CEPRID

¿Rusia está lanzando operaciones militares para defender la línea de defensa occidental de China?

Jueves 17 de marzo de 2022 por CEPRID

Luo Siyi

Guancha

Algunos chinos creen que el conflicto en Ucrania se trata solo de EEUU/OTAN y Rusia. Esta idea es bastante errónea. La participación militar de Rusia en Ucrania es efectivamente el equivalente a que Rusia ayude a China a defenderse de la agresión estadounidense en el frente occidental, porque Ucrania es equivalente a la línea de defensa occidental de China, como se confirmará en el siguiente análisis empírico de la situación geopolítica.

El principal adversario que EEUU quiere debilitar es China, no Rusia

La posición oficial de Estados Unidos, numerosos análisis no gubernamentales y el consenso político alcanzado por los partidos demócrata y republicano han indicado claramente que el principal oponente que Estados Unidos quiere debilitar y atacar es China. Las diversas tácticas de Estados Unidos contra China se formulan bajo este posicionamiento estratégico general. Pero antes de atacar a China, Rusia primero debe ser reprimida por completo.

Comparar las situaciones militar y económica de Estados Unidos y la Unión Soviética durante la Guerra Fría puede ayudar a comprender la dirección de la relación entre Estados Unidos, China y Rusia. La fuerza militar de la Unión Soviética era fuerte, pero su fuerza económica era más débil que la de los Estados Unidos; las fuerzas nucleares de la Unión Soviética estaban básicamente a la par con las de los Estados Unidos, y sus fuerzas convencionales eran extremadamente fuertes. Sin embargo, en comparación con su fuerza militar, las políticas económicas implementadas por la Unión Soviética después de la Segunda Guerra Mundial fueron un gran fracaso. En ese momento, la tasa de crecimiento económico de la Unión Soviética no era significativamente más alta que el promedio mundial. Desde la década de 1970, la tasa de crecimiento del PIB de la Unión Soviética fue en realidad más lenta que la de los Estados Unidos.

Por lo tanto, en esta situación estratégica, Estados Unidos está tratando de cambiar el foco de la lucha a la esfera económica. Incluso en la década de 1980, cuando Reagan estaba construyendo su armamento, Estados Unidos no tenía intención de ir a la guerra con la Unión Soviética. Su intención era ejercer presión económica sobre la Unión Soviética obligándola a una carrera armamentista, es decir, Estados Unidos tenía la intención de utilizar las políticas económicas fallidas de la Unión Soviética después de la Segunda Guerra Mundial contra la Unión Soviética.

Estados Unidos se encuentra exactamente en la posición opuesta para competir con China: Estados Unidos es militarmente más fuerte que China y económicamente más débil. Durante los últimos 40 años de reforma y apertura, la economía de China ha crecido mucho más rápido que la de Estados Unidos. Calculada a tipos de cambio de mercado, la relación entre el agregado económico de China y la de Estados Unidos es aproximadamente el doble que la de la Unión Soviética y Estados Unidos; calculada en paridad de poder adquisitivo, la economía de China ya ha superado a la de Estados Unidos. Recientemente ocurrieron dos importantes crisis económicas internacionales: la crisis financiera internacional de 2007 y la nueva epidemia de coronavirus. Durante este período, la tasa de crecimiento económico de China fue mucho más alta que la de Estados Unidos.

Pero, militarmente, Estados Unidos sigue siendo mucho más fuerte que China. Objetivamente, dado que la fuerza militar de los EEUU es más fuerte, pero la situación económica no es tan buena como la de China, esto significa que la estrategia beneficiosa para los EEUU debería ser cambiar el enfoque de la lucha del campo económico al campo militar.

La historia contrastante ayudará a tener una mayor comprensión de esto. En 1912, el Jefe del Estado Mayor alemán von Moltke hizo la infame declaración de que “dado que la guerra es inevitable, ¡cuanto antes mejor!”. Esta declaración no era un eslogan beligerante vacío para el imperialismo alemán, sino que se basa en consideraciones racionales. En 1912, tanto Rusia como Estados Unidos superaron el crecimiento económico de Alemania, lo que inevitablemente conduciría a que su fuerza militar fuera más fuerte que la de Alemania. Por lo tanto, von Moltke llamó a la guerra lo antes posible.

Este es también el peligro de la actual guerra de Estados Unidos contra China. Hasta que el crecimiento económico de China ayude a su ejército a igualar a Estados Unidos, es posible que Estados Unidos intente usar su poder militar superior para desafiar a China.

Rusia y China

Esto muestra claramente por qué Rusia es un factor importante en la defensa de China. Sin duda, China posee suficientes armas nucleares para representar un serio elemento de disuasión para Estados Unidos. Sin embargo, según estimaciones occidentales, Estados Unidos tiene unas diez veces más ojivas nucleares que China. Esto significa que, sin duda, China puede infligir pérdidas terribles a los Estados Unidos: decenas de millones de muertes estadounidenses. Pero, a pesar de ello, China no ha sido capaz de destruir por completo a Estados Unidos.

La situación en Rusia es diferente. Rusia tiene incluso más ojivas nucleares que Estados Unidos, debido a su herencia del poder militar de la Unión Soviética. Rusia es el único país del mundo capaz de destruir por completo a los Estados Unidos. A la larga, abrumada por políticas económicas fallidas, es posible que Rusia no pueda mantener ese poder. Aún así, durante los próximos cinco a 10 años o más, la capacidad de armas nucleares de Rusia se mantendrá a la par con la de Estados Unidos. Combinadas, las fuerzas nucleares de Rusia y China son sin duda comparables a las de Estados Unidos.

Es decir, Estados Unidos reconoce que en el campo de las armas estratégicas, es decir, las armas nucleares, no se atreve a lanzar un ataque militar contra China y Rusia al mismo tiempo. Por lo tanto, en los próximos 5 a 15 años, mientras China y Rusia unan sus fuerzas, Estados Unidos no se atreverá a lanzar una guerra nuclear contra los dos países, y China puede aprovechar esta oportunidad para construir una fuerza nuclear suficiente para hacer frente a los Estados Unidos. En ese momento, los Estados Unidos solo pueden ser obligados a aceptar que China tiene la capacidad de destruir completamente a los Estados Unidos.

Por lo tanto, la conclusión clara que Estados Unidos saca de esto es que debe dividir las relaciones chino-rusas. Si se puede persuadir u obligar a Rusia a volverse contra China, China será más vulnerable a los ataques militares estadounidenses, incluidos los ataques nucleares.

Estados Unidos conspira para dividir a China y Rusia

Esta línea de pensamiento determina las tácticas que adoptará Estados Unidos. Para tratar con China, Estados Unidos debe dividir las relaciones chino-rusas. El único desacuerdo en los círculos de formulación de política exterior de EE. UU. es cómo persuadir a Rusia para que abandone su amistad con China.

La opinión minoritaria en los círculos de política exterior de EE. UU. es que la expansión de la OTAN hacia el este (que inevitablemente representa una amenaza para Rusia) es un terrible error, porque llevará a Rusia a acercarse a China en defensa propia. George Kennan, autor del famoso "Long Telegraph" y fundador de la política de contención estadounidense de la era de la Guerra Fría, analizó en 1997: "A fines de 1996, por alguna razón, la idea de ’la OTAN se expandía hacia el este hasta la frontera rusa’ se hizo popular... pero es solo una apuesta peligrosa... y la ampliación de la OTAN sería, francamente, el error más mortífero de la política estadounidense posterior a la Guerra Fría".

John Mearsheimer, uno de los analistas de política exterior más prominentes de Estados Unidos, hizo un comentario similar. En 2014, publicó un artículo titulado "¿Por qué la crisis de Ucrania es culpa de Occidente?". Luego culpó a Estados Unidos por la crisis de Ucrania en un discurso en YouTube que obtuvo 13 millones de visitas.

Jack Matlock, el último embajador de Estados Unidos en la Unión Soviética, adoptó una postura similar. El Instituto Cato (CATO), un famoso grupo de expertos estadounidense, señaló: "Los analistas de política exterior realistas estadounidenses que abogan por la política de contención advirtieron hace 25 años que la alianza militar más poderosa de la historia (OTAN) es para tratar con una gran potencia. La continua expansión hacia el este no terminará bien. El conflicto en Ucrania lo confirma contundentemente... La historia mostrará que en las décadas posteriores al colapso de la Unión Soviética, la OTAN continuó expandiéndose hacia el este, y Estados Unidos hizo oídos sordos a las advertencias de Rusia. Fue un gran error de política".

Estados Unidos intenta dividir a China y Rusia haciendo concesiones a Rusia

Otra forma en que Estados Unidos está tratando de dividir a China y Rusia es abogar por hacer concesiones a Rusia a cambio de que renuncie a su buena relación con China. La exsecretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, ha pedido retóricamente un “reinicio” de las relaciones entre EEUU y Rusia sin grandes concesiones, aunque ahora ha abandonado esa posición por completo.

Trump también cortejó verbalmente al presidente ruso Vladimir Putin durante su presidencia y evitó que otros funcionarios estadounidenses se reunieran a solas con Putin durante mucho tiempo. Pero Trump no ha cambiado drásticamente la política de EEUU hacia Rusia y, por lo tanto, Rusia no lo ha hecho: Rusia sigue teniendo buenas relaciones con China.

Kissinger, por otro lado, es mucho más pragmático que Trump y entiende que es imposible lograr que Rusia renuncie a su buena relación con China simplemente hablando. Así que propuso algunos compromisos reales con Rusia, especialmente aceptando a Crimea como parte de Rusia.

Pero estas concesiones son triviales en comparación con la principal preocupación de Rusia: Ucrania no debería unirse a la OTAN, porque si Ucrania se uniera a la OTAN, un misil lanzado desde Ucrania podría llegar a Moscú a los pocos minutos de vuelo, lo que sería intolerable para Rusia. Amenazas militares; la entrada de Ucrania en la OTAN también afectan la situación en la región de Donbass, en el este de Ucrania, que es tanto una región de habla rusa como la región económica más importante de Ucrania.

En general, el intento de esta facción en el círculo de política exterior de los EEUU de “engatusar” a Rusia para que abandone la relación amistosa entre Rusia y China ha fracasado porque no tiene la intención real de hacer concesiones importantes a Rusia, sino que solo tiene la intención de utilizar esto, con la esperanza de que Rusia autodestruya la Gran Muralla, en desacuerdo con China.

Estados Unidos está tratando de usar la política del "gran garrote" para dividir las relaciones entre Rusia y China

Por lo tanto, el tercer punto de vista de los Estados Unidos es tratar de utilizar la política del "gran garrote" para socavar las buenas relaciones entre Rusia y China. Esto es en realidad una continuación de la política estadounidense de "garrote" después del colapso de la Unión Soviética en 1991.

La desintegración de la Unión Soviética destaca la naturaleza de la política estadounidense hacia Rusia. Cuando aún existía la Unión Soviética, Estados Unidos juró que solo estaba en contra del comunismo, pero era amistoso con el pueblo ruso y les deseaba una buena vida, exactamente como lo dice ahora a China.

Si es así, luego del colapso de la Unión Soviética y el colapso del comunismo en Rusia en 1991, Estados Unidos debería tener una política amistosa hacia Rusia. Esto es ciertamente lo que esperan aquellos en Rusia que creen en la propaganda estadounidense.

Desde principios de 1992, me mudé a Moscú. Se puede decir que no había ningún país en el mundo que fuera más pro-estadounidense que Rusia en ese momento. Había periódicos bilingües ruso-inglés, periódicos en inglés, estaciones de radio en inglés en Rusia en ese momento; los extranjeros, especialmente los estadounidenses, eran tratados con especial respeto, literalmente eran "Dios". Estos son similares a lo que vi en algunos grupos cuando comencé a trabajar en China en 2009.

A principios de 1992, cuando les expliqué a los rusos que cualquiera que creyera en la propaganda oficial de los EEUU era ingenuo y que los EEUU en realidad querían debilitar a Rusia, no ayudarla a fortalecerse, calculé que el 90% de las personas en ese momento no estaban de acuerdo conmigo. Mucha gente pensó que estaba diciendo tonterías.

Pero sé que el tiempo lo cambia todo. Por la naturaleza de Estados Unidos y sus políticas, encontrará formas de debilitar y reprimir a Rusia. Pero en Rusia, la fuerza más poderosa es el patriotismo, por lo que, a medida que se aclara la naturaleza de la política estadounidense hacia Rusia, el patriótico pueblo ruso luchará para defender a su país y perderá la ilusión de la propaganda estadounidense. El proceso no tardó en comenzar.

Primero, a los pocos meses, después de adoptar las políticas capitalistas propugnadas por los Estados Unidos, Rusia marcó el comienzo de una catástrofe económica: de 1991 a 1998, Rusia sufrió la peor recesión económica de su historia en tiempos de paz.

En segundo lugar, estalló la guerra en el territorio de la antigua Unión Soviética, especialmente entre Azerbaiyán y Armenia, y comenzó a surgir el separatismo checheno dentro de Rusia.

Luego, en octubre de 1993, Yeltsin dio un golpe armado con el apoyo de Estados Unidos, bombardeando el parlamento ruso con tanques.

Las cinco rondas de expansión de la OTAN hacia el este han hecho que Rusia vea claramente la esencia de Estados Unidos

Pero es la alianza militar antirrusa, la expansión hacia el este de la OTAN hasta la frontera rusa, lo que pone de manifiesto la esencia de la política de agresión estadounidense.

Después del colapso de la Unión Soviética en 1991, Rusia intentó inicialmente cooperar con EEUU/OTAN, lo que pone de relieve la política engañosa de EE UU hacia Rusia. Putin ha confirmado que Rusia ha propuesto su propia adhesión a la OTAN: Rusia, como miembro de la OTAN, tendrá poder de veto para evitar que la OTAN agreda a Rusia.

La razón del rechazo de Estados Unidos a esto es tal como lo señala Zbigniew Brzezinski, ex asesor de seguridad nacional de Estados Unidos y un importante teórico de la política exterior estadounidense, en su libro The Big Chess Game: “Cualquier compromiso con Rusia sobre la expansión de la OTAN hacia el este no tendrá la consecuencia de convertir a Rusia en un miembro de facto de la toma de decisiones de la OTAN".

Luego, Rusia ayudó a la invasión estadounidense de Afganistán después de los ataques terroristas del 11 de septiembre; Rusia ofreció honestamente: “¡Los yihadistas fundamentalistas son nuestro enemigo común, cooperemos!” Uzbekistán y Kirguistán establecieron bases militares, pero cuando la naturaleza de esas bases, intervenir en Asia Central y que contiene Rusia, se reveló, Estados Unidos fue expulsado de Uzbekistán y Kirguistán en 2005 y 2014, respectivamente.

Pero ninguno de estos intentos de cooperación entre Rusia y Estados Unidos ha valido la pena. En cambio, Estados Unidos ha comenzado a continuar expandiendo sus capacidades militares a lo largo de la frontera rusa a través de la OTAN. En 1999, bajo el liderazgo de los Estados Unidos, Hungría, Polonia y la República Checa se unieron a la OTAN; en 2004, siete países, incluidos Bulgaria, Estonia, Letonia, Lituania, Rumania, Eslovaquia y Eslovenia, se unieron a la OTAN; en 2009, Albania y Croacia se unieron OTAN; en 2017 En 2020, Montenegro se unió a la OTAN; en 2020, Macedonia del Norte se unió a la OTAN.

Finalmente, en 2007, ante el continuo despliegue militar de la OTAN en las zonas fronterizas de Rusia, Putin abandonó la ilusión de una coexistencia pacífica con Estados Unidos y señaló claramente la naturaleza agresiva de la expansión hacia el este de la OTAN en un discurso en la Conferencia de Seguridad de Munich.

En este marco, Ucrania es claramente un tema decisivo por su proximidad geográfica a Rusia. La distancia desde la capital de Ucrania, Kiev, hasta Rusia es de solo 862 kilómetros: los misiles lanzados desde Ucrania llegaron a Moscú en minutos, lo que hizo posible un ataque relámpago sobre Rusia. Como resultado, Rusia ha dejado en claro en repetidas ocasiones que la membresía de Ucrania en la OTAN representaría una amenaza militar inaceptable para Rusia.

Si Ucrania se une a la OTAN, representará una amenaza mortal para Rusia

Estados Unidos respondió que Ucrania tiene el "derecho soberano" de unirse a cualquier alianza militar a la que desee unirse. Pero Estados Unidos debe saber que esta afirmación es pura sofistería.

Por ejemplo, cuando la Unión Soviética desplegó misiles en Cuba durante la Crisis de los Misiles en Cuba en 1962, Estados Unidos nunca afirmó que no se oponía al despliegue soviético de misiles en Cuba porque Cuba tenía el "derecho soberano" de unirse a cualquier alianza militar. Aunque La Habana está a 1.826 kilómetros de Washington, el doble de la distancia de Kiev a Moscú, Estados Unidos ha dejado claro que estaba preparado para arriesgarse a una guerra nuclear mundial impidiendo que la Unión Soviética desplegase misiles en Cuba.

Afortunadamente, en 1962, los líderes soviéticos se dieron cuenta de que tratar de desplegar misiles tan cerca de Estados Unidos que mantendrían a Estados Unidos en una posición de defensa constante contra ataques con misiles sería un riesgo poco realista: un Estados Unidos con armas nucleares, por ejemplo. Así, la Unión Soviética retiró los misiles de Cuba, resolviendo así pacíficamente la crisis.

Pero la insistencia de Estados Unidos en el derecho de Ucrania a unirse a la OTAN, creando así la situación actual, condujo a la guerra. En resumen, Estados Unidos finalmente eligió la política más agresiva de todas las posibles políticas de Rusia.

EEUU tiene diferencias tácticas sobre cómo tratar con China

Aunque existen algunos desacuerdos sobre la política de EEUU hacia Rusia, es importante señalar que, en la gran mayoría de los casos, esto no es más que un desacuerdo táctico. Casi todos los involucrados en dar forma a la política exterior de EEUU están de acuerdo en que el problema estratégico más importante para EEUU es impedir el desarrollo de China.

Por ejemplo, como se muestra arriba, Mearsheimer, quien ha criticado duramente la política de EEUU hacia Rusia y los intentos de la OTAN de atraer a Ucrania a la OTAN, ha dejado en claro que cree que es necesario socavar la buena relación entre Rusia y China para estar en mejores condiciones para lidiar con China: "Rusia no es una amenaza seria para los Estados Unidos. Nos enfrentamos a una amenaza seria en el sistema internacional. Nuestro competidor es China. Nuestras políticas en Europa del Este están socavando nuestra capacidad para lidiar con la mayor amenaza que enfrentamos hoy... Primero, debemos retirarnos de Europa y centrarnos en China; segundo, debemos esforzarnos por establecer relaciones amistosas con los rusos para unir a Rusia y controlar China. En un mundo donde China, Rusia y los Estados Unidos coexisten "Estados Unidos debería atraer a Rusia a su lado de esta manera. En cambio, lo que ha hecho nuestra estúpida política en Europa del Este es empujar a Rusia completamente al otro lado. Viola el principio de la política de equilibrio de poder".

A diferencia de Mearsheimer, Zbigniew Brzezinski apoya la expansión hacia el este de la OTAN y tiende a presionar a Rusia para que divida las relaciones chino-rusas. Brzezinski fue contundente sobre la política de Estados Unidos hacia Rusia y China: "Por primera vez en la historia, un estado no euroasiático ha emergido no solo como el principal árbitro de las relaciones de poder de Europa continental, sino también como la primera potencia mundial. El fracaso y el colapso de la Unión Soviética fue el paso final en el rápido ascenso de una potencia del Hemisferio Occidental, los Estados Unidos, al estatus de la única y de hecho la primera potencia verdaderamente global". De esto concluyó: "Tres Elementos de la Geoestrategia Imperial: prevenir la colusión de los estados vasallos y mantener su dependencia del Imperio para la seguridad; preservar la subordinación de los estados vasallos y preservar la protección que se les brinda; prevenir la unión de las naciones bárbaras".

En una palabra, algunas personas en la política exterior de EEUU quieren dividir a Rusia y China presionando a Rusia, mientras que otras esperan dividir a Rusia y China haciendo concesiones a Rusia. Pero sus objetivos estratégicos son los mismos, y las únicas diferencias son las tácticas: es necesario dividir a Rusia y China para aplicar mejor las políticas que debilitan a China. Todos ellos entienden que la buena relación entre Rusia y China, especialmente la fortaleza económica de China y la fortaleza militar de Rusia, es un gran obstáculo para que Estados Unidos trate con China. Por lo tanto, es necesario dividir a Rusia y China a través de "zanahorias" o "palos grandes".

Si el intento de Estados Unidos de dividir a China y Rusia tiene éxito, ¿qué impacto tendrá en China?

Si el intento de Estados Unidos de dividir a China y Rusia tiene éxito, el impacto en China sin duda será enorme. El desarrollo económico de China significa que eventualmente podrá crear una fuerza militar que rivalice con Estados Unidos. Pero esto no se puede hacer de la noche a la mañana. Si Rusia abandona su buena relación con China, China se enfrentará a un Estados Unidos militarmente más fuerte, especialmente en el campo de las armas nucleares. Estados Unidos tiene más de 3500 ojivas nucleares, varias veces más que China.

Estados Unidos tiene una ventaja nuclear considerable sobre China. Sin embargo, Rusia también tiene más de 3.500 ojivas nucleares heredadas de la Unión Soviética. Entonces, si Rusia y China unen sus fuerzas, estarán más o menos a la par con los EEUU en términos de armas nucleares.

El arsenal nuclear de China tiene la capacidad de infligir pérdidas y muertes espantosas en los Estados Unidos, y podría ser un elemento disuasorio serio para los Estados Unidos. Pero eso no cambia el hecho de que en el caso más extremo, el de una guerra nuclear, Estados Unidos tiene una ventaja sobre China, y si Rusia y China se unen estarán a la altura de Estados Unidos en términos nucleares, que Estados Unidos debería tener en cuenta.

En el campo de las armas convencionales, la situación es similar. Es completamente irreal que Estados Unidos lance una guerra convencional total contra China (o Rusia). Sin embargo, dado que Estados Unidos ha utilizado la fuerza militar contra países más débiles como Irak, Libia, Siria y otros, no se debe descartar la posibilidad de un conflicto local entre Estados Unidos y China o Rusia.

En este caso, las fuerzas militares convencionales combinadas de Rusia y China son mucho más fuertes que las suyas. Por lo tanto, si bien no existe una alianza militar entre China y Rusia, Estados Unidos debe tener en cuenta que si lanza una guerra de agresión contra países de interés común para Rusia y China, es posible que tenga que tratar con Rusia y China proporcionando indirectamente o asistencia directa a los países atacados por el apoyo militar de los Estados Unidos.

Además de estos factores militares y económicos, la política estadounidense hacia Rusia también ha tenido implicaciones políticas directas para China. Al igual que Rusia en 1991, hay personas en China que afirman que Estados Unidos no es agresivo y/o simplemente se opone al comunismo. Pero la política de EEUU hacia Rusia muestra que se ha demostrado que este punto de vista es completamente erróneo. Después de 1991, Rusia era un país capitalista, no comunista, pero Estados Unidos continuó reprimiéndolo. Durante el primer mandato de Yeltsin y en los primeros días de la presidencia de Putin, Rusia tomó una serie de medidas para tratar de hacer las paces con Estados Unidos, pero Estados Unidos siguió presionando a Rusia para que se acercara más.

Declaraciones como "Estados Unidos está presionando a Rusia en cada paso del camino porque solo está en contra del comunismo" y "Estados Unidos está presionando a Rusia en cada paso del camino en pura ’defensa propia’" no pueden resistir la prueba de los hechos. Entonces la pregunta es, ¿por qué Estados Unidos continúa implementando la política de presionar a Rusia paso a paso? ¿Qué implicaciones tiene esto para China?

Estados Unidos está presionando a Rusia paso a paso, porque no quiere que Rusia y Europa se acerquen demasiado

Para responder a esta pregunta, es necesario saber que incluso después del colapso de la Unión Soviética, Rusia siguió siendo el país más poderoso de Europa. Tiene una población de 144 millones, casi tanto como Alemania (83 millones) y Francia (67 millones) juntas. Debido a su vasto territorio, Rusia es el país más grande del mundo por área geográfica y también tiene la mayor cantidad de recursos naturales del mundo: energía, metales, materias primas de todo tipo, etc. El poder militar de Rusia supera con creces al de cualquier otro país europeo. Por lo tanto, cómo tratar a Rusia ha sido, y seguirá siendo, un tema estratégico definitorio de la geopolítica europea (y luego de otros países con relaciones europeas) durante siglos.

El objetivo más importante de la política exterior "hegemónica" de EEUU es garantizar que Rusia quede excluida de todo el sistema económico y político europeo. La razón es que Europa Occidental más Rusia es tan poderosa económica y militarmente como Estados Unidos. Europa Occidental tiene una industria manufacturera altamente desarrollada pero carece de materias primas y energía, algo que Texas y otros "estados de materias primas" en los EEUU tienen. Pero los recursos energéticos y de materias primas de Rusia no solo son comparables a los de Estados Unidos, sino más que los de Estados Unidos. Europa occidental más Rusia está a la par económicamente con los EEUU. Sin embargo, la propia Europa occidental no es tan poderosa como Estados Unidos.

Estados Unidos concluyó de esto que debe comprometerse estratégicamente a dividir Europa occidental de Rusia. Esta es la razón por la que, por ejemplo, Estados Unidos se opuso tan firmemente al uso de petróleo y gas ruso por parte de Alemania y Europa Occidental, inicialmente en medio de la fuerte oposición de Reagan al primer gasoducto de gas natural de la Unión Soviética a Europa Occidental, hasta que Estados Unidos recientemente trató de bloquear el flujo de petróleo y gas del proyecto de gasoducto Nord Stream 2 de Rusia a Alemania. Por lo tanto, en comparación con Estados Unidos, dividir Europa Occidental y Rusia es un objetivo estratégico importante de Estados Unidos para debilitar a Europa Occidental y Rusia.

Por lo tanto, Estados Unidos reprime a Rusia no porque Rusia sea un país comunista, ni porque Rusia sea agresiva. Estados Unidos está haciendo esto para evitar que Rusia se vuelva poderosa, ya sea que Rusia sea comunista o capitalista.

Como escribió Paul Wolfowitz, ex subsecretario de defensa para políticas en la administración Bush, en su Guía de política de defensa de 1992: "Nuestra política (post-soviética) ahora debe reenfocarse en prevenir el surgimiento de cualquier competidor global potencial en el futuro". Tenga en cuenta que este pasaje no se enfoca en el tema del comunismo o el capitalismo, solo que ningún otro país debe ser lo suficientemente fuerte como para ser un competidor de los Estados Unidos. Dicho esto, la pregunta clave no es si Rusia es un país comunista o capitalista, sino que debería ser más débil que Estados Unidos. Más tarde, Estados Unidos implementó exactamente la misma política hacia China.

Entonces, la solución más extrema/ideal para que Estados Unidos debilite a Rusia es desmembrarla. En la década de 1990, los medios estadounidenses publicaron varios artículos analíticos que pedían la división de Rusia en la "Rusia europea" y una "Federación siberiana" independiente. Sin embargo, aunque la mayoría de los analistas estadounidenses creen que es imposible desmembrar sustancialmente a Rusia, todas las políticas que podrían debilitar a Rusia se consideran correctas.

Esta es exactamente la misma política que Estados Unidos ha adoptado hacia China. La razón fundamental por la que Estados Unidos reprime a China no es que China sea un país comunista, sino que China se ha vuelto fuerte; por supuesto, es el comunismo lo que hace que China sea fuerte. Por lo tanto, el propósito de EEUU es debilitar a China, ya sea un país comunista o un país capitalista.

Estados Unidos es bien conocido por sus intentos de apoyar a los separatistas taiwaneses en la búsqueda de una política de debilitamiento de China. Pero no todos en China saben que a las fuerzas más extremas de los Estados Unidos les gustaría que China se desintegre automáticamente, al igual que la Unión Soviética. Por supuesto, esto sería ideal para EEUU, porque debilitaría permanentemente a China.

Política alemana y francesa hacia Rusia

Estados Unidos, Alemania y Francia comparten un gran acuerdo sobre cómo tratar a Rusia, pero no son del todo coherentes. Alemania y Francia dominan conjuntamente la UE: si las dos partes están de acuerdo, ningún otro país puede detenerlos. Pero si a Rusia se le permitiera desempeñar un papel real en el sistema de la UE, ya sea como miembro de pleno derecho o simplemente como influencia indirecta, entonces Alemania y Francia ya no podrían controlar completamente la situación en Europa.

Por ello, aunque por razones diferentes, tanto Francia como Alemania respaldan la posición de EEUU de que Rusia debe ser realmente excluida del sistema europeo. Esta es la razón por la que los ingenuos intentos de Rusia de convertirse en parte del sistema europeo en la década de 1990 y principios de la de 2000 siempre estuvieron condenados al fracaso.

Existen algunas diferencias entre la política de la UE hacia Rusia y la política de EEUU hacia Rusia, y aunque ambas partes ven la necesidad de excluir a Rusia del sistema europeo general, Alemania en particular se beneficia del comercio con Rusia en los sectores de energía y materias primas por razones económicas. La fabricación alemana es muy eficiente y competitiva internacionalmente, pero Alemania carece de energía y materias primas. Como resultado, Alemania está realizando una política de seguir militarmente a los Estados Unidos, pero al mismo tiempo perseguir sus propios intereses económicos, como participar en la construcción del proyecto del oleoducto Nord Stream 2.

Sin embargo, EEUU, que quiere debilitar económicamente a Alemania, se opone a la construcción del proyecto de gasoducto Nord Stream 2, al igual que antes se opuso a otros proyectos de gasoductos de Rusia a Alemania. Estados Unidos sabe que Alemania depende militarmente de Estados Unidos, por lo que para lograr sus objetivos secundarios, será necesario de vez en cuando aumentar las tensiones militares con Rusia, obligando a Alemania a elegir bando entre Estados Unidos y Rusia, con el fin de socavar la relación económica germano-rusa.

La expansión hacia el este de la OTAN es claramente una política agresiva contra Rusia y, por lo tanto, una política ideal para los Estados Unidos. Brzezinski, por ejemplo, señaló específicamente que la ampliación de la OTAN no solo se ocupará de Rusia, sino que también garantizará que Europa occidental sea más débil que Estados Unidos: "Es lógico que una Europa y una OTAN ampliadas sean de gran ayuda para que Estados Unidos lograr su política a corto y largo plazo. Una Europa ampliada expandiría la esfera de influencia estadounidense, absorbiendo nuevos miembros de Europa Central, agregando miembros pro-estadounidenses a la Comisión Europea, en lugar de crear simultáneamente una política políticamente superior. Una Europa integradapronto podría desafiar a los Estados Unidos en cuestiones geopolíticas de vital importancia para los Estados Unidos".

El objetivo principal de la política agresiva de EEUU es debilitar a Rusia y dividir a China y Rusia, y el objetivo secundario es debilitar a Alemania; por ejemplo, al retrasar o cancelar el proyecto de gasoducto de gas natural Nord Stream 2, EEUU interrumpe la relación económica entre Alemania y Rusia, logrando este objetivo.

En resumen, la política de EE. UU. apunta a lograr varios objetivos: Lo más importante es tratar de dividir a Rusia y China para facilitar que Estados Unidos trate con China; el segundo es debilitar a Rusia; el tercero es debilitar el poder de Alemania en relación con los Estados Unidos.

¿Cuál es el impacto directo del resultado del conflicto de Ucrania en China?

Entonces, la pregunta es, ¿qué tipo de impacto directo tendrán estos temas estratégicos involucrados en el conflicto de Ucrania en China?

Primero, debe entenderse que, independientemente del resultado a corto plazo del conflicto en Ucrania, dentro de un marco diseñado para convertir a Rusia y China en una mala relación, la política de represión de EEUU contra Rusia continuará. Claramente, EEUU prefiere que Rusia sufra una derrota en el conflicto de Ucrania: quiere que la derrota de Rusia conduzca a un gobierno pro occidental y anti-China para reemplazar a Putin.

Pero EEUU ha dejado en claro que incluso si Rusia gana el conflicto de Ucrania, la represión de EEUU contra Rusia y China continuará. En un artículo titulado "Estados Unidos y sus aliados están haciendo silenciosamente planes de contingencia para las operaciones guerrilleras a largo plazo y el gobierno en el exilio de Ucrania", el Washington Post señaló que fue la posibilidad de una toma rusa de Kiev lo que llevó a Washington y la Unión Europea para hacer planes. Pero incluso en este escenario, EEUU seguirá tratando de presionar y desestabilizar a Rusia: "Las formas occidentales de apoyar la resistencia ucraniana han comenzado a tomar forma, pero los funcionarios se han mostrado reacios a discutir planes detallados, que se basan en la victoria militar de Rusia. Pero, como primer paso, los aliados de Ucrania están planeando cómo ayudar a Ucrania a crear un "gobierno en el exilio" que podría dirigir directamente las operaciones de guerrilla contra los ocupantes rusos, según varios funcionarios estadounidenses y europeos…

En diciembre, algunos funcionarios estadounidenses vieron al ejército ucraniano haciendo preparativos militares…

En una visita oficial, un comandante de operaciones especiales de Ucrania le dijo al representante Michael Waltz, republicano por Florida, al representante Seth Moulton, demócrata por Massachusetts, y a otros legisladores que estaban cambiando los programas de capacitación para enfocarse en mantener la Resistencia de las fuerzas armadas, confiando en tácticas de estilo guerrillero.

El suministro de armas de EEUU al ejército ucraniano, así como el flujo constante de armas hacia el país, ha sido fundamental para el éxito de la resistencia, dijeron funcionarios del gobierno de EEUU. La administración Biden ha pedido al Congreso 10 mil millones de dólares en fondos de emergencia. De esto, 4.8 mil millones irán al Departamento de Defensa de los EEUU para asistencia militar a Ucrania…

En resumen, la represión de EEUU contra Rusia continuará, con el objetivo estratégico de debilitar a Rusia mientras la obliga a abandonar su buena relación con China.

"La guerra no es más que la continuación de la política por otros medios"

En segundo lugar, vale la pena señalar que, en términos de política real, discutir si la invasión rusa de Ucrania es una forma táctica sensata de contrarrestar los ataques de EEUU es superfluo en absoluto, después de todo el conflicto que ya ha ocurrido. El punto es cómo resulta la batalla. Si se acepta a Ucrania como miembro de la OTAN, es decir, si se frustran los esfuerzos de Rusia para evitar que Ucrania se una a la OTAN, sería un gran paso adelante para Estados Unidos en la represión de Rusia, y Estados Unidos podría ejercer más presión sobre Rusia para forzar la enemistad de Rusia con China.

Del mismo modo, nadie en China necesita responder a la pregunta de si la participación militar de Rusia en Ucrania es la estrategia correcta para hacer frente a la situación. El impulso de China de buscar una solución al problema de Ucrania a través del diálogo y la consulta es totalmente correcto. No es necesario que discutamos si esta acción militar de Rusia es correcta o no. Esto no cambia el caso base.

En su libro de 1915 “La bancarrota de la Segunda Internacional”, Lenin expresó claramente su comprensión de la guerra: "De estas teorías, quizás la más superficial es la teoría del ’culpable’: cuando somos atacados, nos defendemos; los intereses del proletariado exigen un contraataque contra los destructores de la paz en Europa. Esto es una copia de las declaraciones de los gobiernos y los clichés de todas las prensas burguesas y pornográficas del mundo…"

Para la guerra, los estrategas militares tienen sus propios puntos de vista únicos. El punto importante de Clausewitz, uno de los más grandes teóricos militares en la historia de la guerra mundial, "la guerra no es más que la continuación de la política por otros medios" es el más representativo... Esto también es consistente con Marx y Engels. Desde su punto de vista, creen que cualquier guerra se trata de la continuación de la política de las grandes potencias y las diversas clases de esos países durante un cierto período de tiempo.

En el párrafo 63 de "Sobre la guerra prolongada", Mao Zedong también adoptó la famosa opinión de Clausewitz de que "la guerra es la continuación de la política".

Dado que "la guerra es una continuación de la política", no hay necesidad de que nadie se involucre en la discusión de las tácticas militares de Rusia, ya sea que Rusia tenga razón o no al librar esta guerra en este momento. Obviamente, se trata de política. Si Rusia pierde en esta guerra, significaría un riesgo mucho mayor, la posibilidad de que Ucrania se una a la OTAN, y por lo tanto una mayor presión sobre Rusia para que abandone las relaciones amistosas con China.

Tendencias en la política mundial: el surgimiento de fuerzas extremas contra China en los Estados Unidos

Por supuesto, al final, la situación en Ucrania provocará un cambio importante en la estructura mundial y el resultado tendrá múltiples efectos en el mundo. Al mismo tiempo, Estados Unidos está intensificando su represión contra China. Como se mencionó anteriormente, no importa qué diferencias tengan los analistas de política exterior de EEUU sobre Ucrania y la OTAN, casi siempre adoptan una postura anti-China.

Por ejemplo, Pompeo, exsecretario de Estado de EE. UU. y primer candidato presidencial republicano en 2024, pidió públicamente a EEUU que reconociera a Taiwán como un "país soberano": Elbridge Colby, subsecretario adjunto del departamento de Defensa de EE. UU., también pidió que Estados Unidos inicie una "guerra limitada" con China por Taiwán, es decir, una guerra que, según Colby, debería ser librada por Estados Unidos.

Las opiniones de Pompeo y Colby muestran que, en comparación con el pasado, cuando solo los sectores políticos extremistas clamaban por la guerra, un pequeño número de personas en el establecimiento de la política exterior de los EEUU han cruzado abiertamente la línea roja trazada por China en el tema de Taiwán, o están activamente preparando la guerra contra China.

Esto, por supuesto, tendrá el impacto estratégico más profundo en China. Desde 1978, la política de desarrollo de China se ha basado en una premisa importante: que prevalezca la paz mundial. Es decir, aunque lamentablemente las guerras locales son inevitables, las guerras entre grandes potencias no estallan. Pero el impulso de EEUU hacia Rusia, y el hecho de que el establecimiento de la política exterior de EEUU (incluso una minoría) haya cruzado por completo la línea roja trazada por China en Taiwán, significa que la premisa debe revisarse.

Solo aquellos en el centro de la toma de decisiones geopolíticas, no los analistas externos, pueden tener en cuenta con precisión las implicaciones de esto y emitir juicios precisos. Pero dada la naturaleza cada vez más agresiva de la política exterior estadounidense, está claro que es necesario planificar con anticipación.

En conclusión

Volviendo a lo que está sucediendo en Ucrania, por supuesto que es una tragedia terrible. La declaración de política exterior de China que llama a la moderación por todas las partes es claramente correcta. Es mucho mejor negociar un trato que estallar en conflicto. La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, dejó en claro: "Esperamos que nuestro objetivo, el regreso de Ucrania a la posición en la Declaración de Independencia, se logre la neutralidad y la cooperación con Rusia... Si podemos negociar nuestros objetivos en Ucrania, todos mejor."

Pero la situación en Ucrania se ha desarrollado hasta ahora debido a la continua expansión hacia el este de la OTAN dirigida por Estados Unidos y su intento de atraer a Ucrania a la OTAN, lo que representa una amenaza mortal para Rusia. Por lo tanto, Rusia no tiene retirada y debe ganar. Ucrania es la última línea de defensa de Rusia en el oeste. Sin embargo, como se mencionó anteriormente, también es la línea de defensa occidental de China.

Luo Siyi. Investigador principal del Instituto Chongyang de Investigación Financiera, Universidad Renmin de China


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3514611

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License