Canciones del número 46

Punto y Raya

(Soledad Bravo)

Entre tu pueblo y mi pueblo
hay un punto y una raya
La raya dice no hay paso
el punto vía cerrada

Y así entre todos los pueblos
raya y punto, punto y raya
Con tantas rayas y puntos
el mapa es un telegrama

Caminando por el mundo
se ven ríos y montañas
se ven selvas y desiertos
pero ni puntos ni rayas

Porque estas cosas no existen
sino que fueron trazadas
Para que mi hambre y la tuya
estén siempre separadas.

Sueños bajo el hormigón

(Ravioli Makers y Moisés No Duerme)

Quiero quedarme aquí, ¿cuánto me va a costar?
Dime cuál es el precio y yo decido si pagar
veo fieras pasar por el aro del domador
que cuando el hambre aprieta venderse no es una opción.
Lo tengo claro, vivir es caro
y quiero mantenerlo puro, pero se acabó el paro
yo que soñaba con quemar montones de dinero
hoy tengo que hacer malabares pa poder cogerlo
Tenemos lo que el resto está buscando
arenas movedizas no impidieron que siguiera andando
traigo barro en las suelas, no puedo hablar de lujo
no adorno la verdad, la escupo sin tapujos.
Soy aprendiz de brujo, sigo tomando apuntes,
removiendo la tierra, puliendo los diamantes,
llegando a casa tarde, levantando temprano,
dueño de nada sin un pájaro en la puta mano.
Aún tengo sueños que quisiera ver cumplidos,
facturas de taller que doblan lo que gano al mes,
no hago promesas, que cadenas ya tengo bastantes
y en el juzgado envían cartas a mi nombre ¿y qué?
Hace años que no salen las cuentas,
que vivo con la soga que no ahoga, pero aprieta
aquí ya lo sabemos, la madera no protege a nadie
al menos a nadie que yo conozca, ¿sabes?

Y si tus sueños se perdieron bajo el hormigón
si ya no puedes ni siquiera recordarlos
si estabas esperando un tren pero nunca pasó:
no hay nada más salvaje que la civilización.

Entre la realidad y la fantasía
estoy llenando de muebles una casa vacía
tapando con colores vivos el gris del día a día
no me creo eso de que el tiempo cierra las heridas
Si bajo al bar hablan de presos y de dispersión,
aquí a la gente se la suda quién es Louis Vuitton
y si tus sueños se perdieron bajo el hormigón
¿de qué sirve quejarse prima? excava y búscalos.
Toda esa mierda del sueño americano
aquí el pobre se muere pobre. En eso estamos.
Ni me imagino ya al que tiene que sacar adelante a sus hijos
en esta ruina de país donde vivo.
Estoy sembrando en el cemento, buscando en la basura,
preguntando si mueren las facturas.
Hay días que me levanto dispuesto a empezar de cero
cuando quiero darme cuenta estoy atado por el miedo
por el dinero que me falta y que nunca tendré.
Su ley no nos acepta, aquí nadie acepta su ley
Cambio mi libertad por el salario mínimo
y su cara parecía decir «no vales ni eso»
Si estabas esperando un tren, pero nunca pasó
si te colaron esa estafa de rezarle a dios
si estás pidiendo cosas dime ¿quién las cumple?
si estás pidiendo cosas dime ¿quién las cumple?

Y si tus sueños se perdieron bajo el hormigón
si ya no puedes ni siquiera recordarlos
si estabas esperando un tren, pero nunca pasó:
no hay nada más salvaje que la civilización.

