CEPRID

¿Qué significa la reconciliación árabe con Siria?

Miércoles 31 de mayo de 2023 por CEPRID

Giorgio Cafiero

The Cradle

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por Cristina P.

Doce días después de que Siria recuperara su membresía en la Liga Árabe, el presidente sirio, Bashar al-Assad, se dirigió al organismo panárabe en su cumbre del 19 de mayo en Jeddah. Esta fue la primera reunión de la Liga Árabe de Assad en 12 años. También fue su primera visita a Arabia Saudita desde octubre de 2010, convirtiendo al reino en el tercer miembro del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), después de Omán y los Emiratos Árabes Unidos, en recibirlo en una visita oficial este año.

Su participación en la reunión fue un punto de inflexión en el regreso de Damasco a la arena diplomática de la región y una señal del deseo colectivo de la mayoría de los gobiernos árabes, con la notable excepción de Qatar, de reintegrar a Siria al redil y poner fin a su aislamiento.

Durante el primer discurso de Assad en una cumbre de la Liga Árabe desde la suspensión de su país en noviembre de 2011, criticó a Occidente y dijo que “para Siria, su pasado, presente y futuro es el arabismo”. El presidente sirio pidió el fin de la interferencia externa en los asuntos internos de los países árabes. Su discurso se centró en el reconocimiento de un nuevo orden geopolítico multipolar y destacó la reconciliación de Siria con varios gobiernos regionales: “Hoy tenemos una oportunidad en un mundo con varios polos producto del dominio occidental, que carece de principios, modales, amigos y socios. Esta cumbre de la Liga Árabe es una oportunidad histórica para abordar los problemas regionales sin injerencia extranjera, lo que requiere que nos reposicionemos en el mundo que se está formando hoy para que desempeñemos un papel activo en él mientras aprovechamos la atmósfera positiva que siguió a las reconciliaciones que precedieron a la cumbre de hoy”.

Reafirmación de la independencia árabe

El presidente sirio también dijo a los asistentes a la cumbre que espera que el evento marque “el comienzo de una nueva fase de acción árabe por la solidaridad entre nosotros, por la paz en nuestra región, el desarrollo y la prosperidad en lugar de la guerra y la destrucción”.

Mientras abrazaba a sus compañeros árabes, Assad arremetió contra Turquía e Israel durante su discurso. A pesar del movimiento gradual de Damasco y Ankara hacia la reconciliación bajo los auspicios de Rusia, el presidente sirio condenó el despliegue militar turco en el norte de Siria y su patrocinio de varias milicias antigubernamentales.

Al citar el "peligro del pensamiento otomano expansionista" y la Hermandad Musulmana, Assad probablemente resonó entre algunos asistentes cuyos gobiernos comparten la visión de Siria de la Hermandad como una organización terrorista. También declaró que “hay muchos temas para los que no hay suficientes palabras o cumbres, incluidos los crímenes de la entidad sionista [Israel]… contra los palestinos que resisten”.

Si bien el discurso de Assad tuvo una retórica y un simbolismo significativos, la pregunta sigue siendo si la recuperación de Siria como miembro de la Liga Árabe y su cálida bienvenida en Arabia Saudita generarán los cambios tangibles que el país necesita desesperadamente.

Aquí hay cinco de los problemas más apremiantes que enfrenta Siria hoy, cada uno de los cuales puede resolverse interregionalmente, si se mantienen a raya las presiones occidentales.

Elusión de sanciones

Primero, con Washington redoblando su Ley César, Damasco buscará encontrar estados árabes asociados para ayudar a eludir o socavar estas sanciones, y diseñar tácticas para hacerlo. Hasta ahora, las paralizantes sanciones de EEUU contra Siria han disuadido a los estados más ricos del CCG de invertir en la reconstrucción y redesarrollo del país.

El liderazgo sirio está tratando de aflojar el lazo de las sanciones estadounidenses con la ayuda de otros miembros de la Liga Árabe, particularmente aquellos como los Emiratos Árabes Unidos, que tienen una influencia considerable en Washington. Los estados árabes también tienen opciones para hacer negocios con Siria en formas que podrían escapar al radar del Departamento del Tesoro de EEUU, por ejemplo, en monedas locales.

Estas incluyen pasar por los rusos e iraníes o construir relaciones similares a las de trueque y comprar acciones a largo plazo de cosas que se construyen en forma de transferencias directas de monedas regionales.

Independientemente de cómo el presidente de EEUU, Joe Biden, o su eventual sucesor, aborden Siria y la Ley César, los funcionarios de Damasco pueden concluir que el tiempo está de su lado, incluso si se necesita paciencia. El gobierno sirio apuesta por un nuevo orden mundial menos centrado en Occidente y más multipolar que emergerá en los próximos años.

De hecho, a medida que el mundo avanza hacia la desdolarización , las sanciones estadounidenses tendrán un impacto menor en todas partes. Las capitales árabes influyentes como Abu Dhabi y Riyadh , que ahora interactúan y realizan transacciones abiertamente con Rusia, Irán y China, sancionados por Estados Unidos, pueden estar menos disuadidas de hacer negocios con Siria. Otros más alineados o dependientes de Washington pueden dudar en hacerlo, razón por la cual Damasco puede estar esperando que los saudíes y los emiratíes abran primero ese camino.

El papel de Irán

En segundo lugar, los gobiernos árabes ansiosos por traer de vuelta a Siria a la Liga Árabe pueden intentar aprovechar estas relaciones para reducir el papel de Irán en el país devastado por la guerra. Por ahora, según el secretario general adjunto de la Liga Árabe, Hossam Zaki, los miembros de la institución “dejan de lado” su exigencia de que las fuerzas iraníes se retiren de Siria.

De ser cierto, esta sería una concesión importante por parte de los estados del CCG, una que aumentaría el sentido de confianza de Teherán en la región luego del acuerdo diplomático del 10 de marzo con Arabia Saudita que alivió el aislamiento regional de la República Islámica.

Es bastante seguro que los estados árabes seguirán tratando de aprovechar su nuevo compromiso con Damasco en formas destinadas a reducir la dependencia estratégica de Siria de Irán, independientemente de si esto es realista o no. Pero muchos expertos dudan de que Arabia Saudita y otros estados árabes/CCG tengan éxito en este frente.

El comercio de Captagon

En tercer lugar, está el deseo regional de detener el comercio ilícito de Captagon , que Washington y otros han atribuido en gran medida a Siria y su gobierno. Aunque Assad no abordó este tema en su discurso del 19 de mayo en Jeddah, es un tema importante en la agenda de los estados árabes inundados con la ilícita “droga de guerra”.

La esperanza es que el restablecimiento de relaciones con Damasco pueda movilizar al gobierno de Assad para atacar el narcotráfico. Con el país aún bajo fuertes sanciones estadounidenses, incluida la Ley CAPTAGON , el comercio de la anfetamina altamente adictiva proporciona a los traficantes sirios y de otras regiones miles de millones en ingresos cada año.

La Ley César no ha funcionado: el empobrecimiento de Siria inhibe aún más el acceso a los recursos financieros que pueden apuntar al tráfico de drogas. Independientemente, se informa que Irak y Jordania acordaron cooperar con el gobierno de Siria para abordar el comercio de Captagon a través de sus fronteras. No está claro si la cooperación de Damasco en este frente ha sido solo táctica y con cálculos políticos a corto plazo o refleja un deseo genuino de trabajar con otros estados regionales en el tema.

La ocupación ilegal de EEUU

En cuarto lugar, está el problema evidente de la presencia militar ilegal de EEUU en el noreste de Siria. Damasco ha pedido constantemente a las fuerzas estadounidenses que abandonen el país, y ahora el gobierno de Assad está obteniendo un mayor apoyo de otros estados árabes, junto con Rusia, Irán y China, al hacer esta demanda.

A principios de mayo, funcionarios egipcios, iraquíes, jordanos y sauditas se reunieron con sus homólogos sirios y expresaron su deseo colectivo de que el gobierno de Assad tome el control territorial total de Siria. Sigue siendo una pregunta abierta si estos estados árabes amigos de Estados Unidos que apoyan la posición del gobierno sirio sobre la ocupación estadounidense de Siria tendrán algún efecto en las políticas de Washington.

Sin embargo, algunos expertos dudan de que el regreso de Siria a la Liga Árabe afecte la presencia militar estadounidense en Siria, donde las tropas estadounidenses explotan persistentemente los recursos naturales del país.

Crisis de refugiados sirios

En quinto lugar, está el enigma sobre qué hacer con más de 5,5 millones de refugiados sirios desplazados externamente en la región. Como se destacó por la forma en que se desarrolló el problema de los refugiados sirios en las elecciones turcas de este mes, los países que albergan a millones de sirios desplazados desde 2011 han tenido que lidiar con desafíos económicos extremos para hacerlo. Hoy, hay mucha presión sobre estos gobiernos para que sigan adelante con los planes para repatriar a los refugiados sirios.

En el contexto de las conversaciones de normalización, los funcionarios jordanos han enfatizado la necesidad de impulsar la economía siria y otorgar amnistía a los refugiados, muchos de los cuales desconfían del gobierno de Assad, para que tengan seguridad y un hogar al que regresar. Pero dada la cruda realidad de las condiciones económicas y la dinámica política en Siria, las propuestas requerirán mucha más planificación, inversión y disputa de garantías de las que existen actualmente.

Concesiones, rehabilitación y rivalidades

Hoy en día, la mayoría de los estados árabes ven a Siria en formas que difieren radicalmente del objetivo de Washington de aislar y sancionar a Damasco hasta el colapso.

Sigue existiendo una división sobre hasta qué punto estos estados pueden estar dispuestos a proceder con Siria. Los miembros de la Liga Árabe como Egipto y Jordania están dando pasos muy graduales hacia adelante, tratando de obtener concesiones de Damasco para cada movimiento a lo largo del camino de la normalización. Otros como Túnez y los Emiratos Árabes Unidos, por otro lado, parecen no exigir nada al gobierno de Assad a cambio de la reconciliación.

Hay otros, como el mediador regional Omán, que nunca se separó de Damasco, incluso cuando lo hicieron los miembros del CCG del Sultanato. No sorprende entonces que Mascate, “la ciudad de las negociaciones secretas”, haya sido sede recientemente de “conversaciones secretas” directas entre funcionarios sirios y estadounidenses para discutir una variedad de temas apremiantes.

Tras el discurso de Assad en Jeddah, el gobierno sirio se siente envalentonado e intentará impulsar una mayor reintegración en el redil diplomático del mundo árabe mientras hace la menor cantidad de concesiones posible.

Pero las cosas se están moviendo rápidamente tanto en la geopolítica regional como en la global. La forma en que los diferentes miembros de la Liga Árabe eligen comprometerse con Damasco y cómo se desarrollan sus propias rivalidades en relación con el gobierno de Assad, y la presión occidental sobre Siria, se aclarará este año y el próximo.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 4277036

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License