CEPRID

INSURRECCIÓN POPULAR HIZO TAMBALEAR AL GOBIERNO DE LENIN MORENO EN ECUADOR

Lunes 18 de noviembre de 2019 por CEPRID

Rodrigo Santillán Peralbo

Revista Siempre

El gobierno del presidente Rafael Correa Delgado y su Movimiento Alianza País que se definía de izquierda, forjaron la candidatura de Lenin Moreno Garcés a la Presidencia de la República del Ecuador. Ganó las elecciones que se realizaron el 19 de febrero de 2017, con el 51.16% de la votación nacional. La amistad y la “luna de miel” pronto se terminó al descubrir que “la mesa servida” que decía dejaba Correa a Moreno, no existía y más bien encontró las arcas fiscales vacías y una monumental deuda pública. La enemistad entre los antes íntimos amigos, se resquebrajó hasta un rompimiento total cuando comenzó a destaparse la olla podrida de la corrupción. El gobierno heredero de Correa se rebelaba cuando Correa y sus seguidores comenzaron a llamar a Moreno, traidor.

Moreno se quedaba con el Gobierno, con Alianza País y con la deuda de la “década ganada”. Entonces Moreno empezó a rodearse de gente de las derechas y sus famosas cámaras de la producción, comercio, industriales, exportadores, bancario0s y financieros, por lo que los correistas comenzaron a presagiar el viraje del presidente Moreno hacia las derechas neoliberales.

Parecía increíble que el gobierno actual decidiera salir del ALBA y sumarse a la Alianza de Pacífico, abandonar Unasur y unirse a la derechista y proimperialista Prosur, o que mirara con simpatía al “Grupo de Lima”, y menos aún, casi era imposible que alguien pensara en que el Ecuador se sometería a las condicionalidades del FMI, y que ardería el país indígena, mestizo, afroamericano y pobre en marchas y protestas pacíficas, pero convertidas en focos de violencia, debido a la infiltración de delincuentes nacionales y extranjeros que, según Moreno, eran en su mayoría venezolanos. Además, ya anunció la salida del Ecuador de la OPEP. ¿Acaso será porque Trump culpó a la OPEP por los precios del barril de crudo.

El 19 de noviembre de este año, allá en Caracas, Rafael Correa Delgado entrevistó a Nicolás Maduro para Rusia Today y, según el gobierno de Moreno, allí se habría planificado la desestabilización del gobierno, conspiración que se demostraría cuando la asambleísta Gabriela Rivadeneira de Revolución Ciudadana (de Correa en reemplazo de Alianza País), pedía en nombre de sus coidearios que la Asamblea Nacional declare la muerte cruzada; es decir la destitución del presidente Moreno y el fin del período de la Asambleas Nacional, y qué, quien se haga cargo de la Presidencia de la República, convoque a elecciones anticipadas. El ex presidente Correa, frente a esa posibilidad declaraba que podría presentarse a esas elecciones en calidad de candidato a la Vicepresidencia.

Hay que considerar que la chispa que inició la insurrección del país fue la emisión del Decreto 883 que puso fin a los subsidios a las gasolinas extra y ecopaís, y diésel. Ese Decreto fue rechazado por millones de ecuatorianos que han participado en marchas de organizaciones indígenas, de trabajadores y sociales de distinta naturaleza, para pedir al gobierno del presidente Moreno, la derogatoria del malvado decreto que afectaba a todos. Sin el subsidio, el pastel es atractivo, para vender la Refinería de Esmeraldas o construir una nueva, conforme reiterados anuncios del Gobierno del presidente Moreno.

Propuso también, una serie de reformas laborales que acabarían con los derechos irrenunciables de los trabajadores. Quizá las derechas creyeron que el pueblo iba a acatar el mencionado Decreto o, tal vez, nunca pensaron que, al subir el precio de los combustibles todo se encarece, y se afecta la economía popular, en especial de los pobres y en extremo pobres, cuyos índices aumentan día a día. ¿Qué se hace por ellos, a más de ignorarlos y hasta despreciarlos?

Los problemas para el país se iniciaron con la paralización del transporte público que demandaba alza de pasajes o la derogatoria del Decreto 883. ¿Por qué el pueblo tiene que pagar los miles de millones de dólares que se robaron los corruptos, los responsables de los despilfarros, los que festinaron la patria o los desaciertos de los gobiernos? Las medidas adoptadas por la administración del presidente Moreno, han merecido el rechazo de la mayor parte de la población nacional y de los transportistas que, con su poder de paralización, sembraron caos y cerraron vías, atentando contra el derecho a la libertad de circulación. No pensaron que el fin de los subsidios a la gasolina extra y diésel es una de las órdenes del Fondo Monetario Internacional, para conceder préstamos.

