CEPRID

Petróleo venezolano: energía para el futuro del mundo

Jueves 24 de marzo de 2011 por CEPRID

Luis Alberto Matos

CEPRID

“Venezuela es la primera en petróleo producción, que lo llaman oro negro como si fuera un señor.”

Así cantaba, hace ya 70 años, el inolvidable Lorenzo Herrera; el primer artista que cantó la música venezolana en los países del Norte.

Enfrentados entonces en la llamada Segunda Guerra Mundial, aquellas naciones basaron la movilidad de sus tropas y armamentos en el petróleo venezolano. Sin nuestro hidrocarburo, quizás la historia final de esa confrontación hubiera sido otra.

Las mayores reservas del planeta

Venezuela logró certificar 296.500 millones de barriles de petróleo; ahora estamos en el primer lugar de esa lista. Esta noticia, positiva para todos los compatriotas, incrementa nuestra posición en los mercados y ratifica que nuestro subsuelo alberga la energía fósil del futuro del mundo.

Hoy, como en aquella época, el petróleo venezolano es clave para el transporte y la calefacción del Norte.

Pero hoy, a diferencia de entonces, el pueblo venezolano ejerce su total soberanía sobre nuestros yacimientos de hidrocarburos, no se pliega a los dictámenes del neoliberalismo, defiende las políticas de la OPEP para mantener un adecuado nivel de precios y explota tal riqueza a través de Petróleos de Venezuela –PDVSA- sin entregarse a las órdenes de las trasnacionales.

Estas reservas son realmente la causa y el motor que movilizan a la oposición. Si no tuviéramos petróleo, desde el Norte no les darían ningún apoyo. Pero hay más… hay mucho más; mucho más petróleo en nuestro subsuelo. Nuestras reservas posibles bien pudieran superar el billón de barriles.

Beneficios para el pueblo

Parte del plan enemigo es desacreditar a nuestra industria petrolera. Ordenan a uno de sus diputados declarar que “la solidez financiera de PDVSA es una mentira”. De inmediato, diversos titulares opositores aseguran que “PDVSA no es un modelo de negocio”.

Su visión administrativa financiera, de lo que debe ser una empresa, deriva de cánones neoliberales. Una empresa, según sus ideas, es simplemente una entidad organizada para hacer negocios cuya única meta es obtener ganancias. Bajo esa premisa, PDVSA debería aceptar los lineamientos del mercado, abandonar la política de cuotas de la OPEP y, muy especialmente, acumular beneficios sin incurrir en ningún tipo de gasto social.

Así fue considerada y dirigida nuestra casa matriz petrolera, desde su fundación, durante casi 30 años.

Bonos PDVSA

Difunden entonces la idea de que PDVSA es una empresa con pérdidas. Sin embargo, cuando salió a la venta pública la reciente emisión de Bonos PDVSA, por un monto nominal de tres mil millones de dólares con vencimiento en el año 2022, la demanda del mercado triplicó la oferta.

En su deseo por adquirir los Bonos PDVSA, los compradores pusieron más de nueve mil millones de dólares a la orden de los vendedores; pocos hechos recientes nos demuestran, con tanta seguridad, la alta credibilidad de nuestra industria petrolera a nivel mundial.

Entre tanto, la prensa opositora dedicaba espacios privilegiados y grandes titulares a desprestigiarlos. Uno de ellos llegó a denominarlos, en primera página, como “Pudrebonos”.

La edición no fue recogida, ni ese semanario fue castigado. Y luego vociferan que en Venezuela no hay libertad de prensa.

Producción y exportación

Insisten los escribas locales, del neoliberalismo internacional, en desmentir las cifras de producción que informa PDVSA. Llegan a afirmar que el Gobierno Bolivariano la obliga a frenar la producción.

Difunden la idea de que PDVSA ha bajado la producción al mínimo y no cumple con su cuota OPEP. Publican que hemos perdido el mercado del Norte.

Sin embargo, las propias agencias informativas de esos países informan al mundo que las exportaciones venezolanas a Estados Unidos, en el año 2010, subieron un 16,6%. Y según el portal de internet de su Agencia Internacional de Energía: Venezuela, cada día, vende a ese país más de 850.000 barriles de crudo.

Gasolina: combustible del crecimiento

Otro aspecto que parece escapar al razonamiento opositor es la distribución de gasolina a nivel nacional.

Saben que en nuestra Patria los aumentos de gasolina, y hasta apenas su anuncio, han generado incrementos desproporcionados en los precios al detal de bienes y servicios. La eterna excusa, de que la gasolina incrementa todo, fué uno de los detonantes del alzamiento contra el llamado “paquete económico” de 1989. Su solicitud de aumento del precio parece buscar una desestabilización pública y política, más que una recuperación de costos que ellos saben sería mínima con cualquier porcentaje de incremento que propusieran.

Medio Oriente

A nivel internacional, los movimientos políticos en lo que se ha dado en llamar “Medio Oriente”, que sólo competen a esos pueblos y a la soberanía de esas naciones, es motivo de atención, seguimiento y especulación por parte de los medios del neoliberalismo.

Convenientemente disfrazados de defensores de la libertad, sus lacayos repiten consignas “democráticas” ordenadas desde el Norte.

¿Desean realmente la paz y la prosperidad para esos pueblos?. ¿O realmente todo su esfuerzo comunicacional está dirigido a obtener, para las trasnacionales petroleras, el libre acceso a los yacimientos de hidrocarburos del Medio Oriente? En su afán noticioso llegan incluso a tratar a esos países como “naciones atrasadas”. Convendría recordarles que cuando esos pueblos erigían monumentos, construían templos y creaban obras de arte, en el centro de la actual Europa utilizaban pieles de animales, no curtidas, para cubrir sus desnudeces. Y en otras sedes del actual neoliberalismo: ¡ni siquiera eso!.

jaquematos@cantv.net

luisalbertojaquematos@gmail.com


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3185496

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Latinoamérica   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License