CEPRID

La verdadera economía venezolana

Martes 1ro de marzo de 2011 por CEPRID

Luis Alberto Matos

CEPRID

“La integración de América Latina y el Caribe pasa por la de sus medios, y el primero de nuestros cambios revolucionarios ha de ser someterlos a control social.”

Luis Britto García

Cuando leemos las páginas sobre economía, de los diarios opositores, nos queda una duda: quienes escriben estos artículos o responden a tales entrevistas:

¿Realmente creen lo que ellos escriben o declaran?;

¿O por el contrario esas personas saben que, por motivos políticos o personales, están falseando la verdad?.

Parecen dos Venezuelas totalmente distintas. Por una parte, la presentada por estos escribas del neoliberalismo, donde la gran mayoría de los habitantes está alejada del mercado, no tiene acceso a bienes ni a servicios, está totalmente desactualizada en tecnologías y no puede adquirir sino lo estrictamente necesario porque sus ingresos no alcanzan para otra cosa.

Y por el otro lado, un país con elevados porcentajes de personas con automóvil propio, celular, computador y hasta ciertos lujos, adquiridos en centros comerciales repletos diariamente de compradores de casi cualquier cosa.

Serie del Caribe

La semana pasada, los aficionados al beisbol observamos la muy poca asistencia a los juegos celebrados en Puerto Rico, especialmente comparada con los masivos llenos en los estadios venezolanos durante los juegos de nuestra temporada.

Su televisión nos mostró, durante seis días, un importante porcentaje de sillas vacías en un estadio que ni siquiera tiene tribunas alrededor del campo de juego sino en menos de la mitad de tal espacio. Y no hablemos de precios, porque aquí, especialmente si hacemos el cambio a dólares, son bastante más caras.

Con el agravante de que, en los juegos de mayor atractivo, por ejemplo durante la semifinal, muchos aficionados solían comprarlas a los revendedores a precios que llegaron al triple de su valor. Y sin embargo, los opositores dicen que allá están mucho mejor que aquí.

Precios de productos importados

Visiblemente consternado, un titular nos dice que “El Estado se ha convertido en el mayor competidor de los importadores”. O sea, El Estado venezolano, conformado por todos quienes vivimos en esta Patria, deslealmente se interpone en los negocios de unos cuantos. Lo correcto entonces, según ese mensaje, es que nosotros no importemos porque les estamos bajando las ganancias a quienes precisamente constituyen la versión actualizada de los piratas del Siglo 18.

Pero el mismo día, se lee otra de sus quejas: “Industria cautelosa por precios de materias primas”, agregando que “los precios de las materias primas en el mercado internacional tampoco dan tregua”. Es decir: si ellos lo importan, el precio lo debe establecer el mercado. Pero, si lo trae el Estado para que ellos lo adquieran, entonces hay que venderlo según lo dictamine el comprador.

¡Tá’barato! … dame dos

“Van pa’l cielo y van llorando”, reza un refrán popular muy venezolano que sigue vigente.

De hecho, suben hacia el cielo, en lujosos vuelos internacionales que abarrotan los aeropuertos, hacia diferentes ciudades en el exterior donde adquieren cualquier bisutería porque por allá les sale más barato que aquí.

El mismo “ta’barato; dáme dos” que venimos oyendo desde hace varias décadas.

Hace casi 70 años, iban a Curazao o compraban lo que de allá venía porque aquí los productos elaborados suelen ser más caros que en el exterior.

Lejos estamos nosotros de defender la inflación y los altos precios del mercado venezolano; pero, les recordamos, especialmente a quienes creen en la economía capitalista opositora, que los precios, según su teoría, son un resultado del mercado.

En consecuencia, si aquí se vende caro algún artículo, es porque hay quien lo compre en ese precio. Y eso abarca, muy especialmente, a objetos que no son de primera necesidad.

Ingresos petroleros para todos

Protesta otro medio impreso porque “PDVSA utiliza todas sus fuentes para dar asistencia al Gobierno”. Es decir, la empresa estadal que explota y administra nuestra principal fuente de ingresos, no debe seguir dándole dinero a quienes lo distribuyen entre todos y se ocupa de las asistencias sociales.

Según esa fuente, el petróleo no debe ser para todos sino como antes. Siguen sin darse cuenta que estamos en el Siglo 21.

En materia energética, otro titular nos dice: “Consideran improbable que PDVSA aumente envíos a China”. Esto suena más como un deseo que como una información.

¡Esa carramentazón!

En materia de transporte automotor, por una parte nos informan que “La producción de vehículos aumentó más del 25% en enero”, o sea: una cuarta parte más en apenas un mes, con el agravante de ser el mes cuando se nos ha dicho las ventas caen porque nos gastamos lo poco que teníamos en las tradicionales compras decembrinas. Mientras que, en página impar arriba y a la izquierda, o sea: en el sitio donde según ellos más se lee y se cobran más caras las propagandas, grandes letras denuncian que la “Venta de autos cae en el país”, enfatizando que “el ciclo expansivo del mercado regional no se vivió en Venezuela”.

Y quienes manejamos en la capital y en otras ciudades venezolanas, quienes viven en las afueras y deben madrugar diariamente para llegar a sus trabajos o a sus lugares de estudio, quienes tenemos que salir por emergencias, citas médicas o simples compras, nos preguntamos ¿dónde vamos a meter más carros?.

Nuestras calles, carreteras y autopistas, están llenas de autos de todo tipo, incluyendo costosas camionetotas, ¿Son acaso un indicio de lo mal que está la situación económica en Venezuela?.

jaquematos@cantv.net

luisalbertojaquematos@cantv.net


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3293695

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Latinoamérica   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License