CEPRID

La cumbre Rusia-África derrota el proyecto de "aislamiento de Rusia" de Occidente

Jueves 10 de agosto de 2023 por CEPRID

Salman Rafi Sheikh

New Eastern Outlook

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org) por María Valdés

En 2019, mucho antes del inicio de la operación militar de Rusia en Ucrania, la cumbre Rusia-África celebrada en Sochi atrajo a 43 países en total. El propósito de la cumbre fue el “desarrollo y consolidación de lazos mutuamente beneficiosos” entre Rusia y el continente africano. Cuatro años después, la cumbre de 2023 celebrada en San Petersburgo atrajo a 49 países en total, y la cumbre finalizó con una declaración conjunta de 74 puntos en la que se comprometía a cooperar en una gran cantidad de áreas críticas.

Como es evidente, el actual conflicto militar entre Rusia y Ucrania (OTAN), y los persistentes intentos de Occidente de ’aislar’ a Rusia, no han logrado que Rusia pierda atractivo para el continente africano. De hecho, la presencia de 49 países muestra una expansión razonable de la influencia rusa en África, derrotando la agenda estadounidense-europea de imponer el ’aislamiento’ a Rusia. En segundo lugar, como muestra la declaración, África está muy abierta a la idea de desarrollar un mundo multipolar. En la medida en que Occidente, liderado por los EEUU, ha estado presionando agresivamente en contra de una reversión del orden global unipolar de la era posterior a la Guerra Fría, la declaración conjunta lo derrota de manera justa y directa.

Para citar la declaración, Rusia y los 49 estados africanos acordaron “Mejorar la cooperación equitativa y mutuamente beneficiosa entre la Federación Rusa y los Estados africanos para contribuir al establecimiento de un orden mundial multipolar más justo, equilibrado y estable, oponiéndose firmemente a todos tipos de confrontación internacional en el continente africano”. Apuntando al unilateralismo, un método característico de EEUU para llevar a cabo la geopolítica, la declaración también promete que Rusia y los estados africanos “trabajarán juntos para contrarrestar el uso de herramientas y métodos unilaterales ilegítimos, incluida la aplicación de medidas coercitivas para eludir el Consejo de las Naciones Unidas y su aplicación extraterritorial, así como la imposición de enfoques que perjudican principalmente a los más vulnerables y socavan la seguridad alimentaria y energética internacional.

Reforzando el enfoque mutuo en un orden mundial más justo y multipolar, el presidente ruso Putin dijo que África es el “nuevo centro de poder”. Su papel político y económico está creciendo exponencialmente. … Todos tendrán que tener en cuenta esta realidad”.

Desarrollar este mundo multipolar junto con Rusia, China y otros aliados, tiene sentido para los países africanos. Porque la mayor parte de la inversión rusa en África se produce sin las condicione que suelen estar sujetas al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial. En este contexto, el énfasis conjunto en el desarrollo de un mundo multipolar subraya la geopolítica más que la geoeconomía.

Esto, sin embargo, no sugiere que los lazos económicos no se estén desarrollando en absoluto. Por ejemplo, entre 2005 y 2015 los lazos comerciales entre Rusia y África experimentaron un crecimiento exponencial del 185%. En este contexto, las cumbres de 2019 y 2023 forman parte de un patrón claro de desarrollo multilateral que la última declaración conjunta también respalda plenamente. Esto se vio reforzado aún más por el anuncio de Rusia de proporcionar grano gratis a al menos 6 naciones africanas junto con muchas otras iniciativas de desarrollo en campos tan diversos como la energía, la energía nuclear para ayudar a los países africanos a compensar la escasez de electricidad en sus países, los lazos militares y otras áreas de desarrollo.

Ahora, el avance de esta cumbre, así como la forma en que dicho avance refuerza los patrones en curso, está en el centro de una descripción extremadamente negativa de la cumbre en los principales medios de comunicación occidentales. Esto es exclusivamente evidente por la atención enfocada de los medios en la presencia de los 17 jefes de estado [intentando dar a entender que estos eran los únicos participantes], ocultando la presencia del resto de países y su apoyo conjunto a la declaración.

Pero la razón crucial por la que Occidente se opone (e incluso socava  al presionar a los estados africanos) a la cumbre es singularmente por la forma en que 49 estados africanos son parte de una política que desafía directamente a Occidente. Por ejemplo, el punto 20 de la declaración establece que todos ellos “creen firmemente que el principio de la igualdad soberana de los Estados es crucial para la estabilidad de las relaciones internacionales”. Ahora, este punto apunta a la dominación neoimperial de Occidente reforzada por el FMI y el Banco Mundial, instituciones que, a través de sus hilos, convierten a los estados soberanos en meros estados satélites para Occidente. Una alianza con Rusia, por el contrario, promete un sistema que no viene con condiciones ni socava la soberanía estatal.

En el mismo sentido, el artículo 22 de la declaración conjunta establece que los actores “se adherirán al principio de no injerencia en los asuntos internos de los Estados y se opondrán a la aplicación extraterritorial por parte de los Estados de sus leyes nacionales en violación del derecho internacional”. Nuevamente, este artículo apunta a las constantes intervenciones occidentales en estos estados, así como en otras partes del mundo fuera de África, para manipular la política interna en forma de políticas de "cambio de régimen" dirigidas a los líderes antioccidentales.

Si bien los principales informes de los medios occidentales mencionaron la llamada ’crítica de África’, que era básicamente un llamado de algunos líderes africanos para poner fin a la "guerra", de la "guerra en Ucrania", el artículo 23 de la declaración conjunta señala el imperativo de resolver todas las disputas internacionales a través del “diálogo, negociaciones, consultas, mediación y buenos oficios…. [y] resolverlos sobre la base del respeto mutuo, el compromiso y el equilibrio de los intereses legítimos”. Ahora, lo único que desencadenó el conflicto militar en Ucrania fue la agenda estadounidense de expandir la OTAN para rodear a Rusia y lo único que ha impedido que este conflicto encuentre una resolución justa que aborde los problemas legítimos de seguridad de Rusia es el suministro constante de armas por parte de Occidente. a Ucrania, con el único objetivo de prolongar este conflicto para debilitar a Rusia.

En esa medida, la cumbre Rusia-África es nada menos que un gran éxito para Rusia, aunque es difícil para Occidente "ver" este éxito frente a sus propios prejuicios, la propaganda de los medios y su política institucionalizada de socavar cualquier cosa. y todo lo que desafía su hegemonía e intereses.

Salman Rafi Sheikh, investigador-analista de Relaciones Internacionales y asuntos internos y externos de Pakistán.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 4119019

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License