CEPRID

¿QUIÉN ES RESPONSABLE DEL FRACASO DE LA CONTRAOFENSIVA UCRANIANA?

Jueves 10 de agosto de 2023 por CEPRID

Scott Ritter

Sputnik Internacional

Traducido por Observatorio de Trabajadores en Lucha

En un día normal de verano, la carretera de Rabotino estaría vacía, salvo por algún que otro tractor con cosechadora y los vehículos conducidos por los agricultores y sus familias mientras cuidan los campos de los cultivos que han plantado en primavera. El calor del verano se reflejaría en el horizonte, creando espejismos resplandecientes, mientras que el aire quieto resonaría con el piar de los pájaros y el zumbido de los insectos. En un día normal de verano, la carretera a Rabotino parecería un paraíso.

Hoy, la carretera a Rabotino puede describirse mejor como una autopista al infierno: el sereno paisaje marcado con cráteres hechos por proyectiles de artillería, bombas y minas. Los campos en los que antes crecían cultivos destinados a alimentar al mundo parecen producir ahora otra cosecha: desgarrados y calcinados cascos de tanques ucranianos tanques ucranianos, vehículos de combate de infantería y otros vehículos militares de todas las formas y tamaños.

El aire no zumba de abejas, sino de balas, y el cielo se desgarra con el sonido de los proyectiles que pasan por encima, camino de su objetivo, a menudo una nueva cosecha de metal militar a la espera de ser consumida por el fuego. El olor de la tierra fresca, las cosechas jóvenes y las flores del campo ha sido sustituido por el hedor fétido de los cadáveres putrefactos, abandonados por sus compañeros que huyeron para salvar la vida.

El Ministerio de Defensa ruso ha calculado que, desde que comenzó la contraofensiva ucraniana a principios de junio, el ejército ucraniano ha sufrido unas 43.000 bajas, con más de 4.900 piezas de equipo, incluidos 1.831 tanques y vehículos de combate de infantería (entre los que se incluyen 25 tanques Leopard de fabricación alemana y 21 vehículos de combate de infantería M-2 Bradley de fabricación estadounidense) destruidos.

Las bajas rusas, aunque sin especificar, han sido aludidas por el Presidente Putin, quien declaró que la proporción de bajas fue de 10:1 a favor de Rusia. Eso equivale a 4.300 bajas: la brutal hoja de la guerra corta en ambos sentidos.

Las bajas sufridas por Ucrania coinciden aproximadamente con las bajas sufridas por las fuerzas alemanas durante sus operaciones ofensivas contra el ejército soviético en la batalla de Kursk, librada en el mes de julio y agosto de 1943. La batalla de Kursk fue una de las más importantes de la Segunda Guerra Mundial.

Esto debería dar una idea del alcance y la escala de la violencia que ha tenido lugar en el pueblo de Rabotino y sus alrededores, y en otros lugares de las regiones de Zaporozhye y Donetsk donde se enfrentan las fuerzas ucranianas y rusas.

Cuando un ejército sufre una derrota del alcance y la escala de la sufrida por Ucrania cerca de Rabotino, y en otros campos y aldeas a lo largo de la línea de contacto con Rusia, normalmente incumbe a los dirigentes de las fuerzas derrotadas determinar las razones por las que se produjo la derrota, y emprender a continuación medidas correctoras para corregir los problemas detectados.

La derrota de Ucrania se produjo semanas después de recibir las críticas de sus antiguos aliados y socios de la OTAN, que proporcionaron a Ucrania tanto el material utilizado para equipar al ejército ucraniano como formación sobre cómo utilizar ese material en la batalla contra los rusos.

Según la OTAN, los ucranianos no estaban utilizando las tácticas que se les habían enseñado en Alemania, Francia y el Reino Unido, por lo que no habían aprovechado al máximo el material que se les había proporcionado para esta ofensiva.

Desde el punto de vista ucraniano, sin embargo, la culpa vuelve a recaer sobre la OTAN por proporcionar a Ucrania un plan de acción, pero no las herramientas necesarias para llevarlo a cabo con éxito. Aunque el ejército ucraniano recibió la mayoría, si no todos (o en algunos casos, más) de los 300 carros de combate, 500 vehículos de combate de infantería y 500 piezas de artillería que había dicho que se necesitaban para un contraataque exitoso diseñado para expulsar a las fuerzas rusas de los antiguos territorios ucranianos de Kherson, Zaporozhye, Donetsk y Lugansk, anexionados por Rusia en septiembre de 2022 tras un referéndum sobre la adhesión a Rusia, así como Crimea, anexionado por Rusia en 2014, los ucranianos no recibieron la munición de artillería ni los modernos aviones de combate F-16 que habían solicitado.

El fracaso de la contraofensiva ucraniana, según los dirigentes ucranianos, fue directamente atribuible a la incapacidad de Ucrania para suprimir la artillería y la aviación rusas, que, combinadas con el amplio uso por Rusia de minas para preparar sus defensas, impidieron a los ucranianos alcanzar sus metas y objetivos trazados para la operación, a saber, romper las defensas rusas y capturar la ciudad de Melitopol, cortando así el puente terrestre que conecta Crimea con Rusia.