Mare Nostrum

(E. Linazasoro – R. Ordorika)
«…avec des étrangers homme ou chien c’est pareil on les r’garde naviguer» Leo Ferré

Isilean partitu ginen ilunkeran,
hego haizeak itsasoa zimurtzen zuenean,
esandako amarra – lekuan zain nintzen
helbiderik gabeko moilara eraman behar jende hura.
Gainaldean sortugabeak daramatzat,
amak umea altzoan, gizonak amets batean,
izerdi hotzaz eta kresalaz mela-mela eginda,
zapatila faltsuak, karelean gatza egarriaren gainean …
Mare Nostrum,
zure izenari men egiozu arren
eta utzi jende hau
helbiderik gabeko moilara eramaten
ondo arribatu eta nahi nuke bertan geratu,
diruz eta jaki goxoz noiz itzuliko diren zain,
sorlekura itzuleran eraman nahi nituzke atzera,
ontzi kaskailua izateaz gogaituta,
heriotzaren lekuko izateaz gogaituta,
ontzi egoskorra izateaz gogaituta,
destinoaren lekuko isila izateaz gogaituta.
Mare Nostrum,
zure izenari men egiozu arren
eta utzi jende hau
helbiderik gabeko moilara ailegatzen,
amak umea altzoan, gizonak amets batean,
karelean gatza egarriaren gainean…

Sobreviviendo

(Victor Heredia)

Me preguntaron cómo vivía, me preguntaron;
sobreviviendo dije, sobreviviendo
tengo un poema escrito más de mil veces,
en él repito siempre que mientras alguien
proponga muerte sobre esta tierra
y se fabriquen armas para la guerra
yo pisaré estos campos sobreviviendo
todos frente al peligro sobreviviendo
tristes y errantes hombres sobreviviendo
sobreviviendo…sobreviviendo…
Hace tiempo no río como hace tiempo
y eso que yo reía como un jilguero,
tengo cierta memoria que me lastima
y no puedo olvidarme lo de Hiroshima.
Cuánta tragedia sobre esta tierra
hoy que quiero reírme apenas si puedo
ya no tengo la risa como un jilguero
ni la paz de los pinos del mes de enero;
ando por este mundo sobreviviendo
sobreviviendo…sobreviviendo
Ya no quiero ser solo un sobreviviente,
quiero elegir el día para mi muerte.
Tengo la carne joven, roja la sangre,
la dentadura buena y mi esperma urgente,
quiero la vida de mi simiente.
No quiero ver un día manifestando
por la paz en el mundo a los animales
como me reiría ese loco día
ellos manifestándose por la vida
y nosotros apenas sobreviviendo…
sobreviviendo… sobreviviendo…

Mi hermana

(Producto Interior Bruto)

NOTA: En el video de la canción se ve una vaca.

A mi hermana, la tienen presa en una jaula
No se puede mover. Nunca sale al patio
La tienen quieta. Caga donde duerme
Sólo puede comer
A mi hermana, la han violado sus carceleros
No lo pudo evitar
Ya ha parido y le han robado a su bebé
Y la han vuelto a violar
Ni mi hermana ni yo entendemos lo que ha hecho ella
Para que la traten así, Para que la tratan así
A mi hermana, cuando ya ha parido le enchufan una máquina de absorber
Y le roban toda la leche, que ha fabricado para su bebé.
A mi hermana, jamás le dejan relacionarse con las demás
Está sola y se hace vieja y no conoce la felicidad
A mi hermana, como no se mueve, se pone enferma
Y lo pasa fatal, y en vez de tratarla como se merece
Le inyectan drogas para hacerla engordar
A mi hermana,
No tiene alegrías, ni ningún aliciente que le impulse a vivir.
Cada hora es larga, y al final del día piensa que para esto prefiere morir
A mi hermana y a sus vecinas se las llevan presas
En un camión hacinadas, muertas de miedo
Ya es imparable su destrucción. A mi hermana la han descuartizado
Y me la enseñan tras un cristal
Y ahora dime que soy intolerante
Y que no respeto tu opción personal,
Pero si puedes decirme eso, es porque estás vivo
No como mi hermana
No como mi hermana…
No me como a mi hermana.

