PORTALES WEB LIBERTARIOS

CUESTIONARIO

1. Presentación, recorrido histórico y objetivos del proyecto.
2. Forma de funcionamiento (organizativo, financiación, etc.)
3. Criterios de publicación y de estructuración temática por los que se apuesta. Cómo afrontar y ordenar el inmenso caudal informativo y establecer una cierta coherencia en el pensamiento.
4. Debates principales (prácticos o más filosóficos) que os han surgido en estos años sobre el medio internet como herramienta de difusión, formación e información. Que aspectos destacaríais en cuanto a su utilidad funcional y que otros en cuanto a sus problemas, desventajas o limitaciones (ej. Algunas críticas que se suele hacer: pensamiento fragmentado, desfundamentado, aislado, incoherente, hipertexto, etc.)

Portal OACA

1. El Portal Libertario OACA es una web de información y formación crítica y libertaria que empezó a rodar en 2001 aunque con un enfoque bien distinto. Poco antes de aquel momento, a finales de los noventa, un grupo de jóvenes habíamos creado una asociación informal que llamamos Organización Anarco-Comunista Andaluza (OACA) y decidimos que uno de los frentes que abordaríamos sería el de Internet, creando un medio de expresión de esa organización que además recopilaba otros recursos que considerábamos interesantes.

Unos pocos años después, nuestro intento de asociación quedó en nada y el grupo cesó su actividad al separarse. Tras esto, nos percatamos que la página web que creamos seguía aumentando sus visitas a pesar de llevar tiempo sin actualizarse. En 2006 dos de los antiguos miembros decidimos retomar la gestión de la página web ya con el nombre de Portal Libertario OACA -en forma de recordatorio y homenaje a esa efímera asociación- y con la idea clara de realizar un proyecto colaborativo de información en la web. No obstante, no sería hasta 2010 cuando por fin dispusimos de las herramientas y los conocimientos técnicos suficientes para darle un nuevo impulso al Portal hasta convertirlo en lo que es ahora, gracias sobre todo a que por fin pudimos establecer una verdadera comunidad de colaboradores y colaboradoras afines que básicamente son los que aportan el contenido a la web.

Nuestra intención es ser a la vez un periódico y un repositorio anarquista en Internet, un lugar de referencia que sepa aprovechar los recursos que la red nos ofrece, difundiendo gran diversidad de temáticas, enfoques y materiales -libros, documentales, textos, audios, imágenes- de orientación libertaria. Por ello, nuestro objetivo fundamental es promover la información crítica y la formación anarquista que inciten a la reflexión sobre el mundo en que vivimos, cómo hemos llegado hasta aquí, cuáles son sus problemas y cómo podemos cambiarlo.

2. Somos un medio de expresión colaborativo y plural donde se publican las aportaciones de todas aquellas personas que voluntariamente nos envían material. Desde hace mucho tiempo teníamos claro que si pretendíamos tener cierta relevancia en este mundo debíamos plantear un proyecto abierto a todas las personas que buscan y se sienten identificadas con un medio como el Portal. Los usuarios y las usuarias de la web que se registran pueden enviar de forma directa el contenido desde un editor, ya sea de creación propia o recopilado de otros sitios. Igualmente, mediante el correo electrónico y las redes sociales también nos llega material que publicar. Es esta amplia y diversa comunidad de colaboradores y colaboradoras la que marca las tendencias, temáticas e incluso el número de actualizaciones que se realizan en el Portal Libertario OACA.

Luego estamos las dos personas que administramos el Portal desde sus inicios, hace ya más de quince años. Nuestro trabajo se divide en tres funciones principales, el soporte técnico de la web por un lado, la comunicación mediante correo electrónico y redes sociales por otro, y funciones editoriales por último al revisar y maquetar las distintas aportaciones que nos van llegando. Básicamente esta es nuestra manera de funcionar, como a veces hemos resumido: los colaboradores y las colaboradoras se encargan del fondo y los administradores de las formas.

