CEPRID

LA EXPANSION DEL SUBIMPERIALISMO BRASILEÑO: La política de integración del gobierno Lula en América Latina (y II)

Martes 10 de febrero de 2009 por CEPRID

Mathias Luce

CEPRID/Patria Grande

Perú

La retomada del subimperialismo brasileño en América del Sul arrastra el pueblo de Perú en dos vertientes principales. Por un lado, asumiendo el control de actividades extractivas e industriales responsables por generar divisas o que tienen un lugar estratégico en la economía Peruana. Por otro lado, mediante la apropiación de territorio, en una nación diversa en pueblos indígenas, cuyas poblaciones son ahora objeto de un episodio más de usurpaciones, bajo el impacto de la explotación petrolera en áreas comunales, bien como por las obras que atraviesan las comunidades autóctonas de Amazonía y de los Andes Peruanos, como parte del proyecto de corredores logísticos de IIRSA.

Perú es el país sudamericano donde la actividad mineradora presenta mayor densidad en el producto interno nacional. Desde la década de 1970, el sector minero responde por la mitad de las exportaciones, alcanzando en 2004 el 55% del valor exportado. Los principales minerales comercializados en el exterior son oro, cobre y el zinc. El país es el tercer productor de cobre, zinc y estaño del mundo. El principal productor de plata, el 4o de plomo y el 5o mayor productor de oro.

En principios de los años 1990, bao Fujimori, se inició la privatización del sector minero, con la venta de minas y refinerías estatales y el estímulo a inversiones privadas. Eso prosiguió con Alejandro Toledo y, ahora, con Alan García, que profundizaron la desnacionalización y la concentración de la economía Perúana por oligopolios extranjeros. En años recientes, empresas del sector minero brasileño o consumidoras de minerías pasaron al rol de inversionistas que se apropian de activos privatizados de la economía de Perú.

En 2004, Votorantim Metais (VM) ha comprado un consorcio nipo-canadiense, la Refinaría de Zinc Cajamarquilla, empresa que había pertenecido al Estado antes de ser privatizada en 1981. La refinaría estuvo entre las 30 más grandes empresas Peruanas que pasaron a manos de grupos extranjeros. Para que se tenga una idea de su importancia, la VM-Cajamarquilla encuéntrase en el 3º puesto en el ranking de las 50 primeras empresas de metal-mecánica del Perú, además de presentar uno de los menores costos de producción del mundo en localización estratégica, a 25 km distante de la capital Lima. Después de esa primea adquisición, VM amplificó su presencia en Perú el año siguiente, comprando el 24,9% del control de Companhia Minera Milpo, la cuarta principal mineradora de zinc del país. Las dos operaciones proyectaron a VM como el 5o productor mundial de zinc. La finalidad principal de esas inversiones del Grupo Votorantim en Perú es ofrecer materia-prima barata para sus actividades industriales en Brasil.

De acuerdo con la revista Exame, VM tenía el control del 61% de la producción de zinc del país andino, en 2005. En 2004, la mega mineradora Vale conquistó con el apoyo de la diplomacia brasileña, la concesión para explotar el yacimiento de fosfatos de Bayóvar, una de las más importantes riquezas minerales de Perú, ubicada en litoral norte. En el contrato de privatización, Vale pagará solamente US$ 800 mil anuales en impuestos y royalties, mientras podrá acaparar ganancias netas estimadas en US$190 mil millones si cumplida la meta de producción mínima prevista hasta 2014. Teniendo en cuenta que la inversión de la compañía en el proyecto oscilará entre US$ 250-300 millones, el margen de a margen de ganancia será de 633 a 760%. Adicionalmente, la multinacional brasileña obtuve, con exclusividad, un puerto flanco en Bayóvar, quitando de la comunidad la posibilidad de generar recetas, por derecho, del transporte naval realizado por la empresa.

