero Leonardo y Fincantieri también han desarrollado varios proyectos militares con Alemania, como el caza Eurofighter (junto con Reino Unido y España) y los submarinos U212 y con Francia, como las fragatas Fremm.

Integración militar-industrial europea

Lo que se está impulsando es una aceleración del proceso de integración de la industria armamentista europea. De hecho, hoy en día las inversiones para desarrollar una fragata, un cazabombardero o un tanque son cada vez más cuantiosas. Así, la tendencia actual es poner en común los recursos nacionales a nivel europeo para poder competir con los competidores estadounidenses y desarrollar la capacidad militar de la defensa común europea que es cada vez más central en los discursos de los líderes políticos europeos empezando por el propio Draghi.

Europa, por su parte, con la Cooperación Estructurada Permanente (PESCO) ha dispuesto una cuantiosa financiación para fomentar la colaboración de las industrias de guerra nacionales, lo que ha dado lugar a una serie de consorcios, alianzas y adquisiciones.

Hace unos meses se publicó un breve artículo de Alessandro Profumo que iba en esta dirección (3). Profumo cita la Directiva para la Política de Defensa Industrial, que tiene como objetivo definir lineamientos en el campo de armamentos. El concepto que subyace a esta directriz es el de soberanía tecnológica. El establecimiento de una mesa de coordinación técnica de política industrial en los ministerios de referencia, Defensa y Desarrollo Económico en primis, con la participación de la industria permitirá una visión estratégica común, capaz de mantener un instrumento militar acorde con los tiempos y objetivos de crecimiento del sistema industrial.

Para ello, Profumo propone la creación de una agencia europea siguiendo el modelo de DARPA, la importante agencia gubernamental del Ministerio de Defensa estadounidense, que se ocupa de desarrollar investigaciones sobre tecnologías avanzadas en el ámbito militar y que, entre otras cosas, ha permitido la fundación de Arpanet, que luego se convirtió en Internet. En cualquier caso, concluye Profumo, para desarrollar capacidades estratégicas, Italia no puede ignorar la cooperación internacional, particularmente a nivel europeo: "Las economías de escala europeas garantizan una concentración adecuada de recursos industriales y financieros para apoyar las inversiones, con un mercado objetivo más amplio, mientras que PESCO y el Fondo Europeo de Defensa ya ofrecen la oportunidad de una cooperación estructurada para el desarrollo de capacidades militares comunes. Es la única forma de seguir protegiendo los intereses del país en el origen de los desafíos globales”.

Pero la integración industrial no está sólo en palabras de Profumo. Leonardo, en línea con su estrategia de centrarse en la electrónica y la ciberseguridad, así como en la industria aeroespacial, planea vender dos históricas empresas de defensa, Oto Melara, que produce vehículos blindados para el ejército y cañones navales, y Wass, que produce torpedos, sonar y otras armas submarinas.

Leonardo quiere vender las dos empresas al grupo franco-alemán Knds, pero a Fincantieri le gustaría incorporarlas a precios finales, unos 200 millones de euros menos que los 650 millones que ofrece Knds. Draghi y el ministro de Economía, Daniele Franco, también parecen inclinados a vender a Knds, en consonancia con su atención a la transición hacia la Europa de la Defensa. La hipótesis de un guiso también es posible: armamentos navales en Fincantieri y armamentos terrestres en Knds (4).

Después de todo, las adquisiciones, incluso en el aspecto militar, no se dan solo en un sentido: Leonardo compró recientemente el 25% de Hensold (puesto 64 en el ranking mundial), una empresa alemana líder en electrónica militar. De esta manera, Leonardo se convirtió en el mayor accionista de Hensold junto con Kfr, el equivalente alemán de la italiana Cassa Depositi e Prestiti. Además, Profumo planteó la hipótesis de vender la sucursal estadounidense de la multinacional italiana Drs, para financiar futuras adquisiciones europeas.

Mientras tanto, Fincantieri ha firmado un acuerdo con la española Navantia y ha vuelto a proponer el acuerdo con el Grupo Naval Francés para poder aspirar a financiación europea para la construcción de fragatas y corbetas. También se están negociando con la alemana Rheinmetall para la adquisición de los astilleros Tkms. Finalmente, también está, de nuevo por parte de Fincantieri, la intención de transformar la colaboración con la alemana ThyssenKrupp en la construcción de submarinos en una participación directa.

