CEPRID

El Tribunal Internacional trae a Líbano conflictos, no respuestas

Domingo 24 de julio de 2011 por CEPRID

Hicham Safieddine

CEPRID

Traducido para el CEPRID (www.nodo5.org/ceprid) por María Valdés

La acusación formal emitida por el Tribunal Especial de la ONU para Líbano (TEL) marca el último giro en una operación de amplia difusión y muy controvertida de la justicia internacional.

La acusación formal acusa a cuatro miembros de Hezbolá en el asesinato en 2005 del ex primer ministro libanés Rafik Hariri y marcará el comienzo de una nueva fase de confrontación entre Hezbolá, por un lado, y sus enemigos locales, regionales e internacionales sobre el otro. Las tensiones internas alcanzarán un nuevo máximo. Las Pro-Hariri Fuerzas 14 de Marzo han acogido la decisión con mucha fanfarria mientras Hezbolá lo rechaza de plano.

Pero la acusación y sus consecuencias inmediatas es poco probable que conduzca a la detención real [de los acusados] o alterar el equilibrio de poder existente en el país de manera aislada de otros desarrollos regionales. Desde su creación como una misión de investigación a raíz de la muerte de Hariri el 14 de febrero de 2005, el tribunal se ha visto afectado por un déficit de credibilidad, la interferencia política constante y la especulación de los medios de comunicación.El tribunal puede tener el pleno respaldo de las potencias occidentales y el sello de la autoridad formal del derecho internacional, pero carece de los dientes ejecutivos para implementar sus decisiones y la autoridad moral - a los ojos de muchos libaneses - para obtener concesiones por otros medios que la fuerza.

El impacto total de la última medida del tribunal se entiende mejor en el contexto de su conducta pasada y la situación legal con el Estado libanés, la reciente adhesión al nuevo gobierno por parte de Hezbolá y sus aliados, y las profundas transformaciones regionales conocidas como la Primavera Árabe o revueltas árabes, sobre todo el levantamiento en la vecina Siria, cuya influencia política en el Líbano no puede ser subestimada.

Un choque de narrativas

El tribunal es un tribunal de muchos culpables, pero un arma humeante. La cobertura de los medios de comunicación en Occidente en gran medida repitió el discurso oficial del tribunal que se filtró desde sus oficinas. Sin embargo, cualquier observador de los medios de comunicación locales del Líbano es consciente de que el discurso dominante en la escena internacional se rompe en el ámbito nacional. Estos relatos se basan en una compleja red de fuentes y escenarios. A nivel internacional, las dos investigaciones periodísticas más notables y recientes sobre el asunto fueron las de la publicación alemana, Der Spiegel , en mayo de 2009, y la emisora estatal de Canadá, CBC, en noviembre de 2010. En ambos informes se afirma enérgicamente que Hezbolá estuvo detrás del ataque. Según las fuentes citadas por estos dos medios de comunicación, una investigación de 2007 [llevada a cabo] por una unidad especial de las fuerzas de seguridad del Líbano descubrió una red de teléfonos móviles que se ha activado, operado, y desmantelado en sincronía con el momento y el lugar del asesinato. Los informes de los medios de comunicación, sin embargo, no hacen ninguna referencia al hecho de que las redes de telecomunicaciones del Líbano, utilizadas como prueba, estuviesen plagadas por una red de agentes del espionaje israelí.

En julio del año pasado, la prensa local informó que Charbil Qazzi y Tarek al-Rabaa, dos empleados de alto rango en la principal red de telecomunicaciones de Líbano, Alfa, fueron arrestados y acusados de espiar para Israel. Las fuerzas del 8 de marzo, [coalición] liderada por Hezbolá, se apresuraron a argumentar que toda la red de comunicaciones ha sido expuesta a la manipulación y el control de Israel. En agosto, Nasrallah hizo un relato de ello, lo que equivalía a una declaración pública acusando a Israel en el asesinato de Hariri.

Además de exponer la infiltración de las redes de teléfono del Líbano, Nasrallah colocó otro supuesto espía israelí y ex oficial del ejército libanés, con el nombre de Ghassan al-Jidd en la escena del crimen poco antes de que éste tuviese lugar. Nasrallah también mostró imágenes de vídeo donde se documenta la vigilancia aérea israelí de los convoyes de automóviles de Hariri en los años anteriores al ataque. Nasrallah llamó entonces a que el tribunal tome esta evidencia circunstancial en cuenta, algo que este último parece haber evitado.

Con la contraofensiva de Nasrallah no era la primera vez que el tribunal recibía una seria pérdida de credibilidad. Si el caso actual se basa en la evidencia de las telecomunicaciones, el caso inicial iniciado por su progenitor, en el inicio de la investigación, se basó en relatos de testigos. En aquel entonces, el objetivo era el aliado de Hezbolá, Siria.

Testimonios que implican a funcionarios de seguridad sirios y libaneses llevaron a la detención y el encarcelamiento, durante más de tres años, de los mejores cuatro generales de las fuerzas de seguridad de Líbano. Varios testigos se retractaron luego de sus declaraciones. Grabaciones filtradas dle encuentro entre el testigo clave y el hijo de Rafik Hariri, Saad, asestó un golpe final a la investigación. El fiasco del "falso testimonio" terminó con la liberación de los cuatro generales encarcelados. Uno de ellos ha perseguido a la corte desde entonces con demandas en contra de sus comisionados.