En 2006, ha sido la vez del Grupo Gerdau lanzarse en la expansión de negocios en Perú. El grupo brasileño arremató la privatización de la compañía estatal Siderperú – mayor siderúrgica del país, con 2 mil empleados –, llevada a cabo al final del gobierno Toledo. Se le atribuye al presidente Lula un rol muy activo para que la empresa brasileña lograse adquirir la ex estatal.

En otro sector importante, la rama petróleo, Petrobras es la "empresa responsable por la más extensa área de exploración en Perú", con 7 lotes petroleros. La subsidiaria Petrobras Energía Perú S.A. opera en el país desde 1993, aunque sus actividades se hayan expandido considerablemente luego de la incorporación de Pecom, cuando asumió las instalaciones de la ex petrolera argentina, que ya explotaba un lote en la localidad de Talara, noroeste do país (lote 10). Só em 2005, a Petrobrás investiu mais de US$50 millones no Perú e extrai hoje, apenas daquele lote, 13.000 barris diários, cifra que alçou a empresa ao posto de segundo maior produtor do país, que produz aproximadamente 100 mil barris diários.

Petrobras es una entre las compañías que han venido prospectando petróleo en la Amazonía Peruana, donde viven pueblos indígenas en situación de aislamiento voluntario. En ese momento, comunidades indígenas del Norte Peruano encuéntranse movilizadas contra una serie de decretos del gobierno Alan García, quien autorizó actividades exploratorias en territorios comunales. La etnia Asheninka, que vive en la región del Alto Juruá ha protestado recientemente contra Petrobras, que obtuvo del gobierno Peruano licencia para explorar petróleo en el territorio habitado por este pueblo original.

Ecuador

Así como en Bolivia, la economía en Ecuador tiene como por base fundamentalmente las exportaciones de hidrocarburos. Hoy, el petróleo es responsable por 1/3 da los ingresos del Estado. En 2004, el petróleo crudo respondió por aproximadamente 56% de las exportaciones totales del país. Entre 1972 e 1980, esa cifra llegara a 62%, mientras la participación del petróleo en el PNB alcanzaba los 62,4% en 1985. En 1992, el gobierno promovió la salida de Ecuador de OPEP. Un proceso de privatización del sector hidrocarburos empezó y legislación ambiental fue flexibilizada, de manera tal a permitir una mayor embestida sobre los depósitos de óleo de la Amazonía ecuatoriana.

Es en ese contexto que Petrobras ha iniciado sus operaciones en el país. La llegada de Petrobras a Ecuador se llevó a cabo a través de la incorporación, en 2002, de los activos de Pecom, incluyendo las concesiones de los bloques petroleros 18 y 31. PETROBRAS opera el Bloque 18 y el Campo adyacente Palo Azul, en la región Amazónica Ecuatoriana, en forma ilegal y provocando millonarios perjuicios económicos al Estado, al haber comprado hace cuatro años las acciones de PECOM ENERGIA, equivalentes al 70% de derechos en el Bloque 18, sin autorización del Ministerio de Energía y Minas, y más grave aún, al haber firmado un CONVENIO de venta del 40% de participación con la compañía japonesa TEIKOKU OIL el 24 de enero de 2005 en Buenos Aires, sin tener ningún derecho contractual sobre las citadas áreas petroleras" (Fernando Villavicencio).

Más allá de formalidades, los bloques pasados al control de Petrobras presentan problemas de orden más aguda. El Bloque 31 encuéntrase en pleno Parque Yasuní, una de las áreas de mayor biodiversidad del mundo, en la Amazonía ecuatoriana, donde la exploración de actividades económicas es objeto de conflictos alrededor de diferentes ramas de la legislación de Ecuador (leyes de hidrocarburos versus leyes ambientales) y donde principalmente residen pueblos indígenas en aislamiento voluntario, que serán afectados por la actividad petrolera, sin mencionar los grabes daños ambientales implicados. A pesar de ello, Petrobrás llevó adelante sus planes de explorar el bloque 31.