Por ahora queda una importante división entre Italia, por un lado, y Francia y Alemania, por otro, en uno de los proyectos bélicos más importantes, el del avión de combate de sexta generación. De hecho, Italia con Leonardo se unió al Reino Unido en el proyecto Tempest, mientras que Francia y Alemania están planificando su propio avión, el Fcas (Future combat air system) (5).

Pero hay muchos en Europa, especialmente en Roma y Berlín, que piensan que los dos proyectos deberían unificarse debido a los altos costos de implementación. Mientras tanto, se mantienen las colaboraciones históricas entre Francia e Italia en satélites, con Thales Alenia Space, que es una joint venture entre la francesa Thales (67%) y la italiana Alenia (36%), y en lanzadores, entre la italiana Avio y la francesa ArianeGroup y Arianespace.

El Tratado del Quirinal y la integración industrial interestatal

Sin embargo, la integración europea en la industria bélica tiene lugar en dos vías. Uno es el supranacional, que toma la forma de PESCO y que tiene como principal objetivo hacer más competitiva la industria bélica europea, combatiendo su fragmentación en pequeñas industrias nacionales destinadas a ser superadas por la competencia estadounidense.

El segundo se desarrolla a través de acuerdos entre estados nacionales y, dado el peso que asume, configura el proceso global más en un sentido interestatal e intergubernamental que en un sentido supranacional europeo. Francia es particularmente activa en esta segunda modalidad, habiéndose situado en el centro de los procesos de colaboración europeos. De hecho, por un lado, firmó el Tratado de Aquisgrán con Alemania en 2019 y, por otro lado, firmó recientemente el Tratado del Quirinal con Italia.

En la práctica, Francia parece querer configurar un triángulo, en el gobierno de Europa y más concretamente en la formación de campeones europeos de la industria de defensa, en la cabeza del cual está Francia mientras que a los lados están Alemania e Italia.

El Tratado de Aquisgrán produjo importantes repercusiones a nivel de la industria bélica a través de la definición de dos proyectos franco-alemanes integrados. El primero es el del citado cazabombardero Fcas mientras que el segundo es el del futuro carro pesado que pretende sustituir al francés Leclerc y al alemán Leopard 2 para 2035 y que ve como protagonistas al citado Rheinmetall, gigante armamentístico alemán (puesto 29 en las clásicas hazañas bélicas mundiales), y Knds, fruto de la fusión entre la francesa Nexter y la alemana Kraus Maffei Wegmann (6).

El Tratado del Quirinale también tiene importantes implicaciones industriales y quizás no sea casualidad que se haya firmado en conjunción con la venta de Oto Melara y Wass por parte de Leonardo, quien, como hemos visto, ve a Knds como su comprador preferido, en el que, según algunos comentaristas, el componente francés juega un papel preponderante frente al alemán. El Tratado del Quirinal se definió así porque fue fuertemente deseado por el Presidente de la República, Sergio Mattarella, así como por el Presidente del Consejo de Ministros, Mario Draghi y representa un aspecto importante para entender la evolución del capital italiano y del Estado en clave de mayor liderazgo económico y político.

El tratado entre la República Italiana y la República Francesa para una mayor cooperación bilateral, también conocido como Tratado del Quirinal, tiene implicaciones particularmente interesantes en asuntos exteriores (artículo 1) y en seguridad y defensa (artículo 2). En materia de asuntos exteriores, el Tratado prevé consultas periódicas entre Italia y Francia "con el objetivo de establecer posiciones comunes y actuar conjuntamente en todas las decisiones que afecten a sus intereses comunes, incluso, cuando sea posible, en los formatos plurilaterales en los que uno de los dos participa". Además, se prevé una mayor coordinación en lo que respecta al Mediterráneo y África, con especial atención al norte de África, el Sahel y el Cuerno de África, que son zonas de histórica presencia colonial de una u otra de las dos naciones. Con respecto a Europa, los dos contratistas se comprometen a favorecer "el desarrollo de un enfoque común dentro de la Unión Europea hacia los principales socios y competidores internacionales, en particular en temas relacionados con los desafíos globales y la gobernanza multilateral".

