Portada del sitio > Urbanismo > Comunicados > La Comisión de Prevención Ambiental estudia el Valladolid Arena y el Área (...)

Urbanismo / Comunicados / Áreas Homogéneas

La Comisión de Prevención Ambiental estudia el Valladolid Arena y el Área Homogénea 11

Ecologistas en Acción, Federación de Vecinos o Izquierda Unida piden el estudio de los efectos ambientales conjuntos de estos planes, con 160.000 nuevos metros cuadrados comerciales

Martes 27 de octubre de 2009 - 361 lecturas


Comunicado, 27-10-2009

En su reunión de mañana miércoles 28 de octubre, la Comisión Territorial de Prevención Ambiental de Valladolid informará el Plan Especial del Sistema General EQ-37, más conocido como “Valladolid Arena”, y el Plan Parcial del Área Homogénea 11 “Prado Palacio-Berrocal”, tras su aprobación por parte del Ayuntamiento de Valladolid.

Estos dos planes urbanísticos suman un total de 160.000 nuevos metros cuadrados de edificabilidad comercial, situados en el borde interior de la Ronda Oeste. Se trata de una edificabilidad que duplica la superficie máxima admisible para toda la Zona Básica de Comercio de Valladolid por el Plan Regional de Ámbito Sectorial de Equipamiento Comercial de Castilla y León, motivo por el que la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Valladolid sobre el Área Homogénea 11 no ha podido ser aprobada, y ha tenido grandes dificultades la del Valladolid Arena.

La construcción de estos nuevos complejos comerciales, acompañados del complejo deportivo y una zona hotelera en el caso del Valladolid Arena y de un polígono industrial y una urbanización de 2.700 viviendas en el caso del Área Homogénea 11, lanzaría cada día miles de automóviles hacia la ciudad (10.500 en el Área Homogénea 11 según el estudio de tráfico del propio promotor).

Además, los nuevos complejos de servicios necesitarán para su funcionamiento cantidades importantes de agua, que junto a las restantes Áreas Homogéneas aprobadas o en trámite sumarán hasta 120 millones de litros de agua al día con los consumos medios estimados por el Plan Hidrológico de la Cuenca del Duero, motivo por el cual la Confederación Hidrográfica del Duero concluye en su informe sobre el Área Homogénea 11 que “se estima que no está garantizada la disponibilidad administrativa del agua para el abastecimiento y riego de zonas verdes”.

Paralelamente a la ocupación de estos barrios y grandes superficies comerciales, se incrementarán los costes de mantenimiento de infraestructuras y servicios públicos, a costa de la degradación de los barrios y el pequeño comercio tradicional de la ciudad. El aumento del consumo de energía o la contaminación del aire y el ruido que provocarán las decenas de miles de vehículos en circulación entre Valladolid y las nuevas zonas comerciales y barrios-dormitorio son otros de los problemas ambientales derivados de este modelo de urbanización dispersa. Por otro lado, la proximidad de la Ronda Oeste y de la fundición Lingotes Especiales conllevará altos niveles de contaminación atmosférica y ruido que no han sido valorados por los promotores.

Sin embargo, la Ponencia Técnica de Prevención Ambiental, reunida el pasado miércoles, ha propuesto el informe favorable para el Área Homogénea 11 e incluso plantea que el Valladolid Arena ni siquiera se someta a evaluación de impacto ambiental, sin tener en cuenta ninguno de estos impactos ambientales conjuntos, que se sumarían a los de las otras Áreas Homogéneas aprobadas o en tramitación (Prado Palacio, Páramo de San Isidro, Fuente Amarga, Las Riberas, Los Argales, Valdechivillas y La Varga-Berrocal).

En su lugar, los técnicos de la Junta se limitan a señalar generalidades sobre las obras, la eficiencia energética de las edificaciones o la depuración de aguas residuales, copiadas de anteriores propuestas de informe, siendo las vías pecuarias o los montes gestionados por la Junta de Castilla y León los únicos asuntos merecedores de preocupación. En el caso del Valladolid Arena, se ha impedido además la participación de los afectados, al no consultarles sobre el trámite ambiental del proyecto, a pesar de que tanto Avadeco como Izquierda Unida mantienen acciones judiciales contra la modificación del PGOU aprobada para promoverlo.

Por ello, Ecologistas en Acción, Federación de Vecinos e Izquierda Unida vuelven a pedir a la Comisión de Prevención Ambiental un poco de rigor en el estudio de los efectos ambientales conjuntos de estos planes.

Ecologistas en Acción
Federación de Asociaciones de Vecinos
Izquierda Unida


Fotografía: Miguel Ángel Santos, El Norte de Castilla.