Los medios empleados para obtener autorización merecen algunos comentarios. En el interregno entre la caída de Gutiérrez y la elección de Correa, el Ministerio de Medio Ambiente correspondió a las presiones populares y ordenó la suspensión de las actividades de Petrobras en Yasuní. En reacción, el presidente Lula transmitió su descontentamiento por la decisión del gobierno interino de Alfredo Palacio. La disputa pareció llegar a fin después del ministro Celso Amorim haber viajado a Quito para resolver el litigio. En telegrama de la embajada de Brasil en Ecuador eran relatados los compromisos asumidos en la reunión: Pelo lado equatoriano: facilitar o diálogo para superar as dificuldades enfrentadas pela PETROBRAS para explorar petróleo no Bloco 31. Providência a ser tomada pela Chancelaria equatoriana: procurar restabelecer entre o Ministério do Ambiente do Ecuador e a PETROBRAS um diálogo produtivo e consistente para superar as divergências que impedem a continuidade das operações de exploração de petróleo no Bloco 31.

En el contexto de la misma reunión fueron liberados créditos de BNDES para obras de infraestructura en Ecuador a ser realizadas por constructoras brasileñas. El método inductivo sugiere que las presiones diplomáticas en defensa de intereses de Petrobras utilizaron como moneda de cambio la liquidez del Estado brasileño en una clara muestra de la función del Estado como fuerza activa en la dinámica subimperialista. Sin embargo, la otorga de la licencia para explorar el lote 31 en Yasuní no vino inmediatamente. Luego hubo elecciones presidenciales. Apoyado por una coalición integrada por organizaciones populares que exigían la retirada de Petrobras de Yasuní, Rafael Correa se comprometió inicialmente con aquella demanda. Pero en el segundo año de su gobierno cedió, autorizando las actividades de Petrobras en el bloque 31.

Al lado de Petrobras, otra multinacional brasileña con fuertes intereses en Ecuador es la Constructora Norberto Odebrecht (CNO). Con 75% de sus ingresos obtenidos en el exterior, los contractos de CNO en Ecuador representan la mayor franja de negocios de la empresa en América Latina. Han sido diez grandes proyectos concluidos en veinte años. Uno de ellos, la hidroeléctrica de San Francisco, es en ese momento objeto de una crisis con el gobierno de Correa, quien ordenó al ejército ocupar las instalaciones de la usina.

Parcela importante de los emprendimientos de CNO en el país contaron con financiamientos de instituciones brasileñas. El perfil de los proyectos ejecutados concentrase en grandes obras de ingeniería involucrando el manejo de bacías hidrográficas, implicando fuerte impacto sobre el ambiente y las condiciones de vida de campesinos y comunidades indígenas. El trasvase del río Daule a la Península de Santa Elena ha sido uno de los casos más criticados. Con un costo de US$ 573 millones – US$ 119,1 financiados por Brasil–, la obra consistió de un conjunto de canales de concreto para almacenamiento de agua de la bacía del río Guayas y su distribución para irrigar haciendas en la provincia homónima. La producción capitalista del espacio generó un proceso agresivo de especulación de tierras, expoliando a las comunidades campesinas que vivían en aquél territorio, amparadas en la Ley de Comunas, y que entraron en proceso de descomposición organizativa. Los principales beneficiarios han sido los latifundistas de la élite de Guayaquil, quienes se apropiaron de las tierras, canalizando la infraestructura de riego para las nuevas haciendas destinadas a culturas tropicales de exportación como banana y mango. La experiencia de Petrobras y del grupo Odebrecht en Ecuador ilustran con todos los tintos las prácticas representadas por el concepto de imperialismo ecológico.

4. El nuevo subimperialismo

Con lo que expusimos hasta aquí, podemos registrar una fuerte tendencia de retomada del subimperialismo en los últimos años. El retorno de la dinámica subimperialista se verifica principalmente con el crecimiento de la presencia de empresas brasileñas en países sudamericanos. Si la mundialización del capital y el neoliberalismo provocaron intensa desnacionalización de las economías sudamericanas, un dato importante es que en esa ola de desnacionalización, grandes empresas brasileñas han sido actores que se apropiaron de parcelas significativas del producto excedente de estas naciones y quitaron soberanía de sus economías.

