CEPRID

La ’crisis’ de Francia con el Islam: un legado de 200 años de brutalidad colonial

Lunes 2 de noviembre de 2020 por CEPRID

Joseph Massad

Miidle East Eyes

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

Francia está en crisis. El extremismo radical cristiano francés oficial y no oficial, legitimándose bajo el paraguas de lo que los franceses llaman ostentosamente laicité , continúa aumentando sus ataques contra los musulmanes franceses y no franceses.

El Collectif contre l’islamophobie en France (CCIF) enumeró 1.043 incidentes islamófobos que ocurrieron en 2019 (un aumento del 77% desde 2017): 68 ataques físicos (6’5%), 618 incidentes de discriminación (59’3%), 210 de incitación al odio racial (20’1%), 93 de difamación (8’9%), 22 de vandalismo de lugares sagrados musulmanes (2’1%) y 32 de discriminación vinculados a la lucha contra el terrorismo (3’1%).  El odio de los cristianos franceses y el llamado "secular" hacia los musulmanes es parte del discurso cotidiano del gobierno francés, los expertos y los medios de comunicación.

De hecho, la normalización del discurso de odio contra los musulmanes no solo legitima la discriminación institucionalizada a la que son sometidos los musulmanes franceses, sino que también incita a la violencia contra ellos dentro y fuera de Francia, incluidos los tiroteos en la mezquita de Brest y los ataques contra su popular imán Rachid Eljay en junio de 2019 y el ataque a la mezquita de Bayona en octubre de 2019 que hirió a cuatro personas.

Fuera de Francia, el terrorista que cometió la masacre de 2019 en las mezquitas de Christchurch en Nueva Zelanda, matando a 51 fieles musulmanes e hiriendo a 49, citó las teorías asesinas del pensador francés islamófobo Renaud Camus  que influyeron en sus acciones.  En octubre de 2019, el presidente francés Emmanuel Macron (cuyo primer nombre es el nombre que el ángel Gabriel le dio a Jesús en los Evangelios, que significa "Dios está con nosotros") y su entonces ministro del Interior, Christophe Castaner (también llamado así por el mismo Cristo) conectaron el terrorismo en Francia a cualquier signo de la fe y la cultura de los musulmanes franceses, como tener barba, rezar cinco veces al día, comer comida halal, etc.

Es pura coincidencia que el presidente y su ministro del interior lleven el nombre de Jesucristo, lo que no debería implicar a todos los que llevan el nombre de Jesús de tener una crisis con el "Islam", sino solo a algunos de ellos que expresan un odio "secular" antimusulmán.

Islam ’liberador’

La semana pasada, Macron declaró que "el Islam es una religión que está en crisis en todo el mundo hoy, no solo estamos viendo esto en nuestro país". Añadió que busca "liberar" al Islam en Francia de las influencias extranjeras mejorando la supervisión del financiamiento de las mezquitas.

Pero Macron no es el primer gobernante francés que quiso "liberar" el Islam.

Ésta es una vieja tradición "secular" francesa. Cuando Napoleón Bonaparte invadió Egipto y Palestina en 1798, su astuto plan fue mentir a los egipcios anunciando que él y su ejército eran "musulmanes fieles" y que habían venido a liberar a los musulmanes y al Islam de la tiranía de los mamelucos.

Su engaño no funcionó y los egipcios se levantaron contra él al igual que los palestinos. Regresó derrotado a Francia después de que su ejército cometiera incalculables atrocidades en Egipto y Palestina. La crisis de Napoleón y Francia con el Islam hace dos siglos fue que fueron derrotados en la ciudad palestina de Acre. Tres décadas más tarde, cuando Francia invadió Argelia, los franceses ya no necesitaron mentir a los musulmanes para conquistarlos, robarlos y destruir sus lugares de culto.

El casus belli oficial que utilizó el rey Carlos X para justificar la invasión de Argelia en 1830 fue la negativa de Francia a pagar su deuda por el grano que los comerciantes argelinos habían suministrado al ejército francés de Napoleón durante la campaña italiana bajo la Primera República. En vista del hecho de que los comerciantes argelinos pertenecían a las familias de banqueros judíos de Livorno, de Bacri y Busnac, el debate público en ese momento en Francia tenía un "tenor antisemita".