La parte más interesante está relacionada con la seguridad y la defensa. En primer lugar, las partes contribuyen a las misiones internacionales coordinando sus esfuerzos, como ya ocurre en África a través de misiones conjuntas. Tras haber establecido una coordinación entre las dos naciones en el tema de la defensa europea, se presta especial atención a la integración de sus respectivas industrias de defensa: "Las partes desarrollan una cooperación en el campo del desarrollo de capacidades de interés común, en particular en lo que se refiere al diseño, desarrollo, construcción y apoyo en servicio, con el fin de mejorar la eficiencia y competitividad de los respectivos sistemas industriales y contribuir al desarrollo y mejora de la base industrial y tecnológica europea de defensa. Las partes también se comprometen a fortalecer la cooperación entre sus respectivas industrias de defensa y seguridad mediante la promoción de alianzas estructurales. En particular, facilitan la implementación de proyectos conjuntos, bilaterales y plurilaterales”.

Hacia un imperialismo interestatal europeo

La tendencia del modo de producción capitalista es hacia un aumento en el tamaño promedio del capital unitario invertido. Esto puede ocurrir ya sea por concentración o por centralización, es decir, tanto por el crecimiento interno, por el crecimiento de la acumulación de capitales individuales, como por el exterior, por la unificación de los distintos capitales.

De hecho, la tendencia es hacia la creación de monopolios y oligopolios sectoriales. Esta tendencia también se está afianzando en el sector de la defensa. Dado el carácter estratégico de este sector industrial para cada estado, los procesos de centralización se dieron sobre todo a nivel nacional. Ahora, sin embargo, el objetivo es pasar del nivel nacional al continental para poder hacer frente a la competencia de otros actores estatales y competidores comerciales del calibre de EEUU y China, que pueden hacer uso de empresas mucho más grandes que los europeos.

Consideremos al respecto que, entre las diez primeras empresas de defensa a nivel mundial, se encuentran 6 empresas estadounidenses, 3 chinas y solo una europea, entre otras pertenecientes al Reino Unido, país que recientemente salió de la UE. Las primeras empresas del sector de defensa de la UE son Airbus y Leonardo, que valen, en términos de facturación, algo más de la sexta parte de la primera empresa mundial, la americana Loockheed Martin (62.600 millones de dólares), y menos de la mitad de la primera empresa china en el ranking, Aviation Industry Corporation of China (6º puesto con 25.500 millones de dólares de facturación).

El menor tamaño medio de las empresas europeas tiene dos consecuencias. La primera es puramente comercial y se refiere a su menor capacidad para competir con empresas rivales, especialmente estadounidenses. La segunda, dado que el sector de la defensa no es un sector como los demás y que está íntimamente ligado al Estado y a la política exterior del Estado, es la persistencia de la UE y de sus principales estados constituyentes, especialmente Alemania, Francia e Italia, en una dimensión política de poca influencia a nivel internacional.

Los acuerdos de producción entre empresas de diferentes estados nacionales permiten a las empresas europeas generar mayores inversiones para el proyecto único pero también mercados de salida más amplios que la condición de tener que producir solo para el mercado nacional, obteniendo así mayores retornos económicos que pueden así justificar mayores inversiones, como las requeridas por proyectos de muy alta tecnología. Sin mencionar que los proyectos multipaís, al poder beneficiarse de mayores fondos, pueden producir sistemas de armas más competitivos para las exportaciones, en particular aquellos dirigidos a los mercados de Medio Oriente y Asia Oriental, que han crecido considerablemente en los últimos años.

Igualmente importante es el M&A, que, sin embargo, tiene implicaciones más complejas, ya que cada estado busca mantener su soberanía sobre el sector de defensa, que juega un papel central desde el punto de vista de la seguridad nacional. Por esta razón, los tratados bilaterales son importantes, como los de Aachen y el Quirinal, que enmarcan colaboraciones y fusiones y adquisiciones en un marco político de "cooperación mejorada" entre estados individuales. Por ahora, por lo tanto, se contempla una defensa europea basada en acuerdos intergubernamentales en lugar de una defensa europea autónoma y unitaria.

La tendencia que parece estar surgiendo es la de la creación de un eje tripartito, que incluya a Francia, Alemania e Italia, en torno al cual se pueda organizar la gobernanza europea. Tal gobernanza incluiría también una defensa europea autónoma y más o menos unitaria, que permita esas “proyecciones de fuerza” en el exterior sin las cuales el papel imperialista de la UE y de países como Francia, Italia y Alemania queda incompleto.

