Retazos de Covid-19

A continuación reproducimos una serie de fragmentos de textos escritos en torno a las diversas implicaciones de la pandemia del Covid-19. Queremos que sirvan de «flash» y a la vez como llamada para acercarse a dichas reflexiones más en profundidad.

Nuestro presente no es el confinamiento que nos impone la supervivencia, es la apertura a todas las posibilidades. Es bajo el efecto del pánico que el estado oligárquico se ve obligado a adoptar medidas que ayer mismo decretó imposibles. Es al llamado de la vida y de la tierra para ser restaurada que queremos responder. La cuarentena favorece la reflexión. El confinamiento no suprime la presencia de la calle, la reinventa. Déjeme pensar, cum grano salis, que la insurrección de la vida cotidiana tiene insospechadas virtudes terapéuticas.

Coronavirus. Raoul Vaneigem

Estas son lecciones importantes para una época en que la destrucción causada por la acumulación interminable se ha extendido tanto hacia arriba en el sistema climático mundial como hacia abajo en los substratos microbiológicos de la vida en la Tierra. Tales crisis sólo se harán más comunes. A medida que la crisis secular del capitalismo adquiera un carácter aparentemente no-económico, nuevas epidemias, hambrunas, inundaciones y otros desastres «naturales» se utilizarán como justificación de la ampliación del control estatal, y la respuesta a esas crisis funcionará cada vez más como una oportunidad para ejercer nuevas herramientas no probadas para la contrainsurgencia.

Contagio social: guerra de clases microbiológica en China – Chuang

Pandemien aurrean geroz eta zaurgarriagoak bagara, horrek baduela kausa sakonagorik: habitaten suntsipen azkartua. […] Problema beste nonbait dago: basoen suntsiketan, urbanizazioan eta etenik gabeko industrializazioan, horiei esker mikrobio horiek giza gorputzetara iritsi eta egokitu ahal izan baitira. […] Emaitza: gizakiekin hurbileko eta etengabeko kontaktua izateko probabilitateak handitzen dira, eta horrela aukera sortzen da haien mikrobioak gure gorputzetara pasatzeko, non onberak izatetik agente patogeno hilgarri izatera pasatzen diren. […] Animalietan jatorria duten mikrobioen mutazioaren fenomenoa bizkortu den arren, ez da deus berria. Iraultza neolitikotik gertatzen da, alegia, gizakia habitat naturalak suntsitzen hasi zenetik landa-lur gehiago edukitzeko; eta animaliak etxekotzen, zama-lanetan erabiltzeko. Trukean, animaliek pozoindutako opari batzuk egin dizkigute: behiei zor diegu elgorria eta tuberkulosia, zerriei kukutxeztula eta ahateei gripea.

Pandemien aurka, ekologia, Sonia Shah

Uno de los dogmas más importantes y que van a luchar para mantener a toda costa y reforzar cada vez que sospechen que se pone en duda es la teoría microbiana o teoría de la infección, es decir, la idea propuesta por Pasteur e impuesta con la complicidad de la industria farmacéutica de que los microbios son patógenos, generadores de enfermedad. Esta idea, grabada a fuego en la mente de público y profesionales, es la base para el miedo a contagiarse, para evadir la responsabilidad sobre nuestra salud y para beneficiar a la industria. Reconocer el origen tóxico de enfermedades tendría graves consecuencias para la industria alimentaria, farmacéutica y todas las industrias contaminantes en general, mientras que atribuir la culpa a los microbios ha conseguido que los fabricantes de tóxicos, para exterminarlos, y vacunas, para prevenirlos, se conviertan en una de las industrias más poderosas del mundo. Y ello a pesar de que la nueva biología lleva décadas explicando que las bacterias y los virus son la clave del origen de la vida, de su mantenimiento y de la salud, formando una compleja comunidad en nuestro medio interno, e incluso integrados en nuestra información genética.

Falsa pandemia y Estado de sitio sanitario. Jesús García Blanca

La supervivencia, ese instinto primario, puede sacar lo peor de nosotros, pero también nos obliga relativizar todo ese mundo oficial que se agrieta y fragmenta ante nuestros ojos cuando nos jugamos la vida. En estas situaciones le vemos las costuras al Sistema. Aún nos pueden seguir obligando a producir (nadie quiere que la rueda deje de girar, de ahí el discurso sobre la obediencia laboral y el imperativo, siempre dictado verticalmente, de «arrimar el hombro»), pero la sociedad tiene que relegar para «más tarde», «cuando todo mejore», mecanismos que hasta hace nada eran ineludibles para el buen funcionamiento social, para seguir existiendo como civilización.

Sociedades de papel. Ruyman Rodríguez

Un deber igualmente importante es decir la verdad, esa verdad que, encerrados en casa, sentados delante de la tele, nunca vemos. Aunque esté, en gran medida, bajo los ojos de todos. Los que buscan una verdad escondida, una oscura conspiración de su malvado favorito, cierran los ojos ante la realidad, porque los que los abren luchan para cambiar el orden de un mundo injusto, violento, liberticida, asesino.