Pero la realidad es que la contraofensiva ucraniana nunca iba a funcionar, bajo ninguna circunstancia. En primer lugar, el ejército ucraniano no es la misma fuerza militar que existía cuando comenzó la Operación Militar Especial en febrero de 2022. Ese ejército fue destruido en gran medida en los combates que se libraron entre febrero y junio de 2022.

Gracias a las decenas de miles de millones de equipos proporcionados por la OTAN, y a otros miles de millones de ayuda financiera y de adiestramiento, Ucrania pudo reconstruir su ejército, que utilizó con buenos resultados en otoño de 2022, expulsando a las fuerzas rusas de la región de Járkov y de la parte posterior derecha del río Dniéper.

Pero esta victoria tuvo un alto precio, y la OTAN y Ucrania se vieron obligadas a construir un tercer ejército, formado por el equipo solicitado por Ucrania, y unos 60-90.000 soldados ucranianos que fueron entrenados por la OTAN. Este ejército es el que hoy se sacrifica en el camino de Rabotino.

La mayoría de las tropas que componían este nuevo ejército tenían poca o ninguna experiencia militar previa. Recibieron aproximadamente tres semanas de entrenamiento en fundamentos militares, antes de ser entrenados en el funcionamiento (y mantenimiento) de las nuevas armas de la OTAN que utilizarían.

Después pasaron unas semanas realizando ejercicios de campo diseñados para simular un ataque contra las defensas rusas utilizando complejas tácticas de «armas combinadas» impartidas por instructores de la OTAN y norteamericanos. Posteriormente fueron embarcados de vuelta a Ucrania y enviados de camino a Rabotino.

La reducción de una línea defensiva preparada es una de las tareas más complicadas que se pueden asignar a una unidad militar en combate. Para ejecutar con éxito esta misión, las fuerzas de asalto tienen que ser maestros en su oficio, operando como parte de un equipo de armas combinadas capaz de suprimir fuerzas enemigas, y abrir brechas en campos de minas mientras maniobran bajo el fuego.

Se trata de una tarea que unidades experimentadas con años de entrenamiento a sus espaldas difícilmente podrían llevar a cabo. Para un ejército como la fuerza ucraniana de tercera generación, se trataba de una misión imposible, algo que todos los instructores de la OTAN que participaron en la preparación de las fuerzas ucranianas habrían sabido.

La masacre que se produjo en la carretera de Rabotino era inevitable mientras Ucrania y sus amos de la OTAN crean que el conflicto con Rusia puede resolverse por la fuerza de las armas. El problema es que la disparidad entre la calidad y la cantidad de las fuerzas desplegadas por Ucrania y sus partidarios occidentales, por un lado, y Rusia, por el otro, es demasiado grande para ser salvada por cualquier combinación de entrenamiento y equipamiento que la OTAN pueda proporcionar.

No existe ningún arma mágica a disposición de Occidente que pueda cambiar la realidad del campo de batalla en Rabotino y sus alrededores. Ni los F-16 ni los ATACMS pueden alterar esta realidad. Tampoco existe una varita mágica que pueda agitarse sobre el campo de batalla para cambiar las cuestiones cualitativas relativas a los soldados ucranianos, que llegan a uno de los campos de batalla tecnológicamente más avanzados -y letales- de la historia moderna con escaso o nulo entrenamiento.

Los generales ucranianos responsables de dar las órdenes al Ejército Ucraniano, y los instructores de la OTAN que los prepararon para la batalla, sabían que el resultado que se está produciendo en el camino hacia Rabotino era inevitable.

La cruda realidad es que decenas de miles de soldados ucranianos y miles de millones de dólares en equipamiento militar occidental han sido sacrificados no con fines militares viables, que no los hay, sino más bien para satisfacer las necesidades políticas de los dirigentes ucranianos, que necesitaban ser vistos como dispuestos a hacer uso del entrenamiento y el apoyo material proporcionados, y de sus amos estadounidenses y de la OTAN, que necesitaban poder señalar éxitos en el campo de batalla en Ucrania para justificar el desvío de sus respectivos tesoros nacionales y arsenal militar a la causa ucraniana.

El camino a Rabotino está pavimentado con los detritus de la arrogancia occidental, manifestada en la carne y la sangre del ejército ucraniano esparcidas entre el material destruido producido por las industrias de defensa del Occidente colectivo. Esta batalla sólo tenía un final posible, que se ha producido.

Pero la verdadera tragedia es que ni Ucrania ni el Occidente colectivo han asimilado las lecciones que les enseñó el Ejército ruso: que el conflicto en Ucrania sólo puede acabar con una victoria rusa. Lamentablemente, muchos miles de soldados ucranianos más, y decenas de miles de millones de dólares más en equipamiento militar occidental, tendrán que ser sacrificados antes de que esta lección sea finalmente asimilada.

Scott Ritter es un antiguo oficial de inteligencia del Cuerpo de Marines de EEUU que sirvió en la antigua Unión Soviética aplicando tratados de control de armas, en el Golfo Pérsico durante la Operación Tormenta del Desierto y en Irak supervisando el desarme de armas de destrucción masiva. Su libro más reciente es Disarmament in the Time of Perestroika, publicado por Clarity Press.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 4125232

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License