CEPRID

Francia, la megalomanía de Sarkozy

Martes 3 de mayo de 2011 por CEPRID

Doug Bandow

CEPRID

Traducido por María Valdés

Hay pocas cosas más lamentables que una estrella que se apaga tratando de aferrarse a la gloria pasada. Es un fenómeno común entre los atletas y artistas. Los imperios con frecuencia hacer lo mismo. Se pavonean, adoptan posturas y después se quejan de que se les deja de prestar atención.

Los EE.UU. pueden eventualmente hacer lo mismo. Tío Sam está en bancarrota. En el mundo han aumentado los poderes [de los países] y cada vez más esos poderes están dispuestos a disuadir al gobierno de Estados Unidos de intervenir en contra de ellos. Países de todo el mundo, amigos y enemigos por igual, están menos dispuestos a recibir órdenes de Washington. Sin embargo, EE.UU. sigue siendo el Estado más poderoso. Será capaz de pavonearse como el número uno del mundo durante algún tiempo.

Francia no tiene tanta suerte. No ha sido una gran potencia desde la Primera Guerra Mundial. El costo en vidas, dinero y moral fue terrible. No es de sorprender que Francia no estuviese preparada para la Segunda Guerra Mundial y fuese rápidamente derrotada por la Alemania de Hitler. Sin embargo, los líderes británicos y estadounidenses mantuvieron la ficción de que Francia era un miembro importante de la coalición ganadora. Como un acto de caridad, se otorgó a Francia un asiento en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Francia perdió su imperio colonial, después de derramar mucha sangre en un vano intento de conservar Vietnam y Argelia. La posesión del arma nuclear sirvió para que el país ganase unos pocos puntos, pero después de la guerra los EEUU dominaron Europa. El presidente francés Charles de Gaulle vetó la entrada de Gran Bretaña en el mercado común, pero en general la diplomacia de Francia no logró impresionar. París podría afectar los acontecimientos en el África francófona, pero esos países no importan mucho a nivel internacional.

Francia mantiene una fuerza militar potente, pero limitada. Es impresionante para los estándares europeos, pero no mucho más. Hoy en día, como la mayoría de sus vecinos, está financieramente atribulada y en París hay planes de reducción de su presupuesto militar. Cuando se ven obligados a elegir entre los estados de bienestar y la guerra, no hay muchos franceses -ni muchos europeos-que elijan la segunda.

Sin embargo, el presidente Nicolás Sarkozy está en problemas políticos. Lo que significa que está listo para la aventura militar. Sarkozy en un principio practicó el tipo de realpolitik por el que su nación era famosa. Cuando la protesta se inició en Túnez su gobierno ofreció su ayuda al dictador .Sólo cuando esa apuesta geopolítica se volvió mala París hizo recordar sus raíces revolucionarias. El presidente francés renació luego como un flagelo de la autocracia. Anteriormente se unió a sus colegas europeos para dar la bienvenida al líder libio Muammar Gadafi en la sociedad educada después de que éste pagó por sus incursiones terroristas y nucleares. Ahora, el presidente Sarkozy ha guillotinado el fantasma del rey Luis XVI y ha iniciado la guerra contra Gadafi. Los motivos aducidos [para la guerra] fueron fraudulentos y Libia no fue peor que muchos otros en todo el mundo, pero era una oportunidad conveniente para Nicolás Sarkozy de subirse a la cima de la escena mundial.

Los civiles deben ser protegidos, dijo la resolución de las Naciones Unidas. Pero eso no fue suficiente para Nicolás Sarkozy Napoleón. No importa el derecho internacional. Gadafi se debe ir. Los rebeldes deben ganar. El presidente de la República vuelve a crear la Entente Cordiale, junto con el primer ministro británico, David Cameron. Sólo faltó una cosa: la fuerza militar de la vieja Entente. Francia y Gran Bretaña ya no eran las grandes potencias de la antigüedad. Así que tenían que pedir prestado aviones de otro. Lo que significaba convencer a Washington para unirse a su aventura.

La buena noticia fue el presidente Obama dijo que sí. La mala noticia fue el Presidente Obama hablaba en serio acerca de trasladar la responsabilidad a la OTAN. Lo que significaba que los señores Sarkozy y Cameron se encontraron rápidamente con que sus países estaban, esencialmente, solos en la guerra. Mientras que el Gran Ducado de Luxemburgo se pronuncia en favor de la necesidad de la guerra, no tiene aviones para contribuir. Alemania se abstuvo en la votación del Consejo de Seguridad. Polonia y Turquía se opusieron a participar. Italia y España prefirieron montar patrullas aéreas en contra de la fuerza aérea libia, ahora inexistente. Sólo un puñado de pequeñas naciones contribuyen a las operaciones de aire-tierra, dejando la mayor parte de la carga a Francia y Gran Bretaña.

Por desgracia, no tenían suficientes aviones. Francia y Gran Bretaña sólo han proporcionado cada uno una veintena de aviones de ataque. Otros cuatro países de la OTAN ofrecen cada uno seis. Pero los aliados no tenían armas suficientes. Los gobiernos se vieron obligados a pedir armas de precisión, bombas guiadas por láser. La perspectiva de un estancamiento embarazoso asomaba. Muammar Gadafi, obviamente, no había recibido la nota. Solo se suponía que "se tiene que ir", permitiendo que el presidente Sarkozy marchase a través del Arco de Triunfo ante el aplauso de masas. Sin embargo, la victoria fue dando paso a la vergüenza.

El ministro de Defensa francés, Gerard Longuet, se quejaba de que París y Londres estén llevando “el peso de la carga” y el canciller francés, Alain Juppé, apostaba por que fuese la OTAN quien llevase la operación. Con perfecto eufemismo el analista militar de Jean-Dominique Merchet observó: "Eso es lo que los franceses y los británicos están haciendo, lo que pasa es que está claro que la OTAN no es muy fuerte, ni los americanos". Bingo.

Sin embargo, el presidente Sarkozy no es el primer político que tontamente se sumergió en una guerra innecesaria con los supuestos increíblemente optimistas sobre el resultado. El Plan A era que Washington iba a luchar en su guerra. Al parecer, no había plan B. Así que Nicolás Sarkozy Clemenceau apareció. ¡Ni un paso atrás de las fuerzas francesas! Verdún de nuevo. Propuso volver a escribir la resolución de la ONU para permitir las operaciones formalmente diseñadas para derrocar a Gadafi. Prometió más ayuda a los rebeldes: 10 consejeros militares, 6 más a Creta listos para entrar en acción; el envío más grande de la Marina desde la antigüedad. Sin duda, Gadafi corrió horrorizado a su búnker.

Aunque la atención del Palacio del Elíseo se centra en Libia, las ambiciones de Nicolas Sarkozy Bonaparte no se limitan a esa nación. Francia intervino en la violenta crisis política en Costa de Marfil, nominalmente en nombre de la democracia.

Poco después de iniciar la aventura de Libia, Francia decidió convertirse en un imperio de la democracia. El Ministro de Relaciones Exteriores dijo que la campaña de Libia debería servir como advertencia a los autócratas árabes: "Yo digo a veces que el trabajo de un dictador es ahora un trabajo de alto riesgo, esperemos que todo esto servirá como un ejemplo”. Pero Sarkoleón, como algunos le llaman ahora, no se detuvo allí. Su lista de posibles blancos era mucho más larga. En la cumbre de la Unión Europea a mediados de abril, le dijo a la prensa que la misión de Libia creó un precedente para la llamada "responsabilidad de proteger.": "Cada gobernante debe entender, y especialmente todos los gobiernos árabes deben entender que la reacción de la comunidad internacional y de Europa será a partir de este momento el mismo cada vez: vamos a estar en el lado de los manifestantes pacíficos que no deben ser reprimidos con violencia", y agregó "ninguna democracia puede aceptar que el ejército dispare munición real contra los manifestantes. Esta es la posición de Francia y que no cambia sea cual sea el país en cuestión". Excepto, dicen algunos cínicos, Siria, Bahrein y Yemen, que han recibido pocas críticas, por no hablar de las inexistentes amenazas de intervención.

Cada país, al parecer, está ahora al alcance de los aviones de alguien. No todos los colegas europeos de Sarkozy se han impresionado por las ambiciones del líder francés. Queda por responder una pequeña pregunta: ¿con qué militares? No serán del Gran Ducado de Luxemburgo, que posee un ejército de 900 miembros. No será Hungría, que tiene 14 aviones de combate capaces y un par de docenas de helicópteros. Y no será Francia. Sus capacidades militares siguen siendo limitadas, como ha descubierto en Libia.

A pesar de su farol y bravatas, Sarkoleón ni siquiera puede obligar a Muammar El Gadafi a huir al exilio. El presidente francés anda por ahí para pedir a Bélgica, los Países Bajos, Croacia y Bulgaria, entre otros miembros de la OTAN, ayuda. El verdadero Napoleón no tenía que ir por ahí con una taza de lata pidiendo ayuda militar. Tenía el mejor ejército del continente e impuso su voluntad a voluntad. Hizo aliados través de la conquista y se extrajo la asistencia a través de amenazas. Cuando Napoleón Bonaparte hablaba, los países escuchaban. Hoy cuando el aspirante a Napoleón habla, la gente se ríe.

Eso no significa que la ambición del Presidente Sarkozy no haya generado ya un daño enorme. Occidente es probable que pierda con independencia del resultado. Un estancamiento que avergonzará a la OTAN, creará inestabilidad regional a largo plazo, y garantizará condiciones de vida difíciles para el pueblo libio. Una victoria de los rebeldes puede convertirse en una violenta lucha de poder en que los elementos liberales pierdan. Años de intervención occidental y de "construcción nacional" parecen determinados a seguir. Pero el tonto imperialismo de Sarkozy tiene un irónico lado “positivo”. El proyecto libio de Francia ha descubierto las pretensiones europeas de ser alguien en la pugna entre China y EEUU. Los europeos quieren ayudar a controlar el mundo. Pero son incapaces de eliminar a un dictador mezquino en su puerta. Y sus capacidades militares están programadas para continuar disminuyendo. Si el presidente Sarkozy quiere pasearse por el mundo bombardeando naciones, necesita un ejército capaz de cumplir esa misión. Hasta el momento, afortunadamente, ni los EEUU ni Europa parecen dispuestas a unirse a su tonta cruzada geopolítica.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3101586

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Unión Europea   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License