Irónicamente, este es el mismo rey Carlos que en 1825 obligó a los esclavos liberados de Haití, cuya revolución derrocó el colonialismo francés y la esclavitud, a pagar millones en indemnización por las pérdidas de propiedades de sus antiguos amos franceses blancos que los habían esclavizado a cambio del reconocmiento diplomático y levantamiento de su castigador bloqueo a Haití.

En 1827, Hussein Dey , gobernante otomano de Argel, exigió el pago de la deuda al cónsul francés, Pierre Deval, quien se negó insolentemente. Indignado por la afrenta del cónsul, el Dey lo golpeó con matamoscas y lo llamó "un sinvergüenza malvado, infiel y adorador de ídolos".

Invadiendo Argelia

La invasión se inició a mediados de junio de 1830 y Argel cayó el 5 de julio. La Francia en apuros económicos robó la tesorería de Argel, robando más de 43 millones de francos en oro y plata, además de las sumas que desaparecieron y las que se gastaron en el ejército de ocupación francés. Quizás los países pobres de África Occidental que continúan endeudados con Francia en la actualidad deberían demostrar cuán asimilados están al francés invadiendo Francia para robar su tesoro.

Los objetivos inmediatos de la invasión, como Charles los enumeró en la asamblea nacional francesa el 2 de marzo, eran vengar a los franceses por el insulto argelino, "acabar con la piratería y reclamar Argelia para el cristianismo".

De acuerdo con los compromisos cristianos de Francia, el ejército francés conquistador se apoderó de las mezquitas y las convirtió en iglesias y catedrales a punta de pistola, incluida la mezquita otomana Ketchaoua más grande de Argel, construida en 1612, que se convirtió en la Catedral de San Felipe en diciembre de 1832.

Ese mismo año, los franceses aniquilaron a toda la tribu de los Ouffia , no perdonaron a ninguna mujer ni a ningún niño, y se apoderaron de todas sus posesiones.

Al igual que el odio absoluto y el racismo de los intelectuales supremacistas cristianos franceses blancos contemporáneos hacia los musulmanes, a principios de la década de 1840, el célebre pensador francés Alexis de Toqueville declaró a este respecto que "es posible y necesario que haya dos conjuntos de leyes en África, porque nos enfrentamos a dos sociedades claramente separadas. Cuando se trata de europeos [colonos en África], absolutamente nada nos impide tratarlos como si estuvieran solos; las leyes promulgadas para ellos deben aplicarse exclusivamente a ellos ".

Se opuso a los pusilánimes que se oponían a la barbarie francesa y al uso de blitzkriegs (que llamaban "razzias") contra la población argelina. "A menudo he escuchado a hombres a quienes respeto, pero con quienes no estoy de acuerdo, que encuentran mal que quememos las cosechas, que vaciemos los silos y, finalmente, que capturemos a hombres, mujeres y niños desarmados. Estas, en mi opinión, son necesidades lamentables, pero a las que cualquier pueblo que quiera hacer la guerra a los árabes está obligado a someterse. Y, si digo lo que pienso, estos actos no me repugnan más ni siquiera tanto como a otros que el derecho de la guerra obviamente autoriza y que tienen lugar en todas las guerras de Europa ".

Barbarie francesa

En 1871, los musulmanes argelinos se rebelaron de nuevo contra el dominio francés, con 150.000 personas uniéndose a las fuerzas de un líder local de Cabilia, Al-Muqrani.

La máquina genocida francesa respondió matando a cientos de miles, lo que, combinado con las muertes por hambruna causadas por Francia a fines de la década de 1860, resultó en la muerte de un millón de argelinos (aproximadamente un tercio de la población). Los franceses arrasaron docenas de ciudades y pueblos mientras eliminaban a toda la élite de la sociedad argelina. Pero incluso eso no resolvió la "crisis" de Francia con el Islam.

En 1901, aumentó la preocupación de los franceses por su "crisis" con el Islam. Esto fue especialmente así porque Francia, que "es y será cada vez más y sin duda una gran potencia musulmana", dada su adquisición de nuevas colonias con grandes poblaciones musulmanas, necesitaba saber cómo sería el Islam en el siglo XX.

Esto se convirtió en una preocupación tan grave que se lanzó una "búsqueda" colonial de conocimiento. El editor de la importante revista colonial francesa Questions diplomatiques et coloniales , Edmond Fazy, se propuso investigar la cuestión del "futuro del Islam" para el año 2000.