Respecto a la financiación del proyecto, hemos de decir que al ser un medio exclusivamente virtual nunca hemos tenido excesivos gastos. En este ámbito es más complejo conseguir colaboración y tener constancia que el tema de la financiación, aunque evidentemente también hay que tenerlo en cuenta. Desde nuestros comienzos en 2001 hasta 2006 no teníamos ningún gasto, ya que tanto el servidor como el dominio eran gratuitos. Al madurar un poco más el proyecto y ya con su nombre definitivo, decidimos comprar un dominio hace más de diez años para darle cierta entidad a la web -www.portaloaca.com-. Y ya en 2010 nos pasamos a un alojamiento profesional para evitar la publicidad y asegurar el acceso a los visitantes, estando desde el año 2014 alojados en el servidor Nodo50. Por lo tanto, nuestros gastos actuales se dividen mayormente entre dominio y alojamiento, teniendo un presupuesto estimado al año de 300 €, incluyendo en él cierto margen para imprevistos o ayuda técnica profesional, ya que nuestros conocimientos llegan hasta donde llegan. Este dinero lo sacamos exclusivamente de las donaciones económicas que se pueden realizar desde el Portal y de las aportaciones de los propios administradores. Esta es nuestra única forma de financiarnos y no nos planteamos otra, por lo tanto, nunca hemos recibido subvenciones, ni dinero de empresas, ni hemos obtenido fondos por publicidad o por patrocinio de eventos o productos.

3. La estructuración del contenido es un aspecto muy relevante para una página de información como la nuestra que ronda los doce mil artículos publicados on-line. En nuestra breve historia hemos probado con distintas combinaciones de apartados y subapartados para darle cierta lógica al asunto, pero casi siempre nos parecían incompletas o incoherentes. A medida que el tiempo pasaba hemos puesto y hemos quitado, hemos cambiado denominaciones y hemos reorganizado. Ahora mismo llevamos varios años trabajando con una estructura donde compaginamos nuestra línea ideológica, la naturaleza de los recursos y el equilibrio en el número de publicaciones en las distintas secciones.

De forma concreta, tenemos nueve secciones principales en el Portal: Portada, Contra-Info, Opinión, Áreas Temáticas, Pensamiento Libertario, Historia, Vídeos, Expresión y Enlaces. Secciones secundarias tienen: Áreas Temáticas -Anticapitalismo, Política, Ateísmo, Antipatriarcado, Mundo Natural, Anticarcelario, Antimilitarismo-; Pensamiento Libertario -Textos sobre anarquismo, Libros anarquistas-; Historia -Biografías, Historia Libertaria, II República y Guerra Civil, Revolución Social, Cancionero, Más historia-; Vídeos -Noticias, Documentales, Películas, Charlas, Música-; Expresión -Audio, Imágenes, Poemas, Frases-. En estos apartados caben todas las aportaciones, aunque a veces es complejo etiquetar un artículo en una única sección.

Los criterios de publicación vienen definidos en nuestros “Principios y Finalidades” donde se explican, entre otras cosas, el funcionamiento y la línea ideológica del Portal Libertario OACA. Se aclara que no se publicará aquel contenido que no sea coherente con nuestros principios básicos: El anticapitalismo, el antiestatismo, el antifascismo, el ateísmo, el antipatriarcado, el ecologismo, el antimilitarismo y el abstencionismo activo (principios que podemos ver que coinciden en gran parte con las secciones secundarias de «Áreas Temáticas»). A parte de que el contenido no sea coherente con nuestra línea ideológica, tampoco se publican artículos protegidos por derechos de autor, aquellos que ya están publicados anteriormente para evitar duplicidades o los que no tienen suficiente entidad.

4. Al comienzo de este siglo el mundo de Internet no tenía absolutamente nada que ver con lo que es ahora. Entonces Google daba sus primeros pasos y no existían ni Facebook, ni Twitter, ni YouTube, por poner algunos ejemplos. En ese contexto estuvimos compaginando un tiempo la difusión en papel mediante panfletos y material impreso con la difusión en la web. En relativamente poco tiempo ya no teníamos dudas. El sitio web tenía cientos de visitas al día del mundo entero y encima sin gastos. La distribución en papel nos resultaba demasiado costosa en comparación con la difusión virtual. En aquella época estábamos todavía en el instituto y no hubo mucho que discutir sobre el que sin duda considerábamos que era el medio del futuro.
Sin embargo, las dudas comenzaron pronto. Durante los primeros años empezamos a plantearnos el impacto real que tenía la web, ya que comenzó a resultarnos algo demasiado anecdótico e incluso volátil. Realmente no sabíamos si había personas de verdad detrás de los números, no sabíamos si le leía el contenido, si en definitiva servía para algo el trabajo que hacíamos. En este sentido solo con el paso del tiempo hemos podido equilibrar nuestras expectativas con la realidad. Más de un millón de páginas son vistas al año en el Portal, pero lo cierto es que muchas de ellas solo son consultadas puntualmente para buscar datos concretos.

