CEPRID
TRIBUNAL DIGNIDAD, SOBERANÍA, PAZ CONTRA LA GUERRA

UNASUR: UNIÓN ECONÓMICA, POLÍTICA Y MILITAR SIN ESTADOS UNIDOS

Lunes 20 de octubre de 2008 por CEPRID

CEPRID

“Los presidentes de los países de América del Sur, reunidos en la ciudad del Cuzco en ocasión de la celebración de las gestas libertarias de Junín y de Ayacucho y de la  Convocatoria del Congreso Anfictiónico de Panamá, siguiendo el ejemplo del Libertador Simón Bolívar, del Gran Mariscal de Ayacucho Antonio José de Sucre, del Libertador José de San Martín, de nuestros héroes y pueblos independentistas que construyeron, sin fronteras, la Gran Patria Americana e interpretando las aspiraciones y anhelos de sus pueblos a favor de la Integración, la unidad y la construcción de un  futuro común, hemos decidido conformar  la Comunidad Sudamericana de Naciones”. Con esta solemne Declaración efectuada el 8 de diciembre de 2004, en la ciudad peruana del Cuzco, la que fuera capital del Incario y del Tahuantinsuyo, comenzó a concretarse el sueño de nuestros libertadores: La Unión  Sudamericana, sin tutelaje de Estados Unidos, es decir, sin pedirle permiso al imperio.

La idea unionista de Bolívar se rompió con  las intrigas de los agentes del imperio estadounidense en el Congreso Anfictiónico de Panamá; y la unidad habría de aplazarse por cerca de 200 años, también, con  el concurso de la ambición desmedida de algunos generales de la Independencia que dividieron para reinar, y que trazaron las fronteras con el filo de la espada. Larga es la historia de América Latina, siempre cuajada de divisionismos entre vecinos distantes y entre hermanos alejados por el intervencionismo yanqui ayudado por militares y oligarcas vendepatrias.

La UNASUR empieza a caminar gracias a la decidida acción  de los presidentes de Venezuela, Brasil, Argentina, Uruguay,  Bolivia y Ecuador que impulsaron la Cumbre efectuada en Brasilia el pasado 23 de mayo.  Allí, 12 Jefes de Estado suscribieron el Acuerdo Constitutivo de la Unión de Naciones Suramericanas que está convocada por la historia para ser una poderosa Unión de 17.6 millones de kilómetros cuadrados que cuenta -en la actualidad- con un Producto Interno Bruto de más de 2 billones de dólares anuales para una población de 377 millones de personas.

La Cumbre de Brasilia del 30 de septiembre de 2005, para la consolidación de UNASUR fue un hito de innegable importancia. En esa oportunidad se impulsaron el diálogo político, la integración  física y económica, la necesidad de proteger el medio ambiente, la urgencia de la integración energética, la promoción  de los  valores sociales y de su cohesión, la inclusión  social, la lucha por la justicia social, la integración de las telecomunicaciones, el análisis de las asimetrías, los mecanismos financieros sudamericanos, la necesidad de fundar el Banco del Sur y sobre todo la impostergable decisión de concretar una alianza militar sin  Estados Unidos.

Si el antecedente de la UNASUR fue la Comunidad Sudamericana de Naciones de 2004 y luego la Cumbre de Brasilia de 2005, el otro antecedente histórico es la I Cumbre Energética realizada en la Isla Margarita de Venezuela el 16 de abril de 2007. Esta Cumbre fue calificada por el anfitrión, el Coronel Bolivariano Hugo Chávez Frías, como la “Cumbre Perfecta” por la determinación de avanzar en los  procesos de integración por encima de los obstáculos propios de un  proyecto de innegable valor y por sobre los intereses del imperio y sus lacayos que siembran diferencias, aparentemente irreconciliables, como las definiciones ideológicas de los presidentes de Colombia y Perú que se han constituido en aliados de la Casa Blanca.

