Portada del sitio > Contaminación atmosférica > Comunicados > Ecologistas en Acción Valladolid pide más espacio para el autobús, la (...)

Contaminación atmosférica / Comunicados / 7 de septiembre: Día Internacional del Aire Limpio por un cielo azul

Ecologistas en Acción Valladolid pide más espacio para el autobús, la bicicleta y el peatón

La organización ambiental considera muy positivas las últimas iniciativas municipales y pide al Ayuntamiento que no retroceda en el objetivo de mejorar la calidad del aire

Lunes 7 de septiembre de 2020 - 77 lecturas


Comunicado, 07-09-20

Por Resolución de 19 de diciembre de 2019, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 7 de septiembre Día Internacional del Aire Limpio por un cielo azul, “consciente de que la contaminación atmosférica es el mayor riesgo ambiental para la salud humana y una de las principales causas evitables de muerte y enfermedad en todo el mundo, afectando de manera desproporcionada a las mujeres, a los niños y a las personas de edad avanzada”.

En el primer año de la celebración del Día Internacional del Aire Limpio, Ecologistas en Acción de Valladolid quiere manifestar su acuerdo general con las recientes actuaciones de implantación de carril bus y carril bici en diversas calles de la ciudad, que van en la buena dirección de redistribuir de manera más racional el espacio público urbano entre el automóvil motorizado privado y los medios de transporte alternativos, más limpios y saludables.

Dado que la mayor parte de la contaminación en las áreas urbanas procede del tráfico, y mayoritariamente de los coches, buena parte de las medidas para reducir la contaminación del aire deben ir encaminadas a limitar la utilización del automóvil, con acciones que a la vez que reducen la velocidad y el uso del coche, canalicen la necesidad de movilidad hacia el transporte público y los modos de transporte no motorizados, como la bicicleta y el peatón.

Se trata de medidas que se vienen implantando con éxito en centenares de ciudades europeas desde hace casi medio siglo, incluyendo en España las de Pontevedra o Vitoria, y que pueden situar a Valladolid en la vanguardia de las urbes con mejor calidad del aire y mayor nivel de vida, siempre que se adopten con convicción y explicando que la única manera de limpiar el aire que respiramos es reducir el número de vehículos que circulan por nuestras calles.

En el caso concreto del Paseo de Isabel la Católica, la organización ambiental considera muy acertada la reducción a un solo carril del espacio destinado al vehículo motorizado, reservando el carril restante, junto a los parques de Las Moreras y La Rosaleda, para la bicicleta.

Con independencia de que ésta y otras actuaciones ejecutadas puedan ser mejoradas, Ecologistas en Acción considera que cualquier cambio debería adoptarse después de evaluar durante un tiempo su comportamiento y no en función de protestas puntuales más o menos amplificadas.

En todo caso, el criterio no debe ser nunca devolver al coche el espacio ganado, evitando en lo posible afectar al arbolado y el perímetro de los parques del río Pisuerga.

La supuesta impopularidad de las medidas de restricción del tráfico demora o impide en ocasiones la ejecución de estas medidas por las incomodidades o las protestas de ciertos agentes urbanos (comerciantes, hosteleros), cuando lo cierto es que son mayoritariamente entendidas y compartidas por la población al fundamentarse en la salud pública.

Esta realidad social ha quedado acreditada por la respuesta ciudadana ante la crisis de la COVID-19, asumiendo con naturalidad limitaciones de la circulación mucho más drásticas que las que se requieren para combatir la contaminación atmosférica estructural urbana, que sólo afectan a un medio concreto como es el vehículo motorizado privado.

La voluntad política, la estabilidad de las políticas y la información a la población sobre la naturaleza y la gravedad del problema son requisitos imprescindibles para que las medidas sean eficaces.

Según el Instituto de Salud Carlos III, la contaminación atmosférica ocasiona en Valladolid más de doscientas muertes al año.

Los contaminantes responsables de este grave problema sanitario son el dióxido de nitrógeno y las partículas, en invierno, y en verano el ozono, emitidos directa o indirectamente por el tráfico motorizado que circula por la ciudad.


Más información:


Ver en línea : Página del Día Internacional del Aire Limpio