CEPRID

Unión Africana bajo presión occidental

Jueves 2 de marzo de 2023 por CEPRID

Oleg Pavlov

New Eastern Outlook

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por Julio Fucik

El 23 de febrero, la Asamblea General de la ONU votó sobre otra resolución antirrusa sobre Ucrania, que se tituló patéticamente “Principios de la Carta de las Naciones Unidas que sustentan una paz integral, justa y duradera en Ucrania”. Rusia, como en la primavera del año pasado, fue condenada por 141 estados. Sin embargo, 24 países africanos de 54 se negaron a condenar a Rusia y 30 votaron a favor de este proyecto antirruso. Además, la columna vertebral de los estados que votan en contra de Rusia se ha mantenido casi sin cambios desde que se votó la primera resolución de este tipo en marzo de 2022. Pero ahora Botswana, Lesotho, Madagascar, Marruecos, Santo Tomé y Príncipe, Sudán del Sur han demostrado una mayor tendencia hacia la Oeste. Gabón se alejó de la línea pro-occidental y Malí por primera vez se solidificó con Eritrea y votó en contra.

Sin duda, estos resultados indican la presión occidental más severa sobre los estados africanos, en primer lugar pequeños y dependientes de la ayuda exterior, como Lesotho, Santo Tomé y Príncipe, Sudán del Sur y las Comoras.

Poco antes de la votación, del 16 al 19 de febrero, tuvo lugar en la capital etíope Addis Abeba, en el lujoso complejo de la Unión Africana, la 42ª sesión del Consejo Ejecutivo de la UA y la 36ª Asamblea de Jefes de Estado y de Gobierno de los Estados africanos, donde el tema de la situación en Ucrania no se incluyó en la agenda, pero estuvo presente de manera invisible y se discutió al margen.

En principio, no hay nada inusual en esto. Estos eventos son organizados regularmente por la Unión Africana, que une a 55 Estados del continente. La agenda oficial de la reunión actual incluyó en gran medida temas rutinarios del desarrollo de la integración regional, en este caso, el Área Africana de Libre Comercio (ACFTA), el cambio climático, temas de paz y seguridad en el continente africano, garantizar la seguridad alimentaria y otros que apenas son nuevos. Como es tradición, se resolvió la cuestión de la transición de la actual presidencia de la Unión Africana. Esta vez, el presidente de Senegal, Macky Sall, quien pasó un año muy exitoso en este cargo, entregó la presidencia al presidente de las Comoras, Azali Assoumani.

Hubo cierta intriga intraafricana: durante mucho tiempo varios países pelearon por el puesto de presidente, pero Kenia fue especialmente enérgica, donde se celebraron elecciones el año pasado y se reemplazó al presidente. Tradicionalmente sigue a Londres y vota en la ONU en consecuencia. Sin embargo, al final ganó la tradición y las Comoras recibieron su hora de gloria en la última sesión de la Unión Africana, asumiendo el cargo de presidente de la UA.

Sin embargo, hasta el final no se resolvió la cuestión de la composición de la “troika” panafricana, que generalmente consiste en el país presidente de la UA del año pasado, actual y próximo. Si dos miembros de la “troika” son bien conocidos, Senegal y las Comoras, entonces el tercer lugar aún no se ha determinado: Argelia y Marruecos luchan por el puesto de presidente de la UA en 2024, que se han unido en una seria batalla geopolítica sobre el destino del Sáhara Occidental, que Marruecos pretende absorber con el apoyo de Estados Unidos, y Argelia apoya tradicionalmente al Frente POLISARIO, que lucha por la liberación de este territorio. Hay una división en la Unión Africana sobre esto: el estado en sí, la República del Sáhara Occidental, no está reconocido por la ONU, pero es reconocido por la Unión Africana y es miembro apoyado por algunos otros países poderosos del continente, como Sudáfrica. Rusia ha tomado una posición “legalista” en este conflicto: manteniendo contactos con el Frente POLISARIO, pero sin reconocer a la República del Sáhara Occidental.

Las reuniones en sí se vieron ensombrecidas por un incidente con un representante israelí que ingresó a la sala de reuniones de Nelson Mandela sin acreditación. Fue bastante groseramente sacado de allí, aunque Israel tiene un estatus de observador, muchos en la Unión Africana cuestionan esta decisión tomada por la Comisión de la UA, ya que no se coordinó de acuerdo con el debido procedimiento con otros países. En principio, este año la Unión Africana ha vuelto en gran medida a su línea tradicional de percepción crítica de la política de Israel y sus acciones hacia los palestinos y se pronuncia muy definitivamente a favor de una solución de dos Estados y de permitir que el pueblo árabe de Palestina ejerza sus derechos legítimos y el derecho a la autodeterminación.

En general, este tema de la autodeterminación de los pueblos sonó bastante fuerte en la Unión Africana este año, aunque muchas cosas estaban sucediendo entre bastidores y discutidas al margen. Lo cierto es que las potencias occidentales, principalmente EEUU, Reino Unido y los países de la Unión Europea, a partir del 24 de febrero de 2022, comenzaron a ejercer la presión más fuerte sobre los estados africanos y sobre las estructuras de la Unión Africana, para hacerlos no sólo condenar la “agresión rusa” en Ucrania sino también cortar todos sus contactos con Moscú. En la cumbre de los estados africanos en Addis Abeba, tanto EEUU como la UE desplegaron una poderosa fuerza diplomática para controlar a los africanos.

Occidente utilizó una narrativa bien conocida: la Rusia imperialista y autoritaria, deseando absorber a los países vecinos, atacó a la pobre y democrática Ucrania y decidió destrozarla. Es cierto que esta narrativa, basada completamente en la presunción de la culpabilidad de Moscú, su supuesta falta de voluntad para cumplir con el principio de integridad territorial de los estados, funcionó en parte. Según una serie de resoluciones de la Asamblea General de la ONU que condenan a Rusia, aproximadamente la mitad de los estados africanos apoyaron el discurso de los estadounidenses y los europeos, aunque la otra mitad adoptó una posición neutral, lo que se demostró en la votación del 23 de febrero.

Sin embargo, cabe señalar que, a medida que avanzaba la operación militar especial, la opinión de los países africanos comenzó a cambiar, aunque esto todavía tiene poco efecto en los resultados de la votación. En primer lugar, estaban cansados ​​de la presión descarada del bloque occidental, los ataques frontales de los embajadores a las oficinas de los jefes de Estado y sus departamentos de política exterior, que comenzaron a ir más allá de todos los límites de la decencia. Las declaraciones francamente estúpidas del Alto Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la UE, Josep Borrell, que de forma totalmente racista comparó Europa con un jardín en flor rodeado de selva, añadieron claramente el insulto a la injuria. Los africanos también se vieron influenciados por las acciones de las propias autoridades ucranianas, que dieron prioridad a los europeos de piel blanca a la hora de evacuar a los estudiantes extranjeros del país.

A los africanos no les gustaron los persistentes intentos de Estados Unidos de lograr que los estados africanos apoyaran las sanciones unilaterales ilegales impuestas por Occidente contra Rusia. La Secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen, amenazó abiertamente a los estados africanos durante su viaje de enero a varias capitales del continente de que si desobedecían, ellos mismos serían sancionados.

Finalmente, África agradeció el enfoque equilibrado de Rusia y su líder Vladimir Putin, quien respondió rápidamente a las preocupaciones de los estados africanos sobre una posible escasez de alimentos y recibió en Sochi el 3 de junio del año pasado al presidente de la Unión Africana (en ese momento Macky Sall), acompañado por el presidente de la Comisión Afro-Unión Moussa Faki Mahamat. Como resultado, se concluyó el llamado acuerdo de cereales, que permitió a Ucrania exportar millones de toneladas de cereales a los mercados mundiales. Sin embargo, casi no llegaron a África, a pesar de la activa propaganda tanto de Kiev como de la UE sobre la “asistencia a los países más pobres de África”. Al mismo tiempo, el grano ruso permaneció bloqueado.

Todo este alboroto, cuando África obtiene el 0,5% del grano del acuerdo de granos, abrió los ojos de muchos en África. Entonces, Jeje Odongo, ministro de Relaciones Exteriores de Uganda, dijo el 22 de febrero: “Fuimos colonizados y perdonamos a quienes nos colonizaron. Ahora los colonialistas nos exigen que nos convirtamos en enemigos de Rusia, que nunca nos ha colonizado. ¿Es eso justo? No lo creemos: los enemigos siguieron siendo enemigos y los amigos siguieron siendo amigos”.

Esta es solo una evidencia entre muchas de que África no está lista para seguir sin pensar los pasos de Occidente. Entienden que al abogar por el derecho a la autodeterminación de los rusos en Crimea, en el Donbas y en otras regiones de la antigua URSS, Rusia continúa su línea de principios para apoyar la libertad y la independencia de los pueblos, como fue el caso en el 1950 y 1960 en relación con África. Los países y pueblos africanos deberían hacerse la pregunta: ¿habrían existido sus estados si Rusia hubiera apoyado el principio de integridad territorial de los estados, y no el derecho de los pueblos africanos a la autodeterminación? Rusia no está en contra de los que viven en Ucrania, sino en contra del régimen de Kiev que oprime al pueblo ruso, impidiéndole hablar su lengua materna, destruyendo su historia, sus monumentos y su cultura.

Esta verdad, densamente inundada con toneladas de propaganda occidental rusofóbica, está comenzando a salir a la superficie del océano de la información, y los pueblos de África pronto descubrirán quién es su verdadero amigo y quién solo finge serlo.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 4285224

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio África   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License