CEPRID

Níger y el neocolonialismo europeo en África: sobre el futuro de una ilusión

Lunes 18 de septiembre de 2023 por CEPRID

Eusebio Filópatro

CEPRID

En un artículo de 1989, Guy Martin reconstruía las relaciones franco-africanas desde un punto de vista espinoso: la extracción de uranio. Martin introdujo la cuestión de Níger aclarando sin pelos en la lengua que "también puede describirse como un enclave neocolonial dominado por los intereses políticos, económicos, culturales y estratégicos franceses". En conclusión, tras su examen, Martin también sugirió una interpretación inquietante y plausible del golpe de 1974: “En marzo de 1974, representantes de Francia, Níger y Gabón se reunieron en Niamey para discutir la oferta y la demanda de uranio, pero debido a la negativa de la delegación francesa a considerar cualquier aumento de precios para los productores, se decidió suspender las negociaciones y reanudarlas el mes siguiente. Cuesta creer que haya sido una completa coincidencia que el Presidente Diori fuera derrocado mediante un golpe militar apenas 72 horas antes de la reanudación de las negociaciones tripartitas, y apenas 48 horas antes de que Diori partiera hacia Nueva York, donde tenía previsto dirigirse a la Asamblea General. de las Naciones Unidas en materia de materias primas”.

En resumen, históricamente, incluso después del cese formal del colonialismo (1897-1960), es difícil describir las relaciones entre Francia y Níger más que como una forma de imperialismo extractivo, pretendido además por uno de los Estados más prósperos del mundo, potencia nuclear y miembro del Consejo de Seguridad, contra el país penúltimo en términos de índice de desarrollo humano.

Aunque faltan análisis científicos tan francos, completos y detallados como el de Guy Martin, no debemos engañarnos pensando que la situación ha cambiado sustancialmente en las últimas décadas. Y esto no se debe a los medios de comunicación antioccidentales, ya sean rusos o chinos, o a los académicos "radicales" que operan en el propio Occidente: son los mismos periódicos occidentales, junto con la diáspora nigeriana, los que dan testimonio de la dramática problemas que contribuyeron al derrocamiento de Bazoum.

Entre 2010 y 2014, The Guardian publicó una serie de artículos en los que reveló no sólo la falta de aplicación de las medidas de seguridad para las minas de uranio prometidas por la francesa Areva (luego fusionada con Orán), sino también las difíciles y poco transparentes negociaciones con el gobierno nigerino. Los ingresos del gigante francés del uranio superaban en cuatro veces el presupuesto total de Níger, y las negociaciones giraban en torno al aumento de los derechos nigerinos de un mísero 5% al ​​12%. Aunque ni siquiera se puso en duda que aproximadamente nueve décimas partes de los ingresos del uranio permanecieran en manos de la Areva francesa, a la que Níger también garantizaba colosales exenciones fiscales, Areva sostuvo que conceder un 7% adicional al Estado nigerino habría hecho que su modelo de negocio quebrase. La celebración del acuerdo no ha afectado sustancialmente a esta relación desequilibrada y, se sospecha, forzada. En realidad,Publish What You Pay, que sigue los pagos a los gobiernos por parte de las multinacionales que se ocupan de los recursos naturales, afirma que Areva-Orano habría reducido los derechos gracias a una depreciación del uranio de Níger. También en 2017, un excelente informe de dos periodistas, el belga Lucas Destrijcker y el maliense Mahadi Diouara, revelaron al mundo el impacto devastador de la extracción de uranio en la ciudad nigeriana de Arlit. Citando organizaciones y testimonios locales, Destrijcker y Diouara explicaron, por ejemplo, que mientras la población local carecía de agua corriente, la mina consumía miles de millones de litros del acuífero local, y las entrevistas con 688 empleados en el sitio mostraron que alrededor de una cuarta parte había sufrido graves problemas de salud, hasta el punto de que 125 tuvieron que abandonar sus puestos de trabajo debido a dolencias presuntamente relacionadas con la toxicidad del uranio. En 2012, un tribunal francés condenó a Areva por la muerte por cáncer de Serge Venel, pero obviamente el acceso a un tribunal está mucho más allá de las posibilidades de los mineros nigerianos.

