CEPRID

La Resistencia en Egipto

Martes 30 de septiembre de 2008 por CEPRID

Hossam El-Hamalawy

Mzine/CEPRID

Traducido por Cristina Portales

El 7 de Diciembre de 2006 más de 3.000 mujeres trabajadoras en las secciones de vestimenta femenina se declararon en huelga en el pueblo del delta del Nilo de Mahalla, que acoge a 27.000 trabajadores en una fábrica textil. Es la mayor fábrica textil de la región. Estas mujeres trabajadoras se declararon en huelga y comenzaron su manifestación en el complejo industrial, demandando los bonos adicionales de dos meses que el gobierno les había prometido recientemente. El gobierno del primer ministro Ahmad Nazif está dedicado al neoliberalismo en Egipto.

Estas mujeres trabajadoras, después de marchar en manifestación por el complejo, atormentaron a los sectores de la compañía donde sus colegas masculinos trabajan en centrifugado y tejido, gritando: “¿Donde están los hombres? ¡Aquí estamos, las mujeres! “ –que es un grito futbolístico que ellas transformaron avergonzando a colegas masculinos en la acción-. Entonces sus colegas masculinos arrojaron sus herramientas y la fabrica textil entera se sumó a la huelga. Ocuparon la fábrica por tres días a pesar de la intimidación de la seguridad y de la policía y ganaron. Pero a partir del momento en que ganaron, dispararon el mal llamado descontento laboral de invierno en Egipto, donde virtualmente todas las fabricas textiles en el delta del Nilo fueron a la huelga, exigiendo los mismos aumentos que los concedidos a El-Mahalla de Ghazl.

Pero la militancia industrial no iba a parar allí. Comenzó a extenderse por el resto de los sectores de la clase obrera. Los conductores de trenes, en el mes siguiente, fueron en huelga y durmieron en las vías, bloqueando los llamados trenes expresos de Torbini que trasladan a hombres de negocios y a profesionales de la clase media de El Cairo hacia Alejandría. Bloquearon el tráfico ferroviario por un día entero y consiguieron todas sus demandas relacionadas con sus condiciones del trabajo. Lo mismo pasó con los trabajadores del cemento.

Los medios de comunicación arremeten contra la huelga como la plaga que ha infectado Egipto, pero no han podido impedir que se extienda, incluso, a los funcionarios y a los profesionales de la clase media. Los médicos programaron su primera huelga nacional desde 1951 el pasado mes de Marzo, pero fue abortada en el ultimo momento, substituyéndola por protestas nacionales. Los profesores de la universidad también fueron a su primera huelga nacional desde 1977. Los estudiantes en los campus comenzaron a movilizarse. La lucha social vive un aumento sin precedentes desde el final de la segunda guerra mundial.

La militancia, como he dicho, incluso extendió entre los funcionarios, así que teníamos también a nuestros cobradores de impuestos por primera vez en huelga desde 1919. La mantuvieron tres meses, no recogieron los impuestos en ese tiempo y el cobro de impuestos cayó en el 90%. No sólo eso: se manifestaron. Había 55.000. Convocaron su encuentro nacional. Enviaron a delegaciones de por lo menos 5.000hombres, mujeres, y llevaron incluso a sus niños para ocupar el centro de la ciudad de El Cairo delante del gabinete ministerial; estuvieron tocando sus tambores y cantandoel día entero, molestando a los ministros que estaban dentro. Y ganaron, consiguiendo un aumento de sueldo del 300%.

Los trabajadores egipcios actualmente están llevando a cabo una gran lucha de manera autónoma, sin unión a los sindicatos. Desde 1957 que el gobierno estableció la Federación General de Sindicatos de Trabajadores, que es muy similar a las estructuras del sindicato que existió en la Unión Soviética y la Europa Oriental, su funcionamiento es burocrático y compuesto por funcionarios que no representan a los trabajadores. Pero ahora los huelguistas les acusan de estar patrocinados por el Estado y han comenzado a levantar la consigna de que se necesita una independencia y un sindicato paralelo. Esto, si sucede, va a abrir la caja de Pandora para el régimen. También se puede estar satisfecho al conocer que nuestra primera asociación del trabajo, nuestro primer sindicato independiente, nació justamente hace dos meses, en Mayo, por los cobradores de impuestos, cuyo comité de huelga no se disolvió en Enero después de que consiguieran sus reclamaciones, y ahora acaban de anunciarse como una nueva e independiente asociación de trabajo representando a funcionarios civiles.

Pero en todas las huelgas que se han estado realizando en Egipto, una cosa, una palabra, ha estado resonando siempre durante todas: Mahalla. Los trabajadores textiles en Mahalla han sido una fuente importante de inspiración para cada todos. Incluso asistí a una reunión en la primavera del año pasado con los anfitriones de las líneas aéreas de Egipto, y estuvieron cercando a sus propios funcionarios, denunciándolos por no hacer lo suficiente para representarlos. En el medio de la reunión, alguien se levantó y gritó: “¿Tenemos que hacer como los trabajadores textiles para obtener nuestros derechos en este país?”.

Así pues, como podemos ver, el efecto del dominó está funcionando, y se está propagando. Alguno ha podido escuchar o leer en las noticias sobre qué paso en Egipto en Abril, también en Mahalla, cuando la ciudad entera explotó en una sublevación de dos días llevada a cabo por los trabajadores de la ciudad y por los pobres urbanos, denunciando y protestando por el aumento de los precios de los alimentos y la escasez del pan. En Egipto llamamos el pan aish, que en árabe se traduciría por para vivir, porque el pan constituye un componente importante en la cesta del alimento de cada familia egipcia. Pero el pan está desapareciendo así como otras materias básicas de las cuales viven las familias egipcias. Hemos tenido que llamar al pan queues — como colas de pan, largas colas de pan — delante de las panaderías por todas partes de Egipto desde Febrero. Y han asesinado a dieciséis personas hasta ahora en estas colas del pan debido a que la gente se peleaban unos con otros para intentar conseguir el pan. Quiero decir que éstas son escenas de la Revolución Francesa si se ha leído algo sobre la misma.

Pero al mismo tiempo hay esperanza. Mahalla nos ha demostrado la esperanza. Después de la sublevación de Mahalla, dos meses después, al principio de Junio, la ciudad de Al-Burullus, que es una comunidad de pescadores en el norte del delta del Nilo, también explotó en acontecimientos similares a los de Mahalla. Y lo que es interesante es que todos aquellos que estaban presentes o participaron en la sublevación pudieron ver y oír que la gente en las calles cantaron los mismos himnos que los palestinos cantaban en nuestras fronteras del este durante la intifada, como:

ثورة, ثورة حتى النصر - Thawra, thawra hatta al-nasr – Revolución, revolución hasta la Victoria.

Estuvieron enfrentándose a policía de Mubarak y a los tanques de Mubarak y a las tropas de Mubarak con piedras. Y en todas partes la gente puede establecer un paralelismo entre qué está pasando en Egipto y qué está sucediendo en Palestina. Si cae Egipto, el Medio Oriente entero va a caer. Tenemos la clase obrera más grande de la región con una larga historia y militancia en la lucha industrial. Y somos muy optimistas sobre los progresos en el futuro.

Hossam El-Hamalawy is periodista egipcio de El Cairo. 


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 2093450

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License