Ya de una forma más reciente nos hemos planteado si merece la pena seguir el juego, por decirlo de alguna forma, a la creciente obsesión por las tecnologías como reflejo del consumismo absurdo de esta sociedad capitalista virtual que impulsa de forma descarada a vivir una existencia de mentira, una vida 2.0 marcada por la conectividad y la superficialidad a partes iguales. Al principio no teníamos dudas de las grandes posibilidades que tenía Internet para ampliar el conocimiento humano. Ahora también vemos mucho más clara su parte oscura, su capacidad alienante.

Igualmente hemos discutido sobre si merece o no la pena tener presencia en las redes sociales o con servicios en corporaciones como Google. En relación a esto nos planteamos especialmente el uso despreocupado que se hace de estas herramientas por muchos de los usuarios y las usuarias de Internet. El control voluntario al que nos sometemos al darle a grandes compañías todos nuestros datos personales, nuestra localización e incluso nuestros planes e ideas como si nada, es un gran problema en el que apenas pensamos en la actualidad, un problema que aumenta de dimensión al facilitarle también a los cuerpos represivos del estado sus funciones de seguimiento y vigilancia tanto de personas como de colectivos.

Por otro lado, también hemos hablado alguna vez si este mundo no favorece otra cosa que la autocomplacencia. Pensamos que quizá el conocido como ciberactivismo es una forma moderna de rajadas de bar que no llegan a nada. Algunas personas se callan la boca con su jefe explotador delante y luego lo ponen a parir en su tablón de Facebook y así se quedan tranquilos, para algunos es una forma de desfogar sin dar la cara, una peculiar forma de luchar en la que parece bastar con compartir unas cuantas noticias de denuncia en nuestro perfil, así es como quizá algunos o algunas creen que se hará la revolución… ¿y qué sentido tiene todo esto si no implantamos ningún cambio en la realidad? Pues evidentemente ninguno.

Y como no, nos planteamos muchas veces el papel que las tecnologías juegan como un engranaje cada vez más importante de la maquinaria capitalista, y no solo nos referimos a su contenido alienante o a la creciente publicidad, sino a que para disponer de un dispositivo electrónico la mayoría de veces -por no decir siempre- tenemos que participar de la explotación a las personas y a la naturaleza que traen consigo la fabricación a gran escala de estos productos, siempre en manos de multinacionales que no suelen destacar precisamente por su filantropía.

A pesar de todo esto, a día de hoy seguimos pensando que merece la pena no solo que exista esta página en Internet, sino que en general el movimiento anarquista tenga su reflejo en la web, para poder llegar a las personas que tienen estas inquietudes y utilizarlo de forma conjunta con otros frentes de difusión y propaganda. A veces hemos dilucidado sobre qué es lo que habrían hecho los anarquistas de otras épocas con las nuevas tecnologías a su disposición y creemos que igualmente la habrían usado para la divulgación, ya que los anarquistas nunca hemos desaprovechado ninguna oportunidad para difundir nuestras críticas y planteamientos.

Por lo tanto, nuestra opinión es que este es un medio más, con sus evidentes aspectos positivos que todos conocemos como las posibilidades de interacción con compañeros y compañeras del mundo entero, la inmediatez de la información, la riqueza del material multimedia que hay disponible o la flexibilidad de tiempos y espacios que aporta. Sin embargo, tenemos meridianamente claro que esto no es la panacea de nada y a medida que pasan los años se aprecian más claramente todos sus aspectos negativos que también hay que tener en consideración.

Nada más, solo nos queda agradecer a los compas de Ekintza Zuzena su interés y darles nuestra más sincera enhorabuena por todos estos años -casi tres décadas, que se dice pronto- de gran trabajo de difusión y debate en el ámbito libertario.
Salud!