El FMI con sus condicionalidades y los poderes económicos del gran empresariado han exigido que se reduzca el tamaño del Estado. 10.000 empleados del sector público se quedarán sin trabajo hasta diciembre, para aumentar el desempleo. También se reducirá el 50% del derecho a vacaciones y se les quitará un día de sueldo al mes, como si el empleado público no tendría una familia a la que alimentar, hijos a los que educar y vestir, arriendos que pagar, pero como necesitan el empleo, tampoco ejercen el derecho a la protesta. Como resultado de la movilización popular, estas medidas no serán parte del paquete de reformas que el gobierno enviará a la Asamblea Nacional.

Las medidas perjudican a los pobres y favorecen a los ricos del todopoderoso sector empresarial. Las derechas políticas y económicas, junto al FMI, han impuesto sus condicionalidades y deseos, para apuntalar al capitalismo neoliberal con las reformas laborales y económicas.

¿Órdenes que impulsan descontentos, movilizaciones y huelgas? Las organizaciones de trabajadores, de mujeres, indígenas, profesionales, estudiantiles, se tensan y agitan. Nadie sabe en qué terminarán las protestas, pero el país será el gran perdedor. El enojo popular se profundiza para ampliar los obscuros horizontes de la crisis socio-económica y política.

Las medidas decretadas por el presidente Moreno, de conformidad con las condicionalidades del FMI, a más del fin de los subsidios, fueron: • Reducción de las vacaciones de los trabajadores públicos de 30 días a sólo 15 días al año. • Los trabajadores ocasionales que nuevamente sean contratados percibirán 20% menos de salario. • Los trabajadores de empresas públicas aportarán con un día de su remuneración mensual. • Devolución de tributos a los exportadores “para dinamizar la economía”. • Reducción a la mitad del impuesto de salida de divisas para materias primas, insumos y bienes de capital. • Reducción y simplificación del impuesto a la renta para el sector bananero, y supresión del pago anticipado del impuesto a la renta.

Wilma Salgado, economista, ex ministra de Finanzas en el gobierno de Correa, explicó que “los USD 4.200 millones que concedió el Fondo Monetario Internacional (FMI) como préstamo al Ecuador bajo el cumplimiento de condicionalidades a lo largo de cuatro años, es un valor similar al que el Gobierno Nacional condonó en intereses y multas a grandes empresas” Estas son empresas productoras y exportadoras, industriales, comerciales, bancos y financieras de enormes ganancias, pero que jamás pagaron los impuestos al SRI. Sin embargo, el Ministro de Fianzas que pertenece a los círculos del gran empresariado nacional, declaraba que al perdonar los 4.500 millones de dólares a esos morosos, el Estado ganó porque recuperó 1.200 millones de dólares. Eso se llama desvergüenza porque los que pagaron fueron los medianos y pequeños empresarios de todo tipo.

Salgado agregaba que “el monto otorgado por el FMI coincide con el monto que registraba el Servicio de Rentas Internas (FMI) por USD 4.295 millones por evasión tributaria a mayo de 2018”

“La experta criticó que mientras el SRI reporta como un gran éxito el cobro de USD 1200 millones por la condonación de intereses, multas y recargos, a través de la Ley de Fomento de Productivo; no se informa que pasó con los USD 3.000 millones concentrados en petroleras, telefónicas, empresas exportadoras y grandes importadoras.

“Entonces antes de pasar la Ley de Fomento Productivo, que quieren pasar, se tiene que evaluar la uno (…) Hay falta de transparencia y es obligación del Gobierno informar que pasó con esa diferencia de USD3.000 millones, así como dar a conocer quiénes se beneficiaron de condonaciones y por cuánto” Esto es lo justo, pero si el Gobierno calla, vale preguntar: ¿por qué será?

“Incluso indicó que el valor que se condonó a las grandes empresas es una cifra superior a la que el Estado cobrará por la eliminación de subsidios a los combustibles.”

Salgado enfatizó que, en ese marco, es que se recibe el préstamo del FMI con condiciones que son difíciles de cumplir para el país, aunque desde el Régimen se publiciten solo “ventajas”.