La creencia de la prensa occidental en la "democracia" de Bazoum también parece ser reciente. El 25 de junio de 2020, Libération habló de “ política represiva en el silencio culpable de Francia ” y de “degradación de las libertades públicas” en un artículo sobre las detenciones de activistas anticorrupción. En 2021, Amnistía Internacional informó de detenciones masivas, violencia y censura en Internet tras las controvertidas elecciones. Aún más claros son una serie de comunicados de prensa y editoriales que han aparecido en los últimos años en el sitio web oficial de la diáspora nigeriana, www.nigerdiaspora.net . El 24/06/23, por lo tanto un mes antes del golpe, uno de estos se dirigió con entusiasmo al Presidente Bazoum, a menudo acusado de ser un títere en manos de Francia, sobre la confirmación de la presencia militar francesa en Níger: "Le habría aconsejado que se distanciara de Francia, incapaz de liberarse de su espíritu neocolonial y proporcionando a nuestro país lo que realmente necesita, sin tener que subcontratar su seguridad a nadie más."

Igualmente negativa y, por tanto, muy distinta del relato periodístico es la opinión sobre el gobierno de Bazoum expresada por el padre Mauro Armanino, misionero italiano todavía presente en Níger. Armanino escribe en su blog : “Mohamed Bazoum es el sucesor –y también el elegido– de Mahamadou Issoufou, ambos fundadores del PNDS. La década de poder de su mentor, contrariamente a la opinión occidental y africana, ha contribuido gradualmente a socavar la frágil democracia del país. Derribados los partidos, eliminado al principal oponente Hama Amadou, dividida la sociedad civil mediante la compra y la venta y, finalmente, la operación de seducción "pecuniaria" de la clase intelectual del país, la democracia se ha transformado en el reino en expansión y fundamentalmente corrupto del PNDS. Bazoum, a pesar de la complicidad de los observadores internacionales que ratificaron los resultados de las últimas elecciones presidenciales de 2021, fue elegido de manera fraudulenta".

Por último, el dramático deterioro de la seguridad en Níger también se denuncia al margen de las ambiciosas -y fallidas- iniciativas de cooperación que la Unión Europea ha relanzado en los últimos años con el "G5 Sahel". Este grupo de Estados, formalizado en 2014 y con sede en Nuakchot, incluye a Mauritania, Malí, Burkina Faso, Níger y Chad: es decir, países cuya mayoría ha salido mientras tanto de la órbita de influencia europea por una serie de golpes de Estado. Limes lo presentó como un “foro regional fuertemente patrocinado (incluso económicamente) por la Unión [Europea]”. Pues bien, en este contexto, ya en 2018, ISPI definió a Níger como "el pivote inestable de la política de la UE en el Sahel".” y al señalar el protagonismo del entonces ministro del Interior, Mohamed Bazoum, citó su satisfacción (anti)democrática al reprimir las manifestaciones de la sociedad civil: “los arrestamos como a gallinas”, se alegró Bazoum. ¿Las motivaciones de los manifestantes? "Los aumentos del IVA y de los impuestos sobre las necesidades básicas, desde el arroz hasta el agua corriente, habrían afectado a los sectores más débiles de la población". Y en 2018, de manera más general, antes de relanzar las ambiciosas declaraciones de Tajani sobre un "Plan Marshall" para el continente africano, el IAI informó que "el Sahel se ha convertido en los últimos años en una región fuera de control en la que, gracias a la inmensidad de los lugares y el caos político, los yihadistas dispuestos a reorganizarse encuentran refugio".

En este contexto, aunque ya se ha escrito extensamente al respecto, es imposible no subrayar los efectos desestabilizadores de la destrucción de Libia deliberadamente deseada por las potencias occidentales, como ya denunció en 2014 el propio Bazoum, esta vez como ministro de Asuntos Exteriores .

En definitiva, al concluir un rápido repaso al tema, y ​​repasando la propia prensa occidental y europea, incluidos algunos artículos analíticos, junto a la voz imprescindible de la diáspora nigeriana y las (pocas) voces independientes del lugar, encontramos los mismos problemas de inestabilidad, empobrecimiento, corrupción y explotación colonial denunciados por los golpistas como motivación para su acto de fuerza. Por el contrario, la insistencia en la democracia cristalina del presidente depuesto Bazoum parece cuando menos exagerada, también porque ocupó puestos de responsabilidad en la cúpula de la política nigeriana durante más de una década, durante la cual los graves problemas que afligen al pueblo nigeriano no fueron resueltos.

Técnica de golpe

La agitación nigeriana fue presentada inicialmente por los medios occidentales como la fallida protesta personal del jefe de la Guardia Presidencial, Abdourahamane Tchiani, contra su despido. Según un guión que hemos oído hablar de escenarios completamente diferentes, las "fuentes militares citadas por la prensa francesa" hablaban inicialmente "de un "motín" y de "exigencias corporativas sobre primas y carreras de algunos soldados". Esta extravagante reconstrucción, tal vez encaminada a minimizar lo sucedido y desacreditar a los golpistas, puede haber sido impulsada por ellos con buenas razones. De hecho, el ejército nigeriano inicialmente se declaró en contra, para luego cambiar total y repentinamente de posición - o, según las interpretaciones, deshacerse de la máscara - tan pronto como se consolidó la toma del poder y se advirtió el peligro de una intervención externa.

