CEPRID

Brasil.- Agroindustria 4.0 y capital transnacional

Lunes 16 de agosto de 2021 por CEPRID

Fabiana Scoleso

A terra é redonda

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por Aristides Bouza

Sobre la formación, control y desempeño de nuevas empresas logísticas - the logtechs

En el concepto de Agroindustria 4.0, las personas, los equipos y la información trabajan de manera integrada, configurando una hiperconectividad a través de términos y contenido del llamado Internet de las Cosas (IoT), Big Data, Inteligencia Artificial (IA), Cloud Computing y Machine Learning. Todo con el fin de incrementar la productividad, o el desempeño / comportamiento del sector cuyo léxico se ha vuelto bastante amplio e incluye términos innovación, desempeño y Retorno de la Inversión (ROI - Retorno de la Inversión). Según el IBGE (Instituto Brasileño de Geografía y Estadística) la agroindustria fue uno de los tres sectores económicos que crecieron el año pasado, en medio de la pandemia COVID-19.

Según el Instituto, la agricultura aumentó su participación en el Producto Interno Bruto (PIB) de 5,1 en 2019 a 6,8 en 2020, atribuyendo este aumento a ganancias de productividad.[I]

A principios de julio de este año, la Agencia de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) publicaron un informe que destaca el papel de Brasil como uno de los principales proveedores mundiales de alimentos. Al 63% de las exportaciones mundiales. de soja, 56% de azúcar, 44% de pescado, 42% de res y 33% de carne de pollo. En términos de soja, para 2030, Brasil debería representar alrededor del 50% de las exportaciones totales, con China como importador de dos tercios del total mundial [ii] .

El sector logístico no podía permanecer ajeno a estas transformaciones y la implementación de unidades de inversión directa e indirecta por parte de empresas transnacionales de transporte, almacenamiento, comercialización e industrialización de granos ha cambiado significativamente el diseño geográfico de la agricultura brasileña en la última década. Con la expansión de la agricultura sobre los biomas de la Amazonía Legal [iii], también surgen nuevas rutas, estrategias de transporte y almacenamiento que conforman la infraestructura necesaria que articula los sistemas modales de vías fluviales, ferroviarias, carreteras y puertos.

Los impactos que ha causado esta expansión y los efectos del capital destructivo sobre la naturaleza, los territorios y el mundo del trabajo también han sido objeto de nuestras preocupaciones académicas en los últimos años. La espacialización y circulación productiva en los territorios amazónicos representan la estructuración e ingeniería productiva de la agroindustria 4.0 en la región, que es también expresión de la permanente reestructuración productiva impulsada por las nuevas tecnologías y, en consecuencia, por la nueva división social y técnica del trabajo impuesta. por su modo de producción y el mercado mundial que domina y ha controlado la generación de riqueza y nueva acumulación.

El número de logtechs que han surgido en Brasil ha sido considerable. Son ya unas 283 startups del sector logístico y están presentes en cinco áreas de actividad: Gestión Logística (43,6%), que presenta soluciones eficientes en la gestión del proceso logístico, utilizando analítica, Internet de las Cosas e Inteligencia Artificial; Delivery (19,4%), servicios para una entrega más eficiente al consumidor final, explorando varios modos, como drones; Logística inversa (12%), servicios que median la devolución de un producto a la cadena de suministro; Inventario (11,3%), empresas que utilizan tecnología, almacenes, centros de distribución, flujo de inventarios y actividades como tráfico de carga y descarga; Front Marketplace (11%), soluciones que actúan como intermediarios entre proveedores y transportistas para la entrega de cargas fraccionadas,[iv].

El mercado de la logística siguió la dirección de crecimiento de la agroindustria y el comercio electrónico. El 28/06/2021, se firmó un memorando de entendimiento entre el Banco do Brasil y el New Development Bank [v] (NDB) (más conocido como Banco dos BRICS) con el fin de financiar la expansión de los almacenes en el país. Según el diario Valor Econômico, los montos asignados rondarán los R $ 1,5 mil millones, que se pueden pagar hasta en 18 años. El desempeño del Banco do Brasil en crédito rural para la temporada 2021/2021 ronda los 135 mil millones, un 17% más que en la temporada anterior [vi]. En este mismo artículo, el ministro de Economía, Paulo Guedes, afirmó que “la vocación de Brasil de ser el granero del mundo es ineludible” y que “por primera vez, la agroindustria se convirtió en la propia industria de transformación”.