Al Lado Del Camino

(Fito Páez)

Me gusta estar al lado del camino
Fumando el humo mientras todo pasa
Me gusta abrir los ojos y estar vivo
Tener que vérmelas con la resaca
Entonces navegar se hace preciso
En barcos que se estrellen en la nada
Vivir atormentado de sentido
Creo que ésta, sí, es la parte mas pesada
En tiempos donde nadie escucha a nadie
En tiempos donde todos contra todos
En tiempos egoístas y mezquinos
En tiempos donde siempre estamos solos
Habrá que declararse incompetente
En todas las materias de mercado
Habrá que declararse un inocente
O habrá que ser abyecto y desalmado
Yo ya no pertenezco a ningún ismo
Me considero vivo y enterrado
Yo puse las canciones en tu walkman
El tiempo a mí me puso en otro lado
Tendré que hacer lo que es y no debido
Tendré que hacer el bien y hacer el daño
No olvides que el perdón es lo divino
Y errar a veces suele ser humano

No es bueno nunca hacerse de enemigos
Que no estén a la altura del conflicto
Que piensan que hacen una guerra
Y se hacen pis encima como chicos
Que rondan por siniestros ministerios
Haciendo la parodia del artista
Que todo lo que brilla en este mundo
Tan sólo les da caspa y les da envidia
Yo era un pibe triste y encantado
De Beatles, Caña Legui y maravillas
Los libros, las canciones y los pianos
El cine, las traiciones, los enigmas
Mi padre, la cerveza, las pastillas, los misterios, el whisky malo
Los óleos, el amor, los escenarios
El hambre, el frío, el crimen, el dinero y mis 10 tías
Me hicieron este hombre enreverado

Si alguna vez me cruzas por la calle
Regálame tu beso y no te aflijas
Si ves que estoy pensando en otra cosa
No es nada malo, es que pasó una brisa
La brisa de la muerte enamorada
Que ronda como un ángel asesino
Mas no te asustes siempre se me pasa
Es solo la intuición de mi destino

Me gusta estar a un lado del camino
Fumando el humo mientras todo pasa
Me gusta regresarme del olvido
Para acordarme en sueños de mi casa
Del chico que jugaba a la pelota
Del 49585
Nadie nos prometió un jardín de rosas
Hablamos del peligro de estar vivo
No vine a divertir a tu familia
Mientras el mundo se cae a pedazos
Me gusta estar al lado del camino
Me gusta sentirte a mi lado
Me gusta estar al lado del camino
Dormirte cada noche entre mis brazos
Al lado del camino (bis)
Es más entretenido y más barato
Al lado del camino (bis)

Libertad

(Kronstadt)

