Vamos a hablar de Venezuela

Por: Manolo A.
Viernes 17 de junio de 2016 por Círculo La Puebla

Por Manolo A.

Fuente: Insurgente.

Pues sí. Venezuela es un país del Norte de Sudamérica con límites con otros países, por el Este, Guyana; el Oeste, Colombia; el Sur, Brasil; y una bellísima costa caribeña al Norte que la hace envidiable, entre otras muchas razones. Su verdadero nombre es Estados Unidos de Venezuela y fue la patria del libertador de América Latina, Simón Bolívar, en cuya memoria el actual régimen adoptó el nombre de república bolivariana.

Venezuela es, con las otras repúblicas hispanoamericanas, un país que estuvo dominado por la corona de Castilla, de España tras la llegada de los Borbones, y donde nuestros “amables” paisanos llevaron la religión católica, la cultura medieval que aún prevalecía entre aquellas gentes, mientras en Europa los vientos del Renacimiento habían dado el primer salto cualitativo, de los que nos privamos tras la derrota de los Comuneros a manos de Adriano de Utrecht, preceptor de Carlos y posteriormente papa, y la erradicación de la cultura indígena, el sometimiento y el exterminio de gran parte de la población autóctona, gracias a gloriosos conquistadores como Cortés, a quien Neil Young dedicó la canción “Cortés, the killer”, Pizarro, Lope de Aguirre, Orellana, Mendoza, etc, etc.

Con estos merecimientos, de América Latina, salvo su lógica independencia, solo hemos recibido buen trato y acogimiento, e incluso ayudas en los momentos en que nadie quería saber nada de este país nuestro.

En honor a esta solidaridad en nuestro país los partidos del antiguo régimen se han tomado muy serio solucionar los problemas que allí se producen en nombre de nuestra posición de Madre Patria. Para eso solo hay que observar qué se ha hecho cuando las dictaduras, que en estos lugares se sufrieron, trastocaron los regímenes constitucionales y se implantaron estas, cariñosamente financiadas por los Estados Unidos de América; ¿que qué hicimos? Nada, por supuesto.

Argumentan nuestros bientencionados líderes que en Venezuela existe un amplia colonia española a la que hay que defender. Nuestro gobierno interino convoca el Consejo de Seguridad Nacional, casualmente a pocos días de la nueva campaña electoral para hablar de Venezuela; el Sr, Albert Rivera se monta un viajecito para ir a interferir en la situación que atraviesa este país, pero no como Zapatero que forma parte de una Comisión Internacional de ex-presidentes que lo hace con la voluntad de mediar en la crisis, el señorito Rivera va a hacer campaña electoral y a mostrar su profundo sentido democrático confesando que él prefiere las dictaduras porque tienen paz y orden. No sería malo que tanto el gobierno, el sr. Rivera o cuanta alma caritativa saque a relucir el tema de Venezuela explique porqué se ha olvidado la situación que sufren los españoles, pues todavía los hay con DNI español, en Guinea Ecuatorial, en manos de Obiang tan bien recibido en España, o de los saharahuis, que llevan más de cuarenta años malviviendo en los campamentos del Tinduf, abandonados de todos los partidos del antiguo régimen.

Sí claro, pero es que en Venezuela se contrataron a determinados profesores para asesorar al gobierno chavista y que, aunque todavía esté por demostrar, ya que hasta ahora solo han salido conjeturas difamatorias, hay quien se harte de decir que se financió la creación de PODEMOS. Da la casualidad que los primeros gastos que se producen son los de la campaña para las elecciones europeas y según el Tribunal de Cuentas suponen 134.196, 43 €, que digo yo que por menos de un euro por militante , para qué necesitamos que nos lo pague nadie.

Tampoco llama la atención que todos los gobiernos españoles hayan mantenido relaciones económicas muy rentables, entre las que se pueden citar venta de fragatas, de armas, de material antidisturbios y alguna que otra menudencia más.

Pero eso seguimos intoxicando con los graves problemas de allí, que no dudo que existan, mientras se ocultan informaciones como la publicada por ABC, y más tarde retirada, en la que un empresario español explica como los almacenes para ricos revientan de surtidas estanterías con todo tipo de productos de esos que no llegan a la gente sencilla.

Nos es más rentable hablar de Venezuela y tratar de ocultar nuestras vergüenzas, aunque aquí, si te pillan en un delito, vale con decir “Yo no sé nada”, bien seas hija o hermana de rey, hermana o tía, baronesa, alcaldesa, miembro destacado del partido popular o presidente de la Junta de Andalucía o cualquier otro alto cargo. Tampoco es bueno airear a quienes, como la señora que harta de tanta insidia cuando sus problemas como española la llevan a la desesperación, cuelga un facebook un vídeo que se ha hecho viral, con nombre “A mí que no me hablen de Venezuela”.

Lo dicho, que Venezuela es tan inevitable como la corrupción, aunque esta, como es nuestra, tampoco es que nos tenga que preocupar.

¿A quién tienen miedo? En el régimen franquista se decía que los rojos eran demonios con cuernos y rabo. Tampoco estamos tan lejos, aunque la intransigencia, que es como nos saluda el jefe de los correligionarios de nuestro alcalde, sea más difícil de expresar con un diablo. Igual es mejor que nos asocien con un orco o con mutante asesino,


Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | | Visitantes : 0 / 9575

Seguir la vida del sitio es  Seguir la vida del sitio Opinión   ?

Sitio desarrollado con SPIP 3.0.15 + AHUNTSIC

Creative Commons License