La conmemoración, de hecho, es motivo de gran preocupación ya que la agroindustria es abanderada del empleo informal, donde el uso de las nuevas tecnologías ha hecho que el trabajo sea cada vez más superfluo para utilizar la expresión de Istvan Mészáros, y que, llevando al país a la reprimarización y desindustrialización de la sociedad el caos en las grandes ciudades sentirá (como ya sienten) un gran impacto. La tasa de desempleo es alarmante y ya ronda el 14,5% en abril de 2021. Se espera que Brasil registre este año la decimocuarta tasa de desempleo más alta del mundo, según la agencia calificadora de riesgo Austin Rating [vii].

En el gobierno de Juscelino Kubitscheck se conmemoró el hecho de que la producción industrial superó por primera vez la condición agrario-exportadora del país, lo que destacó los caminos y alternativas de la industrialización en Brasil por el conjunto de temas (agrarios, nacionales, sociales, etc.) y las alternativas histórico-estructurales del desarrollo capitalista y sus heterogéneas fuerzas políticas en la década de 1950 [viii]. El profesor Wilson Cano en su libro “Desequilibrios regionales y concentración industrial en Brasil 1930/1070” presentó un importante panorama de la industrialización y el tema regional que destacó, entre otros puntos, la integración del mercado nacional y la intensificación de las relaciones económicas interregionales.

Cabe destacar también el papel estratégico de la industrialización, aunque ésta se dé a través de una industrialización subordinada y consensuada, como bien señaló el profesor Rubens Sawaya [ix] en su artículo “Poder económico, desarrollo y neoliberalismo en Brasil”.

La reciente salida de numerosas empresas de Brasil y las alarmantes tasas de desempleo ya mencionadas que han llevado a miles de brasileños a la informalidad, la precariedad o simplemente el desánimo, aspectos fundamentales para entender cómo los caminos de reprimarización y las abundantes políticas de incentivos para la agroindustria están colapsando otros sectores. en varios niveles.

La especialización agroexportadora ha recibido colosales aportes de inversión y oferta crediticia, acompañada de la condonación de multas multimillonarias a los terratenientes, la flexibilización de las leyes ambientales y los debates sobre el cronograma de las tierras indígenas [x] para favorecer la expansión y consolidación de sus actividades en los territorios.

Las operaciones de financiamiento logístico entre el Banco do Brasil y el NDB (Nuevo Banco de Desarrollo) son demostraciones de esta especialización que lleva al país al proceso más acelerado de reprimarización y desindustrialización de su economía.

Con el fin de demostrar el grado de importancia y capacidad de financiarización del sector, destacamos en este texto los rumbos actuales de los procesos de privatización y concesión de carreteras, aeropuertos y ferrocarriles como una forma de afirmar cómo este segmento cumple con los estándares de modernización e innovación en el sector. misma perspectiva de innovación, gestión e industria 4.0. La circulación de bienes y su papel en la estructuración de territorios también indican la selectividad del capital transnacional que aparece en Brasil. Los procesos de desindustrialización y reprimarización son convergentes y corroboran la tesis de que estos capitales orientan, reordenan, controlan e insertan subordinadamente a América Latina y particularmente a Brasil en el mercado mundial en su conjunto desde la perspectiva de la mercantilización [xi]. Cabe recordar también los estudios realizados por el profesor Ariovaldo Umbelino de Oliveira sobre la nueva geografía de la producción de soja, que destaca, entre otros temas, las políticas territoriales de infraestructura de transporte [xii] que son fundamentales para la consolidación del sector.

Los resultados de esto son concretos y se pueden ver en los impactos y velocidad de la deforestación, la quema criminal, el sometimiento de territorios y poblaciones al control, el modo de producción y la división social y técnica del trabajo bajo el dominio de empresas ubicadas en la región. y también se nota en los despojos para la expansión de la producción, ya sean commodities blandas (granos) o duras (metales). El “ajuste” espacio-temporal, como dice David Harvey, “es una metáfora de las soluciones a las crisis capitalistas a través del aplazamiento temporal y la expansión geográfica” [xiii] y su organización incluye, por tanto, relaciones contradictorias, excluyentes y destructivas.

