CEPRID

Irán se enfrenta a decisiones difíciles: o EEUU o Rusia

Lunes 17 de agosto de 2015 por CEPRID

Nikolai Bobkin

Fundación de la Cultura Estratégica

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

El enfrentamiento entre Washington y Teherán se ha prolongado durante 36 años, desde 1979. Ahora han llegado a un acuerdo sobre el programa nuclear. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha aprobado terminar con las sanciones. La Unión Europea está siguiendo este camino.

Washington ha pasado muchos años creando un sistema de sanciones contra Irán. Ahora está siendo desmantelado. ¿Quiere decir que Irán está haciendo concesiones y se está alejando de Rusia?¿Pondrá en juego su independencia, atraído por los beneficios resultantes de la restauración de la cooperación económica con los Estados Unidos y la Unión Europea?

En el mejor de los casos las sanciones podrían ser levantadas 90 días después de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU. Irán considera que las principales restricciones estarán en vigor hasta el año 2016 y que en un plazo de tres años a partir de entonces, es decir, para el 2019, podrá hacer un presupuesto fiscal sin tener en cuenta el factor de las sanciones.

Irán tendrá acceso inmediato a unos 29.000 millones de los 100.000 millones de dólares que ahora tiene bloqueados. Según el acuerdo entre Irán y el grupo P5+1, las sanciones se levantarán progresivamente y a lo largo de un plazo de diez años. Así que el optimismo de algunos sobre un acercamiento a Occidente es algo prematuro. Sobre todo porque la parte del león que no se va a desbloquear es la más importante: hay 35.000 millones de dólares colocados en proyectos de petróleo y gas fuera de Irán y otros 22.000 millones colocados como garantía de depósitos en los bancos chinos. Por lo tanto, el grueso del montante financiero que Irán tiene bloqueado iba a ser invertido en el sector del petróleo y del gas, de todo el sector petroquímico y en otros sectores clave de la economía del país. Aunque un aparte de lo que ahora se desbloquea vaya para ello, es evidente que Irán necesitará atraer inversiones extranjeras

En mi opinión, la tarea principal de Irán será encontrar grandes inversores interesados en su economía. La pregunta es ¿quién, en estas circunstancias, está dispuesto a invertir? Tras el acuerdo alcanzado el 14 de julio de 2015, el equilibrio de fuerzas en Oriente Medio se inclinó a favor de Irán. El acuerdo no cambia mucho el antiamericanismo, que sigue siendo el pilar de la ideología estatal iraní. El máximo líder de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, dijo que el histórico acuerdo nuclear alcanzado con las potencias mundiales no va a cambiar la política de Irán hacia el "arrogante" gobierno de los Estados Unidos. En un discurso televisado el 18 de julio, señalando el final del mes sagrado del Ramadán, Jamenei dijo que la política estadounidense en el Medio Oriente va en contra de la estrategia de Teherán y que Irán seguirá apoyando a sus aliados en la zona, incluyendo el Hizbulá libanés, los grupos de la resistencia palestina y el gobierno sirio. Jamenei, quien tiene la última palabra en todos los asuntos del estado, dijo que Irán y los EE.UU. siguen de forma clara diferentes políticas en el Medio Oriente, por lo que un acuerdo más amplio es improbable. La línea dura de Irán está criticando el acuerdo nuclear entre Irán y las potencias mundiales, diciendo que el acuerdo es una ganga para Occidente y un desastre para Irán.

La Casa Blanca entiende que los problemas económicos internos de Irán tendrán prioridad sobre los intereses de los individuos o empresas dispuestas a restaurar los lazos con Occidente. Está claro que Irán no revisará sus objetivos estratégicos a cambio de las inversiones extranjeras. ¿Qué harán los Estados Unidos y Europa ahora? También sus prioridades estratégicas prevalecerán sobre los intereses económicos. Occidente no va a poner fin a su apoyo a los aliados regionales opuestos a Irán. Siempre va a estar del lado de Israel, el país que se opone firmemente al acuerdo. Tel Aviv hará todo lo posible para obstaculizar el progreso económico de Irán. La principal fuerza impulsora detrás de las acciones de Estados Unidos es el deseo de restablecer el control sobre el país, control que perdió después de la caída del régimen de Sha. Estados Unidos se esfuerza por mantener su influencia en la región y esta política no está sujeta a cambios, incluso después de que el acuerdo haya sido aceptado. Hay una importante resistencia en el Congreso y el Senado de EEUU a la firma definitiva.

A pesar del acuerdo alcanzado con Irán varios funcionarios estadounidenses, entre ellos el secretario de Defensa Ashton Carter y el Secretario de Estado, John Kerry, han señalado que la fuerza militar sigue estando sobre la mesa para evitar que Irán obtenga armas nucleares. En respuesta el ministro de Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, dijo que estas declaraciones de los EE.UU. deben ser consideradas como del siglo pasado. El intercambio de declaraciones hostiles continúa. Irán ya ha dicho que no va a ceptar ninguna extensión de las restricciones sobre su programa nuclear más allá de los diez años acordados en el acuerdo.

Enfrente está Rusia. La resolución del Consejo de Seguridad de la ONU respaldando el acuerdo con Irán no aborda la entrega de misiles S-300 a Irán por parte de Rusia. Las sanciones han impedido las importaciones de tecnología de misiles, pero Irán dice que las restricciones impuestas a las importaciones de armas no tienen afectan a los sistemas de defensa áerea que son los S-300, a los que Rusia decidió levantar el veto un día después de la firma del acuerdo en Viena. Así que estamos en un interesante debate.

Rusia ha hecho un movimiento interesante. Hay algunos analistas que stán prediciendo que Irán se va a enfrentar a Rusia porque ahora puede poner libremente su petróleo en el mercado. Se dice que eso bajará los precios del petróleo y que, junto a las sanciones contra Rusia, supondrá una mayor reducción de la economía rusa.

Permítanme señalar que incluso antes de la imposición de las sanciones a Irán no había sido un rival de Rusia como exportador de petróleo. Rusia e Irán exportan a diferentes países. Irán producía 4’4 millones de barriles de petróleo por día antes de la introducción de las medidas punitivas en enero de 2012; de ellos 2’4 millones se destinaron a la exportación. Ahora su producción se estima en 3’4 millones, de los que 1’4 millones son exportados. La producción puede volver a los niveles anteriores en unos pocos meses, pero el aumento de uno a dos millones de barriles para la exportación, en mercados donde no operan las empresas rusas, no afectará a los intereses de Rusia. Además, ni Irán, ni Rusia están interesados en los precios bajos.

El acuerdo sobre los S-300 va a llevar a Rusia algo más importante que el dinero que pague Irán por ellos. Va a ayudar a las empresas rusas a ganar posiciones de liderazgo en el mercado iraní. De hecho, los dos países ya han firmado convenios en todos los sectores por valor de miles de millones.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 2065619

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License