Protesta en pleno del ayuntamiento contra los recortes

 

En la  tarde del jueves, y en el trascurso del pleno extraordinario de aprobación de los presupuestos del Ayuntamiento de Barakaldo, se ha realizado una protesta ruidosa con el ánimo de denunciar las consecuencias de los recortes sociales que se estaban acordando en ese momento: un ejemplo es la reducción de cerca del 1% del presupuesto para acción social en comparación al año pasado.

Hay que tener en cuenta que los presupuestos municipales aprobados para este 2018 contienen una evidente reducción de los recursos dedicados a los servicios municipales básicos: supresión del “Servicio de Urgencias Sociales”; y falta trabajadoras sociales y personal administrativo para evitar la saturación de las unidades de trabajo social de los barrios, los cuales se encuentran desbordados: se concede cita con una demora de 2 meses.

Otro recorte. Es la decisión de congelar por 6 año consecutivo en 960.000 euros el presupuesto dedicado a las Ayudas Económicas municipales. Decisión que se adopta cuando en los últimos 3 años se da un aumento del 40% de las familias del municipio que ven concedida una prestación social: se pasa de las 1.744 ayudas aprobadas en el 2015 a las 2.415 atendidas durante el 2017.


Comunicado

LOS RECORTES PRESUPUESTARIOS APROBADOS VULNERAN LOS DERECHOS SOCIALES DE LAS FAMILIAS BARAKALDESAS

Este jueves se han ratificado en pleno extraordinario los presupuestos del Ayuntamiento de Barakaldo para este 2018; dentro del acuerdo consensuado entre los partidos PNV y PSE.

Los presupuestos suscritos contienen una serie de recortes sociales y una reducción de los recursos dedicados a los servicios municipales básicos. Un ejemplo es la reducción de cerca del 1% del presupuesto para acción social en comparación al año pasado.

Por este motivo se realizado una protesta en el trascurso de este pleno extraordinario con el ánimo de denunciar las consecuencias de esta apuesta por los recortes sociales:

-Supresión del “Servicio de Urgencias Sociales”;

-Deterioro de las “Unidades de Trabajo Social” de los barrios, los cuales se encuentran desbordados: se concede cita con una demora de más de 2 meses. Esto es producto de la falta de trabajadores sociales y personal administrativo para evitar su saturación;

-Escasez de personal en el “equipo de ayudas económicas”; lo que provoca demoras de cerca de 6 meses en la atención, tramitación y resolución de las solicitudes presentadas por las familias de la localidad;

-Mantenimiento, por 6 año consecutivo, congelado en 960.000 euros el presupuesto dedicado a las Ayudas Económicas municipales. Decisión que se adopta cuando en los últimos 3 años se da un aumento del 40% de las familias de la localidad que ven concedida una prestación social: se pasa de las 1.744 ayudas aprobadas en el 2015 a las 2.415 atendidas el pasado año.

Esta apuesta por una insuficiente partida presupuestaria para las ayudas de emergencia supone, en concreto, aplicar recortes en la cuantía a percibir por las cientos de familias barakaldesas que peor lo están pasando:

-Reducción en un tercio de la ayuda para hacer frente al pago de alquileres; del 9% de la para hipotecas; y del 20% en la ayuda para cubrir los gastos necesarios para el mantenimiento de la vivienda habitual

-Rebaja del 17% para cubrir gastos sanitarios;

-Recorte del 10% para las necesidades básicas: alimentación, vestuario y educación;

-Imposibilidad de acceso a una ayuda para las personas trabajadoras autónomas;