En este sentido, la comprensión del dominio, en gran parte por parte de los capitales transnacionales, de la logística, permite comprender cómo esta dimensión de la Agroindustria 4.0 ha venido constituyendo la infraestructura necesaria para dar poder productivo y de circulación a esta Zona Específica de Intensa Acumulación (ZEIA). [xiv] en qué se convirtió el Amazonas Legal. Las subastas recientemente subastadas en el bloque norte y centro demuestran claramente la especialización productiva de los territorios de expansión agrícola, especialmente la soja.

En la primera quincena de abril de 2021 se inició una serie de subastas que involucraron 28 activos de infraestructura y la concesión de tres bloques por un período de 30 años. El interés del mercado y el movimiento de capitales internacionales alrededor del sector llamó mucho la atención, lo que dejó la subasta un 9,209% por encima del valor de recaudación esperado. La semana de la subasta fue denominada “Semana Infra” por el Ministerio de Infraestructura y comenzó el 7 de abril en la sede de B3 [xv] en São Paulo. Los bloques mencionados se dividieron de la siguiente manera:

• Bloque Sur (9 aeropuertos): Curitiba (PR), Foz do Iguaçu (PR), Navegantes (SC), Londrina (PR), Joinville (SC), Bacacheri (PR), Pelotas (RS), Uruguaiana (RS) y Bagé (RS);

• Bloque Norte (7 aeropuertos): Manaus (AM), Porto Velho (RO), Rio Branco (AC), Cruzeiro do Sul (AC), Tabatinga (AM), Tefé (AM) y Boa Vista (RR);

• Bloque Central (6 aeropuertos): Goiânia (GO), São Luís (MA), Teresina (PI), Palmas (TO), Petrolina (PE) e Imperatriz (MA) [xvi].

La oferta mínima para el aporte inicial de cada bloque tuvo como valores mínimos R $ 130,2 millones para el Bloque Sur, R $ 47,8 millones para el Bloque Norte y R $ 8,1 millones para el Bloque Central. Actualmente, alrededor del 67% de todo el tráfico nacional ya se otorga al sector privado, una cifra muy significativa [xvii]. En este paquete de concesiones, el gobierno incluye la previsión de realizar, hasta diciembre de este año, la nueva licitación del aeropuerto São Gonçalo do Amarante, en Natal (RN). Para el 2022, el Ministerio prevé subastar la séptima ronda, que incluye los aeropuertos de Santos Dumont (RJ) y Congonhas (SP).

El día 8 fue el turno de la subasta del Ferrocarril de Integración Oeste-Este, FIOL, un tramo que va desde Ilhéus (BA) hasta Caetité (BA). Este tramo fue diseñado para colaborar con la logística de transporte de mineral de hierro hasta el puerto que se construirá en Ilhéus. El proyecto de FIOL también prevé la construcción de dos tramos más: uno de Caetité (BA) a Barreiras (BA) y otro que conecta Barreiras (BA) con Figueirópolis en Tocantins, integrando el puerto de Ilhéus con el Ferrocarril Norte-Sur.   El día 9 siguió el arrendamiento de terminales portuarias: 4 en el Puerto de Itaqui / MA (IQI03, IQI11, IQI12 e IQI13) y 1 en el Puerto de Pelotas / RS (PEL01). En el puerto de Maranhão existen al menos 4 áreas dedicadas al almacenamiento de graneles líquidos y carga en general, especialmente madera, que es muy importante para la logística de producción de celulosa en la región.

Companhia de Participações em Concessões, filial brasileña de CCR, adquirió los bloques sur y centro. El bloque sur se vendió por 2.128 millones, mientras que el bloque central tuvo un valor de 754 millones de reales. El bloque norte lo ganó la empresa VinciAirport por 420 millones [xviii].

CCR es considerada una de las mayores concesionarias de infraestructura de América Latina. Su estructura accionaria controladora incluye la participación de Grupo Soares Penido (15,05%), Grupo Mover (14,86%), Grupo Andrade Gutiérrez (14,86%) y Novo Mercado (55,23%). La participación internacional en la empresa es del 82%, el 15% proviene de personas jurídicas en Brasil y el 3% de personas físicas.