Hay suficientes evidencias apuntalando que la expansión hacia el exterior de las empresas en consideración posee centralidad en su búsqueda por ganancias extraordinarias. En el nuevo patrón de reproducción del capital, la obtención de ventajas de escala y de ventajas logísticas se ha transformado en medios fundamentales para extraer ganancias extraordinarias. La incorporación del patrimonio público de las naciones vecinas, objeto de privatizaciones, o mismo de las burguesías locales, frágiles frente a grandes grupos económicos, tuvo en las operaciones de fusión & adquisición un mecanismo importante.

Todas las empresas estudiadas presentan en su facturación elevados índices provenientes del mercado exterior. Excepto Vale, todas esas empresas empezaron a ser multinacionales desde América del Sur. En los días de hoy, ellas controlan activos importantes en las economías vecinas, expresando la transferencia de valor hecha por el subimperialismo para las empresas con capital de origen brasileña. El rol de América del Sur no es un indicador eventual o casual de los ejemplos escogidos para nuestro análisis.

Así pues, las empresas estudiadas han impulsado su expansión multinacional a partir de America del Sur. Para ello, han hecho de la región una esfera de influencia privilegiada del subimperialismo brasileño en la actualidad. Esa última conclusión está embasada en el rol que los activos adquiridos en la región cumplen en el proceso de internacionalización de esas empresas. América del Sur aparece como proveedora de materias primas y fuente de energía del subimperialismo. La expansión del capitalismo con origen en Brasil explota la contigüidad física por medio de obras de infraestructura y otras ventajas. Veamos esa tendencia por empresa.

Integrada al Grupo Votorantim, una de las más grandes empresas de la grand burguesía interna de Brasil, VM concentra sus negocios en la producción de largos de acero (segmento donde ocupa el tercer puesto en Brasil), de níquel y del zinc. En 2004, VM –Zinc empezó su internacionalización por Perú. La expansión de VM en Perú alzó la mineradora de la octava para la quinta posición en el ranking mundial del zinc. Tomando en cuenta que VM importa de Perú el 40% del zinc concentrado utilizado en sus plantas procesadoras de Brasil, la conquista de esa fuente de insumos permitió a la empresa ventajas competitivas expresivas sobre sus rivales.

De acuerdo con Revista Exame, VM era la controladora del 61% de la producción de zinc del país andino, en 2005. Una otra adquisición importante de VM fue la compra de 52% del control de Acerías Paz del Río en Colombia, la única siderúrgica integrada de Colombia, por US$ 490 millones.

El crecimiento espantoso de JBS FRIBOI para la condición de más grande multinacional brasileña de alimentos y como principal procesador mundial de carne bovina tiene como preludio la adquisición en Argentina del frigorífico Swift Armour. La operación de US$200 millones es un marco en el proceso más reciente de formación de multinacionales brasileñas. Fue cuando estrenó la política del gobierno Lula da Silva de apoyo a la internacionalización de empresas brasileñas. Esa política empezó con la reforma de los estatutos de BNDES para financiación de operaciones de empresas brasileñas en exterior. En la operación de adquisición de Swift Armour, BNDES ha liberado US$80 millones.

En 2007, Friboi obtuvo nuevo apoyo de BNDES, ahora de 1,1 mil millones de reales NOTA(moneda nacional de Brasil con cambio para el dólar de … en la fecha), a travésde la compra de acciones de la empresa por BNDESPAR, para la compra de Swift U.S.

