Agora País Llionés ante el 20-N 2014

Desde AGORA País Llionés mostramos nuestro más absoluto rechazo al fascismo, en especial en esta fecha del 20 de noviembre, donde algunos individuos repulsivos recuerdan la muerte de dos conspiradores. Pero tras la muerte del último de ellos, las actitudes fascistas continuaron, pero disfrazadas de Transición y democracia. Transición que, con la disculpa de no abrir viejas heridas, dejó a parte de lo mejor de nuestro pueblo en las cunetas, olvidando así la memoria histórica y el dolor vivido por todas aquellas familias y comunidades que todavía a día de hoy no han podido recuperar los restos de sus seres queridos. Quienes formaron parte de las guerrillas, siguen en cierto modo con un estatus de bandoleros, y además, parte de quienes lucharon contra el fascismo en épocas posteriores, son tachados de terroristas, paradójicamente, por un tribunal de excepción ─la Audiencia Nacional─ heredado del franquismo.

Esto no es una mirada al pasado, sino al presente, y más aún cuando se nos intenta vender que la solución pasa por una segunda Transición. Mientras se persigue a las clases populares y sus muestras de descontento (Ley Mordaza, Operación Araña, condenas a huelguistas y sindicalistas…), se deja hacer al poder capitalista más despiadado y a sus muletas (la extrema derecha española, el Frente Nacional en Francia, Amanecer Dorado en Grecia…), con episodios aberrantes como la permisividad con el desparecido centro social-nacionalista de la Ciudad de León u otras asociaciones diversas que en el Estado simulan mostrar una cara amable a la sociedad, pretendiendo esconder su trasfondo fascista y su apología sistemática del racismo y la xenofobia (como las campañas de ayuda exclusivamente para “españoles”), la homofobia (agresiones en Gandía, Zaragoza, Xixón, Ponteareas…) y la persecución contra toda visión del mundo que se oponga a la suya (como las agresiones en el barrio de Tetuán en Madrid, peticiones de muerte para políticos catalanes, etc).

Por todo ello, esta es una fecha para reflexionar, reforzar nuestras convicciones y seguir actuando en consecuencia con nuestros principios, para que estas acciones no tengan cabida ni avancen en la sociedad leonesa o en cualquier otra.
Finalmente, queremos mostrar todo nuestro apoyo a los compañeros y compañeras que a día de hoy luchan para evitar la opresión fascista, bien sea en Ucrania, en los países europeos o en cualquier parte del planeta, y recordar especialmente a quienes perdieron la vida a manos de fascistas, como Carlos Palomino, Pavlos Fyssas, Lucrecia, Guillem, Aitor y, por desgracia, otros muchos ejemplos.

¡VUESTRA LUCHA ES NUESTRA MEMORIA, NUESTRA LUCHA ES VUESTRA MEMORIA!