CEPRID

Colapso en el frente interno de la UE

Viernes 29 de marzo de 2024 por CEPRID

Conor Gallagher

Naked Capitalism

Traducido para el CEPRID (www,nodo50.org/ceprid) por María Valdés

La imprudencia del ejército alemán ha estado recibiendo mucha atención recientemente debido a la filtración de un audio de oficiales militares alemanes hablando casualmente de ataques a Rusia. Se puede trazar una línea directa entre la estupidez de atacar a Rusia con un total de 100 misiles Taurus y el rápido deterioro económico en curso en casa. La incompetencia evidente en ambos casos sigue estando a la vista, ya que las decisiones en Berlín sólo empeoran las cosas, y la insistencia de Alemania en la austeridad para el resto de Europa está ayudando a garantizar que el resto de la UE también se vea arrastrado aún más hacia abajo.

Es probable que las ramificaciones de tales políticas sean sustanciales a medida que la clase trabajadora europea se opone cada vez más al conflicto con Rusia y se vuelve cada vez más hostil hacia la UE y, en respuesta, las élites están tomando medidas enérgicas contra los derechos democráticos, amenazando con prohibir los partidos y limitar la expresión.

La ineptitud –desde Berlín hasta Bruselas y en la mayoría de las capitales europeas– es tan generalizada que uno se pregunta si es intencional como parte de algún tipo de demolición selectiva con un motivo oculto.

“Dramáticamente malo”

El pronóstico de crecimiento económico para Alemania se redujo recientemente al 0,2% en 2024, cayendo desde la proyección anterior del 1,3%. El Ministro de Economía de Alemania, Robert Habeck, se queja ahora de los elevados precios de la energía en Alemania, que están impulsando a las empresas alemanas a trasladar la producción fuera del país. Recientemente dijo que el país está teniendo un desempeño "dramáticamente malo". Habeck, de Los Verdes, es ministro de Economía desde 2021. Y no hace falta mirar mucho más allá de él y su equipo para saber por qué la situación es como es.

La crisis económica de Alemania ahora es ampliamente vista como estructural más que temporal , ya que el país está luchando con precios de energía más altos tras la pérdida de energía rusa barata y confiable. Habeck y los Verdes fueron algunos de los más acérrimos partidarios del conflicto con Rusia y de deshacerse de los combustibles fósiles rusos, así como de la energía nuclear de Alemania, por lo que deben estar aumentando la energía limpia, ¿verdad?

No exactamente. Según un informe publicado el 7 de marzo por el Tribunal Federal de Cuentas de Alemania. Descubrió que la expansión de las energías renovables y de la red eléctrica está muy retrasada y que no hay suficiente capacidad de generación para satisfacer la demanda.

Habeck, que también es ministro federal de Acción Climática, desestimó el informe y dijo que “no refleja la realidad”.

La realidad es que la inflación sigue siendo problemática, la economía se está contrayendo a medida que la industria se contrae, las exportaciones a China están disminuyendo y hay una presión constante por parte de los atlantistas para autoimponerse una mayor reducción, los niveles de vida están disminuyendo, el gasto social se está reduciendo a favor de un mayor gasto militar, la desigualdad de riqueza crece y la industria continúa abandonando el país.

Mientras tanto, Berlín aprobó recientemente un plan de subsidios para 2024 por valor de 5.500 millones de euros para ayudar a suavizar el golpe del aumento de los precios de la electricidad. El gobierno no puede hacer mucho más sin seguir restando dinero a otros gastos sociales alemanes. El Ministro de Finanzas de Alemania, Christian Lindner, se opone a cualquier suspensión del freno de la deuda del país y, en cambio, quiere recortar los tipos del impuesto de sociedades, que se financiarían con recortes de gastos.

La tasa impositiva corporativa de Alemania es más alta que la de sus competidores globales, pero hay razones para creer que reducirla y al mismo tiempo recortar el gasto público no conduciría al crecimiento económico y probablemente empeoraría aún más la situación económica de Alemania.

El economista Philip Heimberger, autor de un estudio de 2022 que muestra que hay poca evidencia empírica de que los recortes de impuestos corporativos tengan efectos positivos en el crecimiento, cree que el plan de Lindner está equivocado, especialmente si se recorta el gasto público en otros lugares en el momento del recorte del impuesto de sociedades, se esperan efectos de crecimiento más débiles. En vista de los problemas asociados con el cumplimiento del freno de la deuda y la consiguiente perspectiva de recortes del gasto público, se requiere cautela, especialmente porque un recorte del impuesto de sociedades conduciría a una disminución (continuada) de los ingresos públicos.

A su vez, una pérdida de ingresos fiscales reduce la provisión de bienes públicos como infraestructura y educación. Sin embargo, la calidad de la ubicación de las empresas y sus perspectivas comerciales dependen de bienes públicos de alta calidad.