Alasbarricadas

1. Alasbarricadas es un portal web de difusión de noticias anarquistas. Nace en 2001 a partir de la campaña contra el Banco Mundial, que se iba a reunir en Barcelona y que finalmente no lo hizo. En aquellos momentos se creó la Coordinadora Anarquista contra la Globalización y la Guerra y un dominio en el que volcar la información, alasbarricadas.net. Como la coordinadora se disolvió al terminar la contracumbre de Barcelona, la web quedó sin otra función que difundir noticias que poco a poco iban llegando. Se decidió seguir con la web, que fue convirtiéndose poco a poco en un portal contrainformativo.

Al año siguiente se perdió el dominio .net y se pasó al dominio actual .org. También se abrieron unos foros, que fueron los más activos de las páginas de izquierdas en la década del 2000 y que contaban con miles de usuarios registrados. Además se elaboraron algunos contenidos. En el 2003 se creó el Ateneo Libertario Virtual con muchas entradas sobre anarquismo e historia, que fueron una importante formación para muchos jóvenes del momento, que imprimían y redifundían aquella información.
Esa web inicial se puede visitar aquí. La función de alasbarricadas siempre fue conectar a la gente dispersa que iba apareciendo en los distintos territorios y que no conocía otros grupos libertarios. Incluso tuvimos un chat durante unos años, que sirvió para ese fin, aunque más tarde lo eliminamos porque pensábamos que era un peligro potencial de infiltraciones y delaciones. Otra finalidad era servir de altavoz a los colectivos y organizaciones. En definitiva todo aquello cohesionó, por así decirlo, el movimiento libertario de mediados de los 2000. Además nos convertimos sin pretenderlo en un referente para el anarquismo latinoamericano ya que muchos jóvenes del otro lado del charco nos visitaban para conseguir noticias de interés anarquista o para hacer contactos.
En el 2007 la página se hizo famosa tras la denuncia interpuesta por el cantante Ramoncín por publicar en el foro unos insultos contra él. Aquella demanda logró prosperar y la justicia obligó a la página a pagar 6.000 euros al susodicho. Entonces nos dedicamos a dar charlas por todo el estado para dar a conocer la situación y recaudar dinero, lo que nos permitió además ampliar nuestra red de contactos. En paralelo el sindicato CNT fue denunciado por la SGAE (a la que pertenecía Ramoncín) por injurias. Esto llevo unir fuerzas y confluir en una campaña estatal con diversos colectivos afectados por la SGAE.

En cuanto a su utilidad real, destacar que durante ciertos momentos en los que existe una crisis sistémica, las webs contrainformativas tienen algo que decir. En dichos momentos la gente duda, busca información por otros canales distintos a los habituales. Esto nos ha ocurrido siempre durante las huelgas generales (22J de 2002, 29S de 2010 y 29M y 14N de 2012), cuando intentábamos hacer un seguimiento minuto a minuto, pero también sorprendentemente nos ocurrió con el 11M cuando las bombas de Atocha o durante las ocupaciones de plazas del 15M. Estamos seguras de que esto se repitió para todas las webs de contrainformación.

A partir de 2010 la aparición de los blogs y sobre todo de las redes sociales nos han ido dejando un poco de lado. Cada colectivo creó su propia página y dejaron de publicarse muchas noticias. Además aparecieron nuevas páginas de contrainformación, con lo que las ideas libertarias ganaron en pluralidad y capacidad de llegada. A pesar de ello, el proyecto ha continuado y evolucionado, incluyendo nuevos apartados como la Radio, los mapas, nuevas opiniones, etc.

Sin embargo, sí que notamos mucho individualismo en el movimiento, la gente prefiere crearse su propio medio de comunicación desde cero que participar en otros que ya están activos y a los que podrían aportar, ganando además en difusión. Nunca nos funcionaron los Black Blogs, que eran nuestros blogs, para no tener que ir a blogspot.

De hecho es lógico que cada 3, 4 o 5 años un colectivo como el nuestro se renueve casi por completo. Llevamos 15 años en esto y hemos pasado por varias fases.

2. La organización es bastante informal. Tenemos un grupo de personas que llevan el día a día de la página (unas 8 o 9) y también colaboradoras/es habituales. Nos coordinamos en el día a día por medios telemáticos. Normalmente tanto unas como otras están involucradas en otras historias y el tiempo que pueden dedicar al proyecto es escaso. Lo ideal es hacer 2-3 asambleas presenciales al año, pero este aspecto lo tenemos un poco abandonado por las dificultades de cuadrar a gente de territorios variopintos y con vidas personales y militantes que atender.