¿Epidemia? Masacre de Estado. Los compañeros y las compañeras de la Federación anarquista de Turín

Nos parece, por tanto, que resulta más que legítimo hablar de una doctrina del shock digital, en el sentido de que la crisis sanitaria ha sido la oportunidad perfecta para reforzar nuestra dependencia de las herramientas informáticas y desarrollar muchos proyectos económicos y políticos previamente existentes: docencia virtual, teletrabajo masivo, salud digital, Internet de las Cosas, robotización, supresión del dinero en metálico y sustitución por el dinero virtual, promoción del 5G, smart city… A esa lista se puede añadir los nuevos proyectos de seguimiento de los individuos haciendo uso de sus smartphones, que vendrían a sumarse a los ya existentes en ámbitos como la vigilancia policial, el marketing o las aplicaciones para ligar en internet. En conclusión, el peligro mayor al que nos enfrentamos no es que las cosas «se queden como estaban», sino que vayan a bastante peor.

Contra la doctrina del shock digital. Ecologistas en Acción y colectivo Écran total

Krisi hau, klima-aldaketarekin lotuta egon ala ez, neurrigabeko globalizazioaren eta muga guztiak bortxatzearen lojikaren krisia da. […] Gaur egun, gure zoritxarrean zortea dugu, epidemia honek gure hauskortasunez eta ahultasunez ohartarazteko balio digulako, gure ereduaren erabateko iraunkortasun-ezaz ohartarazteko balio digulako. Hau da erabateko hondamendiaren aurreko azken alerta. Horrek aldaketarako aukera ematen digu, gure jendartea birmoldaketa ekologikorantz bideratzeko aukera ematen digu.

Dominique Meda, filosofo eta soziologoari elkarrizketa

No creo en las teorías llamadas «conspiranoicas», pero me parece que a esta invasión vírica se la vio venir, que se midió su alcance, y que se la dejó llegar y expandirse en beneficio de una regeneración morbosa del Capitalismo. ¿Cómo que la tan celebrada Ciencia no percibió el peligro? ¿Cómo que los políticos, armados hasta los dientes de informes, de estadísticas y de consultores, no se dieron cuenta de lo que venía? ¿Cómo que los pensadores, tan agudos y tan críticos se dice, no nos advirtieron de la Catástrofe? ¿Cómo que los escritores, ese nuevos «gurus» de Occidente, no compusieron alguna novela mercantil, algún poema venal, algún libro con derechos de autor, para señalar lo que se avecinaba? La respuesta es sencilla: estaban todos en el mismo ajo, un ajo que se llama perpetuación antropocida del Capital y del Estado.

Antropocidio: el coronavirus como prueba piloto para la regeneración necrófila del capitalismo. Pedro García Olivo

Si hay algo de positivo en todo esto es justamente cómo la actual pandemia pone de manifiesto la deshumanidad de nuestra relación con los demás animales, al imponer una distinción ficcional entre vidas que importan y vidas que no y que, al final, resulta ser contraproducente para los propios seres humanos.

Covid-19 la (des)humanidad al descubierto. Katia Faria

Las epidemias se combaten siempre de la misma manera: con medidas de higiene –lavarse y ventilar los lugares–, buscando a los enfermos –gracias a los tests– y aislándolos en sus casas o en hospitales para darles tratamiento. Lo demás es puro teatro. Hay que volver a lo básico en vez de inventar prohibiciones.

La transformación de las sociedades en la estela del Covid-19 anuncia la militarización de Europa. Entrevista a Thierry Meyssan

AHORA QUE TODXS ESTAMOS PRESXS
Ahora que todxs estamos presxs sabemos qué significa
añorar, odiar y amar…
Añorar pasear bajo el cielo mientras en las rocas rompe el mar.
Añorar ir al encuentro de lxs amigxs y poderlos abrazar.
Añorar los amores que gustamos besar.
Añorar todo lo que hoy no nos permiten disfrutar.
Ahora que todxs estamos presxs sabemos qué significa odiar…
Odiar la monotonía y conversaciones tediosas de las cuales no podemos escapar.
Odiar la reclusión infecta que limita y coarta toda nuestra libertad.
Odiar los días y las noches que se suceden así sin más.
Odiar los comportamientos egoístas de lxs demás y que solos no podemos evitar.
Ahora que todxs estamos presxs sabemos qué significa amar…
Amar la naturaleza que nos permite respirar.
Amar la inteligencia que nos invita a soñar.
Amar la sensibilidad que nos hace disfrutar.
Amar la libertad de poder ser y estar.
Ahora que estamos presxs: es tiempo de reflexionar…

Gabriel Pombo Da Silva, Prisión de Porto – 29 de Marzo 2020

Egungo epidemia baliagarri izango da autoritarismoa areagotzeko. Baina hitz hori, gure gizartean aplikatuta, betidanik iruditu zait txepela eta nahasgarria: ametsezko demokrazia baten nostalgia erakusten du. Demokrazia ez da existitzen; «demokratikoa den hori» existitzen da, eta continuum bat da, faxismo posmodernotik estatu-gerra bateraino doana. Lehenak ezberdintasunak kudeatzen ditu, bigarrenak etsaia identifikatzen du.

