Portada del sitio > Urbanismo > Piden a patrimonio que deniegue el permiso al aparcamiento de la Plaza de (...)

Movilidad / Comunicados / Aparcamiento de La Antigua

Piden a patrimonio que deniegue el permiso al aparcamiento de la Plaza de la Antigua

Ecologistas en Acción, Federación de Vecinos e Izquierda Unida vuelven a proponer la conversión a residentes de las 260 plazas rotatorias del vecino aparcamiento de Portugalete

Martes 9 de diciembre de 2008 - 121 lecturas


Ecologistas en Acción, Federación de Vecinos e Izquierda Unida han solicitado intervenir en la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de Valladolid que tendrá lugar mañana, miércoles 10 de diciembre, en la que se informará el proyecto de construcción del aparcamiento subterráneo de la Plaza de la Antigua, promovido por Isolux Corsan y auspiciado por el Ayuntamiento de Valladolid.

La ejecución del aparcamiento alteraría muy negativamente la fisonomía de la plaza y la visión de la iglesia de Santa María de la Antigua, declarada monumento en 1897. A la supresión de la docena de pinos, abetos y arces existentes en la actualidad, se suma la interferencia de la vista de la iglesia que provocarían la rampa del aparcamiento, el edificio de acceso y la extracción de gases situadas frente al monumento.

La propia estabilidad de la Iglesia de Santa María de la Antigua se ve comprometida por el proyecto. El muro pantalla del aparcamiento se acerca a 5 metros de distancia del muro de la iglesia, en la zona de drenaje de las aguas subterráneas, según el Estudio Hidrológico del proyecto. Debido a que no se contempla la ejecución de ningún drenaje exterior, el Estudio Hidrológico estima un riesgo de ascenso del nivel freático de casi un metro en los cimientos del monumento.

Por otro lado, los trabajos arqueológicos realizados han identificado valiosos restos arqueológicos de época romana, medieval y moderna, incluidos el hipocausto de una villa romana “en excelente estado de conservación”, la necrópolis de la iglesia de la Antigua y la bóveda de cubrición del Esgueva a lo largo de la calle Magaña. Todos estos yacimientos se localizan en el perímetro señalado por el Ayuntamiento para la construcción del aparcamiento, por lo que ésta conllevará también necesariamente su destrucción parcial.

Finalmente, dado que el aparcamiento de la Plaza de la Antigua no constituye objetivamente una obra que por causa de fuerza mayor, interés general o urgencia, haya de realizarse con carácter inaplazable, el proyecto se ve afectado por la suspensión de licencias dimanante de la incoación del Entorno de Protección de la Catedral de Valladolid.

Por todo ello, ecologistas, vecinos e Izquierda Unida consideran que el aparcamiento de la Antigua causaría daños inasumibles al patrimonio de la ciudad, destruyendo una de sus plazas más emblemáticas. Piden en consecuencia a los miembros de la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de Valladolid que informen negativamente el proyecto.

Las organizaciones recuerdan que el aparcamiento de la Plaza de la Antigua es completamente innecesario, pues la mayor parte de las 336 plazas de residentes previstas podrían habilitarse mucho más fácilmente con la reconversión para residentes de las 260 plazas rotatorias del vecino aparcamiento de Portugalete, actuación que de paso permitiría desbloquear una actividad paralizada intermitentemente por los jueces.