VinciAirport es una subsidiaria de Vince Group, un actor global que financia, construye y opera una red de 36 aeropuertos (Francia, Portugal, Camboya, Japón, República Dominicana, Chile y Brasil). En 2017, la empresa ya había ganado la concesión del Aeropuerto Internacional de Salvador - Representante Luís Eduardo Magalhães por R $ 1,59 mil millones, siendo responsable de la gestión del aeropuerto durante 30 años.

Este mes de junio se produjo un nuevo movimiento en el sector logístico. Empresas del ramo de semillas, plaguicidas, entre otros insumos del sector agrícola, se unieron para formar una nueva empresa de logística. Las comercializadoras Amaggi [xix], LDC [xx], Cargill [xxi] y ADM [xxii] se unieron a TIP Bank para crear una empresa de logística y pago de carga por carretera vinculada a la agroindustria. Es la formación de lo que llaman LogFinTech. El grupo Amaggi & LD Commodities ya se destacó por el arrendamiento de terminales portuarias, incluido el granelero en Itacoatiara en el estado de Amazonas, donde realiza transbordos a buques mercantes, en Rondônia, entre otros.

Brasil es el tercer mercado mundial de transporte por carretera, solo por detrás de China y Estados Unidos, lo que en sí mismo significa ser un sector de gran atractivo de interés. Con la expansión de los proyectos agroindustriales y mineros, la logística aparece cada vez más como un eslabón destacado en su cadena de valor. Un mercado que se prevé crecerá en 5.220 millones de dólares según un informe de investigación realizado por Technavio [xxiii].

La llamada “revolución digital en logística” ha operado de forma innovadora: medios de pago por transporte modal, tarjeta de flete y descuentos en combustible en estaciones de servicio acreditadas. Cabe recordar que Bunge ya opera en esta participación de mercado y recientemente anunció una alianza con el proveedor de soluciones logísticas y tecnológicas Target [xxiv] para crear una nueva empresa, Vector [xxv], con el foco principal en digitalizar los procesos de contratación de transporte de mercancías por carretera y otros servicios.

Como pudimos ver, se ha destacado el avance de los capitales transnacionales en el sector logístico. La cadena de valor agrícola se ha vuelto cada vez más compleja, representando oportunidades de inversión y acumulación de riqueza, instituyendo una nueva geografía de circulación, transporte y logística que redefine la comprensión de la reestructuración económica que se está viendo actualmente en el mundo y, sobre todo, en Brasil, instituyendo tecnológicamente la proceso de gestión del trabajo de transporte y logística a través de plataformas digitales.

La importancia de la logística en la formación actual del modo de producción capitalista está incrustada en la revalorización de este sector como resultado de la competencia global impuesta por la globalización del capital. Cabe mencionar que la circulación de mercancías redefine los usos del territorio y, en consecuencia, su reestructuración. Las actividades de transporte y almacenamiento se convierten en rutas imprescindibles de una economía cada vez más financiarizada / rentista.

La Agroindustria 4.0 es, por tanto, el modo de producción que controla, subordina e instituye la lógica de una nueva acumulación que impacta la naturaleza, los territorios y los mundos del trabajo y es un conjunto sinérgico de vínculos potenciales para la producción de riqueza y acumulación. La clase capitalista transnacional apostó por procesos que fueron subcontratados por empresas con el avance de la subcontratación y la desregulación.

Con ello, estos sectores apalancan la cadena de valor modernizando tecnológicamente sus procedimientos y técnicas y, una vez más, impactando en la organización del trabajo y cómo se controla, emplea y remunera. La agenda exportadora de commodities que impacta decisivamente en nuestro proceso de desindustrialización y reprimarización tiene implicaciones decisivas para la categoría de trabajo con una “creciente fuerza laboral superflua”, como señala István Mészáros en su libro Más allá del capital [xxvi].

El comportamiento del mercado mundial es expresión de un permanente movimiento de reestructuración que reestructura sus coordenadas y garantiza el proceso de circulación que está profundamente ligado al hecho de que Estados Unidos ya no es capaz de expandir la frontera agrícola en su territorio desde la segunda mitad del año. el año 2018, según datos del USDA (Departamento de Agricultura de Estados Unidos), haciendo de Brasil el país de la región con esta capacidad y alcanzando la condición de mayor productor de soja del planeta [xxvii].