La transacción de BNDES capitalizando a Friboi fue la segunda más grande operación del sector industrial del Banco en los últimos 12 meses. En 2007, 32% de las ventas de Friboi estuvieron destinadas al mercado exterior. La empresa es líder en ventas en el mercado domestico de Brasil, la más grande multinacional brasileña de alimentos y el más grande exportador mundial de carne bovina. En Argentina, es el más grande exportador de carne bovina. Dichas adquisiciones fueron capitales para que el grupo llegara a esa condición.

La expansión de Marfrig como empresa multinacional se dio a través de una serie de adquisiciones de frigoríficos llevada a cabo en Argentina, Uruguay y Chile. Lo activos incorporados en economías vecinas proyectaron la consolidación del grupo en el mercado internacional, con un grado de centralización del capital que ha impulsado el lanzamiento de acciones de Marfrig en el mercado bursátil, operando así en el mercado de capitales.

El caso de Marfrig en Uruguay es un ejemplo notable de un sector donde la gran burguesía agraria interna industrial ha logrado mantener su posición oligopólica ganando terreno sobre la frontera a través del reimpulso del subimperialismo.

Petrobras, más grande empresa brasileña, ha iniciado su internacionalización a través de algunas inversiones en países sudamericanos en los 1980. Fueron los años 1990, entretanto, el gran tournant en la estrategia internacional de la compañía. Como han dicho directores de la empresa, los factores determinantes para su expansión internacional estuvieron vinculados al nuevo ambiente generado por la exposición de la misma a la competición en el mercado internacional desde el fin del monopolio estatal de los hidrocarburos en Brasil. En 1996, la empresa había empezado a explotar yacimientos de gas en Bolivia, donde obtuvo el control de los más grandes campos gasíferos y, luego, de las refinerías de Cochabamba y Santa Cruz. Al mismo tiempo, la compañía fue haciendo creciente su participación en los demás países sudamericanos. O grande salto se deu com a incorporação das reservas da empresa argentina Perez Companc, a maior companhia de petróleo independente da America del Sur, adquirida pela Petrobras em 2002, numa transacion que aumentou em 70% as suas reservas provadas no exterior.

La compra de Pecom proyectó la compañía brasileña resolutamente como líder en América del Sur, controlando activos en Argentina, Bolivia, Perú e Ecuador. En Argentina, Petrobras se ha transformado en la 5ª más grande empresa y 2º grupo en el segmento de petróleo y gas, apenas perdiendo para Repsol. En Bolivia, a través de esa operación, la empresa asumió el control integral de las refinerías de Santa Cruz y Cochabamba.

Un factor clave fue que Petrobras logró conquistar una ventaja substantiva sobre las petroleras rivales. Gracias a las informaciones privilegiadas fornecidas por exempleados de YPFB, reclutados por Petrobras, la empresa conquistó contratos de explotación de los dos más grandes campos de gas del país – San Alberto y San Antonio. Luego, en 1999, compró las refinerías bolivianas de Santa Cruz y Cochabamba, en asociación con la argentina Pecom. Cuanto a Gerdau, la más grande multinacional brasileña según criterios de la Fundação Dom Cabral, ha también empezado su internacionalización por America del Sur. Aunque los activos que mantiene en EUA sean responsables por una participación más importante sobre la facturación del grupo, la participación de las actividades en America del Sur ha hecho crecer los lucros de la empresa, después de una cantidad de adquisiciones ocurridas en los últimos años. Las nuevas adquisiciones consolidan la posición de más grande productor de largos de acero de las Américas, garantizando para sí esa región como mercado cautivo de la empresa y cerrando el acenso de rivales.

En Colombia, Gerdau adquirió en 2005 las siderúrgicas Diaco e Sidelpa. La primera, es el más gran fabricante de productos de acero para el sector de construcción. La segunda, la única productora de aceros especiales del país. En el caso de Diaco, Gerdau ha pagado US$75 millones, saliendo de la situación de accionista minoritaria para controlar el 50,9% del grupo Cleary Holdings Corp, que detiene el control de reservas carboníferas convertibles en carbón metalúrgico. Colombia es el país con las más grandes reservas carboníferas de América Latina.

