CEPRID

Refugiados palestinos: en el fondo del fondo

Miércoles 10 de diciembre de 2008 por CEPRID

Khaled Amayreh

Al Ahram

Traducción: Ma. Cristina Portales Carrandi

La autoridad palestina en Ramallah (AP) ha denunciado con fuerza la reciente conferencia sostenida en la capital siria, Damasco, basada en la difícil situación de los refugiados palestinos y organizada por una coalición de las facciones y figuras que trabajan el Derecho el Retorno, que según los organizadores, entre ellos Hamás, es el corazón y el alma del problema palestino.

La conferencia confirmó la centralidad del Derecho al Retorno y advirtió a los representantes palestinos, regionales e internacionales, sobre que cualquier resolución tomada acerca del conflicto Palestino-Israelí que no incluya la repatriación de los millones de refugiados desarraigados de sus hogares y aldeas originales en lo que ahora llaman Israel, lo que sería fuertemente rechazado por pueblo palestino. La AP no se opuso específicamente a qué se habló en Damasco, aunque los críticos argumentan que el presidente Mahmoud Abbas y sus ayudantes no fueron sinceros en sus declaraciones sobre el Derecho al Retorno. De hecho, Abbas informó al primer ministro israelí Ehud Olmert en muchas ocasiones que los palestinos habrían de aceptar cualquier “justa y de acuerdo a la resolución" del tema del refugiado. Esto es un inicio claro de la posición de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), que la resolución para el asunto de los refugiados tendría que ser con conformidad la resolución 194 de la O.N.U, que llama a la repatriación y la indemnización.

Los portavoces de Fatah en Ramala, en primer lugar, criticaron al gobierno sirio por ser anfitrión de la conferencia, diciendo que Siria no debía permitir que los “manipuladores del golpe de estado” (una alusión a Hamas) ataquen a la OLP de Damasco. También fustigaron, por asistir, a dos prominentes líderes de Fatah, Farouk Al-Qaddumi y Hani Al-Hassan. Dentro de la jerarquía de Fatah, Al-Qaddumi y Al-Hassan representan el segundo y tercer rango en la AP, respectivamente, después del presidente Abbas. Sin embargo, debido a su oposición al “Acuerdo de Oslo”, y más recientemente a la “colaboración excesiva entre la AP e Israel", la administración en Ramala les ha marginado a cada uno.

Al-Qaddumi dijo que cualquier resolución del conflicto con Israel que ignore u omita el Derecho al Retorno sería nula y sin efecto. “No habrá solución sobre el tema palestino sin el regreso de los refugiados“, dijo. Al-Qaddumi también atacó a los acuerdos de Oslo, diciendo que las facciones palestinas deberían de unirse detrás de la resistencia y de las constantes nacionales del pueblo palestino. “Pero resistencia es probablemente la ultima palabra que el liderazgo de Ramallah desearía escuchar. De hecho, la AP se ha emprendido a liquidar las bolsas de la resistencia militar a la ocupación israelí, por lo menos en Cisjordania”. Hakam Balawi, un miembro del comité ejecutivo de Fatah, fustigó a Al-Qaddumi por su discurso en la conferencia de Damasco. “Su discurso no representó a la OLP o a Fatah. Su participación en la conferencia subrayó su buena voluntad de ensamblar las fuerzas que están interesadas en el debilitamiento de Fatah”, dijo Balawi en la declaración impresa y enviada a los periodistas, y divulgada por las agencias de prensa pro—Fatah. Balawi sugirió que solamente la OLP tiene el derecho de hacer declaraciones políticas.

Balawi realizo una declaración similar apuntando hacia Al-Hassan, también miembro de alto rango del comité ejecutivo de Fatah. Molestos por el éxito aparente de la conferencia de Damasco, las figuras de la OLP llevaron a cabo una “mini conferencia de un día” sobre el tema del refugiado en Ramala a principios de esta semana [se refiere a la primera semana de diciembre], con varios portavoces sobre la centralidad del Derecho al Retorno. Los participantes incluyeron representantes menores de Fatah así como figuras principales del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), del Frente Democrático para la Liberación de Palestina (FDLP), y de otras facciones más pequeñas dentro de la OLP.

Un participante izquierdista, que deseaba ser identificado por su nombre, dijo al Al-Ahram semanal, “Fatah deseaba utilizar la OLP contra Hamas mientras que algunas otras facciones de la OLP deseaban mover a Fatah lejos del eje Americano-Israelí y re-abarcar las tradicionales constantes nacionales palestinas así como reafirmar su compromiso con el Derecho al Retorno”.