Tchiani surgió casi de inmediato como figura de referencia de la nueva tendencia, y aunque las caricaturas personalistas no ayudan a comprender, el personaje de alguna manera ejemplifica la operación nigeriana, de manera similar a como Meloni o Biden son emblemáticos de los establishments relevantes.

Tchiani es un experto militar de casi sesenta años que, trabajando en la Guardia Presidencial desde 2011, ha frustrado al menos tres intentos de golpe de estado. Recibió formación y entrenamiento de élite e internacional, entre Senegal, Francia, Marruecos, Mali y Estados Unidos. En 1989, fue condecorado con una medalla por ser el primero en acudir al rescate de las víctimas de un accidente aéreo en la zona de Bilma. Participó en misiones de las Naciones Unidas en Costa de Marfil, Darfur sudanés y la República Democrática del Congo. Sirvió en una misión de la CEDEAO (Comunidad Económica de Estados de África Occidental) en Costa de Marfil, y en un grupo de trabajo internacional con tropas de Níger, Chad, Nigeria y Camerún en la lucha contra las guerrillas islamistas de Boko Haram. France24 describe la Guardia Presidencial como una fuerza de 700 hombres, completamente armados con equipamiento de última generación.

Además de tomar el poder, los golpistas organizaron eficientemente la comunicación, mostrando un evidente apoyo popular. Reunieron a decenas de miles de seguidores que vitoreaban con banderas nigerianas y rusas en el estadio de Niamey y, más recientemente, miles más aceptaron un llamamiento para integrar voluntarios en el ejército, listos para hacer fila por la noche para ser reclutados. The Economist , que ciertamente no puede sospechar que simpatice con la junta, lo demuestra con una encuesta que el 78% de los nigerianos lo apoyan. Más: el 54% está generalmente en contra de la interferencia de organismos regionales o internacionales, pero la ambigüedad de la pregunta se disipa parcialmente por el hecho de que el 53% de los que están a favor estarían en realidad bien dispuestos a una intervención de Rusia, el 13% acogería con agrado la acción de Estados Unidos y sólo el 6% pide ejércitos de la CEDEAO.

Los golpistas también presentaron un gobierno de 21 miembros que parece relativamente moderado: el Primer Ministro es Ali Mahaman Lamine Zeine, ex Ministro de Finanzas del gobierno de Mamadou Tandja hasta el golpe de 2010, y 3 ministros son generales (en cambio, el ejército no estaba representado en el anterior gobierno de 43 ministros encabezado por Bazoum).

Las reacciones oficiales al golpe han sido dispares: los estados y los medios occidentales se han visto sumidos en la confusión y la incertidumbre, y Francia está decidida a ignorar a las autoridades no electas de Níger, incluidos los llamados a retirar a los soldados y diplomáticos franceses. Estados Unidos se muestra reacio a denunciar el golpe para no tener que poner fin a la cooperación. De hecho, desde 2012, han prodigado 500 millones de dólares en ayuda militar y Níger es, en palabras de Joshua Meservey (investigador del Instituto Hudson), "la cesta donde Estados Unidos ha puesto todos sus huevos". Sin entrar en detalles, el resto de la comunidad internacional llamó formalmente a respetar los mecanismos de la democracia. China dijo esperar un restablecimiento del orden y una solución política por parte de los poderes locales y regionales, protegiendo al mismo tiempo la seguridad de todas las partes implicadas, incluido Bazoum, sin calificar lo ocurrido de "golpe de estado". La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, María Zakharova, llamó primero a una solución pacífica , basada en el diálogo, y luego con su habitual tono mordaz se burló de la fallida misión diplomática de Victoria Nuland, cuyas solicitudes fueron rechazadas. Diametralmente opuesto a la irritación francesa, los gobiernos militares de Mali y Burkina Faso, notoriamente prorrusos, garantizaron inmediatamente asistencia a Níger en caso de intervención militar externa. Incluso el infame líder "Wagner", Yevgeny Prigozhin, ofreció sus servicios a los nigerianos.

Los “perros desdentados” y las amenazas de intervención militar

Junto a la francesa, la reacción de condena más fuerte provino de la CEDEAO, que inmediatamente impuso sanciones, lanzó un ultimátum y, una vez expirado, anunció que había fijado un "día D" para el ataque. Mientras Chad, el otro vecino bien armado de Níger, ha excluido decididamente cualquier solución militar, la comunidad de 15 Estados (de los que hay que excluir a los 4 "rebeldes": Guinea, Mali, Burkina y ahora Níger) estaría dispuesta a desplegar algo así como 5.000 hombres (pero otras fuentes hablan de 25.000). De hecho, el nuevo presidente electo de Nigeria, Bola Tinubu, explicó que la CEDEAO que preside actualmente no puede permitirse el lujo de aparecer como "perros desdentados".

Sin embargo, frente a las proclamas belicosas, los obstáculos son graves. Por ejemplo, J. Peter Pham, miembro distinguido del Atlantic Council, cree que la CEDEAO se ha desacreditado con amenazas que no puede cumplir. El ejército nigeriano tiene 5.000 hombres sólo en Niamey y una expedición de la CEDEAO tendría que enviar al menos el triple; pero, según Pham, tales números están fuera de discusión.

Otro problema es el de la opinión pública: recientemente The Economist publicó un estudio que quizás sea incluso más significativo que el mencionado anteriormente, ya que cubre toda África Occidental. Bueno, no sólo un predecible 78% de los "amigos" malienses apoyan a la junta nigeriana, sino que también en Ghana, Nigeria y Costa de Marfil la mayoría de la opinión pública ve el golpe con buenos ojos. De hecho, en Costa de Marfil hay más confianza hacia Rusia (casi un 40%) que hacia los EEUU (menos del 20%). Incluso los obispos católicos de toda África occidental han condenado preventivamente una intervención militar, mientras que los rumores de oposición del Senado nigeriano han sido desmentidos . Incluso algunos activistas europeos incluso han apodado sarcásticamente a la CEDEAO “El control europeo de África Occidental”.

La atención se centra en Nigeria, el país más poblado de África, y su ejército, el cuarto más grande del continente según Global Firepower. Sin embargo, ya en febrero de este año, el ministro de Defensa, Bashir Magashi, argumentó que el ejército estaba sufriendo y necesitaba ser aumentado para poder hacer frente a sus tareas de represión del terrorismo, particularmente en la lucha contra Boko Haram. De hecho, las mismas tribus viven entre el sur de Níger y las regiones del norte de Nigeria, que también se encuentran entre las más inestables debido a la actividad islamista, y un ataque a Níger desencadenaría inevitablemente graves tensiones, mientras que las sanciones se ven mitigadas por los mercados informales. Un grupo de expertos del gobierno nigeriano, la Oficina de Preparación Estratégica y Resiliencia, desaconsejó categóricamente cualquier conflicto y advirtió que la retirada de las tropas nigerinas de la Fuerza de Tarea Conjunta Multinacional que actualmente lucha contra el terrorismo podría conducir al colapso, con el regreso de los yihadistas a los territorios laboriosamente liberados. A largo plazo, un conflicto en la zona también correría el riesgo de poner en peligro el Gasoducto Transahariano , que debían construir conjuntamente Argelia, Níger y Nigeria, junto con otras graves repercusiones geoeconómicas . Nigeria y Níger también comparten un interés energético vital en la presa de Kandadji, que Níger comenzó a construir en 2019 y que debería haber finalizado en 2025. El acuerdo prevé que Nigeria suministrará electricidad a Níger a cambio de la garantía de este último de no obstruir significativamente el curso del río del mismo nombre: la finalización de, la presa habría dado lugar a nuevas negociaciones en cualquier caso. Más allá de la CEDEAO, y además del flujo de uranio ya discutido, que cubre alrededor de una cuarta parte de las necesidades europeas, Níger es absolutamente estratégico para el control de la migración, a nivel europeo y también italiano, hasta el punto de que el sistema actual también se le llamó “plan Bazoum”, en honor al presidente por el que Europa lo había apostado todo.

Otra de las dificultades principales y, en sí misma, al parecer suficiente para abandonar cualquier ambición militarista, proviene de la oposición argelina. El Estado más grande de África, que también posee el ejército más poderoso del continente después de Egipto, ha condenado muy claramente cualquier plan de intervención como "una amenaza directa a su seguridad", en palabras del presidente Abdelmadjid Tebboune. El principal proveedor de Argelia es Rusia y el creciente volumen de pedidos supera ya los diez mil millones de dólares. Ahora, dado que Argelia tiene una frontera común con Níger de casi mil kilómetros y, a diferencia de los estados del Sahel, tiene un amplio acceso al mar, podría permitir que se filtren suministros y armas. En particular, en la reciente cumbre Rusia-África, Putin promovió el suministro gratuito de trigo a Mali, Burkina Faso y otros estados amigos.

