José Fernando Mota Muñoz

Articles d’història i d’altres històries

Tots els textos que trobareu en aquesta web poden ser copiats, modificats i distribuïts, citant la seva procedència i respectant la Llicència de Creative Commons.

*******************************************************************************************************************************************************

Artí­culos de historia y otras historias

Todos los textos que encontraréis en esta web pueden ser copiados,
modificados y distribuidos, citando su procedencia y respetando la Licencia de Creative Commons.

José Fernando Mota Muñoz – juliol de 2022


15 de agosto de 2006

por José Fernando Mota Muñoz


Mañana dedicada a gestiones en correos. A diferencia de la oficina que vimos en la parte judía de Jerusalén, con detectores de metales en la entrada, seguratas, etc., en la oficina de la zona este no tropezamos con ningún control, pero sí con lentas colas y largos trámites burocráticos.

JPEG - 11 KB
Puerta de iglesia copta

Por la tarde callejeamos por el barrio cristiano, por calles alejadas del ajetreo de la zona musulmana. Encontramos más gente vestida a la forma occidental, los niños juegan en los pocos espacios abiertos que hay dentro de las murallas, las cruces presiden los dinteles de las casas, las iglesias se suceden, a una greco-ortodoxa le sigue una armenia y a esta una copta o el local de la JOC. La tranquilidad de estas calles contrasta con el bullicio de la zona del zoco.

En nuestro paseo traspasamos las murallas y nos encontramos de nuevo con el barrio de los judíos ortodoxos, que es más grande de lo que en un principio parecía. Pasamos sólo por las estribaciones del barrio, no nos adentramos porque nuestra vestimenta no es lo suficientemente decente. De nuevo observamos los trajes estrafalarios, las caras serias, las familias numerosas. Los bloques donde viven parecen viviendas sociales. Vemos un parque infantil donde juegan unos niños, que ni ríen, ni levantan la voz. En realidad la imagen es la de un barrio pobre y triste. No parece que estos ortodoxos formen parte de los privilegiados de la sociedad israelí.

Nos sentamos en la Puerta de Damasco a ver el espectáculo, pero a medida que pasan los minutos la gente va desapareciendo. A las 19.30 h. ya sólo quedan dos o tres puestos, los soldados y un mínimo tráfico de personas. Nosotros también nos retiramos, mañana toca madrugar.

JPEG - 56.5 KB
La Puerta de Damasco

RSS 2.0 [?]

Espai Editorial

Sitio desarrollado con SPIP
Squelettes GPL Lebanon 1.9

Creative Commons License