A veces reflexiono y ¿sabes? me siento cansado, cuántas bambas desgastadas de tanto andarte buscando, recorridos tantos días, tantas noches, tantos tramos. Sin saber realmente por qué te ando buscando, entraste en mi vida sin llamar a la puerta. Me dejaste eclipsado con tu infantil inocencia, me atrajiste con tu canto de sirena, me enganchaste. Hiciste que mi vida girara en torno a buscarte, pelear por ti, besarte, luchar hasta el desgaste. Enfrentarte a este mundo que se basa en patearte, defenderte, aunque me juegue lo poco que de ti tengo. Peligrosa cual serpiente y divertida como un juego. Muchas veces pienso que ha llegado mi momento, que me rindo, que no juego, que voy a colgar los guantes, que no es lo mismo de antes, que ya no somos amantes. Trajiste una alegría que no conocía de antes, normal, entraste a mi vida cuando tan sólo era un niño, me hiciste un guiño y allí emprendí el camino, emprendí la odisea. Vivir cercano a ti sería mi fin, idea. De tu esencia surge el filtro con el que lo miro todo, lo que como, lo que adoro, por qué lloro o me enamoro. Como un fósforo que prende y que me quema las entrañas, enciendes la pasión que me mueve por las mañanas, mis cristales empañas, sincera no me engañas. Me acabas convenciendo con sencillas artimañas. Quitas las telarañas de mis puños y golpeo, empuño bandera negra aunque a veces no me creo que sirva de algo mi aporte, en este mundo feo. Donde tantas cosas te encadenan como un reo. Donde a veces las caricias se convierten en patadas, donde miro a quienes luchan, me pregunto ¿Cómo aguantan? este ritmo frenético, constante efervescencia, no sé si es cosa mía, pero pierdo la paciencia cuando veo que hay tan pocos hombros en los que apoyarse. Cuando veo que hay tan poca buena fe en cada frase. Cuando veo que muchos decidieron retirarse ya, pero escucho la llamada de un viejo conocido, pasada más de una década y siguen al lado mío. Observamos la injusticia y mil temas debatimos, siento que en la práctica, las vidas compartimos. Un día en una charla, en una mani, una movida, encuentras ojos brillantes que de antes conocías y tu mente vuela, le pega un repaso, a lo que eres, lo que fuiste y todo lo que has pasado, piensas: «Joder, aquí seguimos, aquí estamos» malditos cabezones, ¿Es que nadie lo ha pensado? llamadme trascendental, pero se me caen las lágrimas si os veo luchar con pasión aunque el cielo se caiga, y pienso: nunca abajo, siempre hacia arriba y si no, no haber metido estas ideas en tu vida. Doy las gracias cada día, por sentirme anarquista y que por pensar en ello se me escape la sonrisa, por seguir este sendero, tan oscuro, sin prisa, con esto me despido, libertad, hasta la vista…

Amor platónico jamás nos conocimos, lo que si conozco bien de tí es tu ausencia por la forma en que vivimos. A veces se te intuye, momentos fugaces, con un mundo que te niega yo no puedo hacer las paces. Tan poco querría. Me quema comprobar que mis vecinos se comportan como sucios policías, defendiendo un orden que nos pasa por encima. Defendiendo un orden que nos pisa y que nos tima. Te están manoseando, en todos los bandos los jefes hablan de ti y yo me pregunto hasta cuando, vacías las palabras de sentido, y hablan en tu nombre asquerosos malparidos. Yo no te represento, tampoco lo intento, pero cuando pienso en tí, algo se me mueve dentro. Algo que a la vez me quema y me llena de amor, que me hace tirarme al barro por una cuestión de honor. Madre, no me han comido el coco, es que todo lo demás que he conocido hasta hoy, me sabe a poco. Yo miro a los míos, sonrió y saco pecho, porque le echan coraje y lo que a mí me vale es eso.

Todo está ahí afuera para el que quiera verlo, lo que falta es el valor y el interés por comprenderlo. Yo tengo una pasión que me devora, busco la libertad, y odio el mundo que la roba.

Me cago en su excelencia

(Suburbano)

Ha de saber su Excelencia
Que la cosa anda jodida
Que el hambre no da guarida
Y se acaba la paciencia.
Ante esta triste evidencia
Reniego del vasallaje
Y me lanzo al abordaje
Cagándome en su Excelencia.

En su Excelencia y de paso
Me cago en su beneficio
En su carácter fenicio
Y en el vino de su vaso.
En el juez y en su justicia
Por no ser ciega ni tuerta
Y dejar la puerta abierta
Al poder y su avaricia.

Y siguiendo el desacato
Me cisco en la Bula Santa
Porque con la muerte achanta
Al que no come en su plato
Que si malvado es Usía
Más malo es quien le bendijo
Dándole casa y cobijo
Dentro de su sacristía.
Y también hay para el Rey
De este imperio sacrosanto
Por ser el Rey del espanto
Aunque piense como un buey.
Si es más cruel nace garrote
Si más falso, relicario
Si más avaro, vicario
Si más Rey, tonto del bote.

Repartida la inmundicia
Entre Reyes de retrete
Ratas de toga y bonete
Y ladrones con franquicia,
Hoy apelo a mi conciencia
Y termino mi diatriba
Como empecé más arriba
¡Cagándome en su Excelencia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *