Portada del sitio > Agroecología > Pedimos que no se autorice una ampliación de granja porcina de 1.500 a (...)

Agroecología / Propuestas y documentos / Ganadería industrial

Pedimos que no se autorice una ampliación de granja porcina de 1.500 a 3.079 cerdos en San Pedro de Latarce

Pedimos que se deniegue el proyecto por el impacto medioambiental negativo y su incompatibilidad con la normativa sectorial y ambiental, teniendo en cuenta que se encuentra en Red Natura 2000 y que tiene una fuerte afección a los recursos hídricos y a una masa en mal estado como es la del río Sequillo

Sábado 4 de diciembre de 2021 - 62 lecturas


Ecologistas en Acción Valladolid, en relación al anuncio de información pública relativa a la solicitud de ampliación de una explotación porcina de cebo, sometida a autorización ambiental y a evaluación de impacto ambiental simplificada, en el término municipal de San Pedro de Latarce (Valladolid). Expte.: 046-21AAVA. El proyecto consiste en la ampliación de cebo de más de 20 kg, pasando de 1.500 a 3.079 cerdos de engorde, promovido por FILIBERTO GARCÍA HERNANDO y cuyo emplazamiento se encuentra en la Parcela 45 del polígono 7, del término municipal de San Pedro de Latarce (Valladolid), aparecido en el BOCyL de 19 de octubre de 2021, presentó el 1 de diciembre de 2021 escrito de ALEGACIONES ante el Servicio Territorial de Medio Ambiente de Valladolid de la Junta de Castilla y León,

SOLICITANDO:

  • Primero. Que se deniegue el proyecto por el impacto medioambiental negativo y su incompatibilidad con la normativa sectorial y ambiental, teniendo en cuenta que se encuentra en Red Natura 2000 y que tiene una fuerte afección a los recursos hídricos y a una masa en mal estado como es la del río Sequillo.
  • Segundo. Aplicar otras medidas alternativas de desarrollo rural en la zona del Proyecto, el cual, está basado en la sobreexplotación de los recursos hídricos y su contaminación y que deteriora gravemente los espacios naturales, comprometiendo el futuro.

Las alegaciones descansan sobre los siguientes CONSIDERACIONES:

Primera. Las afecciones acumulativas de la ampliación de la granja de cerdos de 1.500 plazas a 3.079 (369 UGM), así como el efecto del consumo de agua que dicha ampliación va a suponer y del cual no se dice nada en el estudio de impacto ambiental supone una afección importante a la gestión de los Recursos Naturales. De igual manera, el manejo de los purines de la provincia de Valladolid contribuye de manera importante a las emisiones a la atmósfera de amoniaco y metano, sendos contaminantes que en la actualidad y desde hace años incumplen respectivamente el techo nacional de emisión establecido por la normativa europea y (junto al resto de gases con efecto invernadero) los compromisos internacionales de España en materia de cambio climático. El metano es además precursor del ozono, contaminante que en la provincia de Valladolid ha incumplido desde 2010 el valor objetivo para la protección de la salud.

El artículo 13.5 de la Ley 34/2007, de 15 de noviembre, de calidad del aire y protección de la atmósfera establece que la comunidad autónoma competente no podrá autorizar la modificación sustancial de actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera del grupo B, donde están catalogadas las explotaciones intensivas porcinas sujetas a autorización ambiental, si queda demostrado que contribuyen a que se sobrepasen unos objetivos de calidad del aire que ya se han incumplido. La emisión anual de 27.992 kg de metano (CH4) y 14.932 kg de amoniaco (NH3) por parte de la explotación cuya autorización ambiental se tramita agravará esta problemática.

Es a la Administración y al promotor a quienes corresponde demostrar que el incremento de la contaminación de la atmósfera previsto por la instalación, en razón de las emisiones que su funcionamiento ocasionaría, no dará lugar a que se sobrepasen dichos objetivos de calidad del aire, lo que parece difícil cuando se incumplen de entrada.

El Documento Ambiental del Proyecto omite esta cuestión para el caso concreto de la ampliación de la explotación en tramitación, en el contexto del fuerte aumento de la cabaña porcina en el ámbito municipal y comarcal. Por otro lado, esa Consejería no está cumpliendo su obligación legal de elaborar un Plan de mejora de la calidad del aire que permita conocer las causas del problema y adoptar las medidas para corregirlo.

Se trata de impactos ambientales críticos, de carácter acumulativo con otros proyectos, la generación de residuos y los riesgos para la salud humana debidos en particular a la contaminación del agua y del aire.

Segundo. El proyecto propuesto se encuentra en una zona protegida por la RED NATURA 2000, ZEPA Tierra del Pan ES0000209. Hay que constatar que esta zona es de especial importancia para la avutarda (Otis tarda) y que se encuentra amenazada por las transformaciones que están teniendo los cultivos tradiciones de cereales de secano.

Un modelo tan intensivo como es el de las explotaciones ganaderas intensivas, repercute directamente sobre la zona. “Las poblaciones de aves de los campos de cultivo de la Red Natura 2000 se están extinguiendo de igual modo que en zonas no protegidas porque la intensificación agrícola también afecta a estas áreas que supuestamente hay que preservar”. Así de contundente se muestra Carlos Palacín ante los resultados de la investigación que firma junto a Juan Carlos Alonso en Journal of Nature Conservation. Los dos investigadores del MNCN llevan 15 años haciendo el seguimiento de especies amenazadas en una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y los resultados indican una grave disminución de las poblaciones estudiadas [1]. Según los investigadores para paliar los efectos negativos de la PAC proponen cambiar el actual modelo de gestión de las zonas agrícolas protegidas con medidas como impedir la concentración parcelaria, y la subsiguiente intensificación, así como la implementación a largo plazo de prácticas agrícolas sostenibles independientes de las que subvenciona la PAC. “Si deseamos conservar estos paisajes y su biodiversidad es necesario cambiar el modelo, por lo menos en las zonas que integran la Red Natura 2000”, concluyen los investigadores

La cercanía al río Sequillo (300 m.), puede afectar a su cauce fluvial, como a los sotos, los cuales se encuentran con una gran presión por el incremento de los regadíos. Si nos fijamos en la masa de río, se encuentra fuertemente alterado desde el año 2013 y es una masa que se encuentra en riesgo.

Ilustración 1: Masa del río Sequillo fuertemente alterada y en riesgo.


[1Palacín, C. y Alonso, J.C. (2018). Failure of EU Biodiversity Strategy in Mediterranean farmland protected areas. Journal for Nature Conservation 42; 62-66. DOI: https://doi.org/10.1016/j.jnc.2018.02.008