Jamil Sayyid, ex jefe de las fuerzas de seguridad de Líbano, demanda penalmente al fiscal del tribunal internacional, Daniel Bellmare, y exige que todos los archivos relacionados con su injusto encarcelamiento le sean entregados. Su disputa legal con el tribunal es probable que cause más vergüenza para el organismo internacional y proporcione alimento para sus oponentes, dispuestos a socavar su último movimiento.

Un documento publicado de Wikileaks publicado por el diario libanés Al-Akhbar también ha arrojado sospechas sobre la integridad de Bellemare como fiscal imparcial. Incluso si el tribunal logra superar sus problemas legales y fallas morales, sin duda se enfrentará a serios obstáculos en el logro de sus fines sobre el terreno.

Tribunal sin dientes

Creado en virtud del capítulo 7 de la Carta de la ONU y regido por un memorando de entendimiento firmado por el gobierno del Líbano, la autoridad legal del tribunal reemplaza completamente al Líbano. Pero no tiene poder ejecutivo para aplicar sus decisiones y es totalmente dependiente de las autoridades libanesas para hacerlo. Las autoridades del Líbano, sin embargo, están divididas y tienen un conflicto de lealtades. Las fuerzas de seguridad interna, que descubrieron la supuesta red de telefonía móvil, están políticamente patrocinadas por movimiento 14 de marzo, liderado por Hariri. El servicio de inteligencia del ejército libanés, en gran parte responsable de descubrir la red de espías de Israel, por otra parte, está estrechamente relacionado con Hezbolá y sus aliados.

El tribunal [internacional] que puede imponer órdenes de arresto y conceder al fiscal del estado Merza 30 días para su ejecución. También es responsable de la seguridad y el transporte de los acusados una vez que sean detenidos. Pero si el período de 30 días pasa [sin esas detenciones] todo lo que el tribunal puede hacer es revelar los nombres de los acusados y convertirlos en parias internacionales, o en última instancia, sentenciarles en ausencia.

En el contexto de Hezbolá, no es una amenaza más a su estatus actual como una "organización terrorista" para un cuerpo político mucho más poderoso que la ONU - Estados Unidos y su aliado Israel-. Más específicamente, el principal sospechoso en la acusación formal, Mustafa Badr al-Din, se cree que es comandante de las fuerzas militares de Hezbolá en sustitución de su ex cuñado, Imad Mughnieh, quien fue asesinado en Damasco, Siria en 2008. Badr al-Din ya se encuentra entre los hombres más buscados del mundo que viven bajo circunstancias extremadamente reservadas.

La vulnerabilidad de Hezbolá ante estas acusaciones está en otra parte. El movimiento armado se preocupa menos por el derecho internacional que de la legitimidad local. El liderazgo de Hezbolá se asienta en la ley libanesa y si resistencia a [que lo conviertan] en un partido paria.. Por ello, el partido lanzó una campaña militar en mayo de 2008 contra las fuerzas de Hariri cuando éste, en el poder, emitió una resolución prohibiendo la red [alternativa de Hezbolá] de comunicaciones.

Más tarde, la cooperación entre la parte del gobierno afín a Hariri y el tribunal llevó a la caída del gobierno en enero pasado. La formación en junio de un nuevo gobierno de coalición que reúne a Hezbolá y sus aliados, y Najib Miqati, al ex aliado de Hariri, fue pensado precisamente para bloquear la cooperación oficial libanesa con decisiones como la acusación actual, aunque una estrategia de salida de las obligaciones legales del gobierno sigue sin estar clara.

En su discurso Nasrallah reafirmó las sospechas del partido sobre la integridad del tribunal, rechazó cualquier acusación de sus miembros como una acusación a todo el grupo y advirtió contra cualquier intento de sancionar la decisión del tribunal con la aprobación del Líbano. Con sus aliados en el poder, el partido está a salvo de cualquier acción inmediata del Estado en su contra. Pero las potencias occidentales y sus aliados locales vinculan su reconocimiento y tratar con el nuevo gobierno al cumplimiento de este último con las directivas del tribunal. Se tratará de extender el aislamiento de Hezbolá para incluir al gobierno. La incitación sectaria también se basará en la decisión de presentar el partido chiíta como un enemigo de la comunidad sunita del Líbano.

La retórica de Hezbolá de apoyar la represión del régimen sirio también ha conducido a su aislamiento cada vez mayor entre la población árabe. Todo esto está ligado a su vez. La decisión del tribunal es una herramienta de disputa legal con la polarización sectaria entre las diferentes facciones en el país y un potencial casus belli en una futura confrontación militar cuando las circunstancias regionales ofrezcan el momento oportuno para hacerlo. Mientras tanto, toda la verdad detrás del asesinato de Rafik Hariri -como la verdad detrás de otros asesinatos de calibre similar internacionales y sus consecuencias - seguirá siendo tan esquiva como siempre.

Hicham Safieddine es un periodista con sede en Beirut e investigador del Medio Oriente. Ha escrito para el Toronto Star en Canadá, al-Ahram Weekly, en Egipto, y al-Akhbar en el Líbano.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3079565

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License