Las tareas a realizar son: mantenimiento técnico (fundamental para un proyecto de este tipo), revisión y maquetación de artículos que llegan, moderación del foro, redacción o traducción de artículos, subir programas a la radio, gestión del correo electrónico y las redes sociales,… o cuestiones que tenemos un poco descuidadas por falta de tiempo y brazos como el Ateneo Virtual (una wiki sobre anarquismo que en su momento se vio afectada por las nuevas normativas sobre Propiedad Intelectual que hacían directamente sancionable la difusión de contenido registrado). Normalmente hay varias personas encargadas por cada tarea y cada persona se encarga de varias cuestiones, así nadie es imprescindible y podemos suplir las bajas (temporales o no).

El reclutamiento se realiza o bien en persona o bien en el foro. Somos de distintos territorios del estado español, aunque quizá haya algunos que nunca han estado muy representados (Euskal Herria, Levante,…)

Nuestros gastos, cuestiones puntuales aparte, consisten en pagar el servidor y poco más. No es una cantidad moderada, porque optamos por uno seguro (nodo50) y tenemos almacenada mucha información de todos estos años. Así que nos rascamos el bolsillo y «pasamos la gorrilla» entre nuestras foreras y lectoras. Cada vez cuesta más pagarlo, pero lo vamos consiguiendo.

3. Intentamos ver el sitio como una herramienta del movimiento anarquista ampliamente entendido. Tenemos la opción de autopublicación (anónima o con nick), donde la gente nos envía sus artículos, o textos que ha leído en otras partes y que nos encargamos de validar, dar formato y publicar. Así que, en general, publicamos todo lo que proviene del anarquismo o pueda ser de interés para el mismo (movimientos sociales, marxismo autónomo, ecologismo…), pero tenemos algunas excepciones: comunicados que pudieran causar problemas legales y acusaciones sin pruebas o debates muy destructivos… Obviamente, tampoco publicamos ideas sexistas, racistas u homófobas, aunque alguna vez se nos hayan colado integradas en discursos supuestamente liberadores. En muy contadas ocasiones llega un texto muy mal redactado y sin firmar y lo podemos echar para atrás. Por supuesto, no consideramos a los «anarcocapitalistas» (cuatro gatos, pero muy pesados en internet) como parte del anarquismo.

En la sección de Noticias procuramos tener unas 5-7 publicaciones, que serán las que tengan visibilidad esa semana, y que su temática sea variada, con prioridad para próximas convocatorias y cuestiones antirepresivas. A la vez tenemos «Destacados», textos sobre los que trabajamos o traducimos y comentamos previamente y que nos parecen de singular relevancia. La inmediatez de las “Noticias” se compensa con una sección de “Análisis”, más adecuada para debates y temas atemporales.

El movimiento anarquista genera, afortunadamente, muchas convocatorias (para las que tenemos una sección, aunque no es muy activa al existir webs regionales de contrainfo), también textos teóricos e históricos, pero no tantas noticias. Las organizaciones realizan su labor y suelen publicar comunicados sobre la marcha, pero es muy difícil para un medio contrainformativo voluntario como el nuestro hacerlos más comprensibles y legibles contextualizándolos y resumiéndolos. Si se quiere difusión mediática (y esto es válido también para los medios corporativos, si es que se desea contactar con ellos), hay que intentar dar los elementos que permitan redactar una noticia interesante: contexto e información general, pero también hechos concretos y anecdóticos, sin olvidarse del aspecto gráfico. Si el comunicado de rigor se acompañara por una noticia elaborada, o por «notas» y «dosieres de prensa», facilitaría mucho la labor de los medios contrainformativos y mejoraría su difusión en internet.

En nuestro caso, al ser de distintas localidades y pertenecer a diferentes organizaciones y tendencias del anarquismo, es probable que alguien conozca el trasfondo de una noticia. De todas formas, te haces especialista en lectura en diagonal, y es inevitable pasar por alto cuestiones que son importantes y que se cuelen otras que sólo son ruido o humo. Lo que peor llevamos es que las encargadas del correo se encuentren cada vez que entran a él que nos han suscrito a listas o que nos mandan mensajes compulsivamente y los remitentes hagan caso omiso cuando les explicamos que la forma correcta de hacerlo es mediante autopublicación.