Futuro del Islam

Al igual que muchos cristianos franceses islamófobos de hoy, a Fazy le preocupaba el número creciente y poco informado de musulmanes en todo el mundo (citó la cifra de 300 millones, que constituían una quinta parte de la población mundial) y la propagación de su religión "simple" en África.

Muchos de los colaboradores de su diario consideraron conveniente manipular la teología islámica y transformar los ulamas musulmanes para producir no solo un Islam moderno que la modernidad europea toleraría, sino también uno que, esperaban, debilitaría al Imperio Otomano. Sin embargo, el consejo más práctico provino de la escuela francesa de arabistas, integrada por colonos franceses (pieds noirs) en el norte de África. Uno de ellos, Edmond Doutte, de la escuela argelina, especialista en religión e islam, habló de su encuentro con el fanatismo y la intolerancia musulmana.

Los musulmanes con educación tradicional parecen haberse "alejado de nosotros" en contraste con los trabajadores nativos, que confraternizan con los dos puntos y aprenden "nuestros hábitos". En lugar de reprimir "las manifestaciones religiosas exageradas" del islam existente, la tarea que tenían ante sí los europeos era más productiva:"Podríamos, por el contrario, favorecer el nacimiento de un nuevo Islam más inclinado hacia el compromiso y la tolerancia de Europa; alentar a la joven generación de ulama que está trabajando en esa dirección, y aumentar el número de mezquitas, madrasas y universidades musulmanas, asegurándonos de que las dotemos con adeptos a las nuevas teorías ".

Los comentarios de Doutte suenan tan familiares porque podrían ser pronunciados fácilmente por cualquier político o experto francés contemporáneo, u otro occidental, en la actualidad.

En cuanto a M. William Marcais, el director de la madrasa de Tlemcen fundada por los franceses para formar jueces musulmanes argelinos sobre bases "racionalistas", era parcial hacia el Islam "nuevo" y "moderno" que los franceses estaban formando, un Islam que "estaba estrechamente ligado al destino de Francia".

Tiempo de retribución

El proyecto de transformar el Islam en algo que el cristianismo europeo y el laicista francés puedan tolerar continúa en marcha en 2020, pero con resultados insatisfactorios en lo que a Macron se refiere, especialmente porque la financiación de Francia de grupos yihadistas en Siria no ha provocado hasta ahora la búsqueda del islam francés.

La discriminación institucionalizada en curso por parte del estado francés contra sus ciudadanos musulmanes no muestra signos de disminución bajo Macron. Francia sigue sumergida en un discurso dominante de chovinismo y odio hoy que no es muy diferente al que siempre dominó la cultura incluso antes de la Revolución Francesa.

Es cierto que la cultura de odio supremacista y fascista cristiana blanca generalizada en toda Europa y los Estados Unidos de hoy, que recuerda a la cultura europea del odio en la década de 1930, no es exclusiva de Francia, pero los franceses (no a diferencia de los israelíes) sobresalen en expresarlo con eufemismos.

La crisis que sigue afrontando Francia con los musulmanes es la crisis del chovinismo francés , y la negativa del cristiano supremacista blanco y de los  franceses laicos a reconocer que su país es una potencia neocolonial de tercera categoría con una cultura retrógrada dominante que insiste en aferrarse a glorias pasadas desatendidas, cuando necesitan arrepentirse de sus pecados genocidas que se extienden desde el Caribe hasta el sudeste asiático, hasta África, y que mataron a millones de personas desde finales del siglo XVIII.

Lo que los franceses deben hacer es pagar las deudas que tienen con todos aquellos a quienes robaron y asesinaron en todo el mundo desde entonces. Sólo eso pondrá fin a la crisis de Francia con el "Islam" y consigo misma.

Joseph Massad es profesor de política árabe moderna e historia intelectual en la Universidad de Columbia en Nueva York. Es autor de numerosos libros y artículos académicos y periodísticos. Sus libros incluyen Colonial Effects: The Making of National Identity in Jordan, Desiring Arabs, The Persistence of the Palestina Question: Essays on Sionism and the Palestinians, y más recientemente Islam in Liberalism. Sus libros y artículos se han traducido a una docena de idiomas.


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 3290248

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Territorios  Seguir la vida del sitio Religión   ?

Sitio desarrollado con SPIP 1.9.2p + ALTERNATIVES

Creative Commons License