CEPRID

Argentina: Un frente único para la aplicación de la ley de Comunicación Audiovisual

Miércoles 21 de abril de 2010 por CEPRID

Carlos Antón

CEPRID

Mientras en el campo popular crece el debate sobre cómo posicionarse frente a la marcha de mañana jueves, en defensa de la aplicación de la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual; los principales multimedios de nuestro país -a su cabeza el grupo Clarín-, la derecha neoconservadora y el imperialismo yanqui festejan felices los fallos de un grupo de jueces, con un pasado más negro que una noche sin luna, que lo han impedido.

Sobre la catadura de los jueces de marra sólo me remito a la nota publicada por la Red Eco Alternativa:

http://www.redeco.com.ar/nv/index.php?option=com_content&task=view&id=3196&Itemid=48

Ahora bien la pregunta sigue en pie. ¿Qué hacer mañana? y ¿Qué hacer ante la evidente maniobra de lo más concentrado del establisment para obturar la aplicación de la ley SCA? En circunstancias como esta tomar una decisión no es fácil y se vuelve a repetir nuevamente un escenario similar al de la confrontación en torno al DNU 125.

Una mirada previa a la realidad política de nuestro sur continente, puede ayudar caracterizar a los actores de la confrontación.

En primer lugar hay que señalar que EEUU –que se encuentra acosado por la crisis económica y política más importante de su historia- ha perdido su hegemonía política. Es por ello que busca retomar el control sobre América Latina y en ese sentido muestra algunos éxitos como el reconocimiento a los golpistas hondureños, ahora ratificados por una elección fraudulenta y la llegada al gobierno de Chile de un representante de la más rancia derecha empresarial.

En tanto, el entramado de Sur América muestra que hay tres grandes bloques. Uno, en el que se encuentran los aliados incondicionales del imperialismo yanqui: Colombia, Chile, Perú. Otro liderado por Brasil, que incluye a Uruguay y Paraguay, que se distancia de Washington en el marco de una confrontación intercapitalista. Y finalmente está el tercer bloque: el de los países del ALBA, que confrontan frontalmente con el imperialismo.

¿Y Argentina? Nuestro país, oscila entre el segundo bloque -al que desde la Casa Rosada miran como su mejor basa- y el tercero con el que también hay relaciones políticas y económicas importantes.

La ofensiva de la derecha neoconservadora en nuestro país, está enmarcada en ese intento de los yanquis para retomar el control político. Sin embargo y a pesar de las oscilaciones de nuestro país a las que se alude en el párrafo anterior, nadie podría afirmar que el gobierno argentino ha virado hacia la izquierda como lo quieren mostrar los sectores de la oposición de derecha. Su alineación en el G-20 en detrimento de sumarse al ALBA y su política general demuestran que los capitalistas criollos y extranjeros -que están cosechando grandes ganancias-pueden dormir tranquilos, ya que no sólo se respeta la sacrosanta propiedad privada asociada al capital imperialista, sino que además se incentiva su desarrollo.

Paralelamente el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner lleva adelante iniciativas que han paleado en alguna medida la crisis económica internacional y que han otorgado ciertos beneficios a los trabajadores y a una fracción importante de los sectores más postergados de la sociedad. Al mismo tiempo continúa avanzando, aunque con contradicciones, su política de juzgamiento a los genocidas de la última dictadura. Finalmente se han promulgado algunas leyes que eran reclamadas por varios sectores del campo popular entre las que se cuenta la de Servicios de Comunicación Audiovisual. Y como se dice al principio, ha sido suspendida por una ristra de jueces, claramente encolumnados con lo más reaccionario de la sociedad y con el imperialismo.

Por eso en estas circunstancias, y sin dejar de señalar las debilidades del gobierno y su posición de clase, es necesario marchar con la mayor disposición unitaria para enfrentar a los fundamentalistas del mercado y los yanquis en defensa de la vigencia de la ley SCA y propugnar en todas partes, donde hayan voluntades, la constitución de un bloque que batalle por su aplicación.

Como dijo un viejo revolucionario, uno puede ponerse de acuerdo con el diablo y con su abuela también, con la única condición de no atarse las manos. En ese sentido es necesario resaltar la disposición a no renunciar a nuestra total independencia política y nuestra libertad de crítica. Por ello, aquellos que participamos en medios de comunicación alternativos o en la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) –y que somos conscientes de las actuales limitaciones de la norma- consideramos que todavía será necesaria una dura lucha para lograr que nuestras demandas por el reconocimiento de los derechos de nuestros medios y por la democratización de la comunicación sean atendidas.

Basados en estos argumentos considero que con un material propio, donde se dejen sentadas nuestras posiciones independientes, deberíamos convocar a marchar mañana con la consigna: aplicación ¡Ya! de la ley SCA. Al mismo tiempo, como ya lo han hecho más de veinte organizaciones que se han presentado en defensa de la

constitucionalidad de la Ley SCA, en calidad de amicus curiae (una figura legal que permite a terceros no involucrados en un litigio, intervenir por considerar que la definición del mismo puede afectar sus intereses) también deberían hacerlo nuestros colectivos políticos y sociales, entre ellos la Red Nacional de Medios Alternativos.

La historia ha demostrado más de una vez que es necesaria la constitución de frentes únicos en defensa de los intereses populares. Este es uno de esos momentos.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 2911924

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Latinoamérica   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License