4. Hace unos años el entonces miembro de Alasbarricadas Ghawar escribió el libro «La revolución no será tecleada» en el que recoge alguno de los debates que rondaban por la redacción: que la contrainformación asume que la comunicación no puede ser objetiva y no esconde que toma partido, pero que existe el peligro de caer en el amarillismo; la conveniencia de que sean las propias protagonistas quienes cuenten las noticias; la tiranía de la inmediatez y la confusión que genera el exceso de ruido,…

A los pocos años de surgir la contrainformación se empieza a dar mucha importancia a la seguridad en la red, que quienes navegan puedan mantener el anonimato, se comienzan a utilizar servidores propios,…

Con la primera LSSI de 2002 (deber de colaboración con los órganos competentes, art. 11; deber de retención de datos de tráfico relativos a las comunicaciones electrónicas («logs de navegación») durante un año, art. 12; responsabilidad por contenidos (art. 14-17)) nos encontramos con que se nos obliga a que no exista el anonimato. Es por nuestra negativa a dar los datos de conexión de una persona que ha realizado en el foro un comentario sobre Ramoncín por lo que la SGAE nos lleva a juicio.

La cultura de la seguridad de la que participa nuestro proyecto ha saltado por los aires con las redes sociales virtuales comerciales y la telefonía móvil. Ya en el libro anteriormente mencionado se comentaba «Internet será la futura televisión interactiva, en la que estarán centralizados la radio, la música, los programas. Todo será a la carta. Y no se puede permitir que la gente genere este contenido, han de ser las empresas de siempre las que creen, distribuyan, cobren y digan cómo se va a utilizar ese contenido. O no, pues ya se lucran de los contenidos subidos a sitios como Myspace, Facebook, Tuenti. Llegará un momento en que para acceder a Internet se necesite algún tipo de biometría o DNI». Salvo para la generación de contenido, en lo que también se apuntaba la posibilidad de lo contrario, acertó de pleno. Ya no necesitamos que nos implanten chips de geolocalización: pagamos 700 € por llevarlo puesto todo el día y gustosamente cedemos todo tipo de datos a grandes empresas que ven en el data mining una nueva forma de lucrarse con los contenidos ajenos.

Básicamente, hoy en día, la gran mayoría de la gente ha aceptado ser monitorizada constantemente, los proyectos alternativos no han cuajado (N-1, Quitter,…) porque el atractivo de las redes sociales es precisamente la posibilidad de viralización del contenido entre personas que no son habituales a través de los contactos familiares, de amistad o trabajo. Así que sólo recientemente hemos entrado en las redes sociales virtuales, pero no generando contenido específico para éstas (para lo que ya hay magníficas compañeras y colectivos), sino como difusión del contenido de la página.
Permanecemos en un servidor seguro y quien nos quiera seguir de la forma «clásica», puede hacerlo.

Por otra parte, aumenta el riesgo de atraparse en una burbuja en la que se crea una bella realidad paralela de actividad, cuando no se está incidiendo en la realidad. Al igual que hay quien realiza actividades de ocio más para hacerse selfies y compartirlos y proyectar una falsa imagen de diversión que para disfrutarlas, corremos el peligro de que nuestras actividades políticas o sociales sean la excusa para montarnos una película en la red que se retroalimenta con las de otras personas o colectivos.

No es un peligro nuevo, pero internet lo acrecenta, así como la cantidad de ruido que se genera, lo efímero de la información y los temas que tan pronto están en boca (o pantalla) de todas como se olvidan, la facilidad para difundir rumores (también para desmentirlos), la apelación constante que te hacen los dispositivos móviles,… es algo que genera mucho estrés personal. Por ello el paso por la redacción de alasbarricadas suele ser temporal (unos años) con periodos (de semanas o meses) de desconexión.

A pesar de los peligros e inconvenientes, creemos en la utilidad de nuestro proyecto para el movimiento anarquista. Llamamos a los colectivos y personas a que nos utilicen, a que colaboren con nosotras. Las mejores formas de hacerlo es a través del foro o auto-publicando. Que la contrainformación vaya de la calle a la red, y de esta, de nuevo a la calle.