En 2006, fue la vez del Grupo Gerdau lanzarse a la expansión de negocios en Perú. El grupo brasileño arremató la privatización de la compañía estatal Siderperú – mayor siderúrgica del país, con 2 mil empleados –, ocurrida en el final del gobierno Toledo. Se le atribuye al presidente Lula un papel activo para que la empresa brasileña adquiriese a la ex estatal. Las inversiones de US$ 1,4 mil millones proyectados para la subsidiaria peruana de Gerdau harán de ella la segunda fábrica más importante de la empresa en el mundo. Gerdau también anunció inversiones de US$ 500 millones en su unidad en Argentina.

5. Conclusión

Siguiendo los conceptos de Marx, Marini desarrolló su hipótesis propia sobre la importancia decisiva del mercado externo como factor de realización en el capitalismo dependiente, luego de inferir la participación de las exportaciones en la facturación total de determinadas ramas productivas. En nuestro propósito, aunque no examinamos cuantitativamente la tasa de ganancia media dentro de las ramas industriales específicas, queda claro que el objetivo de las empresas singularmente consideradas es acaparar márgenes que le suministren una masa de ganancia adicional, donde se ubica la función creciente desempeñada por el expansionismo capitalista en el exterior para la reproducción del capital de las empresas en cuestión – lo que confirma la actualidad de del fundamento económico del subimperialismo.

Si Marini examinara dos medios de obtención de ganancias extraordinarios – la renta diferencial y la plusvalía extraordinaria – la realidad se nos presenta hoy formas novedosas con las que los capitalistas buscan explorar esos medios para ampliar las sumas de valor acumulado. Por lo tanto, es posible hablar en el advenimiento de un nuevo patrón de reproducción del capital, que ejerce efectos inexorables sobre los capitalistas. Frente al contexto que acabamos de caracterizar, se vuelven más complejos los medios para obtención de ganancias extraordinarias.

Que entre los determinantes de las inversiones de compañías brasileñas en el exterior figuren el elevado "riesgo-país" no niega el carácter subimperialista de esa expansión. Antes por lo contrario. Para contornar los obstáculos a la reproducción de su capital, las empresas ponen sus fichas en la conquista del espacio sudamericano en el bellum omnium contra omnes del mercado mundial. Por consiguiente, se comprueba las premisas de la tesis del subimperialismo ya sea desde el punto de vista de la realización del capital, ya sea respecto a la transferencia de valor de las economías vecinas para las multinacionales brasileñas.

Investigaciones siguientes deberán evaluar el quantum de valor realizado. Sin embargo, como esfuerzo inicial basta con considerar existe una fuerte tendencia, que traduce la retomada del subimperialismo a partir de la exportación de capitales. Recientemente, un semanario de la prensa de negocios reportó la tendencia creciente a la formación de multinacionales de matriz brasileña, que hacen de América del Sur su esfera de influencia. En un editorial, el semanario sintetizó la visión de mundo media de las personificaciones del capital verde-amarillo: las grandes empresas brasileñas han descubierto que – para proseguir grandes – necesitarán adherir al movimiento de globalización. Han descubierto también que el camino más rápido y menos doloroso para ello es cruzar a las fronteras de los vecinos. (...) El mundo realmente cambió. Y, en ese nuevo escenario, hasta para los nacionales de plantón el ´imperialismo´ pasó a ser visto con ojos bien más benevolentes, incluso porque imperialismo también es cosa nuestra.

El realismo de mercado de la perspectiva arriba puede soler diferente al discurso de la diplomacia brasileña y del presidente Lula sobre una "integración no-asimétrica". Orientaciones discursivas afuera, fracciones burguesas y gobierno comparten de la misma política que refuerza la retomada del subimperialismo, como vimos a través de este trabajo.