Entre las condiciones que el FMI pone para el préstamo están: • Reducir el monto de la deuda pública. – lo que significa que, para garantizar el pago al FMI, se generarán excedentes sacando del bolsillo de clases medias y populares. • Reducción del déficit primario petrolero. – tomado también del bolsillo de la ciudadanía porque se reducen los subsidios de la gasolina. • Continuar con la reducción de la inversión pública. – donde ya se han perdido 260 mil plazas de empleo adecuado. • Elevar las tarifas por los servicios que presten las entidades públicas. – afectará sobre todo a clases medias y populares. • Monetizar activos públicos. – que es concesionar o vender los activos más rentables que finalmente deteriora las finanzas del país. • Reformas al sistema tributario. – ampliar la base impositiva del impuesto a la renta, es decir reducirán la base de USD10.000, que afectará a las clases populares. • Eliminar exenciones tributarias. – es decir que se podría cobrar el IVA en salud, educación y alimentación. • eliminar gradualmente impuestos relaciones con el volumen de los negocios y transferencias al exterior. – que es el Impuesto a la salida de divisas, esto es un riesgo.

“Si vemos el detalle de las medidas es claro que se quiere cargar a las clases medias y populares, mientras a los grandes grupos se les condonaron deudas por evasiones tributarias”

Lamentó que a pesar de que el Gobierno ofreció generar puestos de trabajo, en realidad lo que ha hecho es generar el desempleo y empobrecer al pueblo.

¿DESESTABILIZACIÓN?

“Las manifestaciones en Ecuador de 2019 fueron una ola de protestas a nivel nacional e internacional realizadas a partir del 2 de octubre de 2019 hasta el 13 de octubre de 2019, tras la proclamación del decreto N° 883 por parte del gobierno de Lenín Moreno. Tanto el Frente Unitario de Trabajadores (FUT), la Confederación de Nacionalidades Indígenas (CONAIE), y el Frente Popular (FP); que formaron la oposición al gobierno de Rafael Correa; así como también la Federación de Cooperativas de Transporte Público de Pasajeros (FENACOTIP) y grupos vinculados al Movimiento Revolución Ciudadana (MRC) declararon su adhesión y respaldo a las protestas contra Lenín Moreno; donde el grupo de opositores de Rafael Correa no aceptaron ninguna vinculación con el grupo liderado por el expresidente.

Mientras sucedieron las protestas, con intervención de los aparatos represivos del Estado: militares y policías, en el país se suscitaron actos delictivos y violentos cometidos por infiltrados que según el gobierno eran de origen venezolano y colombiano. Entonces se habló de un macabro plan desestabilizador organizado por el correismo.

“El 4 de octubre, la FENACOTIP (transportistas) abandonó el paro. La CONAIE, FUT y FP continuaron con las marchas que se intensificaron en Quito donde provocaron que las fuerzas armadas resguarden la ciudad y el palacio de Carondelet”, llegando en los últimos días a instaurase el toque de queda total sobre la ciudad de Quito, sede del Gobierno Nacional que Moreno abandonó, por consejo de los generales que dirigían la represión en la capital. Moreno convirtió a Guayaquil es la sede del Gobierno Nacional.

Finalmente, el día 13 de octubre la reunión entre la CONAIE y el gobierno, mediada por las Naciones Unidas (ONU), y la Conferencia Episcopal Ecuatoriana consiguió la derogatoria del decreto 883.

Entre tanto, las derechas han organizado marchas en Guayaquil y Quito para clamar por “la paz”. ¿Quién responde por los muertos, heridos, encarcelados y periodistas presos, retenidos, o golpeados cobardemente? El país va de mal, en peor con el neoliberalismo desencadenado por el Fondo Monetario Internacional. Se habla de paz, pero ¿por qué no se habla de justicia social?

La huelga nacional, movilizaciones y agresiones vandálicas, concluyeron el 14 de octubre con la derogatoria del Decreto 833, pero la crisis desatada por el Fondo Monetario Internacional y sus condicionalidades no ha terminado. La CONAIE luchaba para poner fin a “las políticas económicas de muerte y miseria que genera el FMI y las políticas extractivistas que afectan a nuestros territorios.”

