CEPRID

Occidente debe prepararse para un ajuste de cuentas largamente retrasado

Viernes 30 de junio de 2023 por CEPRID

Chandran Nair

The Global Institute for Tomorrow

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

El orden internacional multipolar posoccidental está llegando a su fin. A medida que el mundo lidia con las implicaciones de este cambio de poder, van tomando forma los cimientos de un gran ajuste de cuentas. Este ajuste de cuentas desafiará las creencias y estructuras arraigadas que han sostenido el dominio occidental del mundo durante los últimos cientos de años, exponiendo en el camino la naturaleza del derecho percibido de Occidente para liderar el orden jerárquico global. El resultado final será una reevaluación significativa de las relaciones internacionales tal como las conocemos.

Este gran ajuste de cuentas estará impulsado por cinco tendencias principales, que obligan a las naciones occidentales a enfrentarse y adaptarse a un futuro en el que el poder debe compartirse con el resto en un mundo multipolar. Si no se reconoce, o se intenta resistir con fuerza, estas tendencias podrían plantear riesgos significativos no solo para el propio Occidente sino también para la estabilidad global. Sin embargo, los conflictos futuros se pueden evitar si este período de cambio se ve como una oportunidad para construir un mundo más equitativo, en lugar de como una crisis que amenaza los privilegios preferidos y arraigados.

Cinco tendencias a considerar

El futuro que le espera a Occidente, una transición sin problemas hacia la multipolaridad o un período de inestabilidad y conflicto potencial, dependerá en gran medida de cómo respondan los formuladores de políticas a las siguientes cinco tendencias.

Primero está el desenmarañamiento de la narración de la historia hasta ahora. Occidente, a lo largo de su historia colonial, ha practicado y perfeccionado la interpretación selectiva y el relato de los acontecimientos, eligiendo presentarse como el creador de la civilización moderna y una fuerza guía benévola. Esto ahora está cambiando. Las tecnologías de la información, como Internet y las redes sociales, han roto el monopolio sobre la información y la historia que alguna vez tuvieron las instituciones occidentales de vigilancia (compañías de medios, universidades, editoriales de libros y más). Como consecuencia, personas de todo el mundo están reconociendo que la historia ya no se limita a la interpretación occidental, incluida su proyección de benevolencia.

Un componente significativo de esto ha sido la falta frecuente de Occidente de reconocer su propio pasado imperfecto. A pesar de amplificar las malas acciones percibidas de otros, ha guardado silencio sobre sus propios momentos desagradables, como la destrucción de las culturas de las Primeras Naciones por parte de los primeros pioneros estadounidenses, la explotación europea del continente africano o el trato de Australia a los pueblos aborígenes. Abordar estos episodios históricos es aún más importante porque afectan el comportamiento actual. Las naciones occidentales también tienen problemas para admitir errores e intenciones contemporáneos.

Las naciones no occidentales ahora pueden dejar en claro que sus propios países y comunidades tienen largas historias que no solo existen a pesar de la interpretación occidental, sino que estas historias deben explorarse, comprenderse y contarse. Occidente debe lidiar con esta tendencia y sus implicaciones, en lugar de seguir oscureciéndola con la negación. Considere los esfuerzos diplomáticos en curso del gobierno indio para obligar a Gran Bretaña a devolver el tesoro robado de la India, incluidas algunas de las joyas de la corona.

La segunda tendencia es la reevaluación del orden internacional “basado en reglas”. Puede que a los políticos de Washington no les guste oírlo, pero el concepto es objeto de muchas burlas en todo el mundo y es ampliamente considerado como una herramienta utilizada por Occidente para controlar los asuntos globales y mantener la hegemonía. Existe un amplio resentimiento creciente contra las naciones occidentales por el incumplimiento reiterado de sus propias reglas, lo que significa que la legitimidad de este orden está siendo cuestionada a pesar de sus aspectos positivos.

Coincidiendo con esta creciente frustración está la realidad de que la distribución del poder entre más naciones está transformando el orden mundial actual y creando nuevas oportunidades y desafíos. China ha asumido una posición más destacada, ofreciendo bienes públicos globales como el establecimiento de la paz y abordando el cambio climático de una manera que las naciones occidentales no están dispuestas o no pueden hacer. De manera similar, India está comenzando a afirmarse , al igual que otras naciones más pequeñas, como los Emiratos Árabes Unidos e Indonesia .

A medida que más países determinan sus propias trayectorias en el siglo XXI, Occidente debe reconocer que el equilibrio de poder internacional ha cambiado. No puede seguir imponiendo su voluntad a los demás: el ascenso de China y otras naciones es prueba de ello. Occidente debe aceptar esta nueva realidad y reconocer que se necesita un enfoque nuevo, más pragmático y multipolar, en el que las naciones apliquen políticas exteriores comprometidas con la coexistencia, impulsadas por sus propios intereses en lugar de alinearse con un lado o el otro.

El tercero es el desenmascaramiento del "mantenimiento de la paz" occidental. A pesar de presentarse como el garante de la seguridad global, gran parte del mundo ahora ve a Estados Unidos‚ y Europa en menor medida, como lucrándose de la guerra en lugar de estar interesados ​​en promover una paz auténtica. El complejo militar-industrial occidental, particularmente el de los Estados Unidos, es tan poderoso que ahora es bien sabido que impulsa la política exterior de los Estados Unidos hasta el punto de perpetuar los conflictos para beneficiarse de la guerra.