La UNASUR ha tenido y tiene graves tropiezos y entre ellos la posición del ex Presidente del Ecuador, Rodrigo  Borja  Cevallos, Secretario General que quiso avanzar en el proceso pero que se topó con serias dificultades burocráticas de los gobiernos, pero el mayor de los obstáculos ha sido la actitud del presidente Uribe de Colombia que aplazó la Cumbre que debía reunirse en Diciembre de 2007  en Cartagena y la trasladó para el mes de enero de 2008 y nuevamente la difirió, tanto que el Canciller de Venezuela Nicolás Maduro, el 19 de enero expresaba: “Que se le ponga fecha de manera inmediata a la Cumbre Presidencial de los países de Suramérica” Maduro fue más allá y sostenía: “Tiene que ver con intentos para que UNASUR no avance. Estos proyectos siempre tienen obstáculos, en quienes no creen en la Unión de Suramérica porque siguen pensando  que el futuro del Continente es ser vasallos de los intereses del poder norteamericano”. El Presidente Chávez protestó enérgicamente por los insistentes aplazamientos propuestos por Uribe y enfatizaba que ese Presidente le pone obstáculos a la reunión por órdenes de Washington. Ante esa situación  Colombia finalmente declaraba que la Cumbre se efectuaría entre el 28 y 29 de marzo en Cartagena; pero Colombia, sospechosamente, y con  toda mala fe, el primero de marzo, bombardeó territorio ecuatoriano y la Cumbre corría peligro de posponerse indefinidamente.

Ante esa situación, el Presidente Lula de Brasil, con todos los recursos diplomáticos y previo consenso, convocó a la Cumbre de Presidentes para el 23 de mayo de 2008 y allí se suscribió el Acuerdo Constitutivo de la Unión  de Naciones de  Suramérica que será una de las uniones más trascendentes del mundo porque en esta parte de la tierra están concentrados ecosistema de extraordinaria diversidad, la Cordillera de los Andes, el Pantanal, la Pampa, el Cerrado o las regiones heladas del Antártico. UNASUR posee enormes riquezas en recursos energéticos, grandes reservas minerales, las fuentes de agua más abundantes del planeta, la reserva de oxígeno de mayor importancia para la humanidad y pueblos con  vocación y mística de trabajo para producir alimentos, productos industrializados, y para crear, mantener y desarrollar centros de educación superior y centros de investigación científica y tecnológica de innegable prestigio internacional. Estas son las razones imperiales para pretender la dominación  total de esta subregión y para ejecutar todos los esfuerzos para impedir la integración en la UNASUR.

UNASUR no sólo se enfrenta a los procesos de neocolonización imperial sino, también, a las  ambiciones militares, económicas y políticas de la Unión Europea que, con Estados Unidos, planean extender los dominios de la OTAN a América Latina.

América Latina y, en particular, América del Sur es territorio libre de armas nucleares y armas químico-bacteriológicas, y si UNASUR comienza a ser una realidad es preciso que sus pueblos luchen por mantener la paz y, consecuentemente, abolir las guerras porque sólo tiene que luchar contra la pobreza, la marginalidad, la exclusión  y luchar por la liberación de sus pueblos hasta alcanzar la total independencia política, cultural  y económica de Estados Unidos en su fase imperial.

UNASUR tiene un futuro promisorio  y podría cooperar con todos los países  del mundo para luchar contra el hambre, podría colaborar en el intercambio de productos para beneficio de la humanidad y establecer nuevos y estrechos vínculos con  África, los países árabes, India, China, Rusia.

UNASUR camina con firmeza hacia la integración militar y paulatinamente se consolida el proyecto de creación del Consejo Suramericano de Defensa sin la injerencia de Estados Unidos y cuando el imperio ha decidido resucitar la IV Flota  aeronaval para, inútilmente, tratar de meter miedo a Nicaragua, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Brasil,  Argentina y tal vez al nuevo gobierno de Paraguay. El Consejo Suramericano de Defensa nació como una iniciativa de Brasil expuesta por el  Ministro de Defensa Nelson Jobim que, con  acierto y entereza, le dijo al Secretario de Defensa de Estados Unidos: “Mantenerse a distancia” cuando le preguntaba en qué podía cooperar. Esperanzador mensaje al poder militar del imperio que comienza a constatar que el mundo debe ser multipolar.

No cabe duda que el imperio trata de neutralizar los procesos integradores de UNASUR y tiene adelantados propios en la región,  Uribe es uno de ellos.  Noam Chomski, pensador, lingüista y escritor estadounidense compara al imperio con  las mafias y sus procedimientos y decía: “El Padrino (Estados Unidos) no toma a la ligera cuando se le pone en vereda, inclusive cuando quien lo hace es un comerciante al por menor. Intentos previos de independencia han sido aplastados, en parte a raíz de la falta de cooperación  regional. Sin eso, las amenazas pueden ser manejadas una a una. Estados Unidos ha dominado por mucho tiempo la región  con dos métodos principales: La violencia y el estrangulamiento económico. De manera general, los asuntos internacionales muestran más que un ligero parecido con la mafia”. UNASUR con la decisión de los pueblos puede y debe aplastar a la mafia imperial.

Correo Electrónico: tribunalpazecuador@yahoo.com


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3103484

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Latinoamérica   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License