Por ahora terminó el conflicto, pero las afectaciones y cicatrices tomarán tiempo para superarlas, pues hay personeros del gobierno que, con renovado furor, agreden a quienes no coinciden con sus opiniones. La Ministra de Gobierno Ma. Paula Romo, expresaba que las redes sociales y otros medios difundían información falsa. Se preocupó de “la cobertura que hizo en vivo el canal público de Rusia de todo lo que estaba sucediendo en las calles, llama la atención, reiteró, que la protesta haya sido transmitida en vivo por el canal público del Gobierno de Rusia”

Fue una crítica sin conocimiento de la realidad. La Ministra ignora que el canal público de Rusia, desde hace diez años transmite en vivo y en castellano, los sucesos de América Latina y de otras partes del mundo. ¿Sabrá la Ministra de Gobierno que Telesur que, también, transmitía en vivo las marchas y protestas, desapareció de las pantallas el domingo 7 de octubre, y reapareció luego de que se terminaron las protestas? ¿Hubo una orden gubernamental?

Hay muchos asuntos que deberán resolverse. Los trabajadores organizados en el FUT y otros sectores sociales decidieron una huelga para terminar con las amenazas de reformas laborales propuestas por el FMI, pero decidieron dialogar con el gobierno, con la esperanza de que las reformas laborales que ansiaba imponer el régimen de Moreno sean modificadas para que no se violen los derechos de los trabajadores.

Quedan el subdesarrollo, la crisis generadora de injusticias sociales y la subordinación a intereses geopolíticos imperiales que convirtió a Galápagos en “portaviones” y al país en patio trasero.

En estos meses, el Ecuador vive tiempos absurdos al mejor estilo kaflkiano. Se habla de recuperar la paz, la armonía y de alguna especie de reencuentro interétnico que configure el Estado pluricultural y plurinacional, pero renació el odio racial, la intolerancia, el absurdo de la paz mientras persisten las hondas desigualdades económicas, sociales, culturales y políticas.

El Ministro de Defensa, General s.p. Oswaldo Jarrín habló de insurgentes que operan en el país y ofendió a las universidades que acogieron en sus campus a miles de indígenas de la CONAIE. El general retirado fue formado en la Escuela de las América y en el famoso Mossad sionista de Israel. Con su virulencia verbal el gobierno quiere la paz ¿Acaso no es un absurdo?

La Ministra de Gobierno Ma. Paula Romo se ha convertido en la vocera de las acusaciones y denuncias ante la Fiscalía General del Estado para que investigue y castigue a los dirigentes del Movimiento Indígena y a otras organizaciones que intervinieron en las protestas. Sion embargo de la iniciación de procesos judiciales contra los dirigentes indígenas de la CONAIE, se insiste en el diálogo para “para consensuar”.

¿Las propuestas económicas y laborales serán aceptadas a pesar de las jornadas de octubre en la que se infiltraron grupos violentos que asaltaron locales comerciales, incendiaron la Contralaría y cometieron toda clase de atropellados envueltos en el anonimato de las multitudes? Es absurdo que se pretenda sindicar al movimiento indígena, como absurdo es hablar sin pensar.

¿Por algunos violentos es posible hablar de grupos insurgentes? Insurgentes fueron los que dieron el primer grito de la independencia en 1809 y que fueron asesinados el 2 de agosto de 1810. ¿Quién puede negar la insurgencia del General Eloy Alfaro que luchó hasta alcanzar la victoria e imponer la revolución liberal, la única habida en el Ecuador? Cierto que a lo largo de la historia han aparecido y desaparecido otros insurgentes, el último de los cuales fue el Movimiento Alfaro Vive Carajo, pero toda insurgencia requiere de un partido revolucionario y de objetivos de lucha claramente definidos.

En estos tiempos nada de eso existe, por lo tanto, pueden ser declaraciones para desviar la atención de los problemas de fondo que permanecen irresolutos: Crisis económica, social y política, pérdida de credibilidad en políticos, partidos, y autoridades, lucha contra la corrupción, búsqueda de la igualdad, justicia social, solidaridad y ejercicio pleno de los derechos humanos.

Nadie puede negar la existencia de una profunda crisis generalizada, sobre todo la crisis económica. En esta realidad es absurdo mantener 137 asambleístas, si con 37 sería más que suficiente. Es absurdo creer que se superará la crisis económica si se aumenta el desempleo para reducir la “obesidad” del Estado. Es indispensable suprimir las pensiones vitalicias de todos los exgobernantes. ¿Es el país del Absurdistán como alguien dijo?

En medio de las protestas el presidente Moreno expresó que fue una “revolución de los zánganos".


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3079462

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Latinoamérica   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License