Los funcionarios palestinos oficiales, incluyendo a Abbas y el primer ministro Salam Fayyad no asistieron.

La consternación de Fatah en la conferencia de Damasco se encuentra principalmente en la “inoportuna” afirmación del Derecho al Retorno. El liderazgo de Fatah en Ramala es consciente que el Derecho al Retorno es un tema extremadamente polémico dentro de la OLP, e incluso dentro del mismo Fatah, que podría eventualmente causar serias divisiones internas. Fatah está especialmente preocupado por que Hamás, su rival principal, obtenga rédito político con cualquiera de estas divisiones.Fatah’s dismay at the Damascus conference lies mainly in the conference’s "untimely" assertion of the right of return En verdad, el liderazgo de la AP está enfrentándose a un verdadero problema para reconciliar sus declaraciones públicas con respecto al Derecho al Retorno y sus comentarios sobre el proceso de paz con Israel. En conversaciones privadas, figuras la AP y la OLP, tales como Yasser Abed Rabbo, reconocen que la repatriación de millones de refugiados palestinos a su patria en lo que ahora llaman Israel es una meta poco realista que se combina con la fantasía.

En 2003, Abed Rabbo, probablemente actuando bajo instrucciones del anterior líder palestino Yasser Arafat, firmó el llamado “Acuerdo de Ginebra” con el ex ministro del gabinete israelí Yossi Belin. El documento efectivamente desechó el Derecho al Retorno. Abed Rabbo entonces adoptó la visión israelí, a saber, que los palestinos no pueden esperar a tener dos estados — un estado palestino supuestamente en Cisjordania, Gaza y Jerusalén del este y un estado Israelí-, porque tendrían una mayoría palestina si se permitía a los refugiados debían regresar nuevamente a sus hogares y aldeas originales. Ahora, sin embargo, Abed Rabbo y figuras semejantes de la OLP generalmente mantienen sus bocas cerradas sobre el tema de los refugiados y el Derecho al Retorno. Saben que la extensa mayoría de palestinos ahora miran también sus opiniones, no sólo sobre su cobardía y traición absoluta.

Según Hani Al-Masri, un prominente analista político de Nablus, Abbas, Abed Rabbo y sus aliados se han dado cuenta de que no es el momento de hacer “declaraciones audaces” sobre el Derecho al Retorno en ausencia de un progreso substantivo en otras cuestiones del conflicto israelí-palestino. “Los israelíes están ampliando los asentamientos día tras día, ellos están judaizando lo que queda de Jerusalén, y están angostando los horizontes palestinos de forma inconcebible. Bajo estas circunstancias, sería desastroso, e incluso un suicidio político para Abbas si declara abiertamente que él estaría dispuesto a comprometerse con [la renuncia a] el Derecho al Retorno”.

Cuando le preguntaron que si él pensaba que la AP estaba mintiendo al pueblo palestino con respecto a su compromiso con la causa de los refugiados, Al-Masri dijo: “Por supuesto que no están diciendo la verdad. Saben desde lo más profundo de sus corazones que el proceso de paz y la atmósfera internacional, y sobre todo la realidad sobre el terreno, no permiten que exijan la completa, o incluso parcial, repatriación de los refugiados a sus hogares originales en Israel”. Al-Masri dijo que Abbas había expresado ya de buena voluntad desechar el Derecho al Retorno. “La posición oficial de la AP respecto al Derecho al Retorno se ha deteriorado hasta el fondo del fondo. Ahora mismo están diciendo que ellos podrían aceptar “una resolución justa y acordada” del problema de los refugiados. Es decir Israel tendría laúltima palabra”, dijo Al-Masri.

Azmi Bishara, intelectual palestino y antiguo miembro del Knesset israelí, aludió a la contradicción inherente entre las declaraciones la AP respecto al Derecho al Retorno y sus políticas reales. “Si el Derecho al Retorno es negociable y si continúa abierta negociación con Israel como la estrategia palestina única para intentar terminar el conflicto, esto significa que la AP estará dispuesta a abandonar el Derecho al Retorno”. Bishara, quien se estaba dirigiendo a una conferencia de Ramala, vía teleconferencia desde Amman, dijo que el principal propósito del proceso actual de paz era permitir a la AP encontrar la protección árabe para la liquidación efectiva del Derecho al Retorno y las otras posibles concesiones que la AP se vería obligada a tomar. Entonces Abbas podría reclamar que todos los árabes le cubren las espaldas, están detrás de el”.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3312264

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Oriente Medio   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License