CEPRID

La naturaleza vampírica del Capitalismo

Lunes 1ro de junio de 2009 por CEPRID

Joel Sangronis Padrón

CEPRID

Algo muerto puede ser arrastrado por la corriente, pero sólo las cosas vivas van en contra de ésta….

Chesterton

El sistema de Babilonia es el vampiro que les chupa la sangre a los niños día tras día; el sistema de Babilonia es el vampiro, que les chupa la sangre a los que sufren; díganles a los niños la verdad, díganles a los niños la verdad ya mismo!

Bob Marley (Cantor del pueblo Rasta)

El modelo civilizatorio capitalista posee, a decir del ecofilósofo español Joaquín Araújo, una naturaleza vampírica, es decir, sobrevive de chupar la vida (materias primas, trabajo, identidad, historia) del ser o los seres, poblaciones o países de los que se alimenta, convirtiendo a éstos a la vez en “no vivos”, en “muertos vivientes”.

El capitalismo, ha escrito a su vez Hakim Bey, “es un vampiro que chupa nuestra sangre, nuestra energía, nuestra historia, cultura y futuro”, que son además los que le dan vida, porque el capitalismo vive de la mercantilización de nuestra imaginación, de nuestros sueños, a los que convierte, a través de la manipulación, en mercancías, en espectáculo, y luego deja el cadáver convertido en un zombi, en algo que no está muerto pero que ya no puede vivir.

Párese usted en el medio de la noche frente a una montaña erosionada o frente a un antiguo bosque convertido hoy en un yermo, calcinado y estéril desierto, frente a las viscosas y putrefactas aguas de un río, lago o humedal contaminado y en el medio de la basura y los desechos, circundado por la muerte, podrá sentir, percibir que lo que está frente a usted, lo que le rodea, en lo que quizás también usted se está convirtiendo, es algo “no vivo”, un “muerto viviente”.

El capital, al igual que el vampiro, es un monstruo que ha desnaturalizado y degradado todos los órdenes y estructuras naturales existentes. Ambos entes comparten la condición de parásitos, de existir en función de succionar la vitalidad de otros seres.

Un ejemplo de lo anteriormente dicho es el caso de la destrucción de cientos de miles de hectáreas de selvas tropicales, rebosantes de diversidad, exuberantes en su vitalidad, para sembrar en su lugar cultivos transgénicos (maíz, soja, caña de azúcar) para producir etanol; estos monocultivos, geométricamente alineados como soldaditos, son producidos artificialmente y no tienen posibilidad de transmitir la vida pues sus semillas son del tipo “terminator”, es decir, son estériles; para completar, estas fitoversiones del monstruo de Frankenstein sólo pueden crecer y dar sus vacíos frutos mediante la aplicación de fertilizantes y herbicidas de la compañía (vampiro) que las produjo y controla. Finalmente, su destino no es alimentar la vida, sino alimentar las artificiales necesidades de las máquinas de su amo ¿Puede alguien negar que estos cultivos creados en laboratorios, diseñados para no reproducirse jamás son “no vivos”, “muertos vivientes”?

El hambre y la sed del vampiro son eternas, jamás pueden ser saciadas; de igual forma las leyes del capital indican que la necesidad que tiene éste de reproducirse chupando el trabajo, las riquezas y el futuro de los pueblos tampoco puede detenerse, jamás puede ser cubierta a riesgo de desaparecer como sistema. El capitalismo, al igual que el vampiro, posee en su propia naturaleza un instinto ciego y antinatural por crecer y expandirse, aun si ello conlleva la destrucción y muerte de todo lo que le rodea.

Como bien lo señaló el viejo Marx (el Van Helsing del capitalismo) en El Capital, (capítulo 8, libro primero, página 179): “El capital tiene un único impulso vital, el de valorizarse, generar plusvalía, absorber con su parte constante, con los medios de producción, la masa más grande de plusvalor posible. El capital es trabajo muerto que no sabe alimentarse, como los vampiros, más que chupando trabajo vivo, y tanto más vive cuanto más trabajo chupa”.

La imaginación de los pueblos europeos del siglo XIX estuvo fuertemente influenciada por los relatos de horror. Novelas como Frankenstein de Mary Shelby o El Vampiro de John Polidori (publicada en 1.818, año del nacimiento de Marx) fueron muy populares entre una población que buscaba en su lectura sublimar las espantosas condiciones de trabajo y subsistencia en que sobrevivían. Marx fue un hombre de su tiempo. Su obra, especialmente El Capital, está salpicada por múltiples metáforas sobre el horror y la maldad (y entre estas varias acerca del vampirismo) que sufrían las grandes mayorías proletarias europeas. En El Capital Marx escribió: “El obrero no es ningún agente libre y su vampiro no cesa en su empeño, mientras quede una gota de sangre que chupar”.