Hay quienes afirmen que es más deseable la hegemonía de la gran burguesía brasileña que el dominio directo del imperialismo estadounidense. Ese tipo de razonamiento encubre el hecho de que ambos reproducen la misma lógica predatoria. En la otra fila de la lucha de clases, trabajadores han venido enfrentando al subimperialismo, como los obreros de Siderperú, en Chimbote; los pueblos indígenas Huaorani (Ecuador) y Ashenika (Perú) contra la explotación petrolera de Petrobras en sus territorios. Frente al mismo fenómeno – aunque bajo otras formas –, Marini había escrito en Subdesarrollo y Revolución: [...] el carácter internacional que la burguesía subimperialista pretende imprimir a su explotación identifica la lucha de clases del proletariado brasileño con la guerra antiimperialista que se libra en el continente.

Hoy, el planteamiento internacionalista de Marini conserva su actualidad y exhorta a la unidad de los pueblos latinoamericanos que luchamos contra el régimen capitalista – con su producción de des-humanidades y el ecologicidio –, en defensa de los intereses de la clase trabajadora, de los pueblos indígenas y de todos y todas que sufren con la expoliación causada por un sistema que deberá ser superado por la alternativa global socialista.

FUENTES AHI. Arquivo Histórico do Itamaraty. GAZETA MERCANTIL VALOR ECONÔMICO

BIBLIOGRAFÍA ACCIÓN ECOLÓGICA. Sembrando desiertos. La deuda social y ecológica generada por el endeudamiento externo en el protecto de propósito múltiple "Jaime Roldós Aguilera". ACCIÓN ECOLÓGICA: Quito, 2006. 2ed. CANESE, Ricardo. A recuperação da soberania hidrelétrica do Paraguay. In: CODAS, Gustavo (org.). O directo do Paraguay à soberania: a questão da energia hidrelétrica. São Paulo, Expressão Popular, 2008. CAMPODÓNICO, Humberto. Las reformas neoliberales en el sector minero Perúano y las características de la inversión. 1992-2008. Santiago, CEPAL, 1999. Serie Reformas Economicas, n.24. CAAP. Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica. Análisis de los decretos legislativos que afectan a los pueblos indígenas, emitidos por el poder ejecutivo en virtud de la Ley No. 29.197. 15/08/2008. CHESNAIS, François. A mundialização do capital. São Paulo, Xamã, 1997. CÓRTEX, Cácia. Brasiguaios. Os Refugiados Desconhecidos. São Paulo, Brasil Agora, s/d, SOUCHAUD, Sylvain. Pionniers brésiliens au Paraguay. Paris, Editions Kathala, 2002. DURAND, 2004. EL COMERCIO. Lula presiona para que se autorice el ingreso al Yasuní". 11/08/2005. Quito. Embajada de España em Montevideo. Oficina Econômica y Comercial. EXAME. Carta ao leitor. O imperialismo é coisa nossa. Edição 8 de junho de 2005. FIRMEZA, George Torquato. Brasileiros no exterior. Brasília, FUNAG, 2007. FOBOMADE. El Norte Amazónico de Bolivia y el Complejo del río Madera. La Paz, FOBOMADE/CGIAB, 2007.