Para que las empresas alemanas vuelvan a invertir más y para que la economía crezca con más fuerza, el argumento comercial a favor de la inversión debe ser correcto. El gobierno tendría que facilitar la planificación a los responsables de la toma de decisiones en las empresas combinando una estrategia clara de política industrial con inversión pública para atraer más inversión privada. Son contraproducentes las turbulencias en el gobierno federal en torno al cumplimiento del freno de la deuda y las incertidumbres sobre si se podrán financiar incluso las medidas de política fiscal a favor de las empresas anunciadas desde hace mucho tiempo.

Se afirma que el impuesto de sociedades alemán ya no es competitivo a nivel internacional. Los efectos positivos de los recortes generales del impuesto sobre los beneficios se consiguen, en su mayor parte, cuando las empresas se trasladan a Alemania a expensas de otros países. A pesar de su débil crecimiento actual, Alemania es el país más poderoso de Europa, tanto política como económicamente. Como tal, su gobierno no debería promover una carrera hacia el fondo en materia de impuestos corporativos que contribuye poco al crecimiento.

¿Qué significa todo esto para los alemanes? Por un lado, el presupuesto de este año, que incluye el gasto militar más alto desde el final de la Segunda Guerra Mundial (gran parte para Ucrania) y recortes masivos en las áreas de atención sanitaria, educación y bienestar social, podría ser sólo un anticipo de lo que está por venir.

Y es un modelo que se está imponiendo al resto de Europa.

Empeorar una mala situación

Alemania también sigue insistiendo en normas fiscales más estrictas para Europa, lo que probablemente sólo empeorará el dolor económico que ya sienten millones de personas en todo el bloque debido en gran parte a la guerra económica contra Rusia.

En febrero, un acuerdo de último minuto entre la Comisión Europea y el Parlamento obligará a los estados miembros de la UE a reducir los ratios de deuda y los déficits manteniendo al mismo tiempo la inversión en “áreas estratégicas como la digital, la verde, la social o la defensa”.

Al mismo tiempo, según Bloomberg, los funcionarios e inversionistas de la UE están utilizando las reglas fiscales para impulsar un programa de bonos para toda la UE que traería grandes ganancias a los inversionistas y al mismo tiempo permitiría al bloque aumentar el gasto militar sin que las naciones individuales incurran en más deuda.

Después de años de utilizar la cláusula de escape para hacer frente a las consecuencias económicas de la pandemia, el regreso de las reglas fiscales en forma de un nuevo marco de “gobernanza económica” podría ayudar a la UE a obtener sus codiciados bonos de guerra, pero también significará más austeridad. – especialmente para aquellas naciones con altos ratios de deuda pública, como Italia, España y Francia.

No olvidemos que la UE está impulsando esto a pesar de que sus propias encuestas entre los ciudadanos del bloque muestran que casi el 80% está a favor de políticas sociales más fuertes y un mayor gasto social.

Las posibles consecuencias

La acumulación de crisis tras crisis –que reducen el nivel de vida de la mayoría de los europeos– tiene consecuencias predecibles. Las consolidaciones fiscales conducen a un aumento significativo del porcentaje de votos de los partidos extremos, una menor participación electoral y un aumento de la fragmentación política. Destacamos la estrecha relación entre los desarrollos económicos perjudiciales y el apoyo de los votantes a los partidos extremos al mostrar que la austeridad induce costos económicos severos al reducir el PIB, el empleo, la inversión privada y los salarios. Las recesiones impulsadas por la austeridad amplifican considerablemente los costos políticos de las crisis económicas al aumentar la desconfianza en el entorno político.

Bruselas ha logrado mantener a raya a los partidos anti-UE en todo el bloque a pesar de su creciente porcentaje de votos. El Partido Chega en Portugal es sólo el último ganador de la “extrema derecha” gracias al descontento de los votantes por la erosión de su posición económica y su democracia. Por ejemplo, se implementaron inmediatamente planes para excluir a Chega de cualquier coalición.

En la segunda economía más grande de Europa, las elecciones presidenciales no serán hasta 2027, pero Marine Le Pen ya se está haciendo más aceptable para el Estado permanente transatlántico. Algo parecido pasó con el abandono por parte de la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, de las posiciones pasadas de ella y su partido sobre la OTAN y la UE. El caso de la segunda economía industrial más grande de Europa, Italia, es instructivo en muchos otros sentidos, ya que es un presagio de lo que está por venir para otras naciones de la UE como Alemania. Tres puntos ahí:

1. Italia se está tambaleando por la crisis energética, pero ha estado tambaleándose durante más de dos décadas con un nivel de vida en declive desde que se unió a la moneda única. El ingreso neto anual de los hogares italianos, que era de 27.499 euros (a precios constantes de 2010) en 1991, disminuyó a 23.277 euros en 2016, una caída en el nivel de vida medio del 15%. La renta neta media de los hogares cayó 3.108 euros entre 1991 y 2016, o aproximadamente un 10%. Italia es el único país importante de la eurozona que, en los últimos 27 años, no sufrió estancamiento sino declive.

2. Luego, la guerra económica contra Rusia empeoró las cosas cuando los precios de la energía aumentaron más del 50% en 2022 y aún no han bajado. La inflación, los salarios reales y la actividad industrial van en la dirección equivocada. En enero, un tribunal italiano permitió a las empresas energéticas cortar el suministro de gas a la empresa siderúrgica Acciaierie d’Italia (ADI), propiedad mayoritaria del gigante siderúrgico multinacional ArcelorMittal, por sus crecientes deudas. Esta es la planta principal de la empresa, que se encuentra en el sur de Italia, en la ciudad de Taranto y es una de las más grandes de Europa. Emplea a unas 8.200 personas y muchos otros puestos de trabajo dependen de la planta.

La respuesta de las élites italianas y bruselenses es siempre la misma: más supresiones salariales, más reformas favorables al mercado, más recortes del gasto social y más privatizaciones. Hace sólo unos meses, la firma de capital privado KKR, con sede en Nueva York, que incluye al ex director de la CIA, David Petraeus, como socio, llegó a un controvertido acuerdo para comprar la red de línea fija de Telecom Italia. Ahora el diario italiano La Repubblica declara que “Italia está en venta”, y describe planes para privatizaciones por valor de 20.000 millones de euros, incluidas más empresas estatales como Ferrovie dello Stato, Poste Italiane, el banco Monte dei Paschi y el gigante energético Ení. Según se informa, el plan es necesario debido a los recortes de impuestos del país. Los aproximadamente 100.000 millones de euros que Roma ha gastado para abordar la crisis energética seguramente tampoco han ayudado. Y esto estaba sucediendo con la suspensión del freno de la deuda de la UE.

3. Ahora las nuevas reglas fiscales de la UE se traducirán para Italia en un requisito de saldo primario estructural de más del 4% del PIB. Eso significará continuos recortes en los servicios públicos y la privatización de casi todo lo que aún no ha sido minado a cielo abierto. Y significará que las políticas de austeridad neoliberales de Bruselas seguirán aumentando la brecha entre ricos y pobres.

¿Cómo se traduce toda la carnicería económica a nivel político? A finales de 2022, los votantes ya apoyaron a la candidata (Meloni), que se presentaba como escéptica de la UE y la OTAN. Ella resultó no ser ninguna de las dos cosas. ¿A dónde acuden los votantes ahora? A día de hoy, un tercio de los votantes italianos consideran la economía su principal preocupación y la mayoría no tiene adónde ir.

Esto ayuda a explicar por qué la participación en las elecciones italianas de 2022 fue la más baja desde la Segunda Guerra Mundial. Se están observando niveles bajos similares en Francia , Alemania y otros lugares. Probablemente así es como les gusta a Ursula von der Leyen y a la Comisión Europea, pero ¿cuánto tiempo puede durar?

Los europeos de clase trabajadora están cada vez más conscientes del hecho de que la UE es un proyecto de guerra de clases en materia laboral. La confianza en las instituciones de la UE continúa disminuyendo mientras que el 66% de la clase trabajadora de la UE siente que su calidad de vida está empeorando. En resumen, las políticas de Bruselas están creando una oleada de oposición a la UE.

Como ocurre en gran parte de Europa, el apoyo a la UE en Italia ya está dividido en gran medida según líneas de clases. Los datos de encuestas recientes sugieren que el apoyo al euro tiene un claro sesgo de clase e ingreso. La percepción de haberse beneficiado del euro crece con los ingresos y es más alta entre los profesionales autónomos y los grandes empleadores, los (semi)profesionales técnicos y los gerentes asociados, mientras que los trabajadores de producción y servicios y los propietarios de pequeñas empresas son mucho menos propensos a informar que se han beneficiado del euro. En resumen, en Italia el apoyo al euro se concentra entre los económicamente más acomodados y, en lo que respecta a la elección partidista, entre los votantes de centro izquierda. A su vez, cuanto más se haya beneficiado una persona del euro, más probable será que informe que votaría a favor de permanecer en el euro en un referéndum hipotético. Es importante destacar que la mayoría de los votantes italianos informan que no se han beneficiado del euro, lo que hace que el apoyo a la moneda única sea bastante frágil.

Si bien hay una escalada constante contra Rusia y China en el exterior, también estamos viendo una escalada en casa. Mientras personas como von der Leyen sermonean a los países sobre los peligros de elegir a cualquiera que consideren una amenaza a lo que llaman el “consenso liberal”, utilizan cada vez más advertencias sobre “herramientas”, amenazas de prohibir partidos y medidas enérgicas contra el discurso para llegar a ese consenso.

Hay más reacciones negativas, ya sean protestas de agricultores, partidos políticos que piden una nueva dirección o simplemente individuos o grupos que expresan puntos de vista no deseados. A partir de ahora, se les tacha de extrema derecha o de personificaciones de la propaganda rusa, pero ¿en qué momento el número de difamados alcanza una masa crítica?

O para decirlo de otra manera: a medida que el capital continúa devorando los estados de bienestar europeos y los niveles de vida disminuyen, se pide a los ciudadanos que sacrifiquen aún más por las guerras económicas de los ricos, que, según se dice, son luchas por los valores democráticos. Mientras tanto, esos valores son cada vez más pisoteados en casa para silenciar la oposición a dichas guerras económicas. Ese no parece un modelo sostenible.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 4239131

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Unión Europea   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License