Los flujos de mercancías son una externalización del espacio y el tiempo y la actualización de las relaciones capitalistas de producción. En este sentido, al hablar de agroindustria 4.0, la logística es uno de los eslabones que representan la presencia de capitales transnacionales, que amplían unidades de producción, procesamiento y logística a partir de nuevos emprendimientos en nuevas áreas con el fin de conectar actividades geográficamente dispersas. La inserción de nuevas tecnologías en el transporte y almacenamiento, que también determina una nueva división social y técnica del trabajo que mezcla formas nuevas y antiguas, resultado también de un desarrollo desigual y combinado bajo el mando de la nueva cuota de mercado.(cuota de mercado) de empresas transnacionales. Empresas comerciales como Bunge, Cargill, Louis Dreyfus, ADM y Bayer se centran en el suministro de los países productores y se organizan para invertir, estructurar y controlar los eslabones clave de esta cadena empresarial. Esta nueva ingeniería empresarial provoca un cambio cualitativamente radical, que no solo corresponde a la “innovación” sino que también hace uso del contexto socio-histórico de las regiones en las que operan.

Como dijo Harvey, “La producción del espacio, la organización de divisiones territoriales del trabajo completamente nuevas, la apertura de recursos complejos nuevos y más baratos y nuevos espacios dinámicos para la acumulación de capital, además de la penetración de las formaciones sociales preexistentes por las relaciones sociales y Los arreglos institucionales capitalistas (como las reglas contractuales y los acuerdos de propiedad privada) son algunas de las formas de absorber el capital excedente y el trabajo. Sin embargo, las expansiones, reorganizaciones y reconstrucciones geográficas, en general, amenazan los valores fijados en un lugar pero que aún no se han realizado en otros lugares” [xxviii].

Las condiciones de circulación son tan importantes como las condiciones de producción. El transporte y el almacenamiento se han convertido en una de las formas de objetivar la riqueza y la acumulación en la medida en que es responsable de la fluidez del proceso. De esta manera, este sector es frecuentemente monetizado e insertado en el campo de las relaciones financieras y en el campo de acción del capital transnacional.

La Amazonia Legal como territorio de expansión de la frontera agrícola de monocultivos y minería representa una Zona Especial de Intensa Acumulación como resultado del avance de capital que requiere constantemente la expansión y modernización de la infraestructura.  Bajo este lema, la clase capitalista transnacional gana las concesiones de ferrocarriles, carreteras y aeropuertos porque dominan la importancia de la circulación para la realización del capital. La eficiencia de una red de transporte, almacenamiento y comunicación son los elementos que demandan permanentemente la actualización tecnológica, contribuyendo este sector también a la espacialización productiva de los lugares y a la división territorial del trabajo.

La articulación, fluidez, estructuración y organización de territorios nos permite entender la formación de ZEIAS (Zonas Específicas de Acumulación Intensa) como parte de la especialización productiva y espacialización de lugares y su inserción subordinada a los intereses del mercado mundial controlado por la transnacional. clase capitalista como resultado de la nueva ingeniería del sistema de capital y sus crisis encontradas en la movilidad global y en la realización de nuevos circuitos globalizados de producción, acumulación e integración funcional en la producción y distribución. Las principales empresas transnacionales del mundo, como muy bien señala William Robinson [xxix], introducen cadenas productivas locales en complejas redes transnacionales.

En este sentido, también se registra la necesidad de entender los denominados Espacios Globales, como nos llama la atención Juan Manuel Sandoval Palácios: “Creo que los Espacios Globales surgen de espacios que antes fueron clave en las fases previas del desarrollo del capitalismo.

Por sus características históricas y geográficas, determinadas áreas del planeta son claves para una intensa acumulación global, ya que anteriormente han sido áreas que se han producido a través de un desarrollo geográfico desigual, producto de la diversificación, innovación y competencia, especialmente durante esta fase de el capitalismo mundial en beneficio de la acumulación capitalista y mediante procesos de expansión geográfica del capital, como señala Harvey (2006a). La frontera México-Estados Unidos, así como otras regiones del Continente Americano (el Istmo Centroamericano, el Río Caribe, el Amazonas, el Río Meseta, los Andes y la Patagonia) se han desarrollado de esta manera” [xxx].