. Las venas del ALCA. IIRSA. Bolivia, un país de tránsito y de extración de recursos. La Paz, Fobomade, 2003 FONTAINE, Guillaume. A Política Petroleira e o Futuro da Amazônia Equatoriana. DEP, n.2, janeiro-março 2005, pp.105-118. FOSTER, John Bellamy, CLARK, Brett. Imperialismo ecológico: a maldição do capitalismo. In: PANITCH, Leo, LEYS, Colin (orgs.). O novo desafio imperial. São Paulo, Clacso, 2004. FUSER, Igor. Internacionalización e conflito: a Petrobras na America del Sur. XII Encontro Nacional de Economia Política. SEP-Brasil. 2007. GUERRA GARCÍA, Gustavo. Economia política de la infraestructura económica en el contexto de La integración sudamericana: el caso Perúano. Lima, Flacso, 2006. PORTO-GONÇALVES, Carlos Walter, SANTOS, Luis Henrique Ribeiro. A luta pela reapropriação social dos recursos naturais na América Latina: o caso da Petrobras no Ecuador. 2007. HARVEY, David. A produção capitalista do espaço. São Paulo, Annablume, 2005. HERBAS, Gabriel, MOLINA, Silvia. IIRSA y la integración regional. Revista de OSAL, n.17, mayo-agosto 2005, pp. 307-316. HIRST, Monica. As relações Brasil-Paraguay: baixos incentivos no latu e strictu sensu. Política Externa, Vol.14, n.3, dez/jan/fev 2005-2006, pp.11-21. MAESTRI, Mario. Guerra contra o Paraguay: da instauração à restauração historiográfica" Revista Espaço Acadêmico. Maringá, UEM, Ano II – n. 20, Janeiro de 2003. MAGDOFF, Harry, Paul, SWEEZY, Paul. Notes on the multinational corporation. In: Readings in US imperialism. FANN, K.T., HODGES, Donald (orgs.). Miami, Porter Sargent Publishers, 1971. MALERBA, Julianna, RODRÍGUEZ, Maria Elena. Extraterritorialidad y derechos humanos: el doble estándar de la Petrobras en Yasuní (Ecuador). In: LEROY, Jean Pierre, MALERBA, Julianna (orgs.). Petrobras: ¿integración o explotación?. Rio de Janeiro, FASE, 2005. MARINI, Ruy Mauro. América Latina. Dependência e Integração. São Paulo, Editora Brasil Urgente, 1992, p.137-38. Ver, de Marini, Subdesarollo y revolución .... Página escritos


. La acumulación capitalista mundial y el subimperialismo. Cuadernos Políticos, México, n.12, abril-junio 1977.


. Estado y crisis en Brasil. Cuadernos Políticos, México, n.13, Julio-septiembre 1977, pp.76-84.


. Subdesarrollo y revolución. México, Siglo XXI, 1974. 5 ed. MEM. Ministerio de Energía y Minas. República del Perú. 2004. MOLINA, Patrícia. Petrobras en Bolivia: petroleo, gas y medio ambiente. In: LEROY, Jean Pierre, MALERBA, Julianna (orgs.). Petrobras: ¿integración o explotación?. Rio de Janeiro, FASE, 2005. MOURA e SOUZA, Marcos de. Brasileiro é o rei da soja no Paraguay. Valor Econômico. 19/03/2008. MRE. Ministério das Relações Exteriores. Estatísticas. Brasília, Fundação Alexandre de Gusmão, 2007. MURGUÍA, Juan Manuel. Competencia en el mercado de carne bovina. Montevideo, Ministerio de Economía y Finanzas, 2007. OFICINA ECONÓMICA Y COMERCIAL DE ESPAÑA. Información del país. Montevideo, Embajada de España, s/d. OURIQUES, Nildo. La Teoría Marxista de la Dependencia. 1996. SOUCHAUD, Sylvain. Pionniers brésiliens au Paraguay. Paris, Editions Kathala, 2002. SUMMA, Giancarlo, OUALALOU, Lamia. O Brasil é imperialista? Carta Capital, n.450, 27 de junho de 2007, pp. 46-49. TACHINARDI, Maria Helena. Expansão da agropecuária brasileña na America del Sur: integração e conflito. 2006. TAVARES, Márcia. Investimento Brasileiro no Exterior: panorama e considerações sobre políticas públicas. Santiago, CEPAL, 2006. USDA, 2007. Uruguay – Eligible Plants Certified to Export Meat to the US. January 2007. VILLAVICENCIO, Fernando. El petroleo en la ruptura del dominio unipolar. In: VILLAVICENCIO, F., SALTOS, Napoleón, COMISIÓN ESPECIAL CASO PETROBRAS. Ecuador: peaje global. ¿De la hegemonia de USA a la hegemonia de Brasil? Quito, PH Ediciones, 2007.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3102404

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Latinoamérica   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License