Un ejemplo en este sentido es la operación “Takuba”, en Mali, donde Francia coordina una misión militar con la participación de varios estados europeos, entre ellos Italia y Alemania. Francia está particularmente interesada en una defensa si no europea al menos multinacional para mantener su posición de gran potencia, lo que no podría hacer con sus propias fuerzas y que corre el riesgo de fracasar ante las nuevas condiciones del marco internacional, en el que China es cada vez más protagonista y EEUU no es muy proclive a dejar sitio a la UE y en particular a Francia.

Prueba de ello es la exclusión de Francia de Aukus, la alianza entre EEUU, Reino Unido y Australia, a lo que se suma la decisión de esta última de renunciar a la compra de submarinos franceses y sustituirlos por submarinos nucleares construidos con tecnología vendida por EEUU. El Aukus se refiere a los activos del Indo-Pacífico, un área que es cada vez más central desde el punto de vista económico y político debido a la presencia de China, India y Japón. Además, Francia es la única nación de la UE que tiene presencia militar en esa zona, por lo que la bofetada a la grandeza de Francia que recibió EEUU fue particularmente dolorosa.

El Tratado del Quirinal y el renovado activismo proeuropeo del presidente francés Macron suponen una respuesta al aislamiento sufrido en el tablero del Indo-Pacífico. En los próximos meses están previstas varias reuniones importantes para el futuro de la UE, desde la revisión de las normas presupuestarias hasta la defensa común. Entre otras cosas, la redefinición de las reglas presupuestarias y la implementación de una defensa europea están estrechamente vinculadas, porque las nuevas reglas presupuestarias permitirían aumentar las inversiones de los estados individuales también en el sector de la defensa. La tendencia es, de hecho, la de la expansión del gasto militar europeo, funcional al rearme, como demuestran las recientes declaraciones, ante el Parlamento Europeo, de Macron, que propone un nuevo orden de seguridad para Europa: "La seguridad de nuestro continente requiere un rearme estratégico de nuestra Europa”. Pero las palabras del presidente francés también revelan un distanciamiento de EEUU, cuando, especialmente en referencia a las tensiones con Rusia por Ucrania, habla de construir el nuevo orden de seguridad primero entre los europeos y "luego compartirlo con nuestros aliados en el marco de la OTAN" (7).

En cualquier caso, se verá si el intento de Francia tendrá éxito, venciendo las resistencias de los estados naciones europeos individuales, y si avanzará hacia la definición de una mayor unidad europea a nivel supranacional. Este tipo de solución parece ser el único camino posible, en el contexto internacional actual, para una práctica plenamente imperialista por parte de los principales estados europeos, comenzando por Francia e Italia.

Sólo en el sentido que hemos tratado de explicar es posible hablar de un imperialismo europeo, que quizás podría definirse más correctamente como imperialismo interestatal, es decir, basado en acuerdos entre estados individuales. Finalmente, en lo que respecta a Italia, cabe señalar que la alianza con Francia a nivel europeo, tanto en las reglas del presupuesto público como a través del Tratado del Quirinal, parece perfilar la búsqueda de una mayor proyección internacional, apoyada en el activismo de la complejo militar-industrial, uno de los motores más importantes del imperialismo italiano.

Notas:

(1) Carlo Festa, “Fusiones y adquisiciones, año récord en Italia: M&A vale 96 mil millones”, Il Sole24ore , 29 de diciembre de 2021.

(2) Noticias de defensa, Top 100 de 2021. https://people.defensenews.com/top-100/

(3)  Alessandro Profumo, “Una agencia de investigación de defensa supranacional”, Il Sole24ore , 12 de noviembre de 2021.

(4) Gianni Dragoni, “Oto Melara en la mesa del gobierno: hipótesis de la partición Knds-Fincantieri”, Il Sole24ore , 25 de noviembre de 2021.

(5) Gianluca Di Feo, “Profumo y Bono, el difícil camino hacia el polo de defensa nacional”, Affari e Finanza, la Repubblica , 29 de noviembre de 2021.

(6) Gianni Dragoni, “Defensa y aeroespacial, la industria italiana tienta a franceses y alemanes”, Il Sole24ore , 25 de noviembre de 2021.

(7) Beda Romano, “Seguridad, Macron propone <>”, il Sole24ore , 20 de enero de 2022.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3442019

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Unión Europea   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License