En este sentido, señala que en los espacios globales, el capital transnacional y el nacional coexisten y se reproducen en determinados sectores coordinados e integrados, muchas veces alimentando horizontal y verticalmente la cadena de valor y sus inversores jerarquizados por su poder global y capacidad financiera.

El crecimiento de la maquinaria informacional-digital en los eslabones de la cadena agrícola global ha llevado a una expansión exponencial del trabajo muerto, que también expande su dominio sobre el trabajo vivo, la subsunción real del trabajo al capital. Es la informatización con informalización y una drástica reducción de las formas de empleo que garantizan los derechos. La clase obrera sigue estando cada vez más segmentada, heterogénea en un franco proceso de erosión y retrocesos de sus derechos.

El capitalismo plataforma tiene un papel especial en la desantropomorfización del trabajo (Lukács) o, como señala Ursula Huws [xxxi], “otras formas y modalidades de precariedad” responsables de la generación del cibertariato, que corresponde a una nueva fuerza laboral global que mezcla intensamente “informatización” ”con“ informalización ”y eso inevitablemente vilipendió las relaciones laborales, ejemplificado en la invasión del tiempo de trabajo a la vida, como destaca Ricardo Antunes en su libro“ O privilege da servidão ”. Antunes también aclara que en esta relación reside un elemento ontológico fundamental: sin alguna forma de trabajo humano, el capital no se reproduce, porque las máquinas no crean valor, sino que lo potencian [xxxii].

La expansión del capitalismo sobre la agricultura tiene como lema el salto tecnológico de la Agroindustria 4.0 y significa la expansión de procesos productivos cada vez más automatizados y robóticos a lo largo de la cadena de valor, por lo que la logística es un eslabón más de este metabolismo antisocial del capital.

Notas

[i] https://agronoticia.com.br/noticia/10826/agropecuaria-foi-o-unico-setor-que-cresceu-no-pib-de-2020-entenda.html Ver también https: // valor. globo.com/agronegocios/noticia/2021/07/05/para-fao-e-ocde-brasil-elevara-your-peso-as-producer-de-food.ghtml

[ii] Para consultar el contenido completo del informe, acceda a http://www.fao.org/3/cb5332en/cb5332en.pdf.

[iii] Según IBGE, la Amazonía Legal corresponde al área de actividad de la Superintendencia para el Desarrollo de la Amazonía - SUDAM delimitada de conformidad con el artículo 2 de la Ley Complementaria n. 124, de 01.03.2007. La región comprende 772 municipios distribuidos de la siguiente manera: 52 municipios en Rondônia, 22 municipios en Acre, 62 en Amazonas, 15 en Roraima, 144 en Pará, 16 en Amapá, 139 en Tocantins, 141 en Mato Grosso, así como, por 181 Municipios del Estado de Maranhão ubicados al oeste del Meridiano 44º, de los cuales, 21 de ellos están parcialmente integrados en la Amazonía Legal. Tiene una superficie aproximada de 5.015.067,75 km², correspondiente a aproximadamente el 58,9% del territorio brasileño. https://ibge.gov.br/geociencias/informacoes-ambientais/vegetacao/15819-amazonia-legal.html?=&t=o-que-e

[iv] https://seucreditodigital.com.br/brasil-ja-possui-283-logtechs-startups-do-setor-de-logistica/

[v] https: //www.ndb.i

[vi] https://valor.globo.com/agronegocios/noticia/2021/06/29/bb-e-banco-dos-brics-financiarao-armazens.ghtml

[vii] https://fdr.com.br/2021/04/12/taxa-de-desemprego-no-brasil-tem-resultado-preconcente-e-promete-crise/

[viii] DRAIBE, Sonia. Cursos y metamorfosis: estado e industrialización en Brasil – 1930/1960. 2ª ed. Rio de Janeiro:

[ix] http://www.revistasep.org.br/index.php/SEP/article/view/84

[x] https://www.opresent.com.br/politica/ccj-conclui-votacao-de-projeto-sobre-demarcacao-de-terras-indigenas/ Ver también https://vocativo.com/sem-categoria / stf-comienza-juicio-del-siglo-sobre-tierras-indígenas /

[xi] SVAMPA, Maristella. Las fronteras del neoextractivismo en América Latina: conflictos socioambientales, giro eco-territorial y nuevas dependencias.São Paulo: Elefante, 2019.