Santiago López Petit, filosofoa eta Bartzelonako Unibertsitateko irakasle ohiari elkarrizketa.

No dejéis que quienes os han conducido al abismo pretendan sacaros de él: lo único que harán será prepararos un infierno más perfeccionado, una tumba aún más profunda. El día que puedan, patrullarán el más allá con sus ejércitos.

Más bien, agradecédmelo. Sin mí, ¿cuánto tiempo más se habrían hecho pasar por necesarias todas estas cosas aparentemente incuestionables cuya suspensión se decreta de inmediato? La globalización, los concursos, el tráfico aéreo, los límites presupuestarios, las elecciones, el espectáculo de las competiciones deportivas, Disneyland, las salas de fitness, la mayoría de los comercios, el parlamento, el acuartelamiento escolar, las aglomeraciones de masas, la mayor parte de los trabajos de oficina, toda esa ebria sociabilidad que no es sino el reverso de la angustiada soledad de las mónadas metropolitanas. Ya lo veis: nada de eso es necesario cuando el estado de necesidad se manifiesta. Agradecedme la prueba de la verdad que vais a pasar en las próximas semanas : por fin vais a vivir en vuestra propia vida, sin los miles de subterfugios que, mal que bien, sostienen lo insostenible.

Monólogo del Virus. Lundi Matin

¿Tenemos que recordarlo? El animal humano y político depende para su supervivencia de su biotopo natural y cultural (Excepto aquellos que creen que «la naturaleza no existe» y que piensan en construcciones puras, seguramente inmunes a las enfermedades zoonóticas). La sociedad industrial prospera con una superstición: se podría destruir el biotopo sin afectar a los humanos. Doscientos años de guerra a lo vivo han esterilizado el suelo, vaciado los bosques, sabanas y océanos, infectado el aire y el agua, artificializado los alimentos y el medio ambiente, desvitalizado a los seres humanos. El virus no es la causa, sino la consecuencia de la enfermedad industrial.

Sus virus, nuestros muertos. PMO. Pièces en Main d’Oeuvre, Grenoble

Lo que la epidemia muestra claramente es que el estado de excepción, al que los gobiernos nos han familiarizado desde hace tiempo, se ha convertido en la condición normal. Los hombres se han acostumbrado tanto a vivir en un estado de crisis permanente que no parecen darse cuenta de que su vida se ha reducido a una condición puramente biológica y ha perdido no sólo su dimensión política sino también cualquier dimensión humana. Una sociedad que vive en un estado de emergencia permanente no puede ser una sociedad libre. Vivimos en una sociedad que ha sacrificado su libertad por las llamadas «razones de seguridad» y que así se ha condenado a vivir continuamente en un estado de miedo e inseguridad.

Giorgio Agamben (entrevista)

En medio de la pandemia habrá seguramente quien se afane en la búsqueda de un culpable, ya sea en la piel del chivo expiatorio o en el papel de villano. Se trata, seguramente, de un gesto inconsciente para ponerse a salvo: encontrar a quien atribuir la culpa tranquiliza porque desplaza la responsabilidad. Sin embargo, más que empeñarnos en desenmascarar a un sujeto, resulta más oportuno identificar una forma de subjetivación, es decir, interrogarnos acerca del modo de vida capaz de desatar estragos tan dramáticos como los que hoy nos atraviesan la existencia. Se trata, sin duda, de una pregunta que ni nos salva ni nos reconforta y, mucho menos, nos ofrece un afuera. Básicamente porque ese modo de vida es el nuestro.

Causalidad de la pandemia, cualidad de la catástrofe. Ángel Luis Lara

Toda pausa abre un tiempo para reflexionar sobre nuestras vidas y reevaluar nuestras prioridades, pero saber que todos los demás lo hacen al mismo tiempo da a estas reflexiones un enfoque más colectivo. Esta pausa sacude nuestros hábitos y presunciones habituales y nos da a todos y cada uno de nosotros una rara oportunidad de ver nuestras vidas y nuestra sociedad bajo una nueva luz. Dado que cada día trae nuevas noticias, todo parece acelerarse; sin embargo, muchas cosas se han detenido, o al menos se han ralentizado drásticamente. Parece a veces que todo ocurre a cámara lenta; o que todos hubiéramos estado caminando dormidos y nos hubiéramos despertado de repente, mirándonos unos a otros con asombro ante la nueva y extraña realidad, y su contraste con lo que antes considerábamos normal.

Una pausa preñada. Consideraciones sobre la crisis del coronavirus. Bureau of Public Secrets

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude