CEPRID

Cuba y su economía en 2015: primeros resultados

Lunes 17 de agosto de 2015 por CEPRID

José Luis Rodríguez

Cuba Contemporánea

Un punto de partida indispensable para el análisis de la economía cubana durante el primer semestre del 2015 es que los resultados del pasado año no fueron favorables y ello ha repercutido en el desempeño actual, aunque un grupo de factores parece compensar esos efectos negativos.

En efecto -según datos de la ONEI-, en 2014 la economía cubana creció solo 1,3% de un plan de 2,2%.Presentaron decrecimientos las inversiones (-8,9%); la industria (-3,6%) y las construcciones (-2,3%), y el déficit fiscal se elevó a 6,8% en relación al PIB. Por otro lado, crecieron el sector agropecuario (2%), la industria azucarera (4,2%) y el comercio (3,2%), en tanto el turismo crecía 5,3% en visitantes pero solo 2,1% en ingresos.

Las razones de este comportamiento se centraron en una disminución de los ingresos en divisas previstos, obteniéndose un saldo en la balanza comercial favorable pero 47% inferior al año precedente; factores climáticos negativos caracterizados por una fuerte sequía y una deficiente gestión económica en diversas ramas del sector estatal, donde 123 empresas planificaron ganancias pero tuvieron pérdidas por 829 millones de pesos, el 67% de ellas en el MINAGRI y en el grupo empresarial AZCUBA.

También cabe señalar que en agosto de 2014 se aprobó un presupuesto de unos 500 millones de dólares para realizar importaciones con vistas a asegurar insumos para el primer semestre del presente año, que todo parece indicar no lograron materializarse completamente. De ahí que en lo que ha transcurrido del 2015 se ha manifestado desabastecimiento en las ventas minoristas de alimentos, confituras y bebidas, además de productos para la higiene, ropa y calzado, entre los surtidos más significativos. Para cubrir este déficit se acordó recientemente la asignación de 40 millones de dólares adicionales para la adquisición de esas mercancías, a lo que habría que añadir la necesaria revisión de los mecanismos de gestión de compra en el exterior que operan centralizadamente.

En general, durante el pasado año se puso en evidencia que el país no podía reducir más su nivel de importaciones, tomando en cuenta que un incremento del 1% en el PIB demandaba un aumento de entre 2 y 3% en las compras externas. Sobre este tema, en la Asamblea Nacional de diciembre de 2014 se anunció un ajuste en la política de financiamiento externo. De este modo, se planificó un pago de deuda por 5 661 millones de dólares -equivalente al 30% del valor de las exportaciones- para retomar una cifra similar y posibilitar los volúmenes de importaciones suficientes con vistas a mejorar el ritmo de crecimiento de la economía.

Consecuentemente, en el plan de 2015 se incluyó un incremento del 13,3% en las importaciones de bienes y de 5% en las exportaciones, lo que apoyaría el incremento del 28,7% de las inversiones, 11,2% en la industria manufacturera y 4,1% en la agricultura, entre otros indicadores de importancia para asegurar un crecimiento del 4%.

Tomando en cuenta la importancia del sector externo para la economía nacional, vale la pena comenzar evaluando el desempeño de la economía mundial respecto a las exportaciones e importaciones durante el primer semestre de 2015, en el que la economía creció 4%, según reportes oficiales.

En relación con las exportaciones de níquel, durante los seis primeros meses del año los precios bajaron 18,1%, llegando al cierre de junio a solo 11 720 dólares la tonelada, aunque se espera una recuperación durante el segundo semestre, que no será significativa tomando en cuenta que existen a nivel mundial existencias acumuladas equivalentes a tres meses de consumo.

Por su parte, la producción azucarera creció 18%, aunque se cumplió el plan en 96%, con lo cual se arriba a una cifra en torno a 1,9 millones de toneladas. El rendimiento industrial fue 2% superior hasta 10,27% (toneladas de azúcar por cada 100 toneladas de caña molidas) y se alcanzaron 44,9 toneladas por hectárea, pero el aprovechamiento de las capacidades industriales quedó solo en 65%, de un plan de 72%.

Al cierre de junio los precios estaban a 12,44 centavos por libra, lo que representa una caída de 24,3% en relación con diciembre de 2014. Durante el segundo semestre del año se espera una recuperación en los precios, que deben enfrentar un elevado nivel de existencias en el mercado mundial.

En cuanto a la exportación de servicios, a partir del inicio del proceso de normalización de las relaciones entre Cuba y EE.UU., así como cierta mejoría económica en Europa, se aprecia un incremento del número de visitantes, que llegó al 16% al cierre de junio, en lo que influye el crecimiento de 36% en los arribos de estadounidenses hasta inicios de mayo.

Al finalizar el semestre el sector turístico había facturado 1 700 millones de dólares, cifra que augura un incremento en 2015 respecto a los 2 700 millones alcanzados el año pasado.

El desempeño económico del primer semestre -según los últimos datos publicados- revela un crecimiento de 4,7%, cifra que muestra una reversiónde la tendencia contractiva que se observó entre 2013 y 2014, con un pronóstico de 4% para todo 2015.

De acuerdo con la detallada información brindada en la Asamblea Nacional por el ministro de Economía y Planificación, la agricultura creció 4,8%; la industria 8,6%; la industria azucarera 22,6% en términos de valor agregado, ya que físicamente creció 18%; la construcción 8,7%; el comercio 6,3% y el transporte 6,5%. Por otro lado, la minería decreció 1% y la educación y la cultura decrecieron 0,5%.

La información ofrecida mostró una notable recuperación de los niveles de la actividad económica en el sector productivo -partiendo de los bajos niveles de ejecución de 2014-, así como un detallado análisis de la evolución de los diez balances macroeconómicos fundamentales que se utilizan para la planificación en el país. También pudo contarse con una información muy importante de cuáles son los pronósticos para diferentes indicadores al cierre de 2015.

En tal sentido, el balance de divisas debe mostrar al finalizar 2015 un saldo comercial pronosticado de 1 264 millones de dólares (de un plan de 1 389 millones), lo que representará un cumplimiento de 91,4%, inferior al saldo obtenido en 2014.

Por su parte, la coyuntura de los precios internacionales para las exportaciones cubanas en el semestre incide en que las mismas quedaran 17,1% por debajo de lo planificado, mientras que las importaciones se redujeron 3,1% sobre lo previsto. Destaca en este sentido el nivel estimado para el año de las exportaciones del MINSAP, las que deben alcanzar 6 661 millones de dólares, de un plan de 8 165 millones, para un cumplimiento de 81,6%. Con un nivel de 71,5% de cumplimiento se calculan las exportaciones de níquel -donde se aprecia el fuerte impacto de la caída en los precios-, y en las exportaciones de combustibles se espera 85,4%.

Un factor favorable en las exportaciones fue la anunciada fijación de los precios del azúcar, que alcanzan los 17 centavos por libra frente a los precios actuales, que fluctúan en torno a los 12 centavos.

En cuanto a las importaciones, a la reducción del precio del combustible se añade la de los alimentos. En ese sentido, de un plan de 2 242 millones de dólares de compras externas se logran 174 millones de ahorro, por lo que la factura anual debe estar en torno a los 2 068 millones, con reducciones significativas en leche en polvo (45,5 millones), arroz (24,4) y harina de trigo (20). No obstante, incumplimientos de la producción nacional obligarán a la compra adicional de 40 millones de dólares en importaciones para cubrir el déficit del consumo minorista interno.

En general, se estima que la reducción de precios debe impactar en una disminución del 8% en las importaciones anuales.

Otras informaciones ofrecidas dan cuenta de un incumplimiento en los planes de la transportación de cargas, que alcanzará 1,9 millones de toneladas al cierre del año, así como de un desfase en las inversiones que -de un plan de 7 235 millones de pesos- alcanzarán 6 678 millones, para un cumplimiento de 92,3%, aunque la cifra del año superará en alrededor del 15% la ejecutada el pasado año.

El balance de recursos hidráulicos muestra este año la existencia en mayo de 1 347 millones de m3 menos de agua en las presas, lo que continúa afectando la producción agropecuaria.

En cuanto al tema salarial, se informó que las retribuciones en las empresas crecerán 13,5%, al pasar de 581 a 660 pesos mensuales, mientras que la productividad lo hará en 20% manteniendo una relación favorable. Por su parte, el incremento salarial a los trabajadores de la salud importará 1 600 millones de pesos este año.

También en las informaciones brindadas pudo apreciarse un manejo más eficiente de los temas financieros. Al respecto, ya en el 2014 se anticiparon 500 millones de dólares para suministros a garantizar para el presente año (cuestión lograda solo parcialmente), mientras que en 2015 se han ajustado mas flexiblemente las fuentes de crédito y los plazos de reembolso, especialmente para los suministros de equipos para inversiones, garantizándose un pago complementario a los créditos por 122,5 millones con el fin de asegurar su ejecución en tiempo, y se aprobó el préstamo de medios y equipos de las reservas del país.

En general, los resultados que se obtienen durante el primer semestre de 2015 resultan alentadores y muestran una mayor eficiencia en la planificación y la gestión económica del país. El aseguramiento de las proporciones de la economía que se logra va permitiendo un marco adecuado para la gestión empresarial. No obstante, en tanto que muchos de estos impactos no se reflejan aún en la microeconomía ni en el consumo de la población, se mantienen las tensiones en el empleo y los ingresos, que inciden fuertemente en el desequilibrio del balance de la fuerza de trabajo del país y crean migraciones indeseables o poco eficientes desde el punto de vista social.

Todo parece indicar que será necesario adoptar medidas adicionales para compensar estos negativos efectos, especialmente para preservar el capital humano creado en sectores como la ciencia y la educación, incrementando, al mismo tiempo, el nivel de participación de los trabajadores en las decisiones a partir de una información económica de calidad como la que se ofreció recientemente en la Asamblea Nacional.

José Luis Rodríguez es asesor del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 2909021

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Latinoamérica   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License