El vampiro siempre ha encarnado a la riqueza, a los poderosos. Es un conde, un señor, un boyardo que vive en un castillo desde donde explota y aterroriza a la gente humilde, a los campesinos y obreros que viven en tierras de su propiedad

Vampiro y capitalismo personifican a los demonios del mal, encarnan a los instintos más bajos y oscuros del ser humano: el egoísmo, la avaricia, el individualismo, la insensibilidad, la codicia. Marx, en la página 232 de El Capital, al referirse a los dueños de las grandes tejedurías de la Inglaterra del siglo XIX, señala: “Estos patrones se pasarán estrujando seda durante diez horas diarias de la sangre de unos miles de niños pequeños…”. Para quienes piensen que este tipo de explotaciones es cosa del pasado y que todo ha cambiado desde entonces sólo debe investigar las condiciones de trabajo en las maquilas mexicanas o centroamericanas, o el trabajo infantil en condiciones de esclavitud que grandes marcas de ropa deportiva le imponen a niños asiáticos o como se esclaviza a niños africanos en las explotaciones de coltán o de diamantes.

El socialismo intenta la reapropiación por parte de los seres humanos de su trabajo, de su libertad, de su propia existencia. Esencialmente es, por tanto, una lucha por la vida, un combate contra la muerte.

Según las antiguas leyendas, el poder del vampiro reside en la mezcla de fascinación y terror que sus víctimas sienten hacia él; para dominarlas, el vampiro aterroriza con su figura y su leyenda, y toma control de sus voluntades utilizando para ello sus poderes hipnóticos. El gran capital imperial globalizado utiliza estas mismas estrategias para dominar a sus víctimas; a través de su industria cultural (hollywood, cadenas televisivas, agencias informativas) nos repite hasta el infinito la leyenda de su superioridad (racial, tecnológica y cultural) y de la invencibilidad de su monstruoso aparato militar (leyenda desmentida en Vietnam, Cuba y ahora en Irak y Afganistán) como forma de intimidación y amedrentamiento. Como si fuera la otra pinza de una tenaza, la división publicitaria de esa misma industria cultural bombardea incesantemente la conciencia de los pueblos del mundo con imágenes y mensajes de la idílica y paradisíaca vida que el capitalismo ofrece, vida cuya expresión más acabada es el “american way of life”.

Esta ofensiva ideológica ha actuado como agente hipnótico, por lo que a la usanza de las añejas películas de Christopher Lee o Bela Lugosi, las víctimas (amplios sectores de la población mundial) permiten, casi con placer, en éxtasis, que les succionen sus elementos vitales (petróleo, agua dulce, materias primas, cultura, identidad) con la promesa de la vida eterna, de la juventud infinita, de la diversión absoluta. Esta estrategia publicitaria y propagandística aplicada por décadas ha producido en los pueblos del mundo una esquizofrénica mezcla de temor y fascinación, de odio y atracción hacia el gran capital imperial y el modelo civilizatorio que este ofrece.

La tradición afirma que el vampiro muere si se expone a la luz del amanecer, (quizás de allí provenga el empeño del capitalismo mundial en oscurecer la luz del sol con los gases de efecto invernadero); pero a pesar de su poder y de la violencia que es capaz de ejercer, por todas partes hay inequívocas señales de que se acerca el alba: En Latinoamérica con sus movimientos políticos como las Revoluciones Cubana, Venezolana, Boliviana, Nicaragüense y Zapatista; en los pueblos andinos con los gobiernos progresistas de Evo y Correa. Con el Movimiento de Los Sin Tierra en Brasil y los Piqueteros argentinos; con el despertar en todo el mundo de una nueva conciencia ecológica; con el movimiento contra la globalización, con la resistencia cultural del mundo islámico.

Viene amaneciendo y se escuchan pasos que se acercan al ataúd del vampiro capitalista; éste tiene buenos motivos para temer…. Joel Sangronis Padrón es profesor de la Universidad Nacional Experimental Rafael Maria Baralt (UNERMB), Venezuela

Joelsanp02@yahoo.com


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3100828

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License