Además, la CEDEAO no suena especialmente coherente cuando condena la propuesta de los golpistas de volver a un régimen electoral y democrático en tres años como "provocadora", mientras que el África subsahariana francófona ha experimentado 27 golpes de estado en los últimos 33 años y, fuera de la CEDEAO, el régimen profrancés de Mahamat Idriss Déby ocupa el poder en Chad desde abril de 2021, derogando la Constitución, sin proponer no sólo intervenciones militares, sino ni siquiera sanciones u otras iniciativas para volver a la democracia.

No es necesario entrar en consideraciones más detalladas sobre cada estado de la CEDEAO, no sólo porque, como se mencionó, Nigeria representa la principal potencia militar, sino también porque sólo ella y el más pequeño Benin (13 millones de habitantes) tienen frontera con Níger. Sin embargo, conviene recordar algunos factores macroscópicos antes de sacar conclusiones. Actualmente, de los 5,2 millones de kilómetros cuadrados que abarca la CEDEAO, 3 pertenecen a Estados "rebeldes" y sometidos a sanciones. La población combinada de Malí, Burkina Faso, Guinea y Níger es de 82 millones de personas. Níger es también el país con el índice de fertilidad más alto del mundo (6,73 hijos por mujer), y de hecho su población ha crecido ocho veces desde la independencia, mientras que la del vecino Mali "sólo" se ha cuadriplicado.

Los datos objetivos recordados hasta ahora deberían ser suficientes para pasar del nivel fáctico al nivel interpretativo y concluir con la política que es razonable emprender o evitar.

La junta nigeriana está formada por hombres discretos pero capaces, similar al perfil del líder Tchiani. Se trata de militares y políticos con amplia experiencia y conocimientos internacionales, así como de espionaje, contraespionaje y antiterrorismo. Parece muy probable que, antes de aventurarse en una empresa tan delicada en un contexto central para Estados Unidos, Francia y la Unión Europea, ya hubieran conseguido el apoyo que entonces se manifestó claramente, aunque bajo el velo de la habitual jerga diplomática. Si en el pasado Francia no quiso o no pudo recuperar a Mali y Burkina por la fuerza (quizás con la ilusión de recuperarlos en un momento geopolíticamente más favorable, tal vez empezando por Níger), parece absurdo jugar al poder militar. Los golpistas nigerianos gozan de un claro apoyo popular y, más allá de la respuesta militar, tienen a su disposición varias palancas importantes para infligir golpes energéticos, migratorios y de seguridad a nivel regional y más allá. La capacidad y la determinación de los líderes quedaron demostradas por la espectacular y refinada operación con la que devolvieron su soberanía al pueblo nigeriano, ante la mirada incrédula y confusa de unos miles de soldados extranjeros: un resultado que muchos países "avanzados" no pueden más que admirar.

Por tanto, parece no sólo anacrónico y contradictorio, sino también peligroso que Macron, mientras proclama el fin de Francafrique , felicite a su embajador Sylvain Itte por su obstinación en permanecer en Níger con las tropas francesas y contra la voluntad de al menos cuatro quintas partes de la población. También es cierto que, cuando expiró el ultimátum, los rumores según los cuales Níger cortaría el agua y la electricidad a los franceses resultaron infundados. y las misiones diplomáticas y militares de los estados occidentales en esas regiones suelen ser enormes búnkeres donde se acumula dinero en efectivo, suministros y otras necesidades básicas para durar meses o más. Sin embargo, obligarse a participar en este tira y afloja parece miope e irresponsable, sobre todo porque Macron incluso se desquitó con "Washington y otras capitales europeas" (probablemente incluida Roma) por la falta de apoyo a su línea extremista. Cuando Macron luego declaraque el principal problema de los nigerinos es el gobierno golpista que "se niega a luchar contra el terrorismo y se desvía de políticas económicas beneficiosas" parece mostrar más coraje que realismo, aunque sólo sea porque los nigerinos retomaron el poder hace un mes, mientras que después de 126 años de dominio francés los "beneficios" de las políticas económicas y la sinceridad de la "lucha contra el terrorismo" son suficientemente evidentes para todos.

El examen propuesto aquí de las fuerzas sobre el terreno, de los intereses en juego y de las capacidades de los protagonistas nos invitaría más bien a aceptar con seriedad y prudencia las declaraciones de Abdourahamane Tchiani de que una injerencia militar exterior en el país "destaparía la caja de Pandora" y no sería "la caminata saludable en la que algunas personas quieren creer".


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 4082925

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio África   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License