CEPRID

La manera del Banco Mundial de rastrear la desigualdad

Jueves 10 de agosto de 2023 por CEPRID

Sam Pizzigati

Inequality.org

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org) por Julio Fucik

¿ Has estado comiendo demasiado helado este verano sofocante? ¿Estás pensando en ponerte un poco a dieta? Bueno, imagínate a ti mismo contando calorías pero eximiendo cualquier cosa con azúcar de todo tu conteo. ¿Te ayudaría ese enfoque a hacer una mella apreciable en tu exceso de equipaje corporal? Por supuesto que no. No podemos eliminar lo que ignoramos. Y eso también se aplica a la desigualdad, que es lo que han hecho más de 300 distinguidos economistas de todo el mundo en una nueva carta abierta a las Naciones Unidas y al Banco Mundial.

En 2015, nos recuerdan estos eminentes economistas, las naciones del mundo se unieron y adoptaron una serie de "Objetivos de Desarrollo Sostenible" (ODS) diseñados para atacar sistemáticamente tanto la pobreza como el cambio climático. El décimo de estos objetivos apunta específicamente a “reducir la desigualdad dentro y entre los países”.

¿El progreso hasta ahora en este ODS de desigualdad? Prácticamente inexistente. Según muchas medidas, señalan los economistas en su carta abierta, “nuestras desigualdades han empeorado", y ese empeoramiento realmente importa. Sin reducir la "profunda división" que separa a nuestros ricos globales del resto de nosotros, sugieren los economistas, nunca llegaremos a ninguna parte en "acabar con la pobreza y prevenir el colapso climático".

Reducir significativamente la distribución profundamente desigual de los ingresos y la riqueza de nuestro mundo, por supuesto, siempre seguirá siendo una tarea difícil, dado el poder político que crean las grandes fortunas. El Banco Mundial, desafortunadamente, ha hecho que esta tarea sea más complicada.

Anotador defectuoso

Las naciones miembros de la ONU esencialmente han convertido al BM en el marcador oficial de desigualdad del mundo. Pero las métricas que utiliza el BM para rastrear la desigualdad han resultado ser “muy inadecuadas”, acusa Jayati Ghosh, coautora de la nueva carta abierta de los economistas.

Ya tenemos, señala Ghosh, una variedad de criterios establecidos para medir la desigualdad. El coeficiente de Gini traza las distribuciones de ingresos realmente existentes entre 0 para la igualdad total y 1 para la desigualdad infinita. La proporción de Palma, más fácilmente comprensible, divide la participación en los ingresos del 10% superior de una sociedad por la participación en los ingresos del 40% inferior.

El Banco Mundial no se basa en ninguna de estas medidas estándar. En cambio, está impulsando una noción estadística de "prosperidad compartida" que, como dice Ghosh, "¡deja a los ricos fuera de la ecuación!". Esta medida del Banco Mundial define el éxito en la batalla contra la desigualdad como lo que tenemos cuando los ingresos del 40% inferior crecen más rápido que el ingreso promedio nacional.

En otras palabras, en la tarjeta de puntuación del BM, cualquier nación donde los ingresos del 1% superior están aumentando 10 veces más rápido que el ingreso promedio nacional estaría haciendo “progresos” contra la desigualdad siempre que los ingresos del 40% inferior aumentaran ligeramente más rápido que el promedio nacional.

Esta "extraña noción de ’prosperidad compartida’", dice Jayati Ghosh, "proporciona estimaciones muy engañosas sobre el alcance de la desigualdad o el progreso para reducirla".

Según este extraño criterio del Banco Mundial, más de la mitad del mundo, el 53% de las naciones que el banco tomó como muestra, estaban logrando avances contra la desigualdad justo antes de que llegara la pandemia y otro 11% no mostraba cambios.

La base de datos de desigualdad mundial

Los investigadores de World Inequality Database, un ambicioso esfuerzo estadístico que se inspira en la investigación pionera de académicos como Thomas Piketty, pintan una imagen completamente diferente. Solo el 26% de las naciones del mundo, según lo medido por el coeficiente de Gini, realmente muestra progreso contra la desigualdad de ingresos, y solo el 12% muestra progreso en términos de índice de Palma.

Para los tres principales organismos de control de la desigualdad mundial (Oxfam, Development Finance International y la iniciativa Pathfinders del Centro para la Cooperación Internacional de la Universidad de Nueva York), el sistema de puntuación de "prosperidad compartida" del Banco Mundial deja en claro la necesidad de una verdadera "revolución de datos" que destaque la riqueza de los más ricos del mundo.

El enfoque actual del Banco Mundial, acusaron estos tres grupos en un nuevo informe publicado en julio, esencialmente “ignora lo que les está sucediendo a los ricos”. No podemos permitirnos ignorar eso, enfatizan los grupos, no en un momento en que "los ciudadanos más ricos del mundo continúan siendo en gran parte responsables de las emisiones extremas de carbono" mientras que los "ciudadanos más pobres del mundo pagan el precio a través de los desastres climáticos".

¿Conseguirán críticas como esta que el Banco Mundial cambie sus métodos estadísticos? Ya veremos. La primera reacción del banco a la carta abierta de los economistas ha sido algo alentadora. El Banco Mundial, dice un vocero, está de acuerdo en que “debemos hacer más para abordar la desigualdad” y “medir mejor el progreso”.

Sam Pizzigati coedita Inequality.org. Sus dos últimos libros son “El caso de un salario máximo” y “Los ricos no siempre ganan: el triunfo olvidado sobre la plutocracia que creó la clase media estadounidense, 1900-1970”.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 4129167

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License