CEPRID

Europa se acerca a un punto de bifurcación

Sábado 12 de mayo de 2012 por CEPRID

Jesús Sánchez Rodríguez

CEPRID

A la vez que en España el gobierno conservador del PP acelera la ofensiva contra el campo popular, Europa se prepara para lo que puede ser una inflexión política y quizás social.

Sofocado provisionalmente el fuego griego, mediante la imposición de un gobernador técnico por la troika del BCE, FMI y Merkozy, y la quiebra controlada llevada a cabo mediante la cual a cambio de una renuncia parcial de los acreedores se ahuyentaba el fantasma de una quiebra desordenada; ahora los esfuerzos de los neoliberales europeos se vuelven con gran alarma sobre el país que puede convertirse en su gran dolor de cabeza, España. Su peso económico hace inviable un rescate y quiebra parcial como en Grecia, sin poner fuera de juego al euro. Sus problemas económicos y, especialmente sociales, con una cifra de paro enfilada a alcanzar en breve tiempo los seis millones de parados, la convierten en una olla a presión de difícil contención. Los poderes neoliberales europeos cuentan con una gran baza política en España, la existencia de un extremista gobierno conservador con mayoría absoluta que, orientado por su ideario, las demandas de las instituciones europeas y la presión de los mercados, ha emprendido una profunda ofensiva contra las clases populares: subida de impuestos, desmantelamiento de la sanidad, la educación y otras prestaciones sociales, recorte de los derechos laborales y a las ayudas al desarrollo, refuerzo del poder patronal y acoso a los sindicatos, y amnistía fiscal a los defraudadores, son algunos de los múltiples aspectos de este ataque a los derechos sociales y nivel de vida de las clases populares españolas.

Los efectos producidos por esta ofensiva y las repuestas que está originando, incluyendo movilizaciones y una huelga general antes de cumplirse los 100 días de gobierno, han originado un fuerte desgaste político del gobierno conservador del PP, con dos elecciones regionales recientes perdidas (Andalucía y Asturias) y una fuerte caída en su valoración; lo que ha provocado una huida hacia delante de este gobierno con el objeto de conseguir el máximo de sus objetivos antes de que una ola de protestas le impidan seguir avanzando. Más que una política improvisada, como sostienen algunos análisis, más parece un plan oculto largamente preparado, donde cada mazazo económico y social semanal contra las clases populares, es acompañado de medidas complementarias para reforzar los instrumentos de represión y el control de los medios de comunicación frente a la inevitable movilización producida por la ira en ascenso de los damnificados. Las medidas tendentes a la criminalización de las protestas en la calle, la represión de las contestaciones sindicales y el control de los medios públicos de comunicación forman parte de un ataque al Estado de Derecho y a las libertades que recuerdan a otro ataque reciente similar como el que tuvo lugar bajo el gobierno Bush en EEUU después del 11 de septiembre.

La actuación liberticida del gobierno Rajoy no es aislada, forma parte de la misma lógica que la Patriotic Act de Bush en 2001, y de las medidas contra Grecia, impidiéndola realizar primero un referéndum soberano y transformándola después en una especie de protectorado de las instituciones neoliberales europeas. Cuando la hegemonía de la burguesía se resquebraja en épocas de crisis, los instrumentos de coerción y las limitaciones de las libertades y derechos pasan a primer plano. Las políticas de concertación y consenso propias de un período de dominación por hegemonía dan paso a las políticas de control y represión propias de un período de dominación por la fuerza. En el caso de España, a la crisis económica y social se ha añadido una grave crisis política e institucional derivada de diversas actuaciones de la monarquía que la han llevado a un descredito inmenso gracias a sus propios meritos y que han puesto al orden del día el debate sobre la necesidad de dar paso a la República. El férreo telón de acero que los medios de comunicación habían levantado desde la transición en torno a la institución monárquica para preservarla del debate político se ha venido abajo y hoy está ampliamente puesta en causa.

Conforme todo este conjunto de condiciones se agraven, lo que es previsible según los informes de las propias principales agencias e instituciones económicas capitalistas, y el descredito del gobierno del PP aumente, puede que en algún momento aquel intente una política de unidad nacional con el PSOE. Este partido no ha hecho ninguna autocrítica de su última época de gobierno con su giro neoliberal, su dirección sigue siendo la misma que en dicho período, y hay sectores en su seno que continuamente tienden su mano al gobierno Rajoy ante esta difícil situación.

Una política inteligente de la izquierda política y social en España es la de impedir esa hipotética unidad nacional entre conservadores y socialistas, aislar al PP y hacer que el descredito y el desgaste que está sufriendo y va a sufrir inevitablemente le lleven a una derrota rápida y segura. Porque cuando se llegue al punto en que la política contra las clases populares y la reacción de éstas deslegitimen profundamente al actual gobierno de Rajoy, solo quedarán tres salidas, un gobierno técnico provisional como en Grecia e Italia, una unión nacional entre PP y PSOE o una salida por la izquierda.

A este último tipo de salida puede ayudar la inflexión política y económica que puede producirse en Europa a partir del mes de mayo. Dos test van a tener lugar en dicho. El primero será a través de las elecciones en Grecia. Lo que se juega en ese caso es la comprobación de si el período de protectorado, llevado a cabo a través de un gobierno técnico no legítimo, puede dar paso a un gobierno elegido democráticamente y que responda a las necesidades neoliberales de Europa. Se trataría como en Argentina después de 2001, de volver a un período de dominación hegemónica estable. En el caso heleno se trataría de un gobierno de la derechista Nueva Democracia, dado el descrédito del PASOK. En el contexto europeo es imposible mantener el protectorado sobre Gracia en las actuales condiciones, es necesario revestirlo de apariencia democrática. La apuesta es crítica para las instituciones neoliberales europeas y también para la izquierda. Si esta última consigue un resultado capaz de impedir ese maquillaje del protectorado se producirá un aumento de la tensión entre los objetivos de la burguesía neoliberal y los valores democráticos de los pueblos europeos. Las instituciones neoliberales europeas se encontrarían ante la disyuntiva de atender a las demandas del pueblo griego o a expulsar a Grecia de la UE.

Similar pulso se producirá con el segundo test, el de las elecciones presidenciales en Francia. Todas las encuestas dan por segura la derrota de Sarzoky en la segunda vuelta. Y en esta victoria, el socialdemócrata Hollande se encontrará bajo una doble presión para cambiar la trayectoria actual en Europa, la de sus propias promesas en la campaña, y, sobretodo, la del peso de la izquierda representada por el Frente de Izquierdas, con su fuerte crecimiento en los últimos meses, fruto de las movilizaciones que sacudieron a Francia en el 2010. Si se rompe el eje político Merkel-Sarkozy se abrirá la posibilidad de romper el férreo dominio de las políticas neoliberales en Europa.

Tanto en España, como en Grecia y Francia se abren posibilidades para que la izquierda pueda jugar un papel en la lucha que se despliega en el terreno europeo, condicionando el desarrollo de la crisis y revirtiendo la ofensiva neoliberal. Pero es solo una ventana de posibilidades para ser aprovechadas. Nada está escrito de antemano.

Jesús Sánchez Rodríguez es doctor en Ciencias Políticas y Sociología. Se pueden consultar otros artículos y libros del autor en el blog:http://miradacrtica.blogspot.com/, o en la dirección:http://www.scribd.com/sanchezroje


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3076337

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Unión Europea   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License