[xii] Para obtener más información, consulte https://publicacoes.agb.org.br/index.php/terralivre/article/view/206/190

[xiii] HARVEY, David. Los sentidos del mundo: textos esenciales. São Paulo: Boitempo, 2020. p.285.

[xiv] Como teorizó el profesor Juan Manuel Sandoval Palácios en su texto http://www.periodicoseletronicos.ufma.br/index.php/rpcsoc/article/view/13240/7335

[xv] B3 (de estilo [B] ³ en referencia a las letras iniciales Brasil, Bolsa, Balcão) es la bolsa de valores oficial de Brasil, con sede en la ciudad de São Paulo. En 2017, fue el quinto mercado financiero y de capitales más grande del mundo, con activos por 13 mil millones de dólares. [xvi] https://g1.globo.com/economia/noticia/2021/04/05/governo-preve-leiloar-nesta-week-22-airports-1-ferrovia-e-5-terminais-portuarios.ghtml

[xvii] https://www.gov.br/infraestrutura/pt-br/assuntos/noticias/anac-aprova-edital-de-concessao-dos-airports-da-6a-rodada

[xviii] https://economia.uol.com.br/noticias/redacao/2021/04/07/leilao-airports-governo-federal.htm

[xix] Amaggi es una empresa comercial brasileña propiedad de Lucia Borges Maggi, su hijo Blairo Maggi y sus cuatro hermanas, una herencia construida en la familia junto con el patriarca André Antonio Maggi. Con sede en Cuiabá, actualmente es una de las empresas de Agronegocios líderes en América Latina y opera en 7 países. Además de la comercialización, la empresa cuenta con sucursales en las áreas de semillas, transporte fluvial, procesamiento de soja, generación de energía y el área financiera.

[xx] LDC es un comerciante y procesador mundial de productos agrícolas.

[xxi] Cargill proporciona productos y servicios alimentarios, agrícolas, financieros e industriales al mundo.

[xxii] Archer Daniels Midland Company es un conglomerado con sede en Decatur, Illinois. ADM opera más de 270 fábricas en todo el mundo, donde los granos de cereales y las plantas oleaginosas se transforman en numerosos productos utilizados en alimentos, bebidas, alimentación industrial y animal para los mercados de todo el mundo.

[xxiii] Para obtener más información, consulte https://www.bemmaisbrasilia.com/o-mercado-de-logistica-de-terceiros-3pl-no-brasil-crescera-522-bilhoes-de-dolares-mais-de-17- 000-informe-de-investigación-techship /

[xxiv] https://www.bunge.com.br/Imprensa/Noticia.aspx?id=1323

[xxv] https://forbes.com.br/forbes-money/2021/06/amaggi-dreyfus-cargill-adm-e-tip-bank-se-unem-em-empresa-de-logistica/

[xxvi] MÉSZÁROS, István. Además de capital. São Paulo: Boitempo, 2006.

[xxvii] https://6minutos.uol.com.br/agencia-estado/brasil-retoma-posto-de-maior-producer-de-soja-do-planeta/#: :text=Brasil%20supera%20EUA % 20e% 20returns% 20post% 20de% 20greater, if% 20ends% 20in this% 20year% 2C% 202% 2C5% 25% 20 above% 20de% 202019.

[xxviii] HARVEY, David. Los sentidos del mundo: textos esenciales. São Paulo: Boitempo, 2020. p. 285.

[xxix] ROBINSON, WI Conflictos transnacionales: Centroamérica, cambio social y globalización. San Salvador: Editores UCA, 2011. p. 173.

[xxx] PALACIOS, Juan Manuel Sandoval. La megaregión Arizona-Sonora como Zona Específica de Intensa Acumulación (ZEIA) en el espacio global para la expansión del capital transnacional en la frontera México-Estados Unidos. Revista Post Ciencias Sociales, v. 16, no. 32, 2019. pág. 26.

[xxxi] http://www.ihuonline.unisinos.br/artigo/854-ursula-huws

[xxxii] ANTUNES, Ricardo. El privilegio de la servidumbre: el nuevo proletariado de servicio en la era digital. 2ª ed. São Paulo: Boitempo, 2020.

Fabiana Scoleso es profesora del curso de Relaciones Internacionales de la Universidad Federal de Tocantins (UFT).


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3311871

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Latinoamérica   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License