En la actualidad, Estados Unidos y sus aliados de la OTAN están impulsando el aumento del gasto militar mundial , y Estados Unidos gasta más en defensa que los siguientes diez países juntos. Es igualmente bien conocido que casi la mitad del presupuesto del Pentágono va a contratistas privados cada año, y el complejo militar-industrial dona millones de dólares a las carreras del Congreso de los EEUU, lo que resulta en la captura del estado y aumentos significativos en los presupuestos de defensa.

El resto del mundo se ha dado cuenta de que no se puede confiar en Occidente por sí solo para liderar los esfuerzos de paz global, especialmente si una parte significativa de sus economías está orientada a sacar provecho de los conflictos. A la luz de esto, se está produciendo un cambio positivo, con China negociando acuerdos de paz innovadores, entre Arabia Saudita e Irán, por ejemplo , mientras que líderes mundiales como Joko Widodo de Indonesia, Narendra Modi de India y Luiz Inácio Lula da Silva de Brasil abogan por acuerdos pacíficos . resolución de conflictos modernos.

La cuarta tendencia en marcha es el destronamiento de la superestructura financiera occidental. Que Occidente haga un amplio uso de su poderío financiero con fines y ventajas geopolíticas no es un gran secreto: los legisladores y los expertos hablan abiertamente sobre la “ armamentización de las finanzas” y la aplicación de sanciones a los países que no cumplen con las intenciones occidentales. Asimismo, la capacidad de Estados Unidos y sus aliados para congelar e incluso confiscar las reservas de estados soberanos —Afganistán, Venezuela, Rusia— provocó ondas de choque en todo el mundo.

Debido a esto y al propio historial de Occidente de avaricia financiera e incorrección, que resultó en crisis devastadoras como la crisis financiera de 2007-2008 y el reciente colapso de Silicon Valley Bank, que ha tenido repercusiones globales, la desconfianza y el rechazo de Occidente. estructuras financieras está creciendo.

Ahora se están realizando esfuerzos para desmantelar el privilegio exorbitante otorgado a los Estados Unidos a través de su moneda. La desdolarización está ocurriendo mucho, con la participación de la moneda en las reservas globales cayendo al 47 por ciento el año pasado , por debajo del 73 por ciento en 2001. Además, los países están buscando alternativas al sistema SWIFT., que también se ha utilizado en ayuda de las sanciones basadas en Occidente y, por lo tanto, alarmó a la mayoría mundial. A medida que los países con monedas estables ganan influencia, emerge un orden económico más multipolar, remodelando las alianzas geopolíticas, la diplomacia económica y el equilibrio de poder dentro de las instituciones internacionales. Este cambio puede otorgar a las naciones en desarrollo una mayor flexibilidad en el manejo de sus monedas y políticas monetarias y limitar la capacidad de Occidente para imponer sanciones unilateralmente. Además, las naciones BRICS recientemente superaron al G7 en términos de PIB, lo que indica una redistribución del poder económico y sugiere un futuro de cooperación en comercio, inversión, infraestructura y asistencia para el desarrollo.

Quinto y último, está el notable colapso de la credibilidad de la prensa occidental. Esto llega en un momento crítico, ya que las repetidas deficiencias en los últimos años han aumentado la conciencia mundial sobre el papel de los medios occidentales en la perpetuación de los aspectos preferidos de Occidente del orden mundial actual, a menudo en detrimento de otros países.

Por ejemplo, los persistentes ataques contra China en los titulares occidentales han perpetuado una narrativa improductiva y aterradora de Beijing como una amenaza para sus propios ciudadanos y el mundo en general. Los contextos geopolíticos de Hong Kong y Taiwán, aunque son asuntos complicados, se han manipulado de manera particular y selectiva para impulsar una narrativa de "nosotros contra ellos", en lugar de fomentar el entendimiento entre Occidente y China.

Del mismo modo, la cobertura abrumadoramente unilateral del conflicto ucraniano suele pasar por alto las complejidades geopolíticas nacionales y regionales en la relación ruso-ucraniana de larga data y la historia de la expansión de la OTAN en Europa. La falta de información sobre el bombardeo de Nord Stream, que muchos creen que fue perpetrado por una nación occidental, con información para respaldar esta afirmación , es un agujero evidente que ha contribuido a la falta de confianza en los medios occidentales, tanto de los no occidentales como de los occidentales. lectores por igual. Solo unos meses después, la prensa occidental admite silenciosamente la posible culpabilidad occidental, o al menos, el conocimiento.

Además, la cobertura inadecuada y sesgada de los conflictos no occidentales, como los de Yemen, Myanmar y Palestina, ha dado lugar a acusaciones globales de negligencia , parcialidad e incluso racismo.

La escritura en la pared

Los gobiernos occidentales que operan en una cámara de eco de negación deben comunicarse con sus amigos en todo el mundo y darse cuenta de lo que es obvio para todos excepto para ellos mismos: que el mundo no es como lo que era en la era posterior a la Guerra Fría. Las viejas formas están acabadas, y Occidente simplemente no tiene el poder político y financiero, por no hablar de la legitimidad internacional, que una vez tuvo. Las naciones occidentales deben adaptarse a este entorno internacional cambiante, en lugar de insistir obstinadamente en seguir como hasta ahora. No hacerlo hará del mundo un lugar más peligroso y erosionará aún más la credibilidad y la influencia